Nº 1 EL YERMO DE LAS ALMAS, Ramón María del Valle-Inclán [pdf].

Nº 1 EL YERMO DE LAS ALMAS, Ramón María del Valle-Inclán [pdf]. - Page 1
Nº 1 EL YERMO DE LAS ALMAS, Ramón María del Valle-Inclán [pdf]. - Page 2
Nº 1 EL YERMO DE LAS ALMAS, Ramón María del Valle-Inclán [pdf]. - Page 3
Nº 1 EL YERMO DE LAS ALMAS, Ramón María del Valle-Inclán [pdf]. - Page 4
Nº 1 EL YERMO DE LAS ALMAS, Ramón María del Valle-Inclán [pdf]. - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 24

Eil


Documentos relacionados


Nº 1 EL YERMO DE LAS ALMAS, Ramón María del Valle-Inclán [pdf]. Transcripciones

ü
z
c
U
frl
F
=
ú
R
c
Fz
E]
U
(E
\.
CE
o
L
(E
u
F
EilY U
a-
YERMO DE
LAf¡ ALMAS
de Ramón del Valle-lnclán

a
I
I
I
(u
c)
P
(u
\
c)o
a
Ic
-Es importante que te sientas protagonista de Ia función. Debes
ser consciente que hay una serie de actores y técnicos que están traba-
jando para ti. Cada día, el actor se va a subir al escenario para contartc
una historia, trasmit irte una emoción o provocarte una ¡eacción deter-
minada. En el cine, diferentes personas pueden ver a un acror el mismo
día, en el mismo instante, en diferentes partes del mundo. En el teatro
se produce una relación más directa; el acto¡ rrabaia cxclusivamente
para los espectadores que en ese momento habóis acudido a la repre-
sentación. El cine puede proyectarse sin la asistencia del público; el
telón del teatro no se puede levantar si el patio de butacas está vacío
(¿qué sería de una representación sin públicol ¿cambiaría el rrabajo del
actor si observa que está actuando para nadiel). Por cllo, debes ser
consciente de la relación directa que se eslablece entre el cspectador y
el actor, entre TU y el actor. Sin tu asistencia, el hecho tcatral no ten-
dría sentido.
. . . .
' .: lülf=-.
-- -i---
-Vas a disf¡utar una pequeña aventr¡ra que se produce en escasos
metros cuadrados. Sin embargo, todos los elemen¡os escénicos van a
convertirse en elementos simbólicos; un panel de madera puede ser la
. - , : -  
i :  
: - , ¡ ¡ .
I
(tr
.9
(u
oc
o
I
pared de una casa lujosa del siglo pasado, un actor al que solemos ver
".r seri." de televisión se transforma en un héroe romántico, la luz de
un foco resulta ser los rayos del sol y pequeños trozos de confetti blan-
co se convierlen en abundante nieve. Abandónate a las diferentes sen-
saciones que vas a tecibir; ten la sensación de acudir a un suceso l leno
de magia.
-Cuando vas a un sitio especial, ¿te vistes con la misma ropa que a dla-
rio? Cuando vengas al teatro vístete de r¡na fo¡ma diferenre a la habi-
tual. Esro no quiere dccir que re pongas de -punta en blanco-' slno
que elijas tu mejor pantalón, tu camisa preferida o la camiseta de-tu
grupo f"uorito. Es d.cir, vive la asistencia a la representación como algo
fuera de lo cotidiano.
