Caldwell, Taylor - El Médico de Cuerpos y Almas

Caldwell, Taylor - El Médico de Cuerpos y Almas - Page 1
Caldwell, Taylor - El Médico de Cuerpos y Almas - Page 2
Caldwell, Taylor - El Médico de Cuerpos y Almas - Page 3
Caldwell, Taylor - El Médico de Cuerpos y Almas - Page 4
Caldwell, Taylor - El Médico de Cuerpos y Almas - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 268

EL MÉDICO DE CUERPOS Y ALMAS


Documentos relacionados


Caldwell, Taylor - El Médico de Cuerpos y Almas Transcripciones

 
EL MÉDICO  
DE CUERPOS Y ALMAS 
 
 
 
 
 
 
TAYLOR CALDWELL 
 
 
 
 
 
Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de 
que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más.      HERNÁN 
 
 
 
 
Para descargar de Internet:  
“ELEVEN” – Biblioteca del Nuevo Tiempo 
Rosario – Argentina 
Adherida a: Directorio Promineo:  www.promineo.gq.nu 
Libros de Luz:  http://librosdeluz.tripod.com 
 2
El Médico de Cuerpos y Almas 
Taylor Caldwell 
Digitalizador: @ Belkis A.  
L-01 – 25/09/03 
 
ÍNDICE: 
 
PROLOGO 
 
PRIMERA PARTE 
CAPÍTULO I 
CAPÍTULO II 
CAPÍTULO III 
CAPÍTULO IV 
CAPÍTULO V 
CAPÍTULO VI 
CAPÍTULO VII 
CAPÍTULO VIII 
CAPÍTULO IX 
CAPÍTULO X 
CAPÍTULO XI 
CAPÍTULO XII 
CAPÍTULO XII 
CAPÍTULO XIV 
CAPÍTULO XV 
 
SEGUNDA PARTE 
CAPÍTULO XVI 
CAPÍTULO XVII 
CAPÍTULO XVIII 
CAPITULO XIX 
CAPITULO XX  
CAPÍTULO XXI 
CAPÍTULO XXII 
CAPITULO XXIII 
CAPÍTULO XXIV 
CAPÍTULO XXV 
CAPÍTULO XXVI 
CAPITULO XXVII 
CAPÍTULO XXVIII 
CAPÍTULO XXIX 
CAPITULO XXX 
 
TERCERA PARTE 
CAPITULO XXXI 
CAPITULO XXXII 
CAPITULO XXXIII 
CAPÍTULO XXXIV 
CAPÍTULO XXXV 
CAPÍTULO XXXVI 
CAPÍTULO XXXVII 
CAPÍTULO XXXVIII 
CAPITULO XXXIX 
CAPÍTULO XL 
CAPITULO XLI 
CAPITULO XLII 
CAPÍTULO XLIII 
CAPÍTULO XLIV 
CAPITULO XLV  
CAPITULO XLVI 
CAPÍTULO XLVII 
CAPITULO XLVIII 
CAPÍTULO XLIX 
CAPITULO L 
CAPÍTULO LI 
CAPÍTULO LII 
CAPÍTULO LIII 
CAPÍTULO LIV 
 3
“Os saluda Lucas, el médico amado” 
San Pablo 
 
Al Dr. Samuel A. Vogel y Frances Vogel 
Buffalo, Nueva Cork 
 
PROLOGO 
 
Este libro ha estado elaborándose durante cuarenta y seis años. 
La primera versión fue escrita cuando yo tenía doce años, la segunda a los veintidós años de edad, la tercera 
a los veintiséis y durante todo este tiempo nunca dejé de trabajar en la obra. 
Desde mi niñez, Lucano o Lucas, el gran apóstol, ha sido una obsesión para mí. Fue el único apóstol que no 
era judío. Nunca vio a Cristo. 
Todo cuanto está escrito en su elocuente aunque mesurado Evangelio lo supo de oídas, por testigos de 
Cristo, de su Madre, de los discípulos y de los apóstoles. Su primera visita a Jerusalén tuvo lugar un año 
después de la Crucifixión. 
Y sin embargo fue uno de los apóstoles más importantes. Al igual que Saulo de Tarso, conocido más tarde 
por Pablo, el Apóstol de los Gentiles, creyó que Nuestro Señor había venido no sólo para los judíos sino 
también para los Gentiles. Tenía mucho en común con Pablo, por que Pablo tampoco había visto nunca a 
Cristo. Cada uno de ellos recibió una revelación individual. Los dos hombres tuvieron dificultades con los 
primeros apóstoles porque éstos creyeron testarudamente y durante un tiempo considerable que Nuestro 
Señor se encarnó y murió para salvar sólo a los judíos y se mantuvieron en esta creencia incluso después de 
Pentecostés. 
¿Por qué me ha obsesionado siempre San Lucas y por qué le he amado desde la niñez? No lo sé. Ante esta 
pregunta sólo sé citar una frase de Nietzche: “Se oye —ni se busca ni pregunta quién da— no he podido 
elegirlo por mí mismo”. 
Este libro trata de Nuestro Señor solo indirectamente. Ninguna novela ni libro histórico puede narrar la 
historia de su vida tan bien como la Santa Biblia. Por lo tanto la historia de Lucano, o San Lucas, es la historia 
de la peregrinación de todos los hombres, que a través de la desesperación y la vida en tinieblas, el sufrimiento 
y la angustia, la amargura y la pena, la duda y el cinismo, la rebelión y la desesperanza han llegado a los pies y 
la comprensión de Dios. La búsqueda de Dios y la revelación final son las únicas cosas que dan sentido a la 
vida del hombre. Sin ellas el hombre vive como un animal irracional, sin consuelo ni sabiduría y toda su vida es 
vana, sin que lo evite su posición social, poder o nacimiento. 
Un sacerdote, que nos ayudó a escribir el libro, afirmó que San Lucas “fue el primer trovador de Nuestra 
Señora”. Únicamente a San Lucas reveló María el Magnificat, que contiene las más nobles palabras escritas en 
cualquier literatura. El amó a María más que a ninguna otra mujer en su vida. 
Mi esposo y yo hemos leído más de mil libros acerca de San Lucas y de su época; y al final de esta novela se 
da una nota bibliográfica para quien quiera que desee continuar leyendo sobre el tema. Si el mundo de San 
Lucas parece sorprendentemente moderno al lector, es porque así fue en realidad. 
Este libro puede que no sea el mejor del mundo pero ha sido escrito con amor y devoción hacia nuestros 
prójimos y, por este motivo, lo ponemos en sus manos, porque su contenido concierne a toda la humanidad. 
Casi todos los acontecimientos y detalles de los primeros años de San Lucas, de su edad juvenil y de su 
búsqueda, así como los que se refieren a su familia y a su padrea adoptivo, son históricos. Hay que recordar 
siempre que por encima de todo San Lucas fue un gran médico. 
Cuando la autora de esta obra tenía doce años, encontró un libro escrito por una monja de Antioquía que 
contenía muchas leyendas y tradiciones oscuras acerca de Lucas, incluyendo muchos milagros al principio 
desconocidos como tales, incluso para él mismo, realizados antes de su viaje a la Tierra Santa. Algunas de 
estas leyendas provienen de Egipto, otras de Grecia y han sido incluidas en esta novela. Por entonces Lucas 
no sabía que era uno de los elegidos de Dios no que alcanzaría la santidad. 
El poderoso y espléndido imperio babilónico no resulta familiar para muchos lectores, no lo son los 
conocimientos de entonces en la medicina y la terapéutica de los sacerdotes-médicos, como tampoco su 
ciencia, todo lo cual fue heredado por los egipcios y los griegos. Los científicos babilónicos conocían las 
fuerzas magnéticas y las sabían usar. Estas cosas se hallaban en los miles de volúmenes de la maravillosa 
Universidad de Alejandría, que fue quemada por el emperador Justiniano, varios siglos después, en un 
arrebato de celo mal entendido. La medicina y la ciencia moderna empiezan ahora a redescubrir estas cosas. 
La época presente es más pobre de lo que hubiese sido, de no haber mediado el furor de Justiniano. Si la 
ciencia y la medicina babilónica hubiesen llegado hasta nosotros por medio de una tradición ininterrumpida, 
nuestro conocimiento del mundo y los hombres sería ahora mucho más amplio de lo que es actualmente. 
No hemos descubierto aún cómo los babilónicos iluminaban sus velas con un “fuego frío más brillante que la 
luna”, no cómo hacían lo mismo en sus templos. Aparentemente conocían algún medio para usar la electricidad 
que nos es desconocido a nosotros, y que no era, además tan burdo como los nuestros. Se nos menta que 
usaban “navíos terrestres”, iluminados por la noche y capaces de alcanzar grandes velocidades. (Véase el libro 
de Daniel). También sabemos que usaban “piedras” raras o alguna clase de mineral para la cura del cáncer. 
 4
Tenían gran experiencia en el uso del hipnotismo y en la medicina psicosomática. Abraham, que había residido 
en la ciudad de Ur, en Babilonia, transmitió a los judíos el conocimiento de la medicina psicosomática y éstos la 
usaron durante siglos. Los Magos “los hombres sabios de Oriente”, que llevaron ofrendas al Niño Jesús, eran 
babilónicos, aunque por entonces aquella nación hacía tiempo que había entrado en una gran decadencia. 
En los puntos en que los eruditos difieren respecto a algunos incidentes narrados en este libro, a los detalles 
históricos, he tomado la teoría más probable. Tan sólo he usado el Evangelio de San Lucas, sin referirme a 
cuanto aparece en los de San Mateo, San Marcos y San Juan. 
Deseo expresar mi gratitud al doctor George E. Slotkin de Eggertville, N.Y. urólogo famoso y profesor emérito 
de la Escuela de Medicina de Buffalo, N.Y., por su valiosa ayuda en el campo de la medicina antigua y de la 
moderna. 
 
