Hábitos Alimentarios y Sedentarismo en la Población - Vaneduc

Hábitos Alimentarios y Sedentarismo en la Población - Vaneduc - Page 1
Hábitos Alimentarios y Sedentarismo en la Población - Vaneduc - Page 2
Hábitos Alimentarios y Sedentarismo en la Población - Vaneduc - Page 3
Hábitos Alimentarios y Sedentarismo en la Población - Vaneduc - Page 4
Hábitos Alimentarios y Sedentarismo en la Población - Vaneduc - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 54

“Hábitos Alimentarios y Sedentarismo en la


Documentos relacionados


098922 Transcripciones

 Universidad Abierta Interamericana 
 
 
 
 
“Hábitos Alimentarios y Sedentarismo en la 
Población Adolescente en Edad Escolar Durante el 
Ciclo Secundario de la Enseñanza” 
 
 
 
 
 
 
 Yanina Paola Carbone 
 
 - 2 -
 
Título:  
“Hábitos Alimentarios y Sedentarismo en la 
Población Adolescente en Edad Escolar 
Durante el Ciclo Secundario de la 
Enseñanza” 
 
 
 
Autor: Yanina Paola Carbone 
Tutor: Mgr. Dr. Raúl Álvarez Lemos 
Asesor Metodológico: Mgr. Dr. Raúl Álvarez Lemos 
Titulo a Obtener: Licenciada  en Nutrición 
Fecha de Presentación: 30 de Junio de 2009 
 
 - 3 -
AGRADECIMIENTOS 
 
Agradezco en forma especial al Dr. Raúl Álvarez Lemos por aceptar la dirección de 
este trabajo, aconsejarme, guiarme y brindarme su confianza y su gran experiencia. 
Al colegio por haberme cedido el espacio necesario para poder trabajar con los 
adolescentes. 
A mi familia por acompañarme y apoyarme todos estos años en mi carrera. 
A mi novio, Sebastián, por estar al lado mío y alentarme en todo momento en este 
trabajo. 
A mi amiga Nadia quien colaboró en el análisis estadístico. A mis compañeras de 
trabajo por darme el tiempo que necesitaba para el desarrollo de esta investigación. Gracias 
a todos, amigos y familiares por estar siempre…  
 
 - 4 -
INDICE 
RESUMEN………………………………………………………..5 
INTRODUCCIÓN……………………………………………….. 6 
MARCO TEORICO………………………………………………8                                                     
PLANTEO DEL PROBLEMA…………………………………... 28 
OBJETIVOS………………………………………………............ 28                                             
METODOLOGIA……………………………………………….... 29                                                                  
DESARROLLO DE LA INVESTIGACIÓN…………………….. 35                 
CONCLUSIÓNES………………………………………………..  43 
BIBLIOGRAFIA……..…………………………………………... 46                                                                  
ANEXO………..…………………………………………………  48                                                         
 
 
 
 
 
 
 
 
 - 5 -
RESUMEN 
 
Este trabajo se llevo a cabo en un colegio privado de la ciudad de rosario en el cual se 
tomo como muestra a 100 alumnos de entre 15 y 18 años, a través de ellos se busco reflejar 
el estilo de vida de los adolescentes. 
La adolescencia es un periodo desafiante para el desarrollo humano, donde se 
comienzan a generar los primeros intereses vocacionales, las primeras inquietudes de 
conocimiento y conjuntamente las primeras observaciones criticas de la realidad. 
En este escenario de cambios y adaptaciones del adolescente, los cambios 
emocionales adquieren un grado de superlativa importancia, ya que sin duda alguna 
determinan  sus conductas y, dentro de las mismas, sus hábitos alimentarios, los cuales 
suelen vincularse en forma estrecha con la percepción de si mismos y por ende su propia 
autoestima. En este contexto los trastornos de alimentación más frecuentes y peligrosos son 
la anorexia y la bulimia nerviosa y en el polo opuesto la obesidad, causante de un mal 
hábito alimentario y del sedentarismo, tema al cual debemos darle mucha importancia y del 
cual también hablaremos.  
Para realizar este trabajo se planteo como objetivo conocer y analizar la relación que 
existe entre los hábitos alimentarios y el sedentarismo en escolares adolescentes de entre 
15 y 18 años de edad. 
Conocer si cumplen con una nutrición adecuada respetando las cuatro comidas 
requeridas, determinar la frecuencia de consumo de lácteos, frutas y verduras, conocer si 
realizan actividad física en forma periódica, en que emplean sus tiempos libres y que 
importancia le dan al mismo. 
Esto se llevo a cabo mediante una encuesta de carácter anónima, con preguntas 
cerradas, durante el horario de clases. 
Y se concluyo que gran parte de los adolescentes no cumplen con las pautas 
alimentarias, ni tampoco incluyen a la actividad física en su estilo de vida. 
 