-La puntualidad debe ser un aspecro fundamental Recuerda que está
prohibid" la entrada a la sala una vez comenzado el espectáculo Por
ello, se recomienda acudas al teatro aproximadamente vetnte mtnutos
antes de comenzar la función. Este tiempo puedes aprovecharlo para
conoce¡ la fachada del edificio' el hall del teatro o pa[io de butacas'
visimr alguna de las exposiciones que en esos momentos se desarrolle'
y leer el programa de mano, donde se van a comental asPectos lmpor-
i"nt", qu" pu"du.t fuvorecer una mejor comprensión del montaje
-Durante la función el silencio debe ser absoluto Cualquier comenta-
rio o ruido fuera de lugar, puede romper la concentración de los acto_
res. Recuerda que se trata de un espectáculo en Vivo, que.hay una
serie de personas trabajando en esos momenlos y un grupo oe espec_
tadores, q.te quieren disfrutar en silencio de la función Si en algún
momento no disfrutas de la representación, no debes manifestarlo de
forma exte¡na. Al terminar puedes no aplaudi¡ que es la mejor forma
de demostrar que algo no te ha gustado Si por el contrario' has conec-
rado con et montaje. loclo el equipo se \enrirá recompensado con rus
aPlausos.
o.s¿
c
O
19
o
C)
a
:P
o
(u
C)
tL-
ornrccrór, Miguel Narros
¡scr¡ocn¡¡í¡, Andrea D'Odorico
vosrumro, Miguel Narros
rr-uvrr,rcró1, Juan Gómez Cornejo
asoson rurusc,ru Victor Pagán
AvuDANTE DE DrREccrór'r, Begoña Valle
REPARTO (po¡ ordcn dc intcrención):
Victoria Vera
Sonsoles Benedicto
Roman Luknár
Angela Elizalde
Helio Pedregal
Joaquín Hinojosa
Milena Montes
Berta Riaza
Amanda Cascajosa
Dionisio Salamanca
Músrcosi
Elsa Mateu Tiicás (violonchelo)
Saulo García Diepa (piano)
REALrzAcróN DE EscoNocuna, PQC Lúdica
REAI-tzAcróN DE vEsrtr,rnro, Cornejo
urrr-¡ní¡, Mateos
o
E
9
f
c)c
g
-oo
U'F(EE
-
6
ao
c)o
o
E
I
LLI
Una primera versión de El yrmo de las alm¿s fue estrenada el 7
de diciembre de 1899 en el teatro Lara de Madrid con otro título:
C¿nizas. Se ¡rataba de una adapración de uno de los relato: de su pri-
mer l ibro, Femeninas (1895) Era la primera obra teatral de Ramón
María del Valle-Inclán y entre los actores de la llamada compañía
Téatro Artístico se enconlraban varios ilustres amigos de
Valle, entre ellos Rosario Pino, Jacinto Benavente y Gregorio
N4artínez Sierra. La representación tenía como objetivo recaudar
fondos para comprar un brazo ortopédico' ya clue Don Ramón
acababa de perder el suyo a causa de una discusión con
Nlanuel Bueno en el café de la Montaña. La obra fue publica-
da ese mismo año, dedicada a su amigo Benavente, como lo
sería la edición definitiva, de 1908: esta reelaboración de
Cenizas ya tiene el defini¡ivo ríulo de El yrmo de las
ahnas( Episodios de la t'ida úttina). Es¡a versión
es estrenada por Margarita Xirgu en el Teatro
Principal de Barcelona el 7 de enero de 1915.
Francisco Ruiz Ramón afirma acerc de El
yerma de las almas: "Valle-Inclán inicia su teatro con
un drama que es por su fábula un final de camino'
Dramatiza en él un rema tópico del teatro decimo-
nónico -adulterio- visto desde el lado opuesto al
tradicional y tratado con la técnica propia de la lite-
ratura decadentista ñn de siglo. El tema del adulterio
que en la alta comedia y el drama burgués apare-
cera r iempre cargado de valencias éticas. \e r acía
absolutamente dc ellas, aunque sin renunciar a los per-
sonajes que, tradicionalmente, eran sus portadores ( ) Lo fu-ndamen-
t"l en -.ta primcra pieza de Valle-Inclán' vista en la to¡alidad de su
obre, no está. me prrece. ni en la esretica decadente que la caracrerl-
za, ni en la moral antiburguesa que la sustenta, sino en la total desi-
deologización de un tema que es, así,liquidado La desideol"gización
es pre-cisamenre l punto de ar¡anque de la dramaturgia valleinclania-
na. En esta pri-era pieza aparece también la récnica de amplificación
ooética de las acotaciones". Guerrero Zamora' al comparar esta pieza
con la siguiente de st prodttcciór.' El marquás de Bradomín' cJice: "F'tr
ambas sé produce un rapto de muerte... En ambas, de la imbo¡rable
conciencia de peca<lo se hace fuenle exquisita de placer En ambas'
subsiste el refinado gusto de los objetos.. En ambas , el arrepcntr-
miento no se cifra en el esposo burlado sino en las hijas distancia-
das..."