TAYLOR  CALDWELL 
 
 
PRIMERA PARTE 
 
Sin Duda Dios escoge a sus siervos al nacer, 
O quizás incluso antes de nacer. 
EPICTETO 
 
 
CAPITULO I  
 
Lucano nunca estaba seguro de si sentía o no cariño por su padre. Una cosa sí era cierta: que sentía lástima 
por él. Los hombres sencillos y sin pretensiones podían ser admirados. Los hombres sabios podían ser 
honrados. Pero su padre no era ni sencillo ni sabio. 
Los contables y archiveros ocupan un lugar importante en la vida, especialmente cuando son diligentes y 
conocen la importancia exacta de sus cargos, sin pretender que poseen dones especiales. No les favorece 
hablar de “hombres inferiores” en tono culto y superficial. Pero la madre de Lucano sonreía tan tierna y 
dulcemente cuando su esposo expresaba estos ridículos prejuicios, que su compasión anonadaba a su hijo. 
Además existía la costumbre que Eneas tenía de lavarse las manos en leche de cabra frotando 
cuidadosamente el blanco líquido por todas las arrugas, grietas y coyunturas. A la edad de diez años, Lucano 
había comprendido que su padre no trataba únicamente de suavizar y blanquear sus manos sino que intentaba 
borrar las huellas de una anterior esclavitud. Esto irritaba a Lucano, porque incluso entonces sabía ya que 
cualquier clase de trabajo no degradaba a menos que fuese degradante en la mente de quien lo realizaba. 
Pero cuando Eneas agitaba delicadamente sus manos húmedas en el aire suave de Siria para secarlas; 
Lucano podía ver las zonas desfiguradas en las palmas y la desagradable gran cicatriz sobre el dorso de la 
grácil mano derecha y entonces una oleada de piedad le inundaba con un vago sentimiento de amor. Sin 
embargo, su comprensión era aún pueril. 
Eneas alcanzaba su máxima estatura moral cuando, un poco antes de la cena, ofrecía la acostumbrada 
libación a los dioses. Lucano le contemplaba entonces con una veneración inexpresable. 
La voz de su padre, suave, débil y fina por lo general, se hacía humilde y vacilante. Sentía gratitud hacia los 
dioses porque le habían liberado, porque habían hecho posible aquella pequeña y agradable casa, con sus 
jardines de palmeras, flores y árboles frutales, porque le habían levantado del polvo y concedido autoridad 
sobre otros hombres. Pero el momento más solemne, para Lucano, era cuando Eneas llenaba de nuevo la 
copa de vino y con una reverencia incluso mayor, ofrecía el rojo líquido, lenta y cuidadosamente, con palabras 
de casi inaudible suavidad “Al Dios Desconocido”. 
En aquellos momentos los grandes ojos azules de Lucano se llenaban de lágrimas. El Dios Desconocido. 
Para Lucano aquella libación no era sólo una antigua costumbre de los griegos Era un saludo místico, un rito 
universal. Lucano contemplaba la caída de las gotas de rubí y su corazón se estremecía con una casi 
insoportable emoción, como si contemplase el derramamiento de sangre divina, la ofrenda de un inescrutable 
Sacrificio. 
¿Quién era el Dios Desconocido, innominado? Eneas solía contestar a esta pregunta de su hijo: era una 
antigua costumbre de los griegos verificar aquel rito dedicado a Él y era necesario mantener las costumbres 
civilizadas de los griegos cuando se vivía entre bárbaros romanos, a pesar de que estos bárbaros dominaban 
el mundo. Sus arrugadas manos se unían  en un inconsciente gesto de homenaje y su delgado rostro, 
insignificante y ordinario, adquiría distinción y gravedad. Entonces era cuando Lucano estaba seguro de que 
amaba a su padre. 
Lucano había sido cuidadosamente educado por su padre acerca de los dioses, a quienes denominaba con 
nombres griegos y no con los groseros nombres que empleaban los romanos. A pesar de sus nombres 
poéticos y amables eran para Lucano hombres que habían crecido hasta transformarse en seres gigantescos e 
inmortales, dotados de las mismas cualidades de crueldad, lujuria, rapacidad, odio y malicia que los hombres. 
Pero el Dios Desconocido no parecía poseer los mismos atributos que el hombre,  ni sus vicios o virtudes. “Los 
 5
filósofos han enseñado que Él no puede ser comprendido por el hombre”, había dicho en cierta ocasión Eneas 
a su hijo. “Pero es todo poderoso, omnisciente y omnipresente, patente en todo cuanto tiene ser, sean 
vegetales, animales u hombres. Así lo afirmaban los inmortales pensadores de nuestro pueblo”. 
—El chico es muy serio para su edad —dijo Eneas en cierta ocasión a su esposa Iris-. Sin Embargo, no 
hemos de olvidar que su abuelo, mi padre, era poeta y, por lo tanto, no debo censurar al niño. 
Iris sabía que el abuelo poeta era una de las más patéticas invenciones de su esposo, pero asintió 
demostrando estar de acuerdo. 
—Si, nuestro hijo tiene alma de poeta. Aunque lo veo y oigo jugar alegremente con la pequeña Rubria; 
persiguen a las ovejas juntos y juegan al escondite entre los olivos; a veces sus ruidosas risas son 
escandalosas. —Al decir esto contemplaba cariñosamente como su esposo levantaba su alargada cabeza con 
importancia e intentaba fruncir el ceño. 
—Espero que no abandone sus estudios. Con todo el respeto hacia mi patrono, me cuesta olvidar que es un 
bárbaro romano y que su hija no puede ofrecer a mi hijo ninguna diversión intelectual. 
—Y añadió rápidamente: 
 —Sin embargo debemos recordar que sólo tiene diez años y la pequeña Rubria es aún más joven. ¿Dices 
que siempre juegan juntos, querida mía? No me he dado cuenta; claro que estoy siempre ocupado, desde que 
amanece hasta que anochece, en la casa del tribuno. 
 —Lucano ayuda a Rubria en sus deberes escolares. —Iris se echó para atrás un dorado rizo que caía 
sobre su frente—. Es una pena que el noble tribuno Diodoro Cirino no te emplee en enseñarla. 
Eneas asintió y besó suavemente la frente de su esposa con agradecimiento. 
 —Pero, ¿Quién cuidaría entonces de los negocios romanos en Alejandría, de llevar el control, de 
supervisar a los encargados de los esclavos? ¡Ah, estos avarientos  e insaciables romanos! Roma es un 
abismo en el que toda la riqueza del mundo se hunde sin un solo sonido, un abismo del que nunca ha surgido 
ni surgirá ni una nota de música. 
 Iris se contuvo de mencionar ante su esposo a Virgilio. Eneas solía compararle desdeñosamente con 
Homero. 
 A Eneas le ofendía que su patrono tan solo fuese un rudo tribuno y no un augustal. Muchos de los tribunos 
romanos eran augustales pero no Diodoro, que despreciaba a los patricios y cuyo héroe era Cincinato. Diodoro 
poseía una educación considerable y un gran intelecto; era hijo de una sólida y virtuosa familia en la que 
habían habido muchos soldados, pero mantenía la actitud de desprecio de los militares hacia los hombres que 
prefieren las cosas del intelecto. Se aferraba a las viejas virtudes y afectaba ignorancia de cosas que conocía 
bien, hablando en los términos sencillos y rudos de un soldado para quien los libros eran despreciables. A su 
manera era tan afectado como el propio Eneas. Ambos eran falsos, se decía Iris a sí misma con tristeza, pero 
de una piadosa falsedad. Que Eneas transigiese con el soldado cuyo padre le había hecho libre y que Diodoro 
usase deliberadamente un lenguaje incorrecto e hiciese gala de malos modales, eran a fin de cuentas, cosas 
de poca importancia. 
 
