Alberdi y el historicismo

Alberdi y el historicismo - Page 1
Alberdi y el historicismo - Page 2
Alberdi y el historicismo - Page 3
Alberdi y el historicismo - Page 4
Alberdi y el historicismo - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 7

Alberdi y el historicismo


Documentos relacionados


Alberdi y el historicismo Transcripciones

Alberdi y el historicismo 
Su c o n c e p t o de n a c i ó n ^ 
ADELINA CASTEX 
Buenos Aires 
Períodos de la filosofía argentina 
Para ubicar a Alberdi dentro del curso de las ideas filosóficas 
argentinas, conviene recordar que se perfilan hasta su época tres 
períodos: 
1. La escolástica colonial. Si bien en las universidades predomi-
naba la escolástica, se habían infiltrado otras tendencias filosóficas. 
Llegaron al Plata distintas corrientes, entre ellas el pensamiento de 
Descartes, de Locke y de Newton. Queda así desvirtuada la leyenda 
de la siesta colonial que suele aparecer en los libros que tratan sobre 
estos asuntos. Las ideas llegadas de Europa tardaban en ser asimiladas 
y reelaboradas o refutadas en estas tierras, aproximadamente el mis-
mo tiempo que en la actualidad. Así, por ejemplo, Rousseau fué refu-
tado en México sólo seis años después de aparecer el Contrato Social 
Y antes de que esa obra fuera conocida en muchas capitales europeas. 
2. El Aufklarung, Iluminismo o Filosofía de las Luces, de la se-
gunda mitad del siglo xviii. Es la filosofía racionalista que preparó la 
Revolución Francesa. A principios del siglo xix toma una forma cada 
vez más empirista, sin abandonar el método racionalista. Este es el 
sensualismo de Condillac que se continúa en la ideología de Destutt 
de Tracy y Cabanis. En Buenos Aires, la ideología fué enseñada por 
1 Estas ideas las he desarrollado anteriormente como tarea del Seminario de InTesti-
gación sobre el desarrollo de las ideas filosóficas en la Argentina, a cargo del doctor Luis 
Juan Guerrero en la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires, año 1946. Me limito 
ahora a extractar algunos de los temas allí tratados. 
2032 
Actas del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Mendoza, Argentina, marzo-abril 1949, tomo 3
ALBERDI Y EL HISTORICISMO 2093 
Juan Crisóstomo Lafinur en el Colegio de la Unión del Sud (1819-
1820). En la recién creada Universidad fueron dictados cursos de la 
misma tendencia por Francisco Fernández de Agüero y después por 
Diego Alcorta (1828-1840). 
Tanto la corriente puramente iluminista, en la que encontramos a 
Moreno y Belgrano, como la corriente ideológica empírico-racionalista, 
fueron sostenidas por los argentinos sin llegar a las exageraciones con 
que se manifestaron en algunos otros países. Así, por ejemplo. Moreno, 
cuando publicó el Contrato Social de Rousseau (que había sido tra-
ducido en España por Jovellanos), le suprimió las partes que iban 
directamente contra la religión Cristiana. Años después en el Curso 
Filosófico de Lafinur, encontramos declaraciones explícitas contra el 
materialismo de algunos ideólogos. 
3. El Romanticismo. Sus representantes entre nosotros son: Eche-
verría, Alberdi, López, Sarmiento, Gutiérrez, etc. Veremos cómo tam-
bién el pensamiento romántico argentino, toma un cariz especial que 
podríamos llamar de síntesis. No se deja llevar ciegamente por las 
corrientes europeas en boga, sino que introduce en ellas siempre vm 
elemento contradictorio que finalmente llega a sintetizarse con la ten-
dencia dominante del siglo. 
II 
El historicismo 
El historicismo resulta de la aplicación de la temática romántica 
al acontecer histórico. Caracterizan al historicismo: a) Una concep-
ción organicista de la historia, b) La importancia ontológica que 
asigna al devenir y que se manifiesta en la nueva teoría del progreso. 
c) De los dos anteriores resulta íin concepto nuevo de pueblo o nación. 
Recuérdese que la filosofía de Platón y Aristóteles fué organicista. 