o
()
\ill)
oo-
I
(u
.9
6
c\(o
C)c
Io
El llamado (reatro poético) surge como coffiente innovado¡a l
drama realista, forma literaria que impregnó toda la actividad teatral de
finales del siglo XIX y principios del siglo XX.
Se caracteriza por presentar acciones estáticas que reflejan
mundos cerados, donde la ¡elación de los personajes y la forma de rela-
cionarse, poco tienen que ver con la ¡ealidad. Uno de los rasgos más
característicos de este teatro poético es la u¡ilización de las acotaciones
teatrales que aportan información adicional al drama, de forma poética.
Es típico de esta cor¡iente la utilización de argumenros basados en las
circunstancias que afrontan dos amantes y la aparición de las damas
como heroínas.
El teatro poérico abarca las nuevas corrientes escénicas prove-
nientes de Europa de la mano de Maeterlinck y su obra "L'Intruse"
(La Intrusa). Su influencia en nuestro país se produjo de fo¡ma dife-
rente en dos ciudades: Barcelona v Madrid.
En Barcelona, dicha influencia se reflejó principalmenre en la
traducción y est¡eno en catalán de dicha obra en 1893, durante las
"Festes modernistes, celebradas en Sitses. El Teatre Inrim de
Barcelona era un caldo de cuhivo ideal p"á .."og., esce ripo de ren-
dencias.
Por el contrario, en Madrid, la influencia de Maeterlinck y el
nteatro poético" llegó más tarde de forma principalmenre lireraria, a
o
C).E
\(D
oo-
6c)
o
c\o
c)g
Ic)
-cu
rraver de anículos. ensayos y tra<!ucciones' al no e\istif grupos como 
el
Teatro Ín¡imo de Barcelona. Parece ter que el primer contacto se pro-
duio en l8gb con la traduccidn al casrellano de La lntrusa" por Jose
üáitinez R.¡iz (arin no se le conocía como Azorín) Hay que esperar.a
iisg;uL ¿", "u"nta de la fundación del Teatro Artístico ' integrado
por Valle-Inclán, Benavente y Martínez Sierra, entre otros' prog¡aman-
á;';;;;. ""iirridud., el ástreno de nEl Interio¡" de Maeterlinck'
.""1r"¿"."i¿" J.f propio Valle. aunque no l legd a rePresentarse.Es en
1904 cuando el autor belga r isira España' estrenando en lvlaorlo algu-
nu, d",,rt obau, pot la compañía de GeorgeÍe Leblanc' su compañera
sentimental.
En definitiva, podemos afirmar que Valle-Inclán fue uno de los
aurores de orincipio de siglo con una PostuÉ má\ cercaná al reatro de
Maeterlinci<. -Ei yermo de las almas_ e5 un ejemplo claro de dlcna
innu"n"iu, u"nqu",umbién presenla elemenlos distanciadores' ya 
que
no muestra ac;iones totalmente estálicas' ni mundos plenamente
"*."¿".. 
-i""ft"""¿" 
temas que podemos considerar ajenos al idilio
,o-lnri"o tr..u. ,"tigiosos, discusiones científicas) y presentando 
per-
""r"i"i -.in "ri"lg"¿'o. en i" so"iedad (Sabel ,el médico' M" Antonia)
oue ;e introducen en el mundo de los amantes'
o(J
q0
\(J
oc
I
O
Io
$
f
O
VIDA Y OBRA DE VALLE-INCLAN ACONTECIMIENTOS
HISTORICO-LITERARIOS
,UUU Nace en Vil lanueva de Aroca(ronreveoral
Gobierno de Narváez.