 El padre de Diodoro Cirino, un hombre de recta moral y nobles sentimientos, había comprado al joven 
Eneas a un conocido, famoso por su extremada crueldad con los esclavos, una crueldad que era infame 
incluso para una gente endurecida y cínica. Se contaba de él que ninguno de sus esclavos carecía de alguna 
cicatriz, desde los que trabajaban sus campos, viñedos o molinos de aceite, hasta las mujeres más jóvenes 
que tenía en su casa. 
 A pesar de las leyes, no se privaba de sus ansias de matar, para satisfacer sus crueles deseos, o cuando 
un esclavo le caía en desgracia. Había  ideado formas de tortura y asesinato que le proporcionaban un 
inmenso placer. Era un augustal de familia orgullosa aunque decadente, de inmensa fortuna y poder, también 
senador, y se contaba que hasta el propio César le temía. 
 Sólo un hombre en Roma se atrevía a despreciarle públicamente: el virtuoso tribuno Prisco, padre de 
Diodoro, querido por las multitudes romanas que, a pesar de su servilismo y adulación para con los señores, le 
honraban por sus virtudes militares y por su integridad. La  plebe incluso le admiraba por su amabilidad y 
justicia en el trato de sus esclavos, hecho paradójico entre un pueblo par quien un esclavo era menos que una 
bestia irracional. 
 Eneas, el esclavo griego, había sido uno de los trabajadores de las tierras del Senador y nadie sabía 
seguro como Prisco había conseguido comprarle, excepto el propio Eneas, quien nunca hablaba de ello. El 
hecho es que Prisco había llevado a su casa al herido y quebrantado muchacho, había llamado a su médico 
para que le cuidase y le había asegurado un lugar en su  casa, exigiendo de él tan sólo obediencia. 
 —Todos estamos sujetos a la obediencia —había dicho Prisco a su nuevo esclavo con severidad—. Yo 
obedezco a los Dioses y a las leyes de mis padres, y hay motivos para sentirse orgulloso de tal sujeción, 
porque es voluntaria y obligatoria para todos los hombres honorables. Un hombre sin disciplina es un hombre 
sin alma. 
 Eneas era analfabeto, pero rápido y respetuoso y con una inteligencia despierta y ordenada. Prisco, que 
creía que todos los hombres, incluso los esclavos, debían tener la oportunidad de realizar sus máximas 
posibilidades, había permitido a Eneas sentarse en un rincón de la habitación donde su hijo recibía lecciones. 
En un período de tiempo sorprendentemente corto, Eneas había alcanzado a Diodoro; su memoria era 
 6
asombrosa. No tardó mucho en sentarse por orden de Prisco, a los pies de la mesa en que se sentaba Diodoro 
y su tutor. 
 — ¿Tenemos aquí a un erudito griego? —Había preguntado Prisco al tutor con ironía—. Pero el tutor 
respondió sagazmente que Eneas no era un erudito sino un joven de clara inteligencia. 
 A la edad de veinticinco años, Eneas dirigía ya las posesiones de su dueño Prisco, mientras que Diodoro 
había abrazado la profesión de soldado y estaba de ayudante del procurador de Jerusalén. Eneas también se 
había enamorado de una esclava, la joven Iris, bella muchacha griega, favorita de la casa, doncella de la 
esposa de Prisco, educada personalmente por Antonia que sentía por ella el afecto de una madre por su hija. 
Prisco y Antonia había presidido los esponsales de los dos jóvenes y les habían hecho innumerables regalos, 
pero sobre todo, el inapreciable don de la libertad. 
 Después de la muerte de sus padres Diodoro Cirino volvió a la casa solariega y quedó encantado con su 
liberto Eneas, porque sus posesiones en Roma se hallaban en perfecto orden. Recordaba a su compañero de 
estudios como un “muchacho vulgar”, sin ninguna característica sobresaliente, pero supo reconocer sus 
cualidades y su honradez, aunque le molestaba ver la petulancia y pequeñas arrogancias que empleaba en el 
trato con los esclavos que estaban bajo sus órdenes. Sin embargo Diodoro, como hombre inteligente y, en el 
fondo, compasivo, comprendió que en esta forma Eneas se desquitaba de los años de su propia esclavitud. 
 El solitario joven romano, que tenía entonces veintisiete años de edad, cinco menos que Eneas, se casó 
pronto con una joven de sólida familia romana, que poseía sus mismas vigorosas cualidades, pero sin su gran 
inteligencia. Poco después Diodoro fue nombrado gobernador de Antioquía, en Siria, y llevó consigo a Eneas y 
a Iris. Allí Eneas encontró un campo más amplio para aplicar su talento meticuloso y preciso en la 
administración y por primera vez tuvo su propia casa en una finca de los suburbios de Antioquía. Por las tardes 
soñaba con los hombres gloriosos de la antigua Grecia y se identificaba a sí mismo con ellos; leía poemas de 
Homero y los declamaba en alta voz ante su esposa e hijo. Su conocimiento intelectual, sin embargo, seguía 
siendo pequeño y escaso. Hablaba de Sócrates, pero los diálogos estaban más allá del alcance de su 
entendimiento. Sabía muy bien de los personajes menos famosos de Grecia y casi nada de los grandes 
estadistas de su nación. Servía a los dioses con la misma fidelidad que a Diodoro. Para él eran probablemente 
la representación de Grecia. Su amabilidad, delicadeza y esplendor le recordaba que sus homónimos romanos 
eran groseros, lascivos y brutales; alejados de toda sutileza y gracia, simples sombras agigantadas de los 
propios hombre romanos. Eneas encontraba en sus dioses refugio de las amargas memorias de su esclavitud; 
en ellos descubrió su propio orgullo porque incluso los romanos les honraban y construían templos y hacían 
distinciones entre ellos y sus propios dioses. 
Eneas hubiese preferido Roma a Antioquía porque aunque desdeñase a la plebe romana, le gustaba el 
ajetreo de las calles concurridas, las excitaciones de la ciudad y su ambiente de poder. Antioquía era para él 
demasiado “extranjera”, invadida constantemente por ruidosos marineros procedentes de cientos delegares 
bárbaros y desconocidos. Sentía por ellos una gran aversión y su presencia le producía una profunda 
repugnancia. Sin embargo tenía su pequeña casa propia, acogedora, fresca, con brillantes cortinas de algodón, 
arcos y jardines y lo bastante alejada de la casa de Diodoro para que pudiera hacerse la ilusión de que era un 
terrateniente por derecho propio. Gran parte del placer que esta situación le proporcionaba se empañaba con 
frecuencia, cuando entraba en contacto con Diodoro y tenía que sufrir en silencio el expresivo y rudo lenguaje 
del romano. 
Diodoro se sentía más sólo en Siria que en Roma. Su esposa Aurelia, una exuberante joven matrona, estaba 
por entero dedicada a su casa, sus esclavos, su esposo y su joven hija. Era devota y reverente a la manera de 
las antiguas matronas romanas. Pero carecía de educación, aunque no de astucia, y era poco refinada en 
comparación con el refinamiento natural, aunque secreto, de su esposo. Sus temas de conversación eran los 
esclavos, su hija, las últimas modas de Roma, el latrocinio de la servidumbre en la cocina, el clima de Siria y 
los platos que ella misma preparaba ante las miradas de las cocineras. No hay duda que era una mujer 
estimable y aunque estaba algo gruesa, su rostro redondo y sonrosado, enmarcado en una exuberante 
cabellera negra, y sus grandes ojos marrones hacían  de ella una mujer bonita. Diodoro escuchaba su charla 
con satisfacción y luego se retiraba a la biblioteca, para sacar allí sus libros que tenía convenientemente 
escondidos y entregarse a la lectura hasta la medianoche, mucho después que todos los habitantes de la casa 
se hubiesen retirado a descansar. Sus aficiones predilectas eran la poesía, la historia y la filosofía. Leía en voz 
alta, para su deleite, poemas enteros, con voluptuoso abandono a la sonoridad de los cantos y frases. 
 
Por la mente de aquel archimoral romano jamás pasó la idea de buscar placeres sexuales en los burdeles de 
Antioquía, ni unirse a otros romanos, compañeros de armas, en la ciudad para entregarse al juego, la lucha de 
gallos o la simple charla. El lugar de un hombre, después de su trabajo, era su hogar, aunque la conversación 
de su esposa fuese trivial. Bebía muy poco y sólo en la mesa porque creía que la embriaguez era uno de los 
mayores pecados; su única distracción era, por estas razones, el trabajo. 
Aurelia tenía amigas entre las familias romanas de Antioquía, pero eran tan virtuosas y vulgares como ella 
misma. Criticaban juntas a la s mujeres más emancipadas que pertenecían al círculo de sus conocidos y 
comentaban sus ligerezas con escalofríos. Desconocían por completo la depravación de su patria, su 
corrupción moral y sus vicios, las maneras y costumbres licenciosas y criticaban a otras mujeres por 
comportarse con una ligereza de costumbres que era en Roma corriente y hasta aceptable. Sus lares y 
penates era la cosa más importante en sus vidas y sus comadreos eran tan inocentes como pueden ser los de 
 7
unas colegialas. Sin embargo eran felices; tenían sus hogares, sus hijos, sus maridos y eran industriosas y 
devotas. 
Diodoro Cirino encontraba algún alivio en el trato con los soldados rasos de la guarnición en Antioquía y 
hablaba con ellos libremente sobre cuestiones militares, con gran humillación y violencia de sus oficiales más 
jóvenes. Estos se consideraban a sí mismos exilados en aquel país, y soñaban con las delicias, placeres y 
vicios de Roma sintiendo hacia su superior un poco de asombro y secreto desprecio. No dudaban de su 
honradez, pero esto no les inspiraba respeto; le creían un tonto. Incluso su rígida justicia, que nunca quedaba 
empañada por la debilidad o el favoritismo, era, para ellos, inhumana. Castigaba a un oficial con la misma 
prontitud que a un simple soldado de infantería, sin tener en cuenta la importancia de su familia o influencias en 
Roma. Eneas simpatizaba con ellos y se unía a sus gestos cuando Diodoro daba alguna orden excesivamente 
rigurosa. 
Un día las cosas había ido demasiado lejos, Diodoro, rodeado de sus oficiales, contemplaba como los 
esclavos cargaban un barco romano con los frutos de Siria: miel, aceitunas, aceite de oliva, lana y otros 
muchos artículos. Aunque era en el mes de diciembre y las fiestas saturnales se acercaban, el sol calentaba 
con una intensidad desacostumbrada; el aire estaba saturado de humedad y las oscuras aguas parecían estar 
cubiertas de grasa encendida. Los capataces gritaban irritados y el chasquido de sus látigos sonaba 
incesantemente en el húmedo aire del día. Pero los esclavos, sudando profusamente, languidecían en su tarea. 
De pronto, emitiendo una maldición de impaciencia, Diodoro había abandonado la mesa instalada en el muelle 
donde Eneas anotaba cuidadosamente el número de barriles y fardos embarcados y había cargado sobre sus 
hombros una gran caja con la misma facilidad que si hubiese sido un pequeño corderito. Ascendió en dos 
zancadas por la plancha del barco y colocó la caja, con un movimiento rápido y preciso, en el lugar que 
correspondía entre los fardos. Después, se había erguido sonriendo con satisfacción. 
Los oficiales parpadearon asombrados; Eneas miró delicadamente hacia otro lado; los soldados 
contemplaron a su jefe con asombro y los capataces y esclavos quedaron petrificados. Pero Diodoro, 
flexionando sus músculos y respirando profundamente, había exclamado: 
— ¡Vamos, el ejercicio es saludable para el alma! 
Eneas, como buen griego, sentía un profundo desprecio y aversión por toda clase de trabajos manuales y 
este episodio le había hecho estremecer. Pero tanto él como los demás se sintieron anonadados cuando 
Diodoro dirigiéndose a los esclavos gritó: 
 