 - 6 -
I) INTRODUCCIÓN 
 
La adolescencia es uno de los periodos más críticos del desarrollo humano, y a su 
habitual complejidad debemos sumarle las condiciones desfavorables del estilo de vida de 
nuestras sociedades contemporáneas, tales como el sedentarismo, el individualismo, el 
consumo acrít ico, la falta de tiempo para el esparcimiento en los deportes, la falta de 
comunicación familiar y la excesiva valoración por la propia imagen corporal. 
De todas estas condiciones desfavorables a las que los adolescentes están expuestos 
vamos a centrar  este trabajo en el sedentarismo, tendencia que día a día crece en gran parte 
de esta población en particular, y que se evidencia en la falta de una comunicación activa 
con sus pares a través del desarrollo de las potencialidades del cuerpo, suplantándose por 
una adicción casi compulsiva al consumo de las imágenes, ya sea a través de la 
informática, la televisión, o los estereotipos culturales impuestos por la sociedad, 
mecanismos que conducen al joven a encerrarse en su propio yo, con el consecuente 
retardo de su maduración psico-afectiva.  
 Siguiendo el pensamiento de Heideger, podría decirse que estamos inmersos en una 
sociedad cada vez más superficial, más inauténtica y menos comunicativa, donde incluso 
suplantamos el diálogo con los otros, mediante formas reduccionistas de la comunicación 
(mensajes de textos, deformación del lenguaje, dificultad en la expresión de nuestras 
propias inquietudes), donde el aislamiento muchas veces se transforma en una forma de 
vivir ¿O será que tenemos demasiados medios para comunicarnos y no lo sabemos 
utilizar?... 
La adolescencia se presenta con grandes cambios, no solo en lo físico o en lo 
intelectual, también – y fundamentalmente –  en lo emocional y en lo actitudinal. El 
adolescente comienza a hacer uso de una independencia recién adquirida, tiene más 
 
 - 7 -
autonomía y se enfrenta a más responsabilidades, inicia una vida social fuera de su casa y 
de la escuela; comienza, en definitiva, a construir su propia identidad. 
Estos cambios se reflejan también en sus hábitos alimentarios, los cuales forman 
parte de su conducta, notándose que: 
• Al estar mucho tiempo fuera de casa tiende a pasar por alto comidas, sobre 
todo el desayuno y el almuerzo. 
• Consume alimentos no nutritivos o de escaso valor alimenticio para su 
desarrollo, sobre todo dulces y comidas rápida; 
• Consume dietas mal balanceadas y por lo tanto insuficientes en su valor 
nutricional.  
• Es susceptible de desarrollar algún tipo de trastorno alimenticio en función a 
someterse a dietas excesivas.  
• Su alimentación muchas veces no está acorde a sus necesidades 
metabólicas, en especial si realizan algún tipo de actividad física o, en el caso de las 
mujeres, si deben llevar adelante un embarazo. 
Este trabajo se propone, explorar y analizar las problemáticas en cuanto los hábitos 
alimentarios y el sedentarismo de los adolescentes, que cursan el ciclo secundario de su 
educación, considerando un rango cronológico que va entre los 15 y los 18 años de edad. 
Para ello se realizara encuestas con preguntas cerradas y buceo bibliográfico. 
 
 
 
 
 
 
 
 - 8 -
II) MARCO TEORICO 
 
La adolescencia comprende un periodo vital del desarrollo humano; este proceso, 
singularmente trascendente en el desarrollo de la personalidad adulta, comienza con la 
aparición de las características sexuales secundarias finalizando cuando cesa el crecimiento 
somático. 
La pubertad en cambio, es un proceso fisiológico en el cual a partir de 
modificaciones hormonales comienzan a desarrollarse modificaciones corporales en forma 
conjunta con las características sexuales secundarias de la especie humana.  
Según  López y Suárez (2002) el crecimiento y el desarrollo constituyen dos aspectos 
complementarios que reflejan la magnitud y calidad de los cambios madurativos en un 
organismo, pudiendo definirse a el crecimiento como el proceso por el cual se logra un 
incremento en el tamaño corporal, que es consecuencia de la multiplicación celular; 
mientras que el desarrollo consiste en el proceso asociado mediante el cual los tejidos y 
órganos adquieren mayor complejidad en sus funciones.  (No esta relacionado con los 
cambios en el tamaño, sino con cambios en las funciones de órganos y sistemas) 
Es entonces que puede definirse a la adolescencia como aquel período de la vida 
humana que transcurre entre el inicio de la pubertad y la vida adulta. A diferencia de la 
pubertad, que comienza a una edad determinada que oscila entre los doce a los trece años 
debido a cambios hormonales, la adolescencia puede variar mucho en edad y en duración 
en cada individuo, pues está relacionada no solamente con la maduración de la psiquis de 
cada sujeto, sino que depende también de factores psico-sociales más amplios y complejos, 
originados principalmente en el seno familiar.   
En la adolescencia se produce un cambio brusco en la tasa de crecimiento, 
alcanzándose un veinte por ciento (20%) del incremento de la talla y un cincuenta por 
ciento (50%) de aumento del peso corporal (Bonnie; 2001). Este “crecimiento acelerado” 
se da en un periodo de 18 a 24 meses; es una proceso de transito, en el cuál se revisan las 
 
 - 9 -
primeras etapas de la vida y se actualizan los valores que sirven de apoyo para iniciar la 
búsqueda de la personalidad  y afirmarse como sujeto diferente ante los demás. (Bonnie; 
2001).  
En el proceso de maduración corporal total, se modifica la composición del cuerpo. 
En el periodo previo a la pubertad, la proporción de grasa y músculo en los varones y en 
las mujeres tiende a ser similar, de manera que la grasa corporal promedia cerca de 15 y 
19%, respectivamente. Las niñas adquieren más grasas que los niños durante la pubertad y 
en la adultez, tienen casi un 22 a 26% de grasa corporal, necesaria para la fertilidad y la 
salud reproductiva,  en cambio el aumento de los varones es de un 15 a 18% de tejido 
magro, el doble que en las mujeres ( Bonnie; 2001). 
 El peso y la estatura se pueden comparar con gráficas estándares para determinar si 
los individuos están manteniendo su patrón de crecimiento. La relación entre el peso y la 
talla se valoran utilizando las tablas de National Center for Health Statistics. Los pesos 
apropiados para la estatura, de acuerdo con edad y sexo, se encuentran entre el 25 y el 75 
percentilos, un rango que permite diferencias individuales en la constitución corporal 
(Mahan y Rees, 1984 citado por Bonnie). 
Durante la etapa de la adolescencia, el sujeto se torna cada vez más consiente de sí 
mismo y va dejando atrás la docilidad infantil. A través de este periodo, se eligen y se 
generan los intereses vocacionales así como comienza a gestarse una propia interpretación 
del mundo exterior.  
Siguiendo el pensamiento de García (2005), la adolescencia podría llegar a definirse 
de una manera simple como es la búsqueda de la propia identidad. El adolescente inicia un 
proceso de identificación a través de cuestionamientos, planteamientos de dudas y 
exploración de posibilidades diferentes a las habituales. Que a su vez dan origen a nuevas 
dudas e interrogantes.  
 
 - 10 -
Cuestionar para el adolescente y poner en tela de juicio la figura de los adultos (crisis 
de oposición), es necesario para conocer y analizar lo que hasta ese momento han 
significado estas personas. Es una expresión de la necesidad de dejar la dependencia de los 
padres y de otros adultos aunque éstos continúan siendo queridos, necesarios y positivos. 
Los cambios biológicos, psicológicos y sociales son muchos y diferentes, y por lo 
general generan angustia, inseguridad, inestabilidad y pasión. Todo este trabajo intelectual 
y emocional del adolescente para encontrar un nuevo estilo y sentido de socialización es 
difícil, pero al mismo tiempo desempeña en él nuevos intereses y motivaciones (García, 
2005). 
 En esta etapa las relaciones de grupo adquieren gran importancia, es por ello que la 
convivencia social y afectiva con personas de esa misma edad toma mucha fuerza y hace a 
un lado, de manera temporal, la presencia de los padres y la familia. Para el adolescente la 
opinión, la aceptación y el reconocimiento de sus iguales adquiere gran valor social, esta 
fuerte socialización provoca en él la adquisición a valores culturales diferenciados y 
específicos, que lo transforman en un ser singular, equidistante entre la niñez y la vida 
adulta. 
Dentro de los cambios del adolescente se encuentran los emocionales, que afectan sus 
conductas y hábitos alimentarios, siendo la prueba más crucial el desarrollo de la 
autoimagen y de la autoestima. 
Para Bonnie, el desarrollo cognitivo y emocional se divide en la adolescencia 
temprana, media y tardía. Es de gran utilidad determinar la etapa del adolescente para 
poder brindar un asesoramiento nutricional y para diseñar los programas de educación 
alimentaria. 
En la etapa de la adolescencia temprana, el adolescente 
• Se preocupa por su cuerpo y su imagen corporal. 
• Confía y respeta a los adultos. 
 
 - 11 -
• Se muestra ansioso respecto a las relaciones con sus compañeros. 
• Es ambivalente respecto a la autonomía. 
Las implicancias nutricionales en esta etapa implican la predisposición a hacer o 
intentar cualquier cosa que los haga verse mejor o que logre mejorar su imagen corporal, 
deseando obtener resultados inmediatos, de manera que el asesoramiento nutricional 
deberá ajustarse a metas a costo plazo y enfocarse a los problemas alimentarios que ejercen 
un impacto en el aspecto o rendimiento del adolescente en el deporte como en su actividad 
cotidiana (Bonnie; 2001). 
Un joven en la adolescencia media: 
• Es influenciado en alto grado por su grupo de compañeros. 
• Desconfía de los adultos. 
• Le da gran importancia a la independencia. 
• Experimenta un desarrollo cognitivo importante. 
 El asesoramiento nutricional en esta etapa deberá enfocarse en metas a largo plazo. 
El adolescente en esta fase quiere todavía tomar sus propias decisiones, pero sin 
embargo comienza a abrirse a la información racional que les brindan los profesionales 
de la atención de la salud. Los nutricionistas no solo deberán anunciar  las 
recomendaciones actuales, sino que también tendrán que explicar su justificación 
(Bonnie; 2001). 
A medida que el adolescente se esfuerza por alcanzar su independencia, comienza a 
toma riesgos; muchos de estos riesgos son importantes para el logro de su independencia, 
como por ejemplo, ingresar a la Facultad, integrar un equipo deportivo, iniciar relaciones 
sexuales, sin embargo muchas conductas riesgosas son peligrosas. Resnick y Krausse 
observaron que estas conductas peligrosas, a las que denominaron conductas desinhibidas, 
pueden clasificarse en: consumo de drogas, ausentismo escolar y riesgo de lesiones no 
 
 - 12 -
intencionales, como por ejemplo el consumo de alcohol, conducir  vehículos a velocidad, o 
no utilizar medidas de autoprotección.  
Un segundo grupo de conductas serias, denominadas, conductas alteradas tranquilas, 
son de interés para los nutricionistas ya  que incluyen una imagen corporal deficiente; 
trastornos en la alimentación como bulimia y anorexia tensiones emocionales e incluso 
ideas suicidas. 
En la etapa tardía de la adolescencia el sujeto escucha más a sus homólogos que sus 
padres u otros adultos y comienza a ocuparse más por sí mismo de los alimentos que 
consume. Bonnie al igual que García (2005), señalan que el impulso hacia la 
independencia ocasiona a menudo, el rechazo temporal a los patrones alimentarios 
familiares. El asesoramiento nutricional incluirá la toma de decisiones prudentes cuando se 
come fuera de su hogar. 
Por último, el joven adolescente en la etapa tardía: 
• Ha establecido una imagen corporal. 
• Se orienta para el futuro y realiza planes. 
• Cada vez se hace más independiente. 
• Es más constante en sus valores y creencias. 
• Está desarrollando relaciones de intimidad. 
Los hábitos alimentarios de la especie humana se incorporan a través de los padres 
desde la niñez, formando pautas culturales acordes a modelos sociales e históricos 
establecidos y aceptados; es decir se inculcan a través de los actos cotidianos de los 
mayores como un mecanismo más de reproducción de la especie. (García; 2005) 
Generalmente los hábitos alimentarios de la población de adolescentes se caracterizan 
por: 
• Mayor tendencia a pasar por alto las comidas, especialmente el desayuno y 
almuerzo. 
 
 - 13 -
• Consumo de comidas rápidas, a menudo de escaso valor nutricional, ricas en 
grasas y en sodio. 
• Seguir dietas disarmónicas. 
• Deficiente consumo de fibra alimentaria, de vitaminas y de minerales. 
El patrón alimentario de este grupo etáreo se caracteriza por el alto consumo de 
dulces, golosinas, vegetales C, cereales y aumento en la preparación de frituras; al mismo 
tiempo que es bajo el consumo de lácteo, verduras y frutas. 
Como resultado de su educación escolar, la mayoría de los adolescentes conocen que 
es lo que deben comer y qué es lo que no deben comer, sin embargo el problema radica en 
parte en que identifican la falta de tiempo como la barrera más importante para 
cumplimentar en la vida diaria este conocimiento. 
  Como estrategia, para que puedan modificar sus hábitos alimentarios y adoptar 
mejores conductas a ese nivel, el asesoramiento se debe centrar en la adaptación de una 
nutrición en el tiempo disponible, la selección más fácil de alimentos sanos y hacer que 
estos sean de una selección atractiva  
Según Escudero la nutrición es el resultado de un conjunto de funciones armónicas 
y solidarias entre sí, que tienen como finalidad mantener la composición e integridad 
normal de la materia y conservar la vida.  
 García (2005) la define como un proceso involuntario comprendido por fenómenos 
químicos, fisiológicos y bioquímicas en que los nutrimentos y otras sustancias ingeridas se 
incorporan al medio interno del organismo y desempeñan funciones energéticas, 
estructurales y reguladoras. 
López y Suárez  definen a los nutrientes como sustancias integrantes normales del  
organismo y de los alimentos, cuya ausencia o disminución por debajo de un límite mínimo 
producen, al cabo de cierto tiempo, enfermedades por carencia. Estos nutrientes se 
clasifican según las necesidades diarias, basadas en las recomendaciones nutricionales en 
 
 - 14 -
macro nutrientes, como son los hidratos de carbono, proteínas y grasas y  micro nutrientes 
como los minerales y vitaminas. 
Una alimentación saludable es aquella que aporta todos los nutrientes esenciales para 
la vida, proveyendo la  energía que cada persona necesita para mantenerse sana y vital. ; y 
en este orden, la alimentación es un proceso voluntario mediante el cual se eligen los 
alimentos y la manera de consumirlos según hábitos, apetencias, cultura, clima, religión y 
creencias; por lo cual ello no es solo un simple proceso químico o biológico (García, 
2005). 
En función a esta idea, y para promocionar una alimentación saludable, capaz de 
prevenir las enfermedades relacionadas con la dieta, la Asociación Argentina de Dietistas y 
Nutricionistas publicó en el año 2000 las Guías Alimentarias para la Población 
Argentina que proporcionan los siguientes mensajes como orientación: 
 
Para vivir con salud es bueno…. 
Ø Comer con  moderación e incluir alimentos variados en cada 
comida. 
Ø Consumir todos los días leche, yogures o quesos. Es necesario en 
todas las edades. 
Ø Comer diariamente frutas y verduras de todo tipo y color. 
Ø Comer una amplia variedad de carnes rojas y blancas retirando la 
grasa visible. 
Ø Preparar las comidas con aceite preferentemente crudo y evitar la 
grasa para cocinar. 
Ø Disminuir el consumo de azúcar y sal. 
Ø Consumir variedad de panes, cereales, pastas, harinas, féculas y 
legumbres. 

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.