New masculinities or new new-men: The duty of men in the struggle

New masculinities or new new-men: The duty of men in the struggle - Page 1
New masculinities or new new-men: The duty of men in the struggle - Page 2
New masculinities or new new-men: The duty of men in the struggle - Page 3
New masculinities or new new-men: The duty of men in the struggle - Page 4
New masculinities or new new-men: The duty of men in the struggle - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 12

N:E


Documentos relacionados


New masculinities or new new-men: The duty of men in the struggle Transcripciones

95 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
ISSN: en trámite 
 
NUEVAS MASCULINIDADES O NUEVOS HOMBRES NUEVOS: EL 
DEBER DE LOS HOMBRES EN LA LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA DE 
GÉNERO 
New masculinities or new new-men: The duty of men in the struggle 
against gender violence 
 
Gonzalo SOTO GUZAMÁN 
Universidad de Artes, Ciencias y Comunicación ― Chile 
(gonzalosotoguzman@gmail.com) 
 
Fecha de aceptación definitiva: 7 de febrero de 2013 
 
Resumen 
 
 El presente artículo está basado en una revisión bibliográfica relativa al estado 
de la cuestión sobre lo que se entiende por el concepto de nuevas masculinidades, su 
origen, sus inicios y el estado actual de este concepto. El concepto de nuevas 
masculinidades se puede entender como un movimiento incipiente de hombres o 
grupos de hombres que abogan por la igualdad entre hombres y mujeres en todos los 
aspectos de la vida y que luchan por erradicar la violencia física o psicológica a 
mujeres, niños, ancianos y hombres. Del mismo modo, las nuevas masculinidades 
promueven la crítica a la masculinidad hegemónica a quienes identifican como la 
responsable de la negación de los derechos de mujeres y hombres así como la 
reguladora del mantenimiento de los propios privilegios en desmedro de lo que ella 
define como normal o patológica. 
 
Palabras clave: 
Masculinidad, género, feminismo, masculinidad hegemónica, violencia de género, 
minorías sexuales, equidad. 
 
  
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
96 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
 
Abstract 
 
 The following work is an examination of books about the concept of “new 
masculinities”. The concept of new masculinities is an incipient movement of man to 
plead for the equality between men and women in every aspect of life. They fight to 
eradicate violence against women, children, old men and other men. In the same way, 
this concept is a criticism to the hegemonic masculinity because this kind of culture has 
kept the privileges for men but not for women and also is responsible for all kind of 
discriminations against everything they define as abnormal or pathologic. 
 
Keywords: 
Masculinity, gender, feminism, hegemonic masculinity, gender violence, sexual 
minorities, equality. 
 
 
 
 
Antecedentes 
 
 Los movimientos feministas fueron claves para cuestionar el concepto género, 
para de esta forma de-construirlo, co-construirlo  y analizarlo desde una perspectiva 
que permitiese la comprensión de las desigualdades entre hombres y mujeres entre 
las que cabe destacar la subordinación y la desigualdad de posibilidades que las 
mujeres enfrentan. Estos movimientos permitieron que un problema, antes invisible, se 
reconozca y se discuta en ámbitos antes inesperados tales como los espacios 
políticos, religiosos, sociales, escolares, sanitarios entre otros. 
 Durante los últimos años, la palabra género ha sido una herramienta teórica de 
análisis, reflexión y discusión de tipo social para denunciar un problema socio-cultural 
que hizo crisis en la década de los sesenta: la exclusión de las mujeres.  
 Este concepto ha permitido desde un tiempo a esta parte promover espacios 
de acuerdo y de regulación en lo relativo a la igualdad de condiciones, sin embargo, 
los procesos culturales y sociales son lentos, haciendo que en muchos casos exista un 
discurso público y otro privado en cuanto al comportamiento de hombres y mujeres en 
lo relativo al género. 
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
97 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
 De acuerdo a los textos de Amelia Valcárcel, «el feminismo es un hijo no 
querido de la ilustración»1 ya que es en ese momento cuando se comienzan a gestar 
las preguntas consideradas como impertinentes ¿Por qué las mujeres están 
excluidas? ¿Por qué los derechos son siempre aplicables a los hombres? ¿Dónde está 
el origen de esta discriminación? ¿Qué se puede hacer para combatir estas 
inequidades? 
 