— ¿Sois hombres o gusanos enfermos? Esto ha de estar cargado antes de la puesta del sol o tendréis que 
trabajar a la luz de las antorchas. ¡Vamos, moveros como hombres decididos y acabemos de una vez! 
De nuevo se había inclinado sobre un barril y lo subió rodando por la plancha mientras los músculos de sus 
hombros y piernas resaltan como si fuesen a estallar. Era evidente que se estaba divirtiendo. 
Los látigos pusieron a los esclavos en movimiento, pero estimulados por el ejemplo de Diodoro aceleraron su 
trabajo. El romano empezó a cantar roncamente una canción con ritmo de marcha y los esclavos rieron y 
cantaron con él. Mucho antes de la puesta del sol la nave estaba cargada. Ni un solo oficial, ni un soldado 
había participado en la tarea, porque Diodoro, con una mirada despectiva había rechazado sus ofrecimientos. 
Después Diodoro había vuelto a reunirse con sus oficiales mientras se secaba el sudor con el pañuelo, que 
uno de ellos le había ofrecido y contemplaba con satisfacción el barco a punto de zarpar. 
El capitán de la nave se había acercado a él con respeto y asombro y Diodoro le había dicho con rudeza: 
— ¡Di a los afeminados de Roma que Diodoro Cirino, hijo de Prisco, ayudó a cargar este barco! Diles, cuando 
veas como se perfuman con nardo y esencia de rosas, escuchan música y se entretienen con otras 
delicadezas, que hoy has visto a un romano trabajar tal como antaño trabajaban los romanos y tal como habrán 
de trabajar si Roma quiere sobrevivir y no perecer en medio de jarrones floridos, cantantes, vino y elegancias. 
Después, volviéndose hacia sus oficiales —que estaban avergonzados por la actitud de su jefe— había 
maldecido violentamente y exclamado de nuevo: 
— ¿Dónde están vuestros callos y cicatrices, vuestros músculos y piel tostada? Sois todos muy delicados. 
¿Sabéis lo que es la guerra, el trabajo y los hombres que viven con sobriedad y fortaleza? ¡Al infierno con 
todos vosotros! ¡Por Mercurio que sois menos hombres que esos pobres esclavos! 
Estas palabras eran imperdonables. Los esclavos murmuraban entre ellos y los rostros de los romanos se 
oscurecieron amenazadores. Pero ninguno se atrevió a replicar. Diodoro era capaz de golpear el rostro de 
cualquier imprudente a la vista de todos; lo había hecho más de una vez, incluso ante soldados rasos y 
esclavos. 
Por desgracia para ellos, Diodoro aún no había terminado. 
—Cincinato dejó su arado para salvar a Roma y no se entretuvo no siquiera en lavar sus manos o poner 
sandalias en sus pies cubiertos de polvo. Más ninguno de vosotros dejaría los brazos de una puta siria para 
salvar la vida de un hombre o mantener en su jurisdicción la ley de Roma. 
Bruscamente se había vuelto hacia su caballo atravesando el muelle y se había lanzado a galope hacia su 
casa en los suburbios. Dejó atrás su carro para que un oficial lo condujese  a sus establos y Eneas fue llevado 
en él hasta la casa. 
Una vez en el hogar Eneas había contado a Iris el horripilante episodio, que su esposa había escuchado en 
silencio. Eneas esperaba que ella se sintiese anonadada, pero Iris se limitó a decir suavemente, con una de 
sus encantadoras sonrisas: 
 8
—El noble tribuno fue antaño mi compañero de juegos en la casa de Prisco. Siempre fue un chico ruidoso; 
algunas veces me llevaba sobre sus espaldas y pretendía ser Júpiter que, como un toro, raptaba a Europa. 
Al ver la recelosa expresión del rostro de Eneas había añadido gentilmente: 
 
—Ah, querido; éramos simples niños entonces. 
A veces Eneas no comprendía a Iris y en esta ocasión contestó pomposamente: 
—Veo que no alcanzas a ver las grandes implicaciones del episodio de hoy, Diodoro habla constantemente 
de disciplina y, sin embargo, ha humillado públicamente a sus oficiales ante los soldados y los esclavos. 
¿Acaso esto no compromete su autoridad? 
Iris comprendía que la ira de Diodoro no iba tanto contra los hombres que dependían de él como contra las 
costumbres modernas y corruptas de Roma, que para él eran insoportables. Sus hombres habían sido la causa 
inmediata que había precipitado la ira concentrada y sorda del tribuno. Por eso asintió ante las palabras de su 
esposo y dijo: 
—Estoy segura de que no volverá a repetir una escena así. 
—Nunca se puede estar seguro —respondió Eneas— con un hombre tan caprichoso. Confieso que nunca he 
podido entenderlo. 
La furiosa excitación de Diodoro había durado durante toda la comida. Le había contado todo a Aurelia y ella 
había asentido con sabiduría de esposa, aunque todo el asunto estaba más allá de su comprensión. Después 
de oír su relato había dejado pasar unos minutos en silencio y luego había dicho con ansiedad y como si su 
esposo no le hubiese dicho nada: 
—Nuestra pequeña Rubria ha vuelto a toser y escupir sangre y se queja de dolores en las piernas y brazos. 
El médico ha ordenado que le demos friegas en la garganta y las articulaciones y hemos conseguido que al fin 
se durmiese, pero su rostro sigue sofocado. ¡Qué triste es ver sufrir a esta niña, que nunca ha gozado de salud 
y qué pena tengo, querido esposo, porque sólo he podido darte esta débil corderilla y no unos hijos fuertes! 
Diodoro olvidó inmediatamente su ira, tomó a su esposa en los brazos y la besó. Aurelia no sentía repulsión 
hacia el fuerte olor a sudor que desprendía su esposo, sino más bien le confortaba su fuerza. Enlazó sus 
brazos alrededor de su cuello y dijo: 
—Pero tengo sólo veinticinco años y puede que los dioses nos concedan aún algún hijo. He de ir pronto a 
Antioquía y ofrecer un sacrificio especial a Juno. 
Rubria era la niña de los ojos de Diodoro, aunque creía que sólo él conocía esto. Suavemente ascendió las 
escaleras de mármol blanco que conducían a las habitaciones de su hija y silenciosamente corrió los pesados 
tapices de roja seda que cubrían la entrada. 
La niña había conciliado el sueño gracias a la frescura del temprano anochecer y su aya vigilaba su sueño 
sentada junto a la cama. La pequeña ventana de la habitación era como un cuadro escarlata y sombras 
púrpuras penetraban iluminando los rincones de la habitación. Diodoro se inclinó sobre su hija y su indomable 
corazón desfalleció a la vista de la fragilidad de aquella criatura. Aquel color rojizo de su cara, ¿sería el reflejo 
del sol poniente o era causado por una fiebre siniestra y desconocida? Las largas pestañas negras de la niña 
temblaban ligeramente, resaltando sobre sus delgadas y enfebrecidas facciones; sus aniñados labios ardían. 
¡Aquella tierna paloma tan dulce y querida, llena de alegría y vivacidad aún en el dolor! La tosca mano de 
Diodoro acarició la negra mata de cabello que reposaba sobre la blanca almohada, mientras rogaba 
desesperadamente a Esculapio que curase a su hijita. 
“Te ruego, señor de los médicos, hijo de Apolo, que envíes a Mercurio en las alas de la compasión sobre esta 
niña y que tu hija Higea se muestre propicia a ella. Mercurio, acude pronto en su ayuda porque, ¿no es ella 
como tú, rápida como el fuego, veloz cual el viento y variable como un ópalo? 
 
