7. Pintura y escultura de Historia: los grandes artistas a las puertas de

7. Pintura y escultura de Historia: los grandes artistas a las puertas de - Page 1
7. Pintura y escultura de Historia: los grandes artistas a las puertas de - Page 2
7. Pintura y escultura de Historia: los grandes artistas a las puertas de - Page 3
7. Pintura y escultura de Historia: los grandes artistas a las puertas de - Page 4
7. Pintura y escultura de Historia: los grandes artistas a las puertas de - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 28

PINTURA Y ESCULTURA DE HISTORIA: LOS GRANDES ARTISTAS A LAS PUERTAS DE LOS MUSEOS


Documentos relacionados


Pintura y escultura de Historia: los grandes artistas a las puertas de los museos Transcripciones

PINTURA Y ESCULTURA DE HISTORIA: 
LOS GRANDES ARTISTAS A LAS PUERTAS DE LOS MUSEOS
JESÚS PEDRO LORENTE LORENTE
¿A quién no le han llamado la atención, al entrar o salir del Museo del
Prado, los monumentos a Murillo, Velázquez y Goya, que han dado nombre a
las respectivas puertas del museo ante las que están situados? Quienes lean este
artículo hasta el final van a descubrir la originalidad de estos homenajes escul-
tóricos, luego emulados en otros museos del mundo, y las enmarañadas cir-
cunstancias históricas que les dieron origen, algo de lo que quizá no son cons-
cientes los muchos turistas que se fotografían junto a la escultura de Velázquez
frente a la entrada principal. Tampoco son muchos los visitantes del Prado que
se fijan en que a ambos lados de esa puerta están inscritos los nombres de esos
tres y otros famosos artistas, y que distribuidos por toda la fachada del museo
que da al Paseo del Prado hay dieciséis medallones con retratos de artistas
españoles del pasado. Ese otro tipo de decoraciones murales ya fue algo menos
original, pero no he querido renunciar a dedicarles el comienzo de este
artículo, donde se buscan también sus precedentes y ejemplos similares en
otros museos españoles y extranjeros. Pero, antes que nada, pido al lector que
tenga la paciencia de soportar unas breves palabras de introducción sobre esa
pasión, tan del siglo XIX, por rendir homenajes a los artistas de otros tiempos.
El siglo XIX fue el siglo de la Historia. La pasión pasatista cautivó a los inte-
lectuales, llenó de evocaciones patrióticas los discursos de los capitostes políti-
cos, y salpicó al arte de muchas formas: entre ellas los historicismos arquitec-
tónicos, los cuadros de tema histórico, y las esculturas dedicadas a personajes
pretéritos. Pero la ciencia histórica ya no era la misma desde que Voltaire y
otros intelectuales de la Ilustración reclamaron a los historiadores que no se
limitasen a escribir crónicas de los reyes y sus batallas, sino que concedieran
una especial atención a las proezas de escritores, artistas, y científicos. Poco a
poco, a lo largo del siglo XIX, estos personajes del mundo de la cultura fueron
ganando mayor protagonismo en las páginas de los manuales históricos, en los
monumentos urbanos, y en los cuadros que se presentaban a premios, concur-
sos o becas. Particularmente exitosos en ese aumento de su proyección públi-
[ 145 ]
ca fueron los literatos, que llegaron a hacer una competencia importante a los
monarcas y militares en la estadística de estatuas y pinturas decimonónicas
dedicadas a la memoria de personalidades ilustres. Quizá en su caso no cabían
dudas sobre su pertenencia a las élites sociales de la época que fuese, mientras
que los artistas plásticos habían sido considerados en el pasado como meros
trabajadores manuales por cuenta ajena, y todavía arrostraban en el siglo XIX
una mala imagen que hacía que muchos padres presionaran a sus hijos para
que no estudiaran Bellas Artes. 
Con todo, no fueron pocos los ejemplos en que el «arte oficial» decimonóni-
co exaltó en pinturas y monumentos a algún artista famoso, dándose el caso
curioso de que el récord mundial en esto lo tuvo seguramente Rafael, un pin-
tor cuya vida privada confirmaba el tópico decimonónico del artista bohemio,
que muere joven tras vivir intensamente. Incluso abundaron los lienzos dedica-
dos a sus amoríos con la Fornarina y otras modelos amantes suyas, sobre todo
en pequeñas obras pintadas por Ingres o sus imitadores para el consumo pri-
vado, destinadas a decorar el fumoir u otras salitas íntimas de la casa de algún
comprador. Ahora bien, estos pecadillos eróticos que salpimentaban los cuadri-
tos de género troubadour no solían aparecer cuando se trataba de grandes
«cuadros de museo», es decir, de obras de arte para consumo social, que tení-
an que proponer ejemplos de virtus para la educación cívica de los jóvenes, las
familias, el público en general. En esos casos la vida de los artistas era una can-
tera temática muy limitada, en la que apenas había dos vetas aprovechables:
primeramente la narración del genial virtuosismo profesional de algunos artistas
como Zeuxis, Fidias, Giotto, Miguel Ángel, Tintoretto o de cómo se gestó y
triunfó una famosa obra de arte, que lo mismo puede ser un asunto tan anec-
dótico como Rafael imaginando el cuadro de la Madonna della seggiola, o
casos de laboriosidad y entrega a su trabajo hasta morir, como el de Rafael
exangüe dando los últimos toques a La Transfiguración, o las muertes de
Masaccio, Correggio, o Murillo mientras pintaban; en segundo lugar, el trato
amistoso, casi de igual a igual, que algunos artistas recibieron de sus mecenas,
con ejemplos como Francisco I abrazando a Leonardo moribundo, León X visi-
tando a Rafael en su modesto estudio, Carlos V agachándose a alcanzarle un
pincel caído a Tiziano, Felipe IV presentado en persona Rubens a Velázquez
etc. Cabe la duda, en este segundo grupo temático, de si el exaltado era el
artista honrado por tales pruebas de amistad o el soberano que las prodigaba,
encumbrándose así como esclarecido mecenas, de lo cual también encontramos
ejemplos parecidos en la escultura monumental decimonónica, como el relieve
de Francisco Elías en el pedestal que se le hizo al monumento a Felipe IV en
Madrid, donde aparece dicho rey otorgando a Velázquez la orden de Santiago,
o los relieves que narran escenas de la vida de Rafael en la corte Papal, colo-
JESÚS PEDRO LORENTE LORENTE
[ 146 ]
cados en el plinto del monumento que en 1897 se le dedicó en Urbino, su ciu-
dad natal, obra de Luigi Belli. 