 
La incorporación de los hombres a la lucha de las mujeres 
 
 Si bien los aportes realizados por los hombres en la lucha por la igualdad de 
derechos de las mujeres es algo que se ha dado desde hace siglos, los hombres han 
estado ligados a esta reivindicación de una forma más alejada y no exenta de 
polémica. Desde finales del siglo XX y principios del siglo XXI son muchos los 
hombres que de manera colectiva o individual abogan por los derechos igualitarios, 
una lucha que en el caso de los varones está apenas comenzando como compañeros 
de lucha en lo que a igualdad se refiere. 
 Es importante señalar que la teoría del género no se refiere sólo a las mujeres. 
De la misma forma en la que el género femenino está construido socialmente y es una 
obligación para todo el sexo femenino, el género masculino también está edificado 
sobre los mandatos exigidos por todos los varones, es decir, todos los hombres deben 
comportarse según esté definida la masculinidad en su cultura. Estas características 
no son innatas ni naturales; como señala Elizabeth Badinter a propósito de la identidad 
masculina,  
 
no hay una masculinidad única, lo que implica que  no existe un modelo 
masculino universal y válido para cualquier lugar, época, clase social, edad, 
raza, orientación sexual…sino una gran diversidad de maneras de ser hombre 
en nuestras sociedades.
2  
 
 Ser niño o niña se aprende viviendo. A este proceso de aprendizaje del ser 
humano se le denomina socialización y tiene como objetivo que las personas se 
                                                 
1
 VALCÁRCEL, A. La memoria colectiva y los retos del feminismo. Naciones Unidas, Santiago de Chile, 
2001; p. 8. 
2
 LOMAS, C. (comp.). ¿Todos los hombres son iguales? Identidades masculinas y cambios sociales. 
Paidós, Barcelona, 2003; p. 12. 
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
98 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
integren en la sociedad en la que les toca vivir, que conozcan sus normas y las 
respeten para evitar ser excluidas y/o castigadas. Niños y niñas se hacen mujeres y 
hombres por este proceso de socialización que se encarga de reprimir o fomentar las 
actitudes que se consideran adecuadas para cada sexo. 
 Como en el mundo en el que vivimos impera un sistema patriarcal, 
discriminatorio y opresor para las mujeres, el proceso de socialización también lo es, 
pero además es castrante para los hombres. Los estereotipos de género tienen como 
consecuencia la desigualdad entre los sexos y se convierten en agentes de 
discriminación, impidiendo el pleno desarrollo de las potencialidades y las 
oportunidades de ser de cada persona. De esta forma se priva a las niñas y mujeres 
de su autonomía, limitando sus derechos a la igualdad de oportunidades y a los niños 
y hombres se les niega el derecho de la expresión de su afectividad3.  
 La masculinidad tradicional está compuesta por una constelación de valores, 
creencias, actitudes y conductas que persiguen el poder y la autoridad sobre las 
personas que considera débiles. Para conseguir esta dominación, ciertas formas de 
opresión, la coacción y la violencia son procedimientos utilizados por el machismo 
para someter los derechos de otras personas a las que esta oligarquía considera como 
inferiores. Desde este punto de vista, la masculinidad androcéntrica es una forma de 
relacionarse y supone un manejo del poder que mantiene las desigualdades existentes 
entre hombres y mujeres en el ámbito personal, económico, político y social. 
 Esta concepción masculina del mundo está sustentada en mitos patriarcales 
basados en la supremacía masculina y la disponibilidad femenina, en la 
autosuficiencia del varón, en la diferenciación de las mujeres y en el respeto a la 
jerarquía. Estos mitos funcionan como ideales y se transforman en mandatos sociales 
acerca de “como debe ser un verdadero hombre”. 
 Las principales víctimas de esta construcción masculina del mundo son las 
mujeres; sin embargo, los hombres además de verdugos también son víctimas de sí 
mismos. En palabras de Pierre Bourdieu:  
 