Prometió sacrificar un gallo a Esculapio, que prefería este sacrificio y un par de bueyes blancos a Mercurio, 
adornados con anillos dorados en sus morros. El terror se apoderó de él al acariciar de nuevo el cabello de 
Rubria y ver el temblor de las pequeñas manos que reposaban sobre la sábana. Había honrado a los dioses 
durante toda su vida y sin duda éstos no le arrebatarían aquella niña de su corazón. “Nunca he temido la 
espada o la lanza, ni a hombre o cosa alguna”, se dijo a sí mismo, “y sin embargo esta noche el miedo debilita 
mi valor”. “No es que esta enfermedad sea algo nuevo; más bien parece como si mi alma temblase ante algún 
presentimiento”. 
Renovó sus oraciones añadiendo una dedicada a Juno, la madre de los niños. Los dioses de Roma nunca le 
habían parecido depravados, ni siquiera Júpiter, a pesar de sus aficiones por las doncellas. Se preguntaba 
perplejo si debiera rogar a Marte, su dios predilecto, el patrón de los soldados. Decidió que no; Marte no 
comprendería que un soldado considerara la vida de un niño más importante y preciosa que la misma guerra. 
Un ruego como el suyo posiblemente inspiraría la ira del dios de la guerra. Diodoro volvió a rogar 
fervientemente a Mercurio, el dios de las sandalias aladas y del caduceo. 
Cuando volvió de nuevo junto a Aurelia ésta se hallaba en la antecámara de sus habitaciones, hilando lana 
con diligencia, a fin de tejer una manta para la niña. Sentada ante la rueca era la verdadera personificación de 
una antigua matrona romana, sus pies moviendo rítmicamente el pedal, la mano sobre el huso, el cabello 
recogido en un moño sobre su redonda cabeza y el rostro serio y absorto. 
Sus blancos vestidos caían alrededor de su figura en modestos pliegues y las mangas cubrían la mitad de 
sus voluptuosos brazos. Diodoro veía en ella una figura confortante. En lugar de entregarse a inútiles lamentos 
 9
por causa de la enfermedad, tejía telas de abrigo para la niña. Diodoro acarició su cabeza amorosamente, 
después sus labios. El activo pie no disminuyó su ritmo aunque Aurelia sonrió. 
— ¿Por qué no das un paseo por el jardín aprovechando la puesta del sol, querido? Encontrarás consuelo 
allí, como siempre. 
Su voz era firme y segura. 
Diodoro pensó en sus libros. Precisamente aquel día había recibido, por un mensajero especial, un rollo que 
contenía la Filosofía de Filón. Se rumoreaba que Filón era superior a Aristóteles. Diodoro no lo creía, pero 
sentía curiosidad y excitación. De pronto sintió un gran peso y tristeza en su corazón y decidió seguir el consejo 
de su esposa. El libro podía esperar; se sentía demasiado inquieto par poderle dedicar su entera y penetrante 
atención. 
Salió al patio. Una rojiza curiosidad se extendía por entre las palmeras; el perfume del jazmín ascendía a 
oleadas en el cálido aire del anochecer. Los naranjos y limoneros mostraban su cargazón de dorados y verdes 
frutos. El zumbido de los insectos llenaba el aire y, repentinamente, un ruiseñor rompió a cantar hacia el 
purpúreo cielo. Las piedras blancas colocadas en los bancos de exóticas flores estaban inundadas con 
sombras de heliotropos y una tenue luz iluminaba los arcos de las columnatas que rodeaban el patio. Una 
fuente, en cuyo centro se alzaba un fauno de mármol, rumoreaba suavemente mezclando su canción con la del 
ruiseñor. El color púrpura y escarlata de la puesta del sol se reflejaba en la taza de la fuente, que hervía viva 
con brillantes peces diminutos. Las palmeras rumoreaban ahora movidas por la refrescante brisa que procedía 
del mar y a través de las móviles hojas de una, Diodoro pudo ver el radiante parpadeo de la estrella vespertina. 
Los troncos de los árboles resaltaban contra las altas paredes del patio, semejantes a grisáceos fantasmas. 
Ningún sonido procedía de la casa que se alzaba a espaldas de Diodoro; los pilares de la misma quedaban 
difuminados en la media luz y parecían hechos de materia insustancial más que de mármol. Diodoro descubrió 
repentinamente que el silencio le oprimía, la voz del ruiseñor no le extasiaba como solía hacerlo; era una voz 
que no le consolaba, sino que más bien le producía melancolía; el sonido de la fuente parecía murmurar penas 
inhumanas. Diodoro, asaltado de nuevo por su soledad, pensó en Antioquía y en las fiestas que justamente 
habían empezado en honor de Saturno. Terminarían como siempre, en un desenfreno general, pero al menos 
allí encontraría el sonido de hombres y mujeres. Pensó en cabalgar de nuevo hasta la ciudad y llamar a su lado 
a unos cuantos de sus oficiales, aquellos que menos repugnancia le producían. Pero sabía que les aburriría; 
ellos querían participar en las exaltadas diversiones y su presencia sólo serviría para inhibirles. “Si al menos 
tuviese un amigo –pensó el solitario tribuno-. Uno sólo con quien pudiese hablar, a fin de ahogar la voz del 
miedo que suena en mí, uno con quien compartir una copa de vino y discutir las cosas que a mí me preocupan. 
Un filósofo, o un poeta, o simplemente un hombre sabio”. 
Oyó un pequeño sonido, casi un simple roce, y volvió sobre sus pasos hacia la fuente. 
La luz del sol poniente iluminó por un instante las rumorosas cimas de las palmeras y puso al descubierto la 
dorada cabellera de un niño que con la cabeza inclinada sobre la taza de la fuente, absorto, no se había 
percatado de la presencia de Diodoro. 
Moviéndose en silencio Diodoro avanzó hacia el niño, que estaba sentado sobre la hierba con su mirada fija 
en la ventana de Rubria. Cuando Diodoro llegó al lado opuesto de la fuente, exclamó para sí: “Pero si es el 
joven Lucano, el hijo de mi liberto Eneas”. Sintió su corazón embargado por una indefinible nostalgia y pensó 
en su antigua compañera de juegos, Iris, con su áureo cabello, sus maravillosos ojos azules, sus carnes 
suaves y blancas, su redonda barbilla y elegante nariz griega. Oyó, como a través de un largo y brumoso 
corredor, el sonido de su risa infantil, las preguntas que sobre él lanzaba de continuo. Iris no había existido 
para él, ni siquiera como recuerdo de una compañera de juegos, desde el momento de su matrimonio con 
aquella pretenciosa y precisa mediocridad que era su esposo Eneas. Pero ahora recordaba que cuando había 
estado alejado del hogar en sus campañas, antes de la muerte de sus padres, Iris había brillado como una 
estrella en su mente, la dulce e inteligente Iris, la joven esclava de su madre, su doncella predilecta para quien 
había sido como una madre. 
El, un tribuno joven, ambicioso y osado, procedente de una familia intachable, había incluso soñado en 
casarse con Iris. Sus padres, estaba convencido, a pesar de su amor por Iris, hubiesen muerto de humillación 
si su hijo hubiese condescendido a casarse con una esclava y si ella hubiese respondido a su proposición con 
“Donde tú estés, Cayo, allí estaré yo, Caya”. Y sin embargo, cuando recibió la noticio de su muerte, estando 
destinado en Jerusalén, su primer pensamiento, después de haber pasado el primer momento de tristeza, 
había sido para Iris. Había vuelto a Roma y había encontrado que ella no sólo era libre sino que estaba casada 
y encinta, y desde aquel instante había alejado sistemáticamente el recuerdo de ella de su mente. Sin duda su 
soledad había empezado entonces, aunque él creyó que era la nostalgia que sentía por volver al servicio activo 
en Oriente. 
El patio estaba ahora cubierto de una suave sombra de púrpura en la que destacaba la cabeza inclinada de 
lucana como una dorada luna de verano. Diodoro podía apreciar su bello perfil y pensó: “Es la misma cabeza 
de la niña Iris”. Nunca le habían interesado los niños, excepto su hija Rubria, y, aunque había deseado hijos, 
había pensado en ellos como jóvenes soldados y como herederos suyos. Ahora contemplaba a Lucano, 
esforzando sus ojos en el coloreado crepúsculo, y de nuevo su corazón palpitó inundado de ternura. 
Lucano permanecía sentado, silencioso e inmóvil, contemplando aún el borroso cuadro de la habitación de 
Rubria. Usaba una túnica blanca y delgada; sus largas piernas, tan blancas que parecían alabastro, estaban 
dobladas bajo su cuerpo. En sus manos sostenía una gran piedra de extraña forma y tonalidad, variante en la 
 10
luz del atardecer. Toda la actitud de lucano parecía de arrobada adoración, aunque se mantenía en perfecta 
inmovilidad. Sus sonrosados labios estaban entreabiertos y las cuencas de sus ojos estaban llenas de un 
extraño azulado. Parecía como si estuviese escuchando algo y Diodoro, supersticioso como eran todos los 
romanos, le contemplaba con un cierto temor nervioso y con escalofríos en la piel. 
Habló de pronto en voz alta, dirigiéndose a Lucano. 
— ¿Eres tú, Lucano? 
El muchacho no se inmutó. Tan sólo se movió un poco volviendo su extasiado rostro hacia Diodoro. No se 
puso en pie; se mantuvo quieto y sentado allí con la piedra entre sus manos. Parecía como si no hubiese visto 
al tribuno. 
Diodoro iba a hablar de nuevo, más ásperamente, cuando el muchacho sonrió y pareció darse cuenta de su 
presencia por primera vez. 
— Estaba rogando por Rubria —dijo, y su voz era la misma voz de Iris cuando era joven. 
Diodoro dio la vuelta alrededor de la fuente, vaciló, luego se sentó sobre sus talones y miró atentamente al 
muchacho que estaba sentado frente a él en completo abandono y tranquilidad. El tribuno había cambiado su 
pesada ropa militar, nada más llegar a casa, por una túnica suelta de lienzo blanco, la cual recogía con un 
sencillo cinturón de piel repujado en plata. Bajo el suave material del vestido resaltaba su moreno cuerpo, 
cuadrado y sólido, y sus recias piernas de poderosos músculos. Dobló sus fuertes brazos sobre las rodillas y 
contempló a Lucano que le sonreía con sencilla serenidad. 
Lucano no sentía temor ni asombro frente al soldado. Contemplaba el fiero rostro oscuro, rígido y firme, con 
la misma tranquilidad con que hubiese mirado a su padre. La aguda y saliente barbilla del soldado, o los 
penetrantes y firmes ojos negros protegidos por negras y espesas cejas no le anonadaban. Pero Diodoro, 
enfrentado con la misma imagen de la niña que una vez conoció, se daba cuenta de su propia personalidad, su 
redonda cabeza cubierta de crespo cabello negro, corto y sin brillo y la ruda fuerza de su disciplinado cuerpo. 
“El chico no tiene nada que hacer en este patio”, pensó Diodoro automáticamente. E inmediatamente se 
sintió avergonzado por el recuerdo de Iris. Pero ¿qué había dicho? “Estoy rogando por Rubria”. Los niños eran 
compañeros de juego, como lo habían sido él e Iris. Diodoro suavizó su voz: 
— ¿Estás rogando por Rubria, muchacho? Ah, ella necesita tus oraciones, la pobre. 
— Si, señor —contestó Lucano con seriedad. 
— ¿A qué dios ruegas? —preguntó Diodoro. 
“Sin duda —pensó—, los dioses se sienten conmovidos por las oraciones de los inocentes”. Y este 
pensamiento alivió un poco su dolor. 
— Al Dios Desconocido —contestó Lucano. 
Las oscuras pestañas del tribuno parpadearon con sorpresa. Lucano estaba diciendo: 
 