Obviamente, esos cuadros y monumentos del llamado «arte oficial» protago-
nizados por artistas, no eran homenajes públicos a sus biografías, sino que esta-
ban consagrados al culto colectivo de su genio creador. Según Francis Haskell
(2000: 98), la primera estatua pública erigida a un artista fue la de Durero en
su ciudad natal de Nuremberg, proyectada con motivo de las celebraciones del
tercer centenario de su muerte que tuvieron lugar el 6 de abril de 1828, y aun-
que la figura en bronce no estuvo lista a tiempo para ese día, sí hubo decora-
ciones provisionales sobre su vida y obras diseñadas por artistas contemporá-
neos. Más claro aún es el carácter celebracional, cuasi devocional, de otro tipo
de obras dedicadas a grandes artistas, donde también se manifestó sobremane-
ra el culto a Durero y Rafael. Los dos dibujos titulados Durero y Rafael ante el
trono del arte, que hacia 1810 realizaron respectivamente Franz Pforr y Johann
Friedrich Overbeck, presentan a ambos pintores como santos tutelares flan-
queando a una figura virginal sedente, a la manera de una palla de altar rena-
centista; Overbeck no sólo desarrolló a partir de ellos el conocido cuadro
Germania e Italia (Múnich, Neue Pinakothek), sino también El triunfo de la
religión en las artes (Francfort, Städelsches Kunstinstitut), una pintura alegórica
de 1831-40 en la que, además de estar retratado Rafael en lugar preeminente
entre los artistas pretéritos representados, nos lo recuerda también la composi-
ción de la obra, cuyos grupos de figuras sobre un graderío están inspirados en
los de La Escuela de Atenas. Hasta es posible que ese famoso fresco de las
estancias vaticanas pueda considerarse un precedente en este sub-género artís-
tico si es cierto que los filósofos griegos allí pintados son en realidad retratos
de Leonardo, Miguel Ángel y otros artistas contemporáneos a los que Rafael
admiraba. 
En todo caso, en el siglo XIX esta suerte de homenajes de devoción pública
a los grandes artistas se popularizaron por todo el mundo occidental, sobre
todo en los techos y paredes de los «templos» cívicos consagrados a ese culto:
es decir, museos y academias de arte. El caso más conocido es La apoteosis de
Homero, pintada por Ingres en 1827 para el techo de una de las salas del
Museo del Louvre, donde también aparecen escritores y artistas pretéritos arra-
cimados por grupos extáticos o en sacra conversazione a los lados de un gra-
derío. En él se inspiró Paul Delaroche para pintar en 1837-41 el frontal del
Hemiciclo de la Escuela de Bellas Artes de París, y Charles-Louis Müller para
decorar otro techo del Louvre en 1863-6 con el tema de Napoleón I y los artis-
tas modernos. Y no voy a seguir dando ejemplos porque sería una lista muy
larga de pinturas, incluyendo santorales de tendencia más local, como La
Escuela de pintores de Amberes, pintado por Nicaise de Keyser para el techo del
Real Museo de Arte de Amberes, o la Agrupación de los grandes hombres que
PINTURA Y ESCULTURA DE HISTORIA: LOS GRANDES ARTISTAS A LAS PUERTAS DE LOS MUSEOS
[ 147 ]
personificaron la cultura española, realizado por José Garnelo y Alda para la
Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Tampoco faltan
ejemplos de este tipo en relieves escultóricos u otros medios, como las figuras
de artistas encargadas a H.H. Armstead para el podio del Albert Memorial, o las
escenas sobre mecenas, artistas, y artesanos del pasado, que ornan las fachadas
del Rijksmuseum, realizadas en cerámica en 1880 por Georg Sturm, profesor de
la Escuela de Artes Decorativas de Amsterdam.