Los hombres también están prisioneros y son víctimas de las representaciones 
dominantes. Al igual que las tendencias de sumisión que esta sociedad 
androcéntrica transmite a las mujeres, aquellas encaminadas a ejercer y 
mantener la dominación por parte de los hombres no están inscritas en la 
                                                 
3
 Véase ANTOLÍN, L. El concepto de género y la teoría feminista en Agentes de igualdad de oportunidades 
1. Forem, Madrid, 2004; p. 12. 
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
99 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
naturaleza y tienen que ser construidas por este proceso de socialización 
denominado masculinidad hegemónica.
4
 
 
 Entonces, si las mujeres llevan décadas comprometidas en deconstruir la 
feminidad surgen preguntas inevitables ¿Por qué tantos varones permanecen en una 
posición inmovilista? ¿Por qué la  mayoría son tan poco receptivos a los argumentos 
igualitarios? ¿Por qué finalmente, en los temas de igualdad con las mujeres, los 
varones se caracterizan por una mayoría silenciosa? 
 
 
Primeros intentos de organización de los hombres contra la desigualdad 
 
 El contexto de la guerra fría marca un escenario importante desde el cual se 
pueden comprender los primeros atisbos de organización de los hombres contra las 
desigualdades. El movimiento contestatario que protagonizó la juventud estudiantil  en 
países como Francia, EEUU, Gran Bretaña, México o China. 
 Las revueltas juveniles que se gestan a fines de los sesenta y que se 
consolidan en los setenta tuvieron como base una crítica general de la sociedad que 
suponía varios aspectos. Por una parte, la crítica al estado de guerra que suponía el 
reparto del mundo entre dos bloques, el capitalista y el comunista; de hecho, la guerra 
de Vietnam se puede considerar como el acontecimiento que coaguló al movimiento 
hippie. El movimiento hippie suponía la eclosión de un espíritu generacional de 
rechazo a un modelo de sociedad belicista, racionalista, burocrática, consumista y 
ecológicamente inconsciente. La música rock, la psicodelia, el orientalismo y la 
mitología del “viaje hacia el interior” a través del consumo de drogas, de prácticas 
misticistas de introspección individual o en grupo, así como la expansión de la 
literatura de viajes, supusieron toda una deriva de las juventudes de las clases medias 
norteamericanas y europeas hacia un cierto modelo de libertad centrado en la 
mitología de lo auténtico, la resistencia hedonista y en el yo5. Estos elementos han 
dejado su impronta en movimientos de Nueva Izquierda tales como el ecologismo, el 
pacifismo o el propio feminismo. 
                                                 
4
 BOURDIEU, P. La dominación masculina. Anagrama. Barcelona, 2004; p. 283. 
5
 Véase ÁLVAREZ-URÍA RICO, F. «Presentación: Educar para la ciudadanía» en MARX, K.; WEBER, M.; 
DURKHEIM, E. Sociología y educación: textos e intervenciones de los sociólogos clásicos. Morata, Madrid, 
2006. 
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
100 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
 Del mismo modo, se consolida la crítica feminista al patriarcado y se comienza 
a gestar y organizar el proceso de  crítica  de los movimientos lésbicos, gay, 
transexuales y bisexuales (LGTB) a la heterosexualidad como régimen normativo de la 
sexualidad y la identidad. Estas denuncias sociales implicaron ciertos movimientos 
organizativos que comienzan a dar forma a las primeras agrupaciones de hombres 
como colectivo, es decir,  hombres que se agrupan y que se posicionan políticamente, 
de una u otra forma, ante los cambios sociales provocados por el feminismo que, 
durante los 70, había cobrado fuerza tanto por parte de la estrategia liberal hacia lo 
político-institucional como por parte de la estrategia radical hacia lo político-personal.  
 A partir de los 70 el heteropatriarcado moderno entró en un proceso de 
deslegitimización en el que los modelos de vida, el autoritarismo y las relaciones de 
impersonalización burocrática que lo habían caracterizado eran objeto de rechazo 
abriéndose así nuevos espacios para la conformación histórica de nuevas 
subjetividades.  
 