— Mi padre me ha enseñado que Él está en todos los sitios  en todas las cosas. —Extendió la extraña piedra 
hacia Diodoro con sencillez y añadió—: He encontrado esto hoy. Es muy hermosa, ¿verdad? ¿Crees que Él 
está aquí y me oye? 
 
 
CAPITULO II  
 
Diodoro cogió la piedra gravemente, sentado aún sobre sus rodillas. Apenas podía verla ahora en la 
oscuridad crepuscular, pero notó que estaba cálida y cuando le dio vuelta entre sus dedos desprendió unos 
curiosos reflejos de muchos colores que brillaron en la última luz del día. 
Estaba cálida, probablemente debido a que había estado mucho tiempo entre las manos del niño. Pero su 
tibieza no disminuía a pesar de que el aire se iba enfriando rápidamente. Más bien parecía aumentar. El 
supersticioso Diodoro deseaba dejar caer la piedra, pero esto hubiera sido un gesto molesto para el niño. 
— ¿Crees tú, señor, que Él está aquí y me oye? —repitió Lucano. Tenía una voz firme y segura, sin 
servilismo, voz de un patricio de nacimiento. 
— ¿Qué? —dijo Diodoro. De nuevo volvió la piedra entre sus manos mientras la miraba con insistencia. 
Diodoro sabía todo lo que se decía del Dios Desconocido. Una vez, incluso, en un templo griego le había 
ofrecido un sacrificio, aunque los griegos creían que no le eran gratos los sacrificios. ¿Quién ere ese Dios sin 
nombre? ¿Cuáles eran sus atributos’ ¿De qué hombres era protector? En ningún sitio existían imágenes suyas. 
¿Sería el Dios de los judíos, acerca del cual había oído tantas cosas en Jerusalén? Pero sabía que los judíos le 
sacrificaban palomas y corderos en una de sus fiestas, la Pascua, guante la primavera. Los judíos le llamaban 
Señor y parecían conocerle muy bien. En su imaginación Diodoro veía el gran templo de oro y mármol 
destacándose contra el multicolor cielo de Jerusalén. Lucano era griego, no judío. Podía ser que los griegos 
hubiesen oído hablar del Dios de los judíos y, como no conocían su nombre, le llamasen Desconocido. 
Diodoro movió su cabeza. Una gran luna, como un recipiente lleno de fuego suave, se alzaba ahora tras las 
palmeras. Su luz llenaba el patio con una cascada de pálida luz y las sobras de las palmeras se marcaban 
distintamente sobre las blancas piedras del suelo y las paredes de la casa y se introducían por entre las 
columnatas que brillaban como si fuesen de mármol amarillo. El perfume de los jazmines envolvía ahora al 
 11
hombre y al niño; los grillos cantaban en la hierba y entre las oscuras flores. En algún lugar invisible un 
animalito arañaba las piedras del suelo. 
Diodoro recordó un nombre que oyó a un príncipe judío: Adonai. Dirigiéndose a Lucano dijo: 
— ¿Se llama Adonai? 
—No tiene nombre conocido por los hombres, señor —replicó el muchacho. 
—De todas formas me parece recordar que significa “Señor” —dijo Diodoro evasivamente—. Es el Dios de 
los judíos. 
—Pero el Dios Desconocido es Dios de todos los hombres —replicó Lucano con apasionamiento—. No es el 
Dios de los judíos sólo, sino de los romanos, griegos, paganos, esclavos, césares y de los hombres salvajes de 
los bosques y de las tierras desconocidas. 
— ¿Cómo sabes tú eso, niño? —preguntó Diodoro con una ligera sonrisa. 
—Lo sé, lo sé en mi corazón. Nadie me lo ha dicho —dijo Lucano con sencillez. 
Diodoro se sintió extrañamente conmovido. Recordó que los dioses prefieren con frecuencia conceder su 
sabiduría a los niños cuyas mentes no han sido pervertidas ni mutiladas por la vida. 
—Algún día —dijo Lucano— yo le encontraré. 
— ¿Dónde? —preguntó Diodoro inclinado a la indulgencia. 
Lucano había alzado su rostro hacia el cielo y su perfil fue iluminado por completo por la luz de la luna. 
—No sé dónde pero lo encontraré. Oiré su voz y le conoceré. Él está en todos los sitios, pero yo le conoceré 
en particular y Él  me hablará, no sólo a través de la luna, el sol, las flores, las piedras, los pájaros y el viento, el 
alba y el ocaso. Yo le serviré y le daré mi corazón y mi vida. 
La voz del muchacho tenía un tono de alegría y de nuevo Diodoro sintió un estremecimiento de superstición. 
— ¿Y le has rogado a favor de Rubria? —preguntó. 
Lucano volvió su rostro hacia él y sonrió. 
— Sí, señor. 
— ¿Pero cómo le llamas cuando le ruegas? 
Lucano vaciló. Miró a Diodoro como solicitando su comprensión. 
— Le llamo Padre —dijo en voz baja. 
Diodoro no pudo reprimir su sorpresa. Nadie había llamado nunca a ningún dios Padre. Era ridículo. 
Afrentaría a los dioses ser invocado con tanta familiaridad por una criatura tan insignificante como el hombre. Si 
este muchacho hablaba así al Dios Desconocido, quién sabe lo que haría en su divino furor. ¿No descargaría 
su ira furiosamente sobre el objeto de los ruegos? ¡Rubria! 
—Ningún hombre —contestó Diodoro—, ni siquiera los hijos de los dioses, se atrevieron a llamar a un dios 
“Padre”. Es ofensivo. Es cierto que muchos dioses han tenido hijos de hombres y mujeres mortales, pero 
incluso en estos casos… 
—Señor, tú hablas con enojo —dijo Lucano en un tono de voz que no expresaba temor ni servilismo sino más 
bien sentimiento por haber ofendido sin quererlo y deseando ser perdonado—. El Dios Desconocido no se 
ofende cuando uno de sus hijos le llama Padre. Más bien se complace. 
—Pero ¿cómo sabes tú eso, criatura? 
—Lo sé en mi corazón. Por lo tanto le llamo Padre y le ruego que cure a Rubria; sé que Él me escucha con 
interés y que la curará porque la ama. 
Un dios amable. Esto era absurdo. Los dioses no eran amables. Eran celosos de su honor, vengativos, 
remotos y poderoso. Diodoro miró a Lucano. Su primera intención fue reprender al muchacho y acordarse 
después de recomendar a Eneas que castigase a su pretencioso hijo. Las palabras de frío reproche estaban ya 
en los labios de Diodoro, cuando la luna iluminó de lleno el rostro de Lucano, que apareció transido de un 
resplandor sobrenatural. 
Entonces recordó lo que el chico había dicho “Él la ama”. Los dioses no amaban a los hombres. Pedían que 
les prestasen culto y ofreciesen sacrificios, pero el hombre, como tal, era una cosa insignificante para los 
dioses. 
«Él la ama». ¿Sería posible que uno de los atributos del Dios Desconocido fuese su amor por los hombres? 
¡Oh, qué absurdo! ¡Qué presunción! ¿Qué estaba haciendo allí él, Diodoro, hablando con el hijo de un 
miserable liberto, como un hombre hablaría con un igual? 
Diodoro se levantó con un movimiento rápido y enérgico. 
—Vamos, muchacho, es tarde; te llevaré a casa de tus padres. 
 