Para concluir estas consideraciones introductorias, cabe señalar la existencia
de una tradición histórica en la decoración de cualquier tipo de edificio, que es
la advocación, mediante retratos o simplemente nominal, de series de «hombres
ilustres» —era el término habitual para referirse a ellos, lo cual en español no
presupone ninguna connotación lingüística sexista, aunque sí es cierto que la
presencia de mujeres solía ser escasa—. En Nôtre Dame de París y otras cate-
drales medievales podían ser series de reyes, profetas o santos, en palacios
renacentistas como la Lonja o la Casa Zaporta de Zaragoza eran medallones
con bustos de grandes de antaño, en los museos y academias de arte decimo-
nónicos se trataba comúnmente de famosos artistas. La única diferencia con
respecto a las pinturas y relieves antes aludidos es que aquí ya no se trata de
escenas en las que los retratados aparezcan gesticulando en una composición
unitaria, sino que ahora hablamos de series decorativas de advocaciones indivi-
duales. Uno de los ejemplos más señalados es la fachada principal del Museo
del Prado, que en 1830-31 fue ornada con dieciséis medallones con cabezas de
célebres artistas españoles, obra del escultor de cámara Ramón Barba, para
marcar el hecho de que lo que originalmente había sido concebido como
museo de ciencias naturales había cambiado de especialización. Como la lista
de homenajeados se había tomado principalmente del diccionario del ilustrado
Ceán Bermúdez, pronto quedó desfasada para los criterios del gusto posterior,
de manera que luego, en fecha cuya datación no he podido documentar con
precisión, se añadió —a base de ir rotulando nombres de artistas a ambos lados
de la entrada principal— otro «panteón de famosos» similar pero con variantes,
pues aquí ya ocuparon lugares destacados El Greco, Goya, y otros maestros de
culto más reciente. ¿Conocería este doble testimonio de la historia del gusto el
difunto Francis Haskell, que tanto amaba el Prado, y que tanto impulsó a sus
seguidores a estudiar los programas decorativos de los museos?
Esta combinación de bustos en medallones y rótulos con listas de nombres
también se empleó en la fachada del Museo de Bellas Artes de Barcelona en el
Parque de la Ciudadela —actual Museo de Arte Moderno—, donde los honra-
dos son todos artistas e intelectuales catalanes. Menos localistas fuimos en
Zaragoza, pues en nuestro Museo de Arqueología y Bellas Artes de Zaragoza,
son aragoneses muchos pero no todos los eruditos o artistas invocados en las
laudas con rótulos nominales y en los medallones con retratos (recientemente
JESÚS PEDRO LORENTE LORENTE
[ 148 ]
documentados como obra de Pascual Salaverri, escultor discípulo de Carlos
Palao, cf. Poblador, 2000: 282, nota 15), que recorren las fachadas del edificio,
construido con motivo de la Exposición Hispano-Francesa de 1908. Sorprende
encontrar entre las cabezas de retratados a Miguel Ángel y Rubens, de quienes
no tiene obras el Museo de Zaragoza; pero esto no era nada raro, pues tam-
bién el Museo de Lille tiene retratados en sendos medallones a Tiziano y
Velázquez, y en las fachadas de los museos de Marsella y Grenoble he podido
igualmente comprobar que muchos de los invocados en rótulos escritos o en
medallones escultóricos tampoco figuran en sus respectivas colecciones. Y aún
es más llamativo el caso de los bustos de Ingres, Delacroix y otros maestros de
principios del siglo XIX, que se colocaron en la orangerie del parque del
Luxemburgo de París, cuando se instaló en ella el llamado Musée des Artistes
Vivants en 1886, es decir, cuando ya dichos artistas habían muerto y sus obras
habían pasado al Louvre. Incluso aparece allí una escultura de bulto redondo
dedicada a Fidias, obra de Aimé Millet, flanqueando el edificio; cosa que no es
sino una sub-tipología de los relieves esculpidos más modestos hasta ahora
repertoriados. 
No es siempre fácil establecer esta delimitación, pero aún en los casos de
estatuas que no llegan a tocar la fachada ante la que fueron situadas, yo me
inclino a considerarlas parte de la decoración del edificio: me corrobora en ello
el hecho de que las dos de Rafael y Miguel Ángel situadas a los lados de la
escalera de ingreso a la Walker Art Gallery de Liverpool, enviadas desde Roma
en 1877 por el escultor John Warrington Wood, le fueron encargadas junto con
una alegoría de la ciudad de Liverpool que corona la entrada, por el cervecero
Andrew Barclay Walker, quien se había comprometido a pagar la construcción
y decoración de este museo municipal. En general, mientras no se trate de
esculturas exentas colocadas por la municipalidad en plena calle, es obvio que
la mayor parte de estas estatuas de artistas flanqueando las entradas de los
museos no son sino una parte extraordinariamente protuberante de la decora-
ción del edificio, de lo cual tampoco faltan otros ejemplos en otras partes: la
estatua sedente de Poussin, firmada por Hiolle en 1884, colocada junto a otra
de un hombre de letras ante la puerta del museo-biblioteca de Rouen, o la tam-
bién sedente dedicada al naturalista Félix de Azara ante el ingreso del Museo
de Ciencias Naturales de Barcelona, obra del escultor Eduard Batista en 1886, o
tantas otras estatuas sedentes o en pie que decoran las entradas de otros edifi-
cios decimonónicos de gran prestancia, como la Biblioteca Nacional de Madrid,
o nuestra antigua Facultad de Medicina y Ciencias de Zaragoza. 
Todos estos ejemplos anteriores prueban que tales decoraciones escultóricas
no eran un reclamo publicitario pensado para anunciarle al paseante los teso-
ros que encerraba dentro cada museo, sino que funcionaban como invocacio-
nes públicas a una o varias series de «patronos tutelares» favoritos en cada sitio.
PINTURA Y ESCULTURA DE HISTORIA: LOS GRANDES ARTISTAS A LAS PUERTAS DE LOS MUSEOS
[ 149 ]
Pues bien, pasando ya de las esculturas decorativas en edificios museísticos a
la escultura monumental en el espacio urbano en torno a ellos, esa es también
la primera consideración que cabe hacer. Las estatuas que los poderes públicos
colocaban en las plazas y avenidas donde estaban emplazados los museos, solían
responder a un tipo de advocación cívica que sería paralelo a la tradicional ins-
talación de estatuas de santos ante las iglesias, caminos y puentes. 
Durante el neoclasicismo una cierta timidez hizo que prevalecieran las figu-
ras alegóricas o mitológicas, como el hermoso Apolo que Manuel F. Álvarez de
la Peña creó para la fuente que se colocó en el Paseo del Prado cerca del
museo. Pero a lo largo del siglo XIX fueron apareciendo en tan señalados
emplazamientos monumentos a personajes históricos concretos. A veces se tra-
taba de reyes o políticos, como la estela del Landgrave Friedrich II von Hessen-
Kassel, que se alza en la plaza frente al Museum Fridericaianum de Kassel,
construido por él en 1770, o el monumento ecuestre a Federico Guillermo IV
de Prusia ante la Nationalgalerie de Berlín que él fundó, obra de Alexander
Calandrelli de 1886, o el enorme grupo escultórico erigido dos años más tarde
a la emperatriz María Teresa de Austria en la plaza donde están el
Kunsthistorisches Museum y el Naturhistorisches Museum de Viena; aunque el
propio Museo del Prado también había ofrecido ya durante un tiempo un caso
especial de homenaje a héroes políticos, pues donde hoy encontramos la esta-
tua de Velázquez estuvo anteriormente el monumento a Daoiz y Velarde de
Antonio Solà: aquella escultura neoclásica se había conservado antes en un
patio del Casón del Buen Retiro de donde asegura Alfonso E. Pérez Sánchez
(1977: 36-7) que poco antes de la caída de Isabel II ya la había planeado traer
a ese sitio el director Federico de Madrazo, aunque fueron los revolucionarios
de 1868 quienes (según Hernando, 1987: 123-9), por fin la «reinauguraron» allí
con toda solemnidad —quizá, supongo yo, como símbolo de que definitiva-
mente el museo había dejado de ser propiedad real y ya era patrimonio nacio-
nal—, colocándola sobre un alto plinto que elevaba la mirada del visitante a un
diálogo político entre el relieve de Ramón Barba dedicado a Fernando VII como
mecenas de las artes, que está sobre el tímpano del pórtico principal, y esta
pareja de heróicos personajes del pueblo llano.
Con todo, lo que aquí importa destacar es que el madrileño Museo del
Prado también desempeñó un papel paradigmático a escala nacional e interna-
cional como modelo temprano de la dedicación de monumentos a artistas en
espacios urbanos aledaños a los museos. Los de Murillo, Velázquez y Goya
que, con el paso el tiempo, fueron mojonando la urbanización de las entradas
de dicho museo, se han grabado en el imaginario colectivo eclipsando otros
que, sin salir de Madrid, encontramos en otros emplazamientos no menos sig-
nificativos: la calle donde vivió un artista o la que lleva su nombre, la plaza
ante la iglesia o ermita donde está enterrado, el parque o jardín público más
JESÚS PEDRO LORENTE LORENTE
[ 150 ]
cercano al barrio del homenajeado... No han sido pocas las esculturas públicas
dedicadas a profesionales de las artes en esa capital, tanto en el siglo XIX como
después, lo que no deja de ser sintomático de dónde se cifraban las aspiracio-
nes españolas de glorias patrióticas desde aquel punto de vista, sobre todo des-
pués de los desastres político-militares de Cuba y África; mientras que en
Barcelona hubo en cambio muchos monumentos a literatos, sobre todo a los
que encarnaban la apología del idioma catalán, principal diferenciación cultural
de la identidad nacional catalana. Caso típico de esto último es, en plenas
Ramblas, la famosa escultura de Agustín Querol de 1903-6 del monumento a
Pitarra, el «FUNDADOR DEL TEATRE CATALÁ», según reza la inscripción de su
pedestal modernista. Pero aquí interesa también ese ejemplo porque está colo-
cado, no por casualidad, mirando a la fachada del Teatro Principal. Así pues, lo
mismo que Miguel Ángel colocó en la plaza del Capitolio romano la estatua
ecuestre de un emperador —Marco Aurelio concretamente, aunque eso él no lo
sabía— llegó a ser habitual en el siglo XIX y principios del XX que una nueva
ralea de dignatarios, los héroes de la historia cultural, recibiesen homenaje
público en enclaves urbanos relacionados con su actividad profesional; una
costumbre que acaso comenzase con los monumentos a artistas ante los museos
y, en concreto, los tres del entorno del Museo del Prado, que voy a comentar
en detalle a continuación.
Eso sí, antes de empezar por el primero, el de Murillo, como se trata de una
réplica de otro erigido previamente en Sevilla, tenemos que retrotraernos un
poco en el tiempo para contar su historia. La idea de honrar al pintor con una
escultura pública en la capital andaluza se remontaba nada menos que a 1838,
cuando dicho artista era uno de los más valorados internacionalmente, incluso
por encima de Velázquez —quien además era, desde el punto de vista local, un
genio cuya carrera aparecía menos vinculada a la historia sevillana que a la
Corte madrileña, a diferencia de la de Murillo que siempre permaneciera, hasta
la muerte, en su ciudad natal—. Fue el Liceo quien alumbró la primera pro-
puesta y, aunque luego la hicieron suya la Academia de Bellas Artes hispalen-
se y el Ayuntamiento de la ciudad, el empuje definitivo para su realización
correspondió a otra asociación cultural, la Sociedad Sevillana de Emulación y
Fomento, que en 1855 nombró una comisión cívica pro monumento a Murillo
y que, con ayuda de su casa-madre madrileña, la Sociedad Española de
Emulación y Fomento, consiguió recaudar 139.492 reales gracias a una subs-
cripción pública nacional, que fue encabezada por el consistorio local y los
miembros de la Casa Real, aunque la parte del león —115.418 reales— se obtu-
vo gracias a una rifa de obras de arte donadas por artistas y coleccionistas. 
Tras el paso en falso de un primer concurso local para la escultura, en el
que se presentaron cinco proyectos, pero que fue declarado desierto, la
Academia de San Fernando organizó en 1858 otro concurso a escala nacional,
PINTURA Y ESCULTURA DE HISTORIA: LOS GRANDES ARTISTAS A LAS PUERTAS DE LOS MUSEOS
[ 151 ]
que ganó el madrileño Sabino Medina, miembro de dicha Academia y antiguo
pensionado en Roma. Aún más se alargó el diseño del pedestal, que después
de varios concursos y adjudicaciones, fue encomendado al arquitecto Demetrio
de los Ríos, quien tuvo que soportar muchos líos burocráticos entre sus padri-
nos madrileños y los promotores sevillanos. Eso sí, la cuestión más enrevesada
entre unos y otros fue el emplazamiento: primeramente se había propuesto la
Plaza de Santa Cruz, corazón del barrio en el que había vivido Murillo, pero en
seguida se prefirió buscar alguna otra plaza «más pública», centrándose el deba-
te entre la del Museo y otra mayor, vecina al Ayuntamiento, denominada enton-
ces Plaza de la Infanta Isabel. Las posiciones fueron cambiando pero, en defi-
nitiva, la opción favorita de la Academia madrileña era la segunda, para que
tuviera más lucimiento la estatua ideada por Medina, secretario de la sección de
escultura de dicha institución; pero el Ayuntamiento hispalense prefería reservar
ese emplazamiento para una futura estatua en honor de San Fernando. Por fin,
en 1863 el monumento se erigió en la Plaza del Museo, aunque no fue inau-
gurado hasta el 1 de enero siguiente, aniversario del nacimiento del artista,
cuando tuvo lugar una solemne ceremonia que le hubiera complacido mucho,
pues se repartió entonces en limosnas todo el dinero que había sobrado de las
recaudaciones y sus intereses bancarios. En cambio, no creo que al protagonis-
ta le hubiera entusiasmado el monumento en sí, ya que, después de tantos pro-
yectos y correcciones, el pedestal es anodino y otro tanto cabe decir de la
escultura, que representa al artista en pie, inspirándose en autorretratos del
artista, con la mano izquierda apoyada en una pilastra donde aparece un boce-
to de la Inmaculada Grande y la derecha empuñando un pincel contra el
pecho, por lo que parece como si ofreciera su trabajo a la Virgen, según Julián
Gállego (1982: 51), quien halla particularmente digno de su aprobación que
Murillo aparezca mirando al museo donde se conservan algunas de sus más
famosas pinturas religiosas.
No sería otra la opinión dominante entre los prohombres decimonónicos.
Por más que el monumento sevillano a Murillo fuera erigido en la Plaza del
Museo más bien por casualidad y después de muchas disensiones, parece que
el emplazamiento acabó revelándose a todos como muy apropiado, prueba de
ello es que en Madrid ya no hubo dudas sobre dónde colocar su réplica. Según
ha documentado Socorro Salvador, la iniciativa en este caso partió del propio
Sabino de Medina, que el 13 de abril de 1861 escribió una instancia al alcalde
de Madrid comunicándole que la estatua a Murillo que le habían encargado
para Sevilla estaba a punto de ser fundida en bronce en París por Eyck y
Durand, a quienes podría pedírseles por poco costo hacer sacar una segunda
versión, caso de que se le quisiese también rendir homenaje público en la villa
«donde existen la mayor parte de sus admirables obras» (Salvador, 1991: 99).
Aunque el escultor tuvo cuidado en añadir que luciría bien en cualquier calle
JESÚS PEDRO LORENTE LORENTE
[ 152 ]
o plaza que el Ayuntamiento dictaminase, la corporación, nada más comunicar
al artista que se admitía su propuesta, procedió a solicitar permiso al
Patrimonio Real para que accediese a que fuera colocada delante de la facha-
da del Museo del Prado. 
También en este caso hubo muchos pasos en falso y pérdida de tiempo en
relación con el pedestal, que por cierto nunca llegó a lucir un rótulo que dije-
ra: «Segundo ejemplar del modelo empleado para la estatua de Sevilla», única
condición impuesta por la Sociedad de Emulación y Fomento para que tuviera
Madrid una réplica de su escultura. Pero lo que más debió de atacar la pacien-
cia de Sabino Medina fue que le hicieran concebir en vano otras ambiciosas
creaciones, y no me refiero sólo a su proyecto de un costoso pedestal para esta
estatua de Murillo, sino a la idea de encargarle otra dedicada a Velázquez para
el mismo destino, que propuso el 14 de noviembre de 1864 la Comisión de
Obras del Ayuntamiento, y que la Academia de San Fernando no se limitó a
apoyar, sino que pidió además que se erigiese frente a otra puerta del Prado
una tercera escultura dedicada a su arquitecto, Juan de Villanueva —aunque
para ésta el Ayuntamiento se dirigió a otro escultor, el valenciano José Piquer—.
Este programa escultórico, que implicaba dar a Murillo una plazoleta lateral y
reservar la entrada principal para Velázquez, parecía que iba a consagrar rápi-
damente a Medina, pues según cuenta Manuel Ossorio en su diccionario bio-
gráfico, recibió del municipio madrileño el título de «escultor honorario y con-
sultor» en 1866 y dos años más tarde ya tenía ejecutada en bronce la estatua
del autor de Las Meninas. Luego, como queda dicho, la revolución del 68 dio
al traste con esos planes, al ser colocado el grupo de Daoíz y Velarde en la
fachada principal, y aún hubo suerte de que llegase a erigirse el monumento a
Murillo en la placita lateral frente al Jardín Botánico —no de cara al museo,
como en Sevilla, sino mirando hacia los viandantes del Paseo del Prado—, sien-
do inaugurado el 25 de junio de 1871 por el rey Amadeo I y su esposa.
Para que el monumento a Velázquez ante la entrada principal del Prado se
hiciese realidad hubo que esperar a 1899, año del tercer centenario de su
nacimiento, y para entonces la estatua de Medina probablemente ya estaba per-
dida, olvidada, o demasiado anticuada, pues se le encargó una nueva a Aniceto
Marinas, que fue llevada al bronce por los fundidores Masriera y Campins en
Barcelona. De nuevo en este caso la iniciativa surgió de una asociación cultu-
ral, el Círculo de Bellas Artes, y también se costeó por subscripción, recolec-
tando los donativos de artistas españoles, según reza el rótulo colocado por
detrás en el pedestal, obra del arquitecto Lampérez y Romea, que a su vez fue
sufragado por la Sociedad de Arquitectos. No obstante, la inauguración fue un
ceremonial político al más alto nivel, con la presencia de la Regente María
Cristina y de su hijo, el futuro Alfonso XIII. Una vez más, el artista ha sido
inmortalizado con sus instrumentos pictóricos en las manos —el tiento, el pin-
PINTURA Y ESCULTURA DE HISTORIA: LOS GRANDES ARTISTAS A LAS PUERTAS DE LOS MUSEOS
[ 153 ]
cel, la paleta— tan imprescindibles en la escultura pública como los atributos
iconográficos de los santos en la estatuaria devocional; aunque tampoco aquí le
veamos trabajar con ellos, sino que nuevamente el protagonista aparece absor-
to, como si Velázquez se hubiera detenido a pensar con el pincel suspendido.
Este gesto de la mano está tomado del autorretrato de Las Meninas, como bien
ha sabido ver Carlos Reyero, quien se ha hecho eco en varias ocasiones de las
críticas que recibió Marinas porque representó al pintor sentado, cosa que «de
ningún modo se puede concebir» según escribió Balsa de la Vega en El Liberal
cuando el autor presentó el yeso a la Exposición Nacional de 1899, donde
obtuvo primera medalla (Reyero, 1996: 32; y 2002: 250). También al propio
Carlos Reyero le parece esta postura una incongruencia histórica o un intento
de presentar a un artista del siglo XVII trabajando como si fuera un pintor bur-
gués decimonónico. No hay tal, puesto que no está trabajando en el sillón, sino
que aparece sentado en un momento de reposo y contemplación: como subra-
yando el argumento leonardesco de que la pintura é cosa mentale, que al pro-
pio Velázquez le convino recordar para que se le pudiera nombrar caballero de
la orden de Santiago, cuya cruz luce aquí al pecho.
Como se ve, también la escultura monumental se hizo eco de esa transición
de la teatralidad gestual a los personajes solitarios y absortos que, según
Michael Fried, marcó la evolución de la modernidad pictórica desde la época
de Diderot a la de Manet. Quizá las estatuas dedicadas a creadores artísticos e
intelectuales fueran especialmente propicias a esa actitud ensimismada, mientras
que las de los políticos y militares presuponían poses más activas, de arenga o
de combate. Lo cierto es que también iba a aparecer sedente y pensativo, con
la paleta y los pinceles en reposo, el siguiente protagonista de un monumento
colocado ante el Museo del Prado, que no podía ser otro que Goya, el nuevo
astro ascendente en el panteón artístico español. Su autor, José Llaneces, que
durante sus catorce años de estancia en París se había convertido en uno de
los personajes más conocidos de la colonia artística española en la capital fran-
cesa, donde había explotado el mercado costumbrista como pintor de cuadritos
de toros, escenas de casacón, u otros temas goyescos, se había ganado en el
cambio de siglo la protección de la reina María Cristina, instalándose en Madrid
para triunfar más aún como escultor, pues de hecho se le recuerda sobre todo
por los monumentos que se le encargaron en Madrid y Buenos Aires. El pivo-
te que marcó ese giro en su carrera fue precisamente la estatua sedente de
Goya, que regaló al Estado, como homenaje escultórico al númen inspirador de
su pintura de género. No se sabe con exactitud la fecha en que Llaneces hizo
este retrato del artista aragonés, inspirado en el que le pintó Vicente López:
Socorro Salvador (1990: 115) cree que es de hecho anterior a la estatua de
Velázquez sentado realizada por Marinas quien, según ella, imitó a este otro
sedente al que innegablemente se parece; pero también podría ser al revés, o
JESÚS PEDRO LORENTE LORENTE
[ 154 ]
que ambos formaran parte de un cliché común en la época, al que pertenece-
rían también algunas de las arriba citadas esculturas sedentes colocadas en las
escaleras de la fachada principal del edificio diseñado por Jareño como Palacio
de Museos y Biblioteca Nacional, por ejemplo el espléndido San Isidoro de José
Alcoverro, que fue primera medalla en la Exposición Nacional de 1895. Algo así
era el primer emplazamiento público que se dio a este retrato de Goya, cuya
versión en bronce, fundida por Masriera y Campins en Barcelona, fue colocada
en 1904 en la escalinata norte del Prado, construida por Jareño en 1880. Pero
no duró ahí mucho tiempo, pues en 1925 la escultura fue cedida al
Ayuntamiento de Madrid, que la trasladó entonces a la Casa de la Villa, y en
1986 fue reinaugurada por el alcalde Juan Barranco en la Glorieta de San
Antonio de la Florida.