Dostoievski pr-rblica oCrimen ! castigo"
1895 Publica su primer libro oFem¿ninas"
Gobie¡no de Cánovas. Insurrección cubana y
muerte de José Martí.
Juan Valera: "Juanita la Larga".
Unamuno: "Ea torxo al castirismo".
Pérdida del brazo izcluierdo por gan-
grena aconsecuencia de un bastonazo
1899 en una discusión.
Estreno de "C¿nizas, (ptime¡a v e¡si6n
de "El lumo d¿ las almas'\.
1902 "SonaÍa de otoño".
Alfonso XIII asume el gobierno de España.
lua¡ R. Jimé¡ez: " Ri ma s ".
Unamuno: "Anor ! pedagagía".
1903 "Sonata de estío". Gobierno conservador de Maura.Antonio Machado: "Sol¿dades ".
1904 "Sanata de pimaaera,
Caída de Maura.
Convenio hispano-francés sobreMa¡ruecos.
Pío Baroja: "La lacla por la vida"
Unamuno: "Vida de D. Quijote 1 Saxcño".
1905 "Sonata de inaierao".
Formación del gabinete Mo¡et. Comienza la
Revolución Rusa.
Rubén Darío: .Caxtos de ¡.tida j esperarza,.
Contrae matrimonio con la
, on" acrrizJoseñna Blanco.
Po5lica " Agaila de blasón".
"El manlués d¿ Bru¿lomíx,.
Nuevo gobierno de Maura.
Fundación de Solidaridad Ob¡e¡a en
Barcelona.
Antonio Machado: "S0/edad¿s".
,on* Pubficación de." El J¿rmo d¿ las alnas.."Komafit¿ 11? loDos '. Juan R. Jiménez: El¿gtas plrus'.
1915 
Estreno en Ba¡celona de "El !¿rmo d¿
n.t nlmas,.
,nro Visita el.frenre de gu,erra. inviladoporer goD,erno tfances,
Continua la I Guerra Mundial.
Alianza CNT:UGT y huelga general.
Bla¡co lbáñ'ezl o Los cuatro jirrefes d¿l apocalipsis ",
o
C)
ú\o
oc
I
()
Ico
=
O
Entra en viqor el Tiatado de Versalles
Nuevo gobñrno de Eduardo Dato.
Represién a los sindicatos obreros.
.Luces d¿ óal¡¿mia".
"Dititas ralaÓras".
"Fana !'lianci¿ de la reino castizr¿".
Dato es asesinado. Conflicto con Marruccos'
Formación del Parrido comunis¡a dc EsPaña'
Onega y Gasset: EsPdiia ¡nu?rlúrada
.Los uernos d¿ D. Frial¿ra".
Premio Nóbel de Lircratura a Jacinto
Benaventc.
Viaje a México.
.Cara de pla¡a"
Ped¡o Salinas: .Víspera del gaza'."El teno del difunto".
Se abre la Asamblea Nacional Consul!iva.
Buñuel estrena "El perro andaluzo.
Unamuno: "Ronanc¿ro del d¿sielto ",
Luis Cernuda: . PerJil del aire,.
'La one dc los milagros "
Fundación del Opus Dei.
García Lorca: dRoma cero gtrano'.
"Viaa mi dueíia,.
.Baza de espadas,.
Primo de Rive¡a abandona el poder' Pacto
de San Scbastián 1 r lzamicnto.lc Jacr
Ortega y Gassct: .La reú¿lióa d¿ las nasas''
"Las galas del difanta "
Se oroclama la República, con Niceto Alcalá
Zamor, c,rmo pl." idente del qnbicrnr
(;arcra Lorc¿: " Po¿nt¿ del cun¡¿ iot¡dr'
Es designado Conservador (;eneral
dcl Patrlmonio Artístico y posterior-
mentc Dircctor de la Escuela de
Bcllas Artes dc Roma.
Comicnza la Guerra ( l ivi l  espdñola. Antonro
Macíadc "Jaan d¿ lllaireta".
Migucl Hernández: "El rayo qtte no ¿¿sa'.
El día .5 de ene¡o fallece en Santiago
de Compostela.
ao'6''
coaq)
o_
OCtaVia GOldOni: Voff"-Inclán la presenta como un¿ ailisid¿
señora "cle origen ital iano, hi ja dc un pintor f lorentino, casado con [¡n¿
dcvoce señora española". Esto nos apota datos im¡rortantes para la con-
ccpción dcl personaje; por un lado, rnujer que desde su niñez tuvo con-
racto con el mundo ar!ís! ico, con hombres y mujeres de espir i tu abier-
co y bohemio: por otro lado, personaje criado baja la cstr icta educación
rcl igiosa rípica de la España clc f inales del siglo XIX. Esros daros nos
ayudan a cntcnder la con¡inua dualidad del personaje ntre el amor por
Pedro Pondal¡ '  la nccesidad de l levar una vida socialmenre (correcta).
Su confl icto, que represenla el argumento de la ftrnción, es la
lucha cntrc cl amor a Pedro Pondal, pintor y más joven que cl la, y cl
an,or a su hi ja, c¡ue simboliza ¿demás la vida ordenada y noralmcnte
correcta de la socicdad cspañola en la que sc dcsarrol la la acción-
PedfO POndali En palabras dc Vallc-tnclán, "tiene ¿spccro
infanti l ,  l lcno de rimidez. Su cabeza...parece incl inarse ir 'nprcgnada de
una tr istcza misteriosa y lejana. Su mirar melancólico cs cl mirar de
esos adolescentes quc, en medio de una ignorancia de la vida, parcccn
tcncr como la visión de todos los colores y de todas las miserias. Hay
algo cn aqucl mozo que recucrda el rerrato que pintó dc sí mismo
Rafael dc Sanzio"
Pcd¡o Pondal es pintor. Posiblemence aquí \ iol lc- lnclán esté
refle. iando una rcleción algo edípica enrre su amada y ó1. Aunque su
rasgo más patente es su jur.entud y su aspccto de fragil idad quc va a
contrastar con la dureza con la quc defenderá su amor por Octavia.
Sabel: R"p,...nta la criada f iel,  casi maternal, presenrc en gran
parte de la litcratura española y cn la mayoría de los textos de Valle-
Inclán. Según el autor, "cl nombre de la criada cs scncil lo v arcaico, con
un perfumc de aldea bíbl ica'. Por tanco, va a rcprcsentar cl nedio
rural, en coDtrrposición con el rcsto de Ios personajcs, especialmente
N,l 'Antonia. Valle-lnclán va a uti l izarla para cricic¿r la vida de las socie-
dades urbanas (*¡Sólo son brrcnas para el pecado cstas vi l las ran disfor-
UOna  SOleOaOi  S rm¡u l , ' .  j un ro  q6 ¡  q l  P . rd re  Rn jas .  dc  ta
España rel igiosa, fanática, rígida y cerrada. Valle-lnclán resaltará de el la
<su severr magnif iccncia", además de sus "ojos de mujcr cspañola,
apasionada y de\ota quc sueña con el lnf icmo...Sus palabras r ienen
un¿ lorture ardiente, una poscsión fanática, una lumbrarada roja, rcs-
plandor y tcrror del lnf ierno".
a
()'6','
cog
I
El Padre Rojas: v" a ser la figura que represen¡e la presión
ejercida por una moral rígida y conservadora sobre el conflicto de los
dos amantes. En esre personaje se van a producir ciertos rasgos carica-
turescos que van a ser deteminanles en la etapa esperpéntica del autor'
El autor lo presenta <con afectada pureza silábica, dejando caer las
palabras como desde el púlpito, doctoral y gramatical". Sin embargo,
Valle-Inclán le "salva) en algún momento de su rudeza moral, y lo hace
más humano, en Ia escena en la que cuenta la forma qu€ tuvo de tomar
los hábitos v la relación con su madre.