Se sorprendió de sus propias palabras. ¿Qué significaba este niño, este hijo de Eneas para él? ¿Qué le 
importaba a él si sabía volver a casa o andaba perdido hasta el amanecer? Pero era el hijo de Iris, y de pronto 
Diodoro deseó volver a ver a su antigua compañera de juegos. Además había peligro en el perfumado camino 
que iba de la casa del tribuno hasta las casas de menos categoría. 
Lucano se levantó  y a la luz de la luna Diodoro pudo ver que el muchacho sonreía tristemente. 
—Señor, ¿llevarás esa piedra a Rubria y la pondrás en su almohada esta noche? Porque parte del Dios 
Desconocido está contenida en ella. 
La piedra, la palpitante piedra. ¿Palpitaba realmente en su mano, la mano de Diodoro, como un lento y 
reflexivo corazón lleno de misterio? De repente Diodoro dejó de tener miedo a la piedra. Un poco avergonzado 
se dijo a sí mismo que era una cosa bonita y extraña y posiblemente gustaría a Rubria, que siempre amaba lo 
 12
poco corriente. Puso la piedra en una bolsa que colgaba de su cinturón de cuero. Pero Lucano le ofrecía ahora 
un saquito de lienzo. Diodoro lo tomó; desprendía un olor intenso y silvestre. 
—Son hierbas —dijo Lucano—. Las he recogido hoy en el campo, como obedeciendo a una orden. Señor, 
ordena que un esclavo las mezcle con vino caliente y haz que Rubria lo beba; se le irán los dolores. 
— ¡Hierbas! —Exclamó Diodoro—. Niño, ¿cómo sabes que algunas no son venenosas? 
—No son venenosas, señor. Para estar seguro, sin embargo, comí unas cuantas hace algunas horas y un 
dolor de cabeza que tenía ha desaparecido. 
Diodoro no salía de su sorpresa. Cogió a Lucano por la barbilla y alzó su rostro para estudiarlo, sin saber si 
debía tomarlo a broma. Pero el muchacho había hablado con autoridad; había dicho: “como obedeciendo una 
orden”. Podía ser que el propio Apolo, que debía parecerse mucho al muchacho, de un perfil tan claro, hubiese 
dirigido al chico. A nadie perjudicaría obrar como Lucano sugería y Diodoro colocó el saquito de hierbas en su 
bolsa. 
—Las tomará a medianoche, cuando, como de costumbre, se despierte —afirmó. 
Tomó a Lucano de la mano con un gesto paternal y juntos caminaron bajo la plateada media luz, 
manteniéndose cuidadosamente en el sendero de tierra por temor a las serpientes. Diodoro iba pensando: 
“Este no es un muchacho ordinario, sino un chico inteligente, dado a pensar y sin temores”. Sin duda Eneas le 
preparaba para seguir sus pasos de contable. Por alguna razón desconocida esta idea anonadó a Diodoro. 
—Eres muy joven —dijo—, pero seguramente has pensado con frecuencia en qué serás cuando seas 
hombre. ¿Qué deseos tienes? 
—Encontrar al Dios Desconocido, señor, y servirle; servir en Su nombre a los hombres —replicó Lucano—. 
Yo puedo servir más a los hombres como médico que como ninguna otra cosa y peste es mi más ferviente 
deseo. He estado en el puerto y he visto los hombres enfermos en los barcos. Les he visto morir; vi enen de 
todas las partes del mundo y yo he rogado que pueda ayudarles. Conozco a los filósofos y médicos griegos y 
he leído sus libros de remedios para las enfermedades de los hombres, tanto físicas como mentales, la 
mayoría de las cuales han aprendido de los egipcios. He visitado también con frecuencia las casas de los 
médicos de Antioquía y no me han echado sino que me han explicado muchas cosas. Y estoy aprendiendo 
otras lenguas, incluso egipcio y arameo, para poder hablar a los enfermos en su propia lengua. 
 
Diodoro sintió una enorme sorpresa. Apretó la mano de Lucano y dijo quedamente: 
—Existe una gran escuela de medicina en Alejandría de la cual he oído hablar mucho. 
—Allí iré yo —dijo Lucano sencillamente—. Yo también, señor; he oído hablar de ella, porque los médicos de 
Antioquía hablan acerca de ella con reverencia. Me costará mucho dinero, pero Dios lo proveerá. 
—Así que tenemos un Dios que no sólo carece de nombre, o de atributos comprensibles, de rostro o de 
forma, y que está en todos los sitios a la vez, sino que también es banquero —dijo Diodoro con una sonrisa— 
¿Crees que también solicitará intereses, muchacho? 
—Sin duda alguna—. La voz del chico era grave y llena de seguridad—. Toda mi vida, toda mi devoción. 
Diodoro pensó que si le hubiese hablado así a un hombre le hubiese tomado por loco. Diodoro había oído 
con frecuencia a los judíos hablar de hombres sabios que no pensaban ni escribían de otro tema que de su 
Dios. Pero los judíos eran un pueblo incomprensible, sobre todo para un romano, aunque César Augusto, como 
hombre tolerante y además supersticioso, había dispuesto que en Roma el Dios de los judíos recibiese alguna 
clase de reconocimiento, aunque nada más fuese para que ablandase las duras cabezas de su pueblo y 
disminuyese el resentimiento que sentía hacia los romanos y, de este modo, hacer su gobierno meno difícil. 
Diodoro empezó a reírse suavemente para sí mismo. Recordaba cómo él, cuando era un joven tribuno, había 
ofrecido poner una estatua del Dios judío en el templo romano de Jerusalén y cómo se había horrorizado el 
sumo sacerdote, alzando sus manos y agitándolas violentamente en el aire como implorando a su dios que 
fulminase al tribuno o maldiciéndole silenciosamente. Diodoro, asombrado, supuso que había cometido un error 
imperdonable, pero el cómo o el porqué de las excitadas imprecaciones del sacerdote fueron cuestiones que 
nunca pudo descubrir. Había intentado razonar con el piadoso hombre. ¿Cómo podía una estatua del Dios de 
los judíos, colocada en un templo romano, afrentarle y por qué iba Él a despreciar el honor  que le hacían los 
romanos? El sumo sacerdote sólo había sabido tirarse de la barba y rasgar sus vestiduras y había mirado a 
Diodoro con ojos tan terribles que el pobre joven tribuno había desaparecido de su presencia rápidamente. 
Esto le había acabado de convencer de que los judíos estaban locos, especialmente los sacerdotes. 
Pero Lucano era griego, no judío, aunque hablase de consagrar su vida al Dios Desconocido, como los judíos 
hablaban de consagrar las suyas a su propio Dios. Diodoro recordaba como,  en las calles de Jerusalén, había 
visto a unos hombres llamados rabbís seguidos por humildes multitudes que escuchaban ansiosamente sus 
palabras de sabiduría. Algunos tenían fama de obrar milagros, y esto había interesado a Diodoro, que creía 
fervientemente en milagros divinos. Pero no creía en aquellos hombres que con frecuencia iban descalzos, 
harapientos y ruinosamente pobres, a pesar de sus llameantes ojos e incomprensibles palabras. Diodoro, 
caminando con Lucano, movió su cabeza. 
—Debieras visitar el templo de los judíos que hay en Antioquía —dijo en tono divertido. Lucano respondió 
serenamente. 
—Ya lo hago, señor. 
— ¡Vaya! —Exclamó Diodoro, apartando unas zarzas para que el muchacho pasase, como hubiese hecho 
con su hija—. ¿Y es su Dios el Dios Desconocido? 
 13
—Sí, Señor; estoy seguro que Él es. 
—Pero Él no ama a todos los hombres. Sólo ama a los judíos. 
—Él ama a todos los hombres —dijo Lucano. 
—Estás equivocado, muchacho. Yo ofrecí colocar una imagen suya en el templo romano de Jerusalén y fui 
rechazado. —Diodoro empezó a reír—. ¿Se oponen los judíos a que entres en su templo? Ahora recuerdo. En 
Jerusalén el templo tiene un lugar llamado Patio de los Gentiles. Éstos no pueden entrar en el santuario interior 
de los judíos. 
—Yo adoro en el Patio de los Gentiles de la sinagoga de Antioquía —dijo Lucano. 
¡Qué chico tan peculiar! Pero Diodoro empezó a pensar en la escuela de medicina de Alejandría y dijo: 
—Creo que el Dios Desconocido ha conseguido arreglar un medio para que estudies medicina, Lucano. —Y 
de nuevo comenzó a reír. Era un hombre justo y caritativo, pero como romano “viejo” era prudente en 
cuestiones de dinero y creía que dos piezas de oro prestadas debían volver al dueño acompañadas de otras 
dos. 
Habían llegado ya a un claro frente a los jardines de la casa de Eneas. Altas palmeras se alzaban hacia el 
cielo; el aire de la noche estaba cargado con perfume de flores. En medio de las palmeras se alzaba la casa 
del contable, deslumbradoramente blanca, pequeña, baja y compacta, rayada con las sombras de las 
palmeras. Una luz salía por la puerta abierta y mientras Diodoro y Lucano se acercaban a la entrada el 
contorno de una mujer joven, bien formada, se destacó a contra luz, haciendo que la luz procedente de su 
espalda transformase su cabellera suelta en una nube de oro. Estaba vestida con una sencilla túnica blanca 
propia de una mujer que pasaba todo su tiempo en la casa; su voz sonó ansiosamente: 
— ¿Lucano? ¿Eres tú, querido mío? 
Lucano respondió: 
—Soy yo, madre. —Iris descendió hasta el césped y se detuvo al ver quien acompañaba a su hijo. 
—Te saludo, Iris —dijo Diodoro, y su voz sonaba gruesa y baja. Pensó en las palabras de Homero: “Hija de 
los dioses, divinamente alta y más divinamente rubia”. 
—Saludos, noble Diodoro —replicó Iris con incertidumbre. Él se había dirigido a ella con gentileza, como un 
hombre se dirige a la esposa de uno de sus iguales y, sin embargo, su tono había sido de ansiedad y 
esperanza. Por alguna razón los ojos de Iris se llenaron de lágrimas y recordó al compañero de juegos de su 
niñez. Había sido un muchacho cándido y valeroso, vez, amable, honorable y lleno de afecto hacia ella. No le 
había visto, salvo a distancia, desde hacía mucho tiempo, y desde que se casó con Eneas él apenas si se 
había dado cuenta de que ella existía. 
Eneas apareció en la puerta y en seguida descendió. Al ver a Diodoro hizo una reverencia. 
—Bienvenido a nuestro pobre hogar, señor —dijo con el acento tembloroso del hombre que está abrumado. 
—No es un hogar “pobre” —respondió Diodoro con irritación—. Era la vivienda del anterior legado de 
Antioquía antes de que mi casa fuese construida, y él no la consideró indigna. 
Empujó a Lucano hacia su padre y dijo con cierta aspereza: 
—He traído al muchacho a casa. Estaba en nuestro jardín y podía haber sido mordido por una serpiente o un 
escorpión después de la puesta del sol. 
 