También la de Santo Tomás. La concepción organicista supone que 
todas las partes de un todo están relacionadas entre sí y actúan sinér-
gicamente. Además, sostiene que en el organismo no rigen sólo las 
leyes físico-matemáticas sino que hay un plus que es lo que da a 
ese organismo su unidad y "voluntad" de conservación y de creci-
miento. En el reino humano este concepto se amplía; la humanidad 
Actas del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Mendoza, Argentina, marzo-abril 1949, tomo 3
2094 ADELINA CASTEX 
es un organismo que persiste a través del tiempo, es como un hombre 
que "eternamente vive y eternamente se desarrolla" dice Pascal. Por 
eso la concepción organicista de la naturaleza vuélvese historicista al 
querer comprender al hombre. El más famoso y temprano represen-
tante del historicismo fué Herder. 
El pensamiento histórico del iluminismo había querido hacer ta-
bla rasa del pasado, conocerlo sólo para evitar sus errores. Según 
los iluministas el hombre había llegado a la mayoría de edad, que 
debía ser el comienzo de una nueva era en que se cortaran totalmente 
las ataduras con el pasado. Los románticos, por el contrario, ven en 
los tiempos pretéritos la fuerza positiva de todo desarrollo presente 
y futuro. Las fuerzas que vienen del pasado son justamente aquellas 
en que los pueblos deben basarse para determinar el camino a seguir. 
Este camino no es enteramente libre en el sentido de que se pueda 
elegir cualquier posibilidad, sino que es libre, en cuanto se puede 
elegir entre un número limitado de virtualidades a desarrollar que 
radican en el fondo inconsciente de cada pueblo. Este pueblo no es 
la masa anómina, sino el depositario de las fuerzas actuantes que 
constituirán el progreso de la nación. 
III 
Los argentinos y la teoría del progreso 
Según las ideas racionalistas del iluminismo, el "progreso" era un 
perfeccionamiento que consistía en eliminar las "trabas históricas" 
y subconscientes que impedían al hombre actuar de acuerdo a los 
postulados de la pura razón. Esta razón era igual para todos los seres 
humanos de cualquier época o pueblo que fueran. Las diferencias 
entre ellos sólo derivaban de que en unos estaba la "razón" más depu-
rada que en los otros. Así el progreso suponía una igualación hacia 
un fin único, una eliminación de lo típico, de lo particular de cada 
pueblo. El progreso era la marcha unilateral del pasado, a través del 
presente, hacia un futuro intelectualmente elaborado que le servía 
de guía. Concebían el "progreso" como una línea única, no admitían 
para los distintos pueblos distintos caminos. Contra esto reacciona el 
Romanticismo. El progreso consiste ahora en el desarrollo del indivi-
Actas del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Mendoza, Argentina, marzo-abril 1949, tomo 3
ALDERDI Y EL HISTORICISMO 2095 
dúo, sea este hombre o pueblo, según su peculiaridad. Es una madura-
ción en la que se actualizan las posibilidades potenciales de cada uno. 
Recordemos que la fuente de todo esto está en la teoría de las móna-
das de Leibniz. Cada nación debe tender a la realización de la Idea 
de Dios que le ha sido confiada. Por eso nuestros románticos, Alberdi, 
Echeverría, Sarmiento, etc., hablan del concepto sagrado de nación, 
como depositaría de un destino y de un papel determinado y singular 
en el gran conjunto de todas las demás naciones, Pero este progreso, 
como ya hemos dicho, no consiste en encaminarse hacia una meta 
arbitraria. La libertad de cada uno significa seguir la ley de su propio 
ser. Así, dice Echeverría en el Dogma: "Cada pueblo tiene su vida y 
su inteligencia propia, del desarrollo y ejercicio de ella, nace su misión 
especial, la cual concurre al lleno de la misión general de la humani-
dad". "Esta misión constituye la nacionalidad". Y agrega. "Progresar 
es civilizarse, o encaminar la acción de todas sus fuerzas al logro de 
su bienestar o en otros términos a la realización de la ley de su ser". 
"Esta ley de desarrollo se llama la ley del Progreso". Y continúa 
Echeverría: "Cada pueblo, cada sociedad tiene sus leyes y condiciones 
peculiares de existencia, que resultan de sus costumbres, de su historia 
y de su estado social, de sus necesidades físicas, intelectuales y morales, 
de la naturaleza misma del suelo donde la Providencia quiso que 
habitase y viviese perpetuamente". Y Alberdi en el Discurso Inaugu-
ral añade: "Así, seguir el desarrollo, no es hacer aquello que hicieron 
nuestros padres, sino aquello que no hicieron y debieron hacer". "Con-
tinuar la vida principada en Mayo, no es hacer lo que hacen Francia 
o los Estados Unidos, sino lo que nos manda la doble ley de nuestra 
edad y nuestro suelo". 