 
Mutaciones de lo masculino en el contacto con las feministas 
 
 La serie de movimientos sociales de los sesenta y setenta también generaron 
espacios de reflexión y toma de conciencia desde una vertiente más ecológica y 
psicológica, comienzan a establecerse entonces, grupos de auto-ayuda, de reflexión 
ante la opresión y de cuestionamiento hacia los parámetros establecidos. En esta 
búsqueda de respuestas, los hombres también comienzan a “necesitar” de nuevas 
respuestas y de un camino que les permita comprender el entorno social voraz en el 
que habitan. 
 En esta búsqueda de respuestas y de reivindicaciones los hombres y las 
mujeres catalogadas como feministas comienzan a establecer un nexo de apoyo y de 
intercambio de experiencias y de formas de ver la vida, proceso que toma fuerza en lo 
que se denomina ecologismo. Su importancia explicativa radica en que existió un 
entrecruzamiento entre ecologismo y feminismo (ecofeminismo) que influyó para que, 
en el ambiente contracultural de la época, algunos hombres ecologistas entraran en 
contacto directo con mujeres feministas. Ante este proceso interaccional, Connell 
estudió las historias de vida de algunos hombres australianos que comenzaban a 
apartarse de los imperativos de la masculinidad dominante en una suerte de 
feminización o demasculinización. 
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
101 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
 A modo de resumen, se puede señalar que en las primeras formas de 
organización entre hombres al amparo (directo o indirecto del movimiento feminista) se 
pueden diferenciar dos tendencias: una, la del crecimiento personal de los primeros 
grupos de autoconciencia o de liberación masculina, y otra con una mayor proyección 
hacia lo sociopolítico y con pretensiones de articularse como movimiento social. Por 
otro lado, los mitopoéticos y su mística de la ritualidad, sus actitudes antifeministas, 
sus supuestos esencialistas, homófobos y misóginos.  
 Como en todo, hay grados y no se puede considerar a estas corrientes como 
bloques puros y estancos, sino que más bien se mezclan y entrecruzan entre sí. 
 
 
Organizaciones sociales de hombres profeministas, antisexistas o igualitarios 
 
 Desde que el movimiento feminista comenzó su lucha por la igualdad de 
género, los hombres en el transcurso de esta reivindicación y oposición contra la 
masculinidad hegemónica han ido paulatinamente estableciendo organizaciones, 
asociaciones  y movimientos que den cuenta del apoyo y del trabajo que como 
hombres consientes de la necesidad de cambio  se está desarrollando en gran parte 
de la cultura occidental. 
 Los movimientos sociales de hombres profeministas corresponden a varios 
estamentos surgidos en los últimos 30 años en el mundo occidental y que como ya se 
mencionó tienen sus orígenes en parte desde la comprensión de lo planteado por el 
movimiento feminista lo que ha llevado a responder preguntas que interpelan al 
hombre de hoy en cuanto a ¿Qué es ser hombre hoy en día? ¿Qué dirección deben 
tomar los hombres desde que se sabe de la inequidad de género y las consecuencias 
de esta situación para mujeres y hombres? 
 Estas y otras preguntas ha generado que los hombres se organicen en esta 
lucha coordinando diversas actividades que en la actualidad se han transformado en 
movimientos, asociaciones, corporaciones, fundaciones, asignaturas en diferentes 
universidades, publicación de artículos en congresos, seminarios y páginas Web etc., 
es decir, aquellos hombres que saben y comprenden que el cambio en esta materia es 
necesario han comenzado a articular su lucha contra la masculinidad hegemónica. 
Centrando su accionar y sus reflexiones en la crítica y el desmontaje del modelo 
imperante, promoviendo y buscando relaciones de igualdad de trato con las mujeres. 
Este y otros objetivos diferencian específicamente a este tipo de movimientos de otros 
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
102 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
importantes como el mitopoético y el de los derechos de los hombres y padres. 
 Con un formato heterogéneo, estos movimientos surgen inicialmente en los 
países anglosajones y escandinavos llamándose antisexistas a principios de los años 
setenta y asociado a los movimientos por los derechos civiles en Estados Unidos, 
donde se desarrolló con más fuerza a partir de un debate centrado en si el lugar que 
correspondía a los hombres que estaban en esta corriente era estar dentro del 
movimiento  feminista, liderado por mujeres o apoyarlo desde fuera. Con el paso del 
tiempo y desde mediados de los noventa, los integrantes de este tipo de 
organizaciones suelen denominarse profeministas, designación que ha promovido 
debate pero que con el tiempo se ha impuesto en el  discurso social del fin de siglo 
para nombrar a quienes lo integran. Desde hace aproximadamente 9 años, en los 
países latinos se comienza a nombrar a esta corriente como la de hombres por la 
igualdad. 
 Estos movimientos están constituidos en su mayoría por hombres de sectores 
medios, afines a las ciencias sociales y educativas o redes asociativas que se han 
acercado a esta corriente a través de la comprensión de la injusticia sobre las mujeres, 
por sus reflexiones a partir del conocimiento del feminismo o por haber tomado 
distancia  o por haber sido víctimas de la masculinidad hegemónica. A pesar de las 
diferencias existentes entre los grupos conformados hasta la fecha, lo que les unifica 
es el cuestionamiento de la injusticia de género, así como el percatarse de la 
alineación mutiladora y deshumanizante de la socialización de los hombres y se 
nutren, en su mayoría, de las ideas del feminismo de la igualdad y de la perspectiva de 
género. Del mismo modo, estos grupos reconocen la responsabilidad masculina en el 
mantenimiento de esta desigualdad con las mujeres y ejercen una autocrítica sobre el 
propio ejercicio del poder. 
 A aquellos hombres que se han organizado para unirse a la lucha de las 
mujeres en la igualdad se les ha llamado anti-hombres o resentidos con la 
masculinidad, estos apodos son una forma de crítica frente a lo que estos promulgan, 
el rechazo a la masculinidad hegemónica, el sometimiento acrítico al corporativismo 
viril, la complicidad masculina antisexista y la homofobia, no teniendo vergüenza de la 
existencia de las mujeres en sus vidas. 
 Estos grupos proponen practicar la igualdad con las mujeres y el activismo 
social, la investigación académica y la formación de grupos de reflexión de varones 
para desmontar el ideal de la masculinidad hegemónica y construir masculinidades 
mejores y no peores que la hegemónicamente existente, sino masculinidades 
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
103 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
resistenciales, alternativas o subversivas, así como crear las condiciones para una 
disolución de las actuales relaciones de género. 
 Quienes integran este movimiento de hombres profeministas tienden a ser más 
o menos críticos con los grupos de hombres mitopoéticos y por los derechos de los 
hombres/padres, a quienes denuncian como esencialistas, patriarcalistas, 
antifeministas o promotores de versiones modernas de la masculinidad sin cuestionar 
el poder que la masculinidad hegemónica asienta. Estos grupos no concuerdan con 
los hombres que se dicen sentirse tan víctimas como las mujeres del patriarcado, así 
como con aquellos que quieren disminuir los costes de la masculinidad sin perder las 
ventajas que los sustentan. Estos grupos han sido acusados por otros hombres de 
promover la cultura del hombre blando, de emprender cruzadas junto al feminismo 
contra la masculinidad, de promover el culto a la emocionalización e impulsar el 
fracaso masculino ya que según sus detractores promueven valores contrarios a la 
lucha por la vida (cooperación, igualdad, no violencia, solidaridad, etc.) que según 
estos críticos es fundamental para triunfar como hombre en esta sociedad. 
 Del mismo modo, estos grupos también han sido mirados con desconfianza por 
algunas mujeres feministas que dudan de su sinceridad y creen que los impulsa el 
deseo de seguir teniendo cuotas  de poder dentro de un marco más igualitario 
“infiltrándose” en el movimiento feminista (eludir esta crítica fue una de las razones del 
nombre profeminismo). 
 Desde sus comienzos, una parte importante de las actividades de estos 
hombres se ha centrado en la generación de estrategias reflexivas, educativas, 
asistenciales y activistas para el cambio de la masculinidad hegemónica en sus 
aspectos violentos contra las mujeres, así como en el apoyo a las políticas 
antirracistas y pro-derechos de las personas homosexuales, jerarquizando modelos 
masculinos igualitarios, pacíficos y empáticos. 
 Lamentablemente en el mundo occidental esta corriente no cuenta con 
numerosos miembros, siendo bastante menos que los de otras corrientes masculinas 
reivindicativas. Sin embargo, las voces y las recomendaciones de los hombres que la 
componen son especialmente escuchadas y muy tenidas en cuenta en los organismos 
internacionales (ONU, UNICEF, UE, OMS) que en su lucha contra las desigualdades 
perciben cada vez más la importancia de incluir e implicar a los hombres de todas las 
edades en las políticas de igualdad. 
 Dentro de esta corriente se encuentra en Europa, América y Australia 
numerosas agrupaciones (NOMAS, IASOM, Men for Change, Les Traboules, Les 
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
104 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
hommes barrés, Uomino contra la Violenza, CANTERA, CORIAC, PAPAI, etc.) que tienen 
un discurso y prácticas de lucha por la igualdad de género, de resistencia al 
patriarcado y a la masculinidad hegemónica. La mayoría de ellas se encuentra en 
países anglófonos, escandinavos y francófonos y algunas llevan más de 20 años de 
actividad, del mismo modo, algunas cuentan con publicaciones regulares desde hace 
años (ACHILLES, HEEL, XY). 
 Los avances en estos grupos también se extienden a las plataformas 
informáticas tales como la Red Europea de Hombres Profeministas y la Red Chilena 
de Masculinidad. 
 Un espacio de honor por su difusión mundial ocupa la White Ribbon Campaign, 
campaña que va “en contra la violencia” hacia las mujeres iniciada en Canadá y que 
comenzó a desarrollarse en Europa en el año 2000. 
 En Latinoamérica las agrupaciones existentes actualmente han centrado su 
lucha sobre todo en ir contra la violencia machista y los problemas de la sexualidad y 
la salud reproductiva, desarrollando importantes campañas tales como la campaña 
contra la violencia en Nicaragua. Estas iniciativas también se han ido desarrollando a 
lo largo de toda Centroamérica en países tales como Honduras, Guatemala, México, 
El Salvador y Brasil entre otros. 
 Desde que este tipo de movimiento se ha articulado, cada año existe un 
acrecentado interés en la formación de nuevos grupos, asociaciones, centros, 
programas o Webs nacidos después de un par de congresos sobre Hombres e 
igualdad realizados en san Sebastián y Jerez en el año 2001, semilla que dio frutos en 
diversas ciudades españolas tales como Huesca, Pamplona, Victoria, Málaga, Jerez, 
Estepona, Badalona, Barcelona, Jaén, Córdoba, Sevilla, Donosti, Madrid, Valencia y 
Granada.  
 El objetivo de la formación de estos grupos es en algunos casos el activismo 
social y en otros la reflexión sobre la condición masculina permitiendo unir a muchos 
varones igualitarios que no tenían red de pertenencia en la cual apoyarse para sus 
cambios. 
 Algunas iniciativas pioneras en España aparte del ya mencionado congreso de 
Hombres por la Igualdad de la ciudad andaluza de jerez, destacan el Centro de 
Estudios de la Condición Masculina de Madrid, el programa de Educación sentimental 
de Tenerife, las web de heterodoxia del programa de Jerez y de AHIGE en Málaga, así 
como las campañas de sensibilización contra la violencia y la del Lazo Blanco que se 
ha desarrollado en Gijón, Vilanova i la Geltrú, Jerez, Jaén y Almería. 
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
105 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
 En lo relativo al campo educativo, en occidente, quienes participan en estas 
corrientes se han dedicado sobre todo al desarrollo de programas de educación para 
“explorar las masculinidades” y transformar los estereotipos masculinos. 
 En  al ámbito académico, también en Occidente, esta línea de trabajo tiene una 
destacada inserción en las Universidades Anglosajonas y algunas Francófonas, 
haciendo este trabajo a través de los llamados estudios críticos sobre los varones y las 
masculinidades; los Men’s studies, Studies of men and masculinities o Critical studies 
of men and masculinities incorporan la categoría de género en su marco referencial y 
se desarrollan sobre todo en las facultades de sociología, antropología, historia y 
filología de diferentes Universidades norteamericanas, europeas y australianas. Nutren 
sobre este tema muchos estudios realizados y publicados sobre la historia de 
diferentes culturas y los cambios sociales de las masculinidades así como sobre las 
temáticas de poder, la sexualidad, las nuevas paternidades, la construcción de la 
subjetividad, la violencia, la pornografía, la salud y las políticas de cambio para los 
varones. 
 En Europa se ha creado recientemente CROME (Critical Research on Men in 
Europe), un grupo en el que varones y mujeres de 10 países se han asociado para 
investigar sobre el problema social y la problematización de los varones europeos 
(estudiar a los hombres como problema y el problema de los hombres es su objetivo); 
sus publicaciones se pueden encontrar en la revista Men and Masculinities. 
 Por ahora el movimiento de las nuevas masculinidades sigue su camino y su 
proceso de consolidación, entre los desafíos están la fase de consolidación y de 
diferenciación de la corriente feminista de la cual se nutre y desde donde surge el 
proceso de crítica hacia la cultura patriarcal. 
 La socialización de campañas en donde los hombres sean protagonistas de 
esta lucha por la erradicación de la violencia, el exponer temas en espacios públicos y 
que salgan de las aulas universitarias o de ministerios destinados a esta lucha es uno 
de los grandes desafíos de este tipo de movimiento, el ser parte de un espacio 
ciudadano donde esta propuesta se exponga y sea manejada por los ciudadanos 
corrientes y por sobre todo, la desmitificación de estos grupos por parte de quienes 
aún ostentan el poder hegemónico es una de las luchas más fuertes de afrontar pues 
es desde la base del prejuicio y el estereotipo desde donde la cultura machista tiende 
a ejercer el dominio contra todo lo que escapa a lo que considera como atentatorio 
contra sus privilegios. 
 
Artículo: Nuevas masculinidades o nuevos hombres nuevos: 
El deber de los hombres en la lucha contra la violencia de 
género 
[Pág. 95-106] 
 
 
 
Gonzalo Soto Guzmán 
 
106 SCIENTIA HELMANTICA. Revista Internacional de Filosofía. 
Número 1, marzo de 2013. ISSN: en trámite / Dep. Legal: S. 116-2013  
 
 
 
 
BIBLIOGRAFÍA 
 
- ÁLVAREZ-URÍA RICO, F. «Presentación: Educar para la ciudadanía» en MARX, K.; WEBER, 
M.; DURKHEIM, E. Sociología y educación: textos e intervenciones de los sociólogos 
clásicos. Morata, Madrid, 2006. 
- ANTOLÍN, L. El concepto de género y la teoría feminista en Agentes de igualdad de 
oportunidades 1. Forem, Madrid, 2004. 
- ARCONADA, M. Á. «La Igualdad es cosa de hombres. Compañeros corresponsables, 
trabajadores coherentes» en El Clarión, nº 26, II época, marzo 2010. Stes Intersindical, 
Madrid; pp. 4-7. ISSN: 1576-3862. 
- ARCONADA, M. Á. «La economía familiar en el aula (II): Nuestro dinero es cosa de dos» 
en Padres y maestros, nº 326, Septiembre 2009. Fonseca, A Coruña; pp. 23-
27. ISSN 0210-4679. 
- BOURDIEU, P. La dominación masculina. Anagrama. Barcelona, 2004. 
- LOMAS, C. (comp.). ¿Todos los hombres son iguales? Identidades masculinas y 
cambios sociales. Paidós, Barcelona, 2003. 
- MONTERO GÓMES, A. «El Síndrome de adaptación paradójica a la violencia doméstica. 
Una propuesta teórica» en Clínica y Salud, vol. 12, n°1, 2001; pp. 371-397. ISSN: 1130-
5274. 
- VALCÁRCEL, A. Sexo y filosofía. Sobre mujer y poder. Anthropos, Barcelona, 1994. 
- VALCÁRCEL, A. La memoria colectiva y los retos del feminismo. Naciones Unidas, 
Santiago de Chile, 2001. 
 
 

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.