El monumento a Goya que hoy preside la plaza en la entrada norte del
museo hizo un viaje inverso, pues fue originalmente concebido para ser colo-
cado ante la ermita de San Antonio de la Florida, aunque sería primero instala-
do en 1902 en el paseo de coches del Parque del Retiro, donde estuvo tres
años, y después en la calle de Goya, hasta que en 1945 se trasladó a la plazo-
leta de la fachada norte del Prado, recién remodelada por la intervención del
arquitecto Pedro Muguruza. Su autor, el valenciano Mariano Benlliure, también
se inspiró en el famoso retrato de Goya malencarado y anciano pintado por
Vicente López, pero en este caso el protagonista no aparece sentado, sino de
pie, y con gesto grandilocuente a la vez que pensativo. No insisto caprichosa-
mente en este último matiz, pues en 1887 Benlliure había cosechado malas crí-
ticas por su monumento a José de Ribera en Valencia, porque pareció excesi-
vamente retórico para el gusto de la época: en vano alegaron sus defensores
que simplemente había imaginado a Ribera dando un paso atrás para contem-
plar el trabajo que estuviera realizando, eso no evitó las pullas de quienes opi-
naron que el homenajeado empuñaba la paleta y el pincel como un espadachín
en guardia, con aire arrogante y bravucón. Aprendida la lección, Benlliure aca-
bó plegándose al cliché del artista ensimismado que venimos comentando, aun-
que el afán de dar naturalismo y vivacidad a sus personajes le podía tanto a
este escultor, que en el monumento a Fortuny en Reus se las apañó para evo-
carle a la vez con aire absorto y con el pincel sobre la tela; es, de hecho, el
único ejemplo que conozco de monumento a un pintor inmortalizado pintando
(viene reproducido en Gil & Palacios, 2000: 28). Sólo un apasionado del efec-
tismo art nouveau podía difuminar tanto los límites entre estatua y pedestal
como para prolongar este último en forma de cuadro, o para presentar en el
pedestal el mundo interior de un artista meditabundo, como es el caso de este
Goya bajo cuyos pies aparecen en torbellino algunos personajes tomados de
sus cuadros y de Los Caprichos, aunque eso ya sea menos original. En realidad,
la mayor novedad de este caso es que fue encargado al artista por el
PINTURA Y ESCULTURA DE HISTORIA: LOS GRANDES ARTISTAS A LAS PUERTAS DE LOS MUSEOS
[ 155 ]
Ayuntamiento de Madrid, y que el proyecto inicial proponía que la escultura y
su pedestal estuvieran en medio de una fuente ornamental, si bien esto no lle-
gó a realizarse. 
En cambio, donde sí se llevó a cabo una fuente-monumento a la memoria
de un artista fue en Bilbao, y no por antojo, sino porque el sonido del agua al
caer evocaría la actividad creativa del homenajeado, el músico Juan Crisóstomo
Arriaga. Por no estar dedicada a un artista plástico, por su cronología y por su
estética, esta escultura parisina de Francisco Durrio, cuya realización se alargó
de 1905 a 1911 y que no sería inaugurada hasta 1933, roza ya los límites pro-
puestos para este ensayo, sobre todo porque aún es más tardía la construcción,
en 1945, del Museo de Bellas Artes, cuya plaza de entrada ornamenta desde
1970, y porque además no presenta un retrato del protagonista, sino a un joven
portador de arpa. 
Pero ya que nuevamente ha venido a colación la capital francesa como lugar
de realización de una de estas esculturas, la mejor manera de conducir este
artículo hacia su fin será quizá inquirir hasta qué punto se hizo eco París de la
idea de colocar monumentos a artistas frente a los museos, que surgió en
Sevilla por azar y se convirtió en Madrid en una estrategia urbanística aplicada
en torno al Prado por distintos gobiernos de diferente signo político. Los turis-
tas que hoy visitan el Louvre no dejan de admirar en la plaza presidida por la
pirámide de I.M. Pei una estatua ecuestre de Luis XIV, que es una realización
moderna en bronce basada en un proyecto de Bernini; pero hace un siglo el
monumento similar que se alzaba en las Tullerías, frente al Pabellón de Flora,
era un retrato de Velázquez a caballo realizado en 1888 por Emmanuel Fremiet.
Mucho se ha especulado sobre la extravagancia de que presentase por primera
vez a un pintor a caballo, como un condottiero, cuando en realidad lo extraño
hubiera sido que no hubiera caballo, ni perro, ni gato, en una obra de este
escultor especializado en animales, recordado hoy día por una prefiguración
del King-Kong, su Gorila raptando a una mujer (Nantes, Musée des Beaux-
Arts), y por el retrato ecuestre de Juana de Arco en bronce dorado situado en
otra plaza no lejos del Louvre. Lo verdaderamente llamativo en Francia sería
más bien que en los jardines frente a un museo se erigiese una escultura públi-
ca dedicada a un artista, y el hecho de que se tratase del más famoso pintor
español no deja de ser revelador del origen de esa idea urbanística. Cierto es
que no duró mucho allí, pues cuando en 1928 el gobierno francés inauguró en
Madrid una residencia para sus artistas e investigadores becados en España, la
llamada «Casa de Velázquez», se trasladó a los jardines de la rotonda ante su
entrada principal esta estatua ecuestre del artista epónimo (ahora hay allí una
réplica, pues el bronce original fue destruido durante nuestra Guerra Civil).
JESÚS PEDRO LORENTE LORENTE
[ 156 ]
Con todo, dado que París era entonces el origen de tantas modas, de tantas
tendencias artísticas, y de tantas emulaciones en política cultural, aquel ejem-
plo no dejó de exportarse desde allí a otros puntos de Francia y del mundo.
Prueba de ello es la estatua, realizada en mármol por F. Sicard en 1910, del
escultor Pierre Puget, el más famoso artista de Marsella, todavía colocada fren-
te al Museo de Bellas Artes de esa ciudad, en un espacio verde del Boulevard
Montricher. En cambio, ya no puede verse en Londres, junto al ingreso princi-
pal de la antigua Tate Gallery, el retrato en bronce de John Everett Millais con
los atributos de su profesión, el pincel y la paleta, realizado por Thomas Brock,
uno de los más prestigiosos escultores de monumentos públicos y funerarios
en el Reino Unido. Fue erigido allí en noviembre de 1905 porque, aunque
Millais recibiera al morir el honor de ser enterrado en la cripta de la catedral
de Saint Paul, no se había previsto allí ningún monumento a la memoria del
célebre pintor prerrafaelita e influyente presidente de la Royal Academy, de
manera que un comité de admiradores suyos, presidido por el rey Eduardo VII,
encargó esta estatua para el jardín lateral de la entrada principal de este museo,
cuyo fundador, Henri Tate, era amigo del difunto artista y había recibido
mucho apoyo del pintor para llegar a construirlo. Como a mediados del siglo
XX la estima pública de Millais y sus contemporáneos llegó a ser muy baja,
hubo varias solicitudes de la dirección del museo pidiendo que se trasladase el
monumento a otro lado, y una vez que el Estado transfirió su propiedad a la
Tate, en noviembre de 2000 se llevó a los jardines de detrás, junto a una puer-
ta de servicio (paradójicamente, esta sede antigua de la Tate Gallery es hoy un
museo especializado en arte británico, donde la mayor parte se dedica al arte
decimonónico).
No deja de ser característico de las nuevas costumbres museístico-urbanísti-
cas del siglo XX que, cuando la dirección de la Tate empezó a pedir que se
quitase el monumento a Millais, se proponía reemplazarlo por alguno de los
grandes bronces de Rodin de su colección. Un monumental rodin, no ya un
retrato de Rodin. Hace tiempo que, en vez de mojonar el espacio público fren-
te a los museos con monumentos a artistas, se vuelca a la calle parte de las
desbordantes colecciones escultóricas del museo en cuestión. Por no dejar
Londres y París podríamos poner como ejemplo el Museo Británico y el Museo
de Orsay; aunque sin salir de Zaragoza tenemos otros bien hermosos, como los
Jinetes Olímpicos o el Homenaje a Picasso ante los museos Pablo Gargallo y
Pablo Serrano, respectivamente. Quizá el caso más espectacular sea la enorme
escultura Têtes et queue, de Alexander Calder, en la explanada de entrada a la
Neue Nationalgalerie de Berlín, u otras del mismo artista ante tantos otros
museos del mundo. Sería estimulante investigar los posibles orígenes hispanos
de esta nueva moda, pues entre las muchas innovaciones del pabellón de la
República Española en la Exposición Internacional de París de 1937 que luego
PINTURA Y ESCULTURA DE HISTORIA: LOS GRANDES ARTISTAS A LAS PUERTAS DE LOS MUSEOS
[ 157 ]
han sido moneda corriente en el diseño de museos, no fue un rasgo menor la
colocación delante del mismo de la escultura de Alberto Sánchez El pueblo
español tiene un camino que conduce a una estrella (una réplica de la cual se
ha instalado este año en la plaza delante de la entrada del M.N.C.A. Reina
Sofía). Pero este tema será mejor dejarlo en el aire, y que en otro lugar alguien
acepte el reto de dedicarle un artículo.
BIBLIOGRAFÍA
CHEVILLOT, C.: «Le décor sculpté des musées: ornement ou symbole» en GEORGEL, C. (dir.),
La jeunesse des musées. Les musées de France au XIXe siècle. París, Musée d’Orsay,
1994, p. 167-180.
ESPIAU, M.: El monumento público en Sevilla. Sevilla, Ayuntamiento de Sevilla, 1993.
GÁLLEGO, J.: «Sevilla y el monumento a Murillo 1834-1868», Goya, nº 169-171 (1982), p.
44-51.
GARCÍA FELGUERA, M.S.: La fortuna de Murillo (1862-1900). Sevilla, Diputación Provincial,
1989.
GIL SALINAS, R. & PALACIOS ALBANDEA, C.: El ornato urbano. La escultura pública en
Valencia. Valencia, Ayuntamiento, 2000.
HASKELL, F.: Rediscoveries in Art. Some Aspects of Taste, Fashion and Collecting in
England and France. Londres, Phaidon Press, 1976.
HASKELL, F.: The Ephemeral Museum. Old Master Paintings and the Rise of the Art
Exhibition. Londres-Nueva York: Yale University Press, 2000 (existe traducción al
español: El museo efímero. Los maestros antiguos y el auge de las exposiciones artís-
ticas. Madrid, Crítica, 2002).
HERNANDO CARRASCO, J.: Las Bellas Artes y la revolución de 1868. Oviedo, Universidad de
Oviedo, 1987.
HETHERINGTON, P.: «Pantheons in the Mouseion. An aspect of the history of taste», Art
History, vol 1, nº 2 (1978), p. 214-228.
KAHSNITZ, R.: «Museum und Denkmal. Überlegungen zu Gräbern, historische
Freskenzyklen und Ehrerenhallen in Museen» en DENEKE, B. & KAHSNITZ, R. (eds.):
Das Kunst- und Kulturgeschichtliche Museum im 19. Jahrhundert, Múnich, 1977. 
LORENTE, J. P.: Cathedrals of Urