Tema 1. Análisis del Sistema Educativo.

Tema 1. Análisis del Sistema Educativo. - Page 1
Tema 1. Análisis del Sistema Educativo. - Page 2
Tema 1. Análisis del Sistema Educativo. - Page 3
Tema 1. Análisis del Sistema Educativo. - Page 4
Tema 1. Análisis del Sistema Educativo. - Page 5

Descargar

1 de 5

DIDÁCTICA DE LAS MATEMÁTICAS


Documentos relacionados


Tema 1. Análisis del Sistema Educativo. Transcripciones

1DIDÁCTICA DE LAS MATEMÁTICAS
  
Profesor: Javier Brihuega 
Tema 1.­ Análisis del Sistema Educativo
El Sistema Educativo es el marco general en el que nos desenvolvemos a la hora de desarrollar nuestra práctica docente. En
el último medio siglo se han promulgado cinco grandes Leyes para regular el Sistema Educativo en España (aunque una no
ha llegado a ponerse en práctica), que con sus modificaciones parciales nos han llevado al punto en el que nos encontramos;
parece, por tanto, necesario hacer un pequeño repaso histórico a los diferentes Sistemas Educativos que hemos tenido en los
últimos tiempos.
El régimen político que se impone en España a partir de la guerra civil, en sus primeros años, no se preocupa de
diseñar un nuevo sistema escolar, la educación sólo interesa al Gobierno como vehículo transmisor de ideología, pero podría
caracterizarse, en la posguerra, por varios aspectos fundamentales: en primer lugar, se define una enseñanza confesional
católica basada en: educación de acuerdo con la moral y dogma católicos, enseñanza obligatoria de la religión en todas las
escuelas, y derecho de la Iglesia a la inspección de la enseñanza en todos los centros docentes; se observa igualmente una
politización de la educación por medio de una orientación doctrinaria de todas las materias; se establece que el Estado es
subsidiario en materia de educación y , por último, se rechazan todos los avances en cuanto a renovación de los métodos
pedagógicos y mejora del nivel intelectual de la enseñanza que se habían comenzado a introducir en la República.
La Ley sobre Ordenación de la Enseñanza Media, de 26 de febrero de 1953 es una
normativa que significó un nuevo enfoque de la educación, algo menos dogmático y más atento a la calidad intelectual de la
enseñanza; en ella se estructura un Bachillerato Elemental de cuatro años de duración, después de un examen de ingreso, y
un Bachillerato  Superior  de  dos  años  de  duración y tras  un revalida  que  habilitaba  para su estudio  (después  de  este
Bachillerato era necesario pasar una nueva revalida). 
Es pues una enseñanza de “doble vía” proyectada para unas pocas élites económicas y culturales.
El desarrollo económico junto con el aumento de la población y el cambio social de los últimos años de la década
de los 60, que conllevó un aumento significativo del porcentaje de estudiantes que quieren cursar los Bachilleratos y acceder
a la Universidad, junto con la necesidad de escolarizar al máximo de la población en una enseñanza obligatoria, hizo que
fuese necesaria una reforma estructural del Sistema Educativo.
La Ley 14/1970, de 4 de agosto, General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa (LGE), regula
y estructura, por primera vez en el siglo XX, todo el sistema educativo español. Fue una ley de gran alcance, que pretendió
superar las contradicciones internas en las que el sistema había caído.
Página 1
El Sistema Educativo en la Ley General de Educación
La LGE de 1970 estableció  cuatro niveles  educativos: educación preescolar,  educación general básica  (EGB),
bachillerato unificado y polivalente (BUP) y curso de orientación universitaria (COU) y educación universitaria. 
La formación profesional (FP), aunque no se contemplaba como nivel educativo en sentido estricto, constituye
también  una  pieza   sustancial   del   sistema   y   forma  parte   ­junto   con   el  BUP­  de   lo   que   se   ha   venido   denominando
«enseñanzas medias». El BUP y la FP son en realidad la rama general y profesional, respectivamente, de la enseñanza
secundaria superior. Además, se incluyen dentro del sistema educativo la educación permanente de adultos, las enseñanzas
especializadas y la educación especial.
La educación general básica (EGB), de ocho cursos de duración (para alumnos de 6 a 14 años),
era la etapa de educación básica, común y obligatoria para todos los alumnos. A su término, los alumnos que superaban con
éxito los objetivos previstos obtenían el título de Graduado Escolar y podían pasar tanto a FP como a BUP. Los alumnos
que no superaban los objetivos obtenían el Certificado de Escolaridad, que limitaba la posibilidad de continuar estudios
únicamente a la FP. La EGB estaba dividida en tres ciclos: inicial, de dos cursos de duración; medio, de tres cursos; y
superior, de tres cursos.
El  bachillerato unificado y polivalente  (BUP)   constituía   junto   con   el  curso de
orientación universitaria (COU), la rama académica de la educación post­obligatoria. Para acceder al BUP
los alumnos deben haber superado satisfactoriamente los estudios de EGB y estar en posesión del  título de Graduado
Escolar o de Técnico Auxiliar. El título de Bachiller se obtenía al aprobar todas las asignaturas de los tres cursos, sin
ningún tipo de prueba final; habilitaba para realizar el COU, para pasar a la formación profesional de segundo grado y
para desempeñar diversos trabajos de tipo medio que sólo requerían esta titulación.
Los alumnos que deseaban seguir enseñanzas universitarias debían realizar el  COU, concebido como un curso
intermedio y de orientación entre la enseñanza secundaria y los estudios universitarios posteriores.
El Sistema Educativo establecido por la LOGSE
La  Ley  Orgánica   1/1990   de  Ordenación  General   del   Sistema  Educativo   (LOGSE)   estructuraba   el   sistema
educativo  en enseñanzas  de   régimen  general  y   enseñanzas  de   régimen especial.  Se   incluían  dentro  de   las  primeras   la
educación infantil, la educación primaria, la educación secundaria (la educación secundaria obligatoria, el bachillerato y la
formación profesional  específica  de grado medio),   la formación profesional  específica  de  grado superior  y  la educación
universitaria. Como enseñanzas de régimen especial se contemplan las enseñanzas artísticas y la enseñanza de idiomas. Se
regulaban también la educación de las personas adultas y la educación especial,  así como las acciones educativas cuyo
objetivo primordial es la compensación de las desigualdades. La educación universitaria se regulaba en la LRU.
La educación secundaria obligatoria completa la enseñanza básica y abarca cuatro cursos
académicos, entre los 12 y los 16 años de edad, recoge los dos años de extensión de la educación obligatoria y gratuita que
fija la LOGSE, lo que la configura como una etapa educativa nueva, con características propias. Los alumnos que alcancen
todos  los objetivos  de  esta etapa reciben el  título  de Graduado en Educación Secundaria,  que faculta para acceder al
bachillerato o a la formación profesional específica de grado medio. Para aquellos alumnos que no superen dichos objetivos
y, por lo tanto, no alcancen el título mencionado, se pueden organizar programas específicos de garantía social.
Página 2
El bachillerato regulado por la LOGSE tiene una duración de dos años (16­18 años de edad). Los alumnos
que obtienen una evaluación positiva en todas las materias de cualquiera de las modalidades reciben el título de Bachiller,
con el que pueden acceder a la formación profesional específica de grado superior o a la universidad, en las condiciones que
se establecen en cada caso.
La formación profesional proporciona el conjunto de enseñanzas que capacitan para el desempeño
cualificado de las distintas  profesiones.  Para cursar la formación profesional  de grado superior se requiere  el  título de
Bachiller, pudiéndose además exigir haber cursado determinadas materias del bachillerato en concordancia con los estudios
profesionales a los que se quiere acceder.
El Sistema Educativo derivado de la LOCE
La  Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación  (LOCE), se paralizó antes de su aplicación
generalizada respecto a los aspectos estructurales y curriculares. Tan sólo algunos aspectos relativos a la evaluación y promoción y
otros, como la elección de Director, se pusieron en práctica y todavía están vigentes.
El   sistema   educativo   derivado   de   la   LOCE,   que   no   modificaba   globalmente   la   estructura   del   anterior,
comprendería las enseñanzas no universitarias (que recibirán la nueva denominación de “Enseñanzas Escolares”)  y las
“Enseñanzas   Universitarias”.   En   las   primeras,   se   incluyen:   Educación   Infantil,   Educación   Primaria,   Educación
Secundaria, que comprendería las etapas de Educación Secundaria Obligatoria, la Formación Profesional de Grado Medio
y el Bachillerato, Educación Post­Secundaria, que incluirá la Formación Profesional de Grado Superior y Enseñanzas de
Régimen Especial.
La  educación   secundaria   obligatoria   (12­16   años)  comprendería   cuatro   años
académicos, que se cursarían ordinariamente entre los doce y los dieciséis años. No obstante, los alumnos tendrían derecho a
permanecer escolarizados en régimen ordinario hasta el curso académico completo en que cumplan los dieciocho años de
edad, siempre que el equipo de evaluación considere que, de acuerdo con sus actitudes e intereses, puedan obtener el título
de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria. 
Los dos primeros cursos tendrían un carácter orientador y todos los alumnos y alumnas estudiarán las mismas
áreas de conocimiento. 
En el 3er curso, los alumnos escogerían entre dos vías o itinerarios formativos: Itinerario General de Orientación
Técnico­Profesional e Itinerario General de Orientación Científico­Humanística. 
El   4º   curso   tendría   un  carácter   preparatorio   para,   los   estudios   posteriores   y   se   denominará   Curso   para   la
Orientación  Académica   y   Profesional   Post­Obligatoria   (COAP),   en   él   se   establecerían   tres   itinerarios:   Itinerario   de
Orientación Técnico­Profesional, Itinerario de Orientación Científica e Itinerario de Orientación Humanística. 
La elección de itinerario realizada en un curso académico no condicionaría la del siguiente.
Todos los itinerarios permitirían incorporarse tanto a los estudios post­obligatorios como a la vida laboral.
Para aquellos  alumnos mayores de 15 años que no deseen incorporarse a ninguno de los itinerarios ofrecidos,
habría programas de Iniciación Profesional, con un contenido eminentemente práctico.
Los estudiantes podrían repetir tan sólo una vez cada curso, aunque “tendrán derecho a permanecer en régimen
ordinario cursando la enseñanza básica hasta los dieciocho años de edad”
Página 3
El  Bachillerato  comprendería  dos   cursos  académicos   y   se  desarrollaría   en  modalidades  diferentes  que
permitirían a los alumnos una preparación especializada para su incorporación a estudios posteriores y para la inserción
laboral. Podrían acceder a los estudios del Bachillerato los alumnos que estuviesen en posesión del título de Graduado en
Educación Secundaria Obligatoria. Los alumnos podrían permanecer cursando el Bachillerato en régimen ordinario durante
cuatro años.
Como en  la LOGSE,  la finalidad  del  Bachillerato es proporcionar a  los alumnos una educación y formación
integral, intelectual y humana, así como los conocimientos y habilidades que les permitan desempeñar sus funciones sociales
y laborales con responsabilidad y competencia. Asimismo, los capacita para acceder a la Formación Profesional de grado
superior y a los estudios universitarios. 
Se planteaba el establecimiento de una prueba externa al centro educativo al final del Bachillerato, denominada
“Prueba General de Bachillerato” (PGB). Los estudiantes tendrían cuatro convocatorias para superarla.
Según aparece en los proyectos de reales decretos que desarrollaban la citada Ley, en el tercer y en el cuarto curso de la ESO
se diferencian dos opciones de Matemáticas (A y B), que aparentemente tienen un tratamiento similar al que tienen estas dos opciones
actualmente en cuarto curso (sólo en algunas Comunidades Autónomas), pero, según indica la LOCE, de tal forma que permita que el
alumnado que curse un itinerario en tercero pudiera cambiarlo en cuarto.
El Sistema Educativo derivado de la LOE
La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación se encuentra en proceso de desarrollo y todavía hay muchos
aspectos que no están definidos y otros no están en vigor.
Sin embargo la LOE es una ley que pretende recoger todos los desarrollos anteriores que han ido configurando el
desarrollo normativo que tenemos en la actualidad. En cuanto a la estructura del sistema educativo, no difiere de las dos
anteriores, siendo mas parecida a la LOGSE, con algunos retoques de actualización (menor número de materias en el primer
ciclo de la ESO, necesidad de aprobar un número mínimo de materias para pasar de curso, ...).
Tal vez lo más significativo es que es una ley de bases y que las administraciones educativas de cada Comunidad
deben desarrollarla.
De momento no está  desarrollado ni los currículos ni las horas dedicadas  a cada materia aunque, según  Real
Decreto de 30 de junio, por el que se establece el calendario de aplicación de la nueva ordenación del sistema educativo, establecida por
la LOE antes de fin del año 2006 se establecerán con carácter general.
Página 4
Las Matemáticas en los diferentes Sistemas Educativos
Las Matemáticas han jugado un papel importante en los Sistemas Educativos, pero, en cuanto a horas de clase,
han ido disminuyendo debido, en parte, al incremento de materias o disciplinas que no estaban incluidas anteriormente.
Plan de 1953 LGE de 1970  LOGSE de
1990
LOCE de
2002
etapas nº
horas
etapas nº
horas
etapas nº
horas
etapas nº
horas
estructura Bachiller
elemental
5 ciclo
superior
EGB
4 ESO
1º ciclo
3 (4) ESO
1º ciclo
4
Bachiller
superior
5 BUP 4 ESO
2º ciclo
3 ESO
2º ciclo
3
PREU 5 COU 4 Bachiller 4 Bachiller 4
edad de 11 a 17 años de 11 a 18 años de 12 a 18 años de 12 a 18 años
Página 5

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.