Alberini, en La metafísica de Alberdi, dice lo siguiente: "El his-
toricismo de Alberdi toma parcialmente coloración iluminista, pero 
ello significa: iluminismo en los fines (ideales de Mayo), historicismo 
en los medios (federalismo representativo). Lo universal se realiza 
por medio de lo particular"^. 
Yo más bien diría que la concepción de Alberdi es historicista en 
los fines 6 iluminista en los medios. Voy a aclarar por qué: el fin es 
el desarrollo de la civilización del propio pueblo en su singularidad. 
Este es un fin historicista o por lo menos romántico en general. Dice 
1 CoRlOLANO ALBEHÜVI, La metafísica de Alberdi. 
Actas del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Mendoza, Argentina, marzo-abril 1949, tomo 3
2096 ADELINA CASTEX 
Alberdi en el mismo Discurso Inaugural: "Este modo individual de 
progreso constituye la civilización de cada pueblo. Cada pueblo, pues, 
tiene y debe tener su civilización propia que ha de tomar de la com-
binación de la ley universal del desenvolvimiento humano, con sus 
condiciones individuales de tiempo y espacio". Pero los medios son 
en parte iluministas. Los argentinos no llegaron nunca al determinis-
mo histórico en que cayó Herder y algunos otros románticos del viejo 
mundo. A los nuestros les queda algo de la fe iluminista en el poder 
de las ideas racionalmente concebidas. Dice Echeverría: "América de-
be estudiar el movimiento progresivo de la inteligencia europea, pero 
sin sujetarse ciegamente a sus influencias". 
El dar los medios para que el pueblo pueda lograr su propio fin, 
será la labor de los intelectuales. La generación del 37 cree que la 
falta en el logro de la organización nacional, no proviene de la ca-
rencia de ideas sino de la desorganización en las ideas. En Alberdi 
tampoco se oponen la concepción iluminista y la romántica, sino que 
se sintetizan: "Así nuestra revolución es un hecho nacido de otros 
hechos y que debe producir otros nuevos; hija de ideas y nacida para ' 
engendrar ideas". Por otra parte, como muy bien hace notar Coriola-
no Alberini en el mismo trabajo antes mencionado, no existe en reali-
dad la tan mentada influencia de Leroux y de Saint Simón sobre los 
románticos argentinos. Esta es sólo aparente y superficial. Mucho más 
importante es la de Schelling y Herder, a quien conocieron por la tra-
ducción francesa de. Quinet. Además, Alberdi, en el Fragmento Preli-
minar, nombra varias veces a Vico. A este filósofo los argentinos lo 
conocían por De Angelis que tradujo en Buenos Aires algunos capítu-
los de la Ciencia Nueva. 
IV 
Los argentinos y el concepto de nación 
Una vez más debemos oponer las teorías iluministas a las románti-
cas, esta vez en lo que respecta al concepto de sociedad. Así llegaremos 
a lo que cada una de ellas entiende por nación. La concepción ilu-
minista está centrada alrededor de la teoría del Contrato Social de 
Rousseau, pero ha tenido antecedentes en otros pensadores. Según ésta, 
la sociedad se ha constituido por un pacto realizado libre y espontá-
Actas del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Mendoza, Argentina, marzo-abril 1949, tomo 3
ALBERDI Y EL HISTORICISMO 2097 
neamente entre los individuos. Por él, los hombres entregan una parte 
de sus derechos y en cambio reciben protección. A este pacto se llega 
por un simple acto de la voluntad racionalmente determinada. Por lo 
tanto pueden formar parte de una nación, todos los individuos que así 
lo deseen. Muy otro, como hemos visto, es el contenido del concepto 
de nación para los románticos. 
En resumen. Para el iluminismo una nación no es una formación 
espontánea y natural. Además no tiene historia. Los hombres son 
libres de constituir una nación en cualquier tiempo y lugar y con 
cualquier contenido. De aquí derivan las utopías constitucionales y 
demás planes para que se reconstruya racionalmente el mundo. Se cree 
que de golpe puede anularse y rehacerse la historia. 
Los románticos sostienen, por el contrario, que los hombres se 
unen entre sí por una cantidad de factores, irracionales los más y 
producto de la tradición. Una nación no se puede improvisar. Dice 
Coriolano Alberini en Filosofía alemana en la Argentina: "La gene-
ración del iluminismo argentino, fué muy positiva en la lucha contra 
España, pero lo fué mucho menos en la organización constitucional 
del país. Le faltaba el sentido histórico. Nuestros rudos caudillos, en 
cambio, tenían a su modo un sentido histórico, gracias al instinto o 
genio profundo del terruño. Fué como el protoplasma en movimiento 
de una nueva nación, no comprendido por los hombres "cultos" de 
la política unitaria, cuyo severo iluminismo hacíales odiar a caudillos 
federales como Rosas y Quiroga"^. 
En vez de hablar de libertad, los románticos hablarán de asocia-
ción. Dice Alberdi en el Fragmento: "La sociabilidad es adherente al 
suelo y a la edad, y no se importa como el lienzo y el vino, ni se 
adivina ni profetiza. Los pueblos, como los hombres, no tienen alas; 
hacen sus jornadas a pie y paso a paso. Como todo en la creación, 
los pueblos tienen su ley de progreso y desarrollo que opera por una 
serie de transformaciones sucesivas", para que el pueblo, siguiendo 
una evolución natural, cumpla su destino, debe marchar adelante, 
debe modificar sus leyes de acuerdo a las nuevas necesidades de su 
progreso. Esto lo dice explícitamente Alberdi en las Bases. 
En este desarrollo pueden y deben influir las ideas y los ideales. 
Sostiene el mismo Alberdi en el Discurso Inaugural: "Ya es tiempo 
1 CORIOLANO ALBERINI, Deutsche Philosophie in ArgentinieTi, Berlin, 1930. 
Actas del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Mendoza, Argentina, marzo-abril 1949, tomo 3
2008 ADELINA CASTEX 
de interrogar a la filosofía la senda que la nación Argentina tiene 
designada para caminar al fin común de la Humanidad". "Estamos 
encargados de investigar la forma adecuada en que nuestra civiliza-
ción deba desarrollarse, de la conquista de las vías de una civilización 
propia y nacional". Investigar para conocer la línea de progreso que 
nos toca seguir. Así, una vez conocida, aplicar los medios intelectuales 
necesarios para el mejor logro de ese fin. Dios, al crear un individuo-
nación no se repite. Los pueblos lejos de tender hacia un paradigma 
único, como creían los iluministas, buscan cada uno su peculiaridad. 
Esto lo expresa claramente Echeverría en el Dogma Socialista: "Cada 
pueblo debe ser él mismo. Lo natural, lo normal nunca es reprocha-
ble. La infancia no es risible con toda su impotencia, lo que la ridicu-
liza es su pretensión de virilidad. Hasta lo perfecto es ridículo fuera 
de lugar y más bien no hay más perfección que la oportunidad. Un 
pueblo que esclaviza su inteligencia a la inteligencia de otro pueblo 
es estúpido y sacrilego". 
Volvemos a repetir que es necesario, como se ve por los ejemplos 
transcriptos, librarnos definitivamente de los juicios de Ingenieros y 
de Groussac, quienes sostienen que las obras de la generación argen-
tina que hemos estudiado, son glosa de los escritos europeos de la 
época en que la palabra Europa está sustituida por la palabra Argen-
tina. Por el contrario sostiene Alberdi en el Fragmento preliminar 
al estudio del Derecho: "Una nueva era se abre para los pueblos de 
Sud América, cuyo carácter es: abdicación de lo exótico por lo nacio-
nal, del plagio por la espontaneidad, de lo extemporáneo por lo opor-
tuno, del entusiasmo por la reflexión, de la minoría por la mayoría 
popular". "Y este movimiento nuestro, no sólo es precursor de un 
movimiento americano, sino también europeo y humano. El Viejo 
Mundo recibirá la democracia de las manos del Nuevo. La emancipa-
ción de la plebe es la emancipación del género humano". Palabras de 
Alberdi que han resultado proféticas^. 
1 Ver L U I S JUAN GUERKEBO, Tres temas de filosofía argentina en las entrañas del Fa-
cundo, Buenos Aires, 1945. 
Actas del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Mendoza, Argentina, marzo-abril 1949, tomo 3

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.