Eneas estaba confundido y tembloroso. Había ofendido a Diodoro y volvió su ira sobre su hijo. 
— ¿No te importa que tu madre estuviese preocupada y a punto de salir en tu busca? ¿No te importa haber 
ofendido al noble tribuno?... 
—No me ha ofendido —interrumpió Diodoro. La luz de la puerta iluminaba al hermoso y preocupado rostro de 
Iris. Diodoro hubiese deseado poner su mano sobre sus hombros para consolarla—. La pequeña Rubria es su 
compañera de juegos. Le encontré en los jardines, rezando bajo su ventana, porque está enferma. Tengo 
motivos para estarle agradecido. —contempló a Iris y se dio cuenta que empezaba a sonreír con agradecido 
alivio. Dirigiéndose al tembloroso Eneas añadió en un tono de mayor familiaridad: 
—Este hijo tuyo, Eneas, es un muchacho poco corriente y ha sido para mí un privilegio hablar con él. —
Vaciló un momento—. Mi garganta está seca, ¿puedo tomar una copa de vino con vosotros? 
De nuevo Eneas se sintió abrumado. Apenas podía creer lo que oía. Miró a Lucano con respeto. ¡Era de su 
hijo de quien el tribuno había hablado! Y era por causa de este hijo que el tribuno había condescendido a pedir 
una copa de vino en la casa de su liberto. Eneas estaba asombrado. Tan sólo pudo murmurar algo mientras se 
apartaba para dar paso a Diodoro al interior de la casa. Miró brevemente y con torpeza a Iris, pero ésta había 
puesto el brazo alrededor del cuello de su hijo y le conducía hacia el interior, eneas les siguió, sus piernas aún 
temblorosas. El tribuno había traído al chico a casa, cuando debía haberle expulsado de sus jardines o, si se 
hubiese sentido amable, haber enviado un esclavo con él. 
Diodoro había recobrado su buen humor. Permaneció en pie en la pequeña, pero no humilde, habitación y la 
observó con una mirada expansiva. Había un jarrón con flores sobre la mesa y flores en los tiestos del suelo de 
mármol. Las puertas que conducían a las cocinas y dormitorios estaban cubiertas con cortinas de algodón de 
tonos alegres, las cuales se movían mecidas por el viento que entraba por las pequeñas ventanas y puerta. 
Aquí y allá Diodoro reconoció, entre los muebles dejados por el anterior administrador, sillas y mesas de la 
casa de sus padres, regaladas a Eneas el día de su boda con Iris. Diodoro miró una silla en particular y con 
placer. Era de ébano con incrustaciones de marfil, y había sido una de las favoritas de su padre. Había incluso 
 14
una mesita de preciosa madera de limonero, despidiendo destellos bajo la luz de la lámpara, que había 
pertenecido a Antonia. Sostenía la lámpara de plata de la que surgía una brillante lengua de fuego. 
—El esclavo que te asigné hace bien su trabajo —dijo Diodoro cada vez más complacido. Se instaló en la 
silla de ébano y estiró sus bronceadas y musculadas piernas con el gesto poco afectado de un soldado. 
Mientras Eneas permanecía de pie a su lado con incertidumbre, vestido de rigor con una túnica blanca, el 
contable parecía más el patricio, con sus gráciles formas y delgada cabeza, que el franco y poco ceremonioso 
tribuno vestido con una corta túnica familiar. 
« ¿Por qué tendrá que vestir esta pobre criatura una toga incluso en la intimidad del hogar?», pensó para sí 
Diodoro. 
—No tengo un vino digno de ti, señor —dijo Eneas. Pero Iris se deslizó suavemente tras una cortina y 
apareció con un ánfora y dos copas de plata que Diodoro también recordó haber visto en su niñez. Iris, 
moviéndose como una grácil y animada estatua, colocó las copas sobre la mesa de madera de limonero y 
sirvió el vino. Una luz sonrosada se reflejó sobre su cara procedente del líquido y Diodoro pensó en una 
doncella de mármol iluminada por el sol poniente. Deseaba tocar su maravilloso cabello, que tan fácilmente 
había acariciado en la niñez. Recordaba su sedoso tacto y todo su ser se estremeció. Pensó que su madre, 
Antonia, debía haberse opuesto con más vigor a la boda de Iris y Eneas. 
—No soy un conocedor de vinos, gracias a los dioses —dijo Diodoro—. Una viña es para mí igual que otra. 
—Extendió su mano para tomar la copa que Iris le alargaba con su inefable sonrisa, porque Eneas estaba aún 
demasiado sorprendido para reaccionar voluntariamente—. ¿Por qué no bebes conmigo? —dijo Diodoro en un 
tono un tanto burlón. Eneas tomó una copa y parte del vino se derramó sobre sus temblorosos dedos. 
Lucano, obediente a un ligero gesto de su madre, se inclinó ante Diodoro y le dio las buenas noches 
respetuosamente. Diodoro sonrió gravemente y el muchacho abandonó la habitación. Diodoro vertió una 
pequeña libación en honor de los dioses y Eneas, aún muy pálido, le siguió en el mismo gesto. El tribuno 
contempló como el griego vertía un poco más de vino mientras sus labios se movían reverentemente. 
— ¡Ah, sí! —dijo Diodoro—, el Dios Desconocido. 
—Es una costumbre griega —dijo Eneas en tono de excusa. 
—Excelente costumbre —respondió Diodoro, y su fiero rostro se tornó suave. Volvió su mirada y vio como Iris 
había desaparecido siguiendo a su hijo. Se sintió profundamente decepcionado, pero como romano “viejo”, 
aprobó esta actitud. 
—Dime, Eneas —añadió—. Estoy interesado por ese hijo vuestro. ¿Qué esperas de él en el futuro? 
— ¿Puedo sentarme, noble Diodoro? —preguntó Eneas. Se sentó rígidamente en una silla a cierta distancia 
de su invitado. Consideró las palabras de Diodoro y de nuevo se sintió asombrado y humillado por su 
concesión—. He pensado, señor, que debiera seguirme en tu servicio. 
— ¿Llevar cuentas y libros ese chico? —preguntó Diodoro agresivamente—. No, de ninguna manera. ¿No te 
ha confiado sus deseos de ser médico? 
Eneas, palideciendo más aún, apenas podía hablar. Ciertamente que el chico le había expresado su deseo, a 
él y a Iris, pero Eneas había fruncido el ceño severamente ante un pensamiento tan presuntuoso y se había 
sentido ofendido. 
—Veo que sí os ha contado —dijo Diodoro—. Pues bien, mi buen Eneas, será doctor. —De nuevo vaciló un 
momento—. Le enviaré por mi cuenta a la escuela de medicina de Alejandría cuando sea mayor. Entre tanto 
tomará lecciones con el tutor de la pequeña Rubria. 
Las lágrimas inundaron los ojos de Eneas. Antes de que Diodoro pudiese evitarlo el contable se había 
postrado ante las polvorientas sandalias del tribuno. Incapaz de hablar, tan sólo pudo murmurar su gratitud e 
incredulidad. 
—Vamos, hombre, vamos —dijo Diodoro, que nunca podía soportar que le diesen las gracias por nada—. No 
tengo ningún hijo y éste es el muchacho que yo debiera haber tenido. Será médico. Levántate Eneas. No eres 
un esclavo. ¿Has olvidado que también tú tomaste lecciones conmigo? 
Conocía ciertamente las pretensiones de Eneas y sabía que consideraba a su dueño un bárbaro, y a sí 
mismo un filósofo exilado de una tierra que nunca había visto, y conocía qué mentalidad tan estrecha, aunque 
honesta, tenía Eneas. ¿Es que no olvidaría nunca que ya no era un esclavo? Diodoro contempló ceñudo al 
hombre vestido de blanco que tenía a sus pies. Los retiró, temeroso de que Eneas los besase impulsado por su 
extremado asombro y gratitud; esto procediendo del esposo de Iris, hubiese sido para él insoportable. 
Eneas volvió de nuevo a su silla y se secó las lágrimas. Diodoro miró discretamente hacia otro lado y sus 
ojos descubrieron un pergamino enrollado sobre una mesa cercana. Se sintió inmediatamente interesado y dijo: 
—Hoy me han traído algunos de los libros de un nuevo filósofo, Filón. Se habla mucho de él y deseaba 
compararlo con Aristóteles. 
Por un momento la esperanza surgió en el solitario tribuno. Sabía por pasadas experiencias y por haber 
hablado brevemente con Eneas, que aunque el liberto podía citar largos pasajes de Platón y Aristóteles con 
toda exactitud y en griego, era incapaz de una comprensión sutil. Y, sin embargo, Diodoro tenía alguna 
esperanza. 
— ¿Filón? —murmuró Eneas débilmente. Un gesto de desdén, completamente involuntario, pasó por su 
larga y pálida boca. Después temeroso de haber ofendido de nuevo a Diodoro, añadió de prisa: 
—Sin duda debe ser un gran filósofo. 
Diodoro asintió. 

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.