El Médico: Podemos considerarle el contnpunto al
padre Rojas. Ante la superstición y la fe, el doctor D. José
Olivares, va a reptesentar la ciencia y el avance !écnico
. ("No es que yo sea opuesto por sislema a esas práctrcas
piadosas...Pero a los eofermos les impresionan"). Va a
mantener un diálogo interesante con el sacerdote <en tono
de jovial franqueza, un poco rudo, que contrasta con la
manera delicada y sutil del jesuita".
"Pero la ¡udeza del médico y la cortesla del sacer-
dote se asemejan como dos máscaras. Al oírlos se adi-
vina su arte de viejos comediantes". Thl es así, que el
propio doctor afirma: "Hoy soy ecléctico.,.Para mí
las aguas de Lourdes han curado más tísicos que las
de Panticosa. Los milagros son hechos indudables,
aún cuando no sean milagros,"
La Hermana de la Caridad:
Es un personaje que no aparecía en la primera ver-
sión ante¡ior de nEl yermo de las almas", llamada
"Cenizasn. Las primeras palabras que pronuncla son
:,¡Pobre alma, qué ooche de fiebre y de delirio"! Su
in¡ervención, al comienzo del Primer Episodio,
momento en el que se plantea la enfermedad e
Octavia, no es gratuito. Ella va a dar fe de los remor-
dimientos y las alucinaciones que sufre la prorago-
nista du¡ante la noche.
María Antonia, Es el aire fresco que
entra en un ambiente lleno de enfermedad,
' dolor y muerte. Va a ser la Portadora de las
I ganas de vivir, de la alegría. Amiga de Octavia,
mujer llena de vitalismo y gmcia, represenla el único
ti
rayo de optimismo en el transcurso del drama (.Tú podrás estar enfer-
ma, peto la cara no es de eso"). Podemos considerarla la í¡nica vía de
cscapc dc Octavia ante el confl icto. Tal es así que al despedirsc dc Nf"
Antonia le dice: .¡Que cstoy sola, sola, sola..!  ¡No me olvides!"
La Niña y e l  Mar ido:  Si  bren , r rs inrervenciones ron muv
brcvcs, ticncn un papel fundamental en todo el desarrollo argumcntal.
Valle-Inclán los va a prescntar como el símbolo de la fami
l ia ordenada y tra-
dicional, como
símbolo de lo
(coffecto'r en con-
traposición del
amor hacia Pedro
Pondal.
I
a
I
I
(u
cq)
E
:fpp
(o
(o
Ec)
foa
LtJ
1) Partimos de una relación amorosa:
Octavia Goldoni: Casada con un hombre mayor. Tiene una hija.
Pedro Pondal: Más joven que Octavia. Es Pintor.
Confl ir to: El marir lo de Octavia descubre sLl relación. Ésra acude a casa
de su amante para alertarle.
Res ltado i Ocra,ria decide renunciar a su hija y quedarse con Pedro.
2) Octavia, debido a sus remordimientos y sentimien[os de culpa, cae
enferma. Es arendida por dos mujeres:
Hermana de la caridad
Sabel: Criada fiel de Pedro Pondal.
De igual forma , precisa la asistencia de dos hombres:
Médico: Intentará aliviar los problemas físicos de Octavia.
Padre Rojas: Intentará aliviar los remordimientos de Octavia.
3)Principal dolor de Octavia: No pode¡ !ener a su hija consigo.
Durante toda la función se va a debatir entre el amor por su hija
y el amor a Pedro Pondal.
I/isr'la: Aparece la madre de Octavia con la niña. Se produce un ali-
vio en la agonía de la protagonisca. Intenta retenerla, pero final-
mente es arrancada de sus brazos. Se produce un empeoramien-
to en la salud de Octavia.
4) Octavia, moribunda, recibe de nuevo la visita de su madre, D.
Soledad, que le anuncia que su marido la perdona.
El Padre Rojas aparece y anuncia que, para aliviar su sufrimien-
to, Ped¡o ha renunciado a su amor po¡ Octavia.
El camino está así libre para que Octavia regresc a casa.
Sin embargo, Octavia no puede soportar la pérdida del amor de
Pedro y muere inslantes antes de que entre su marido y la per-
done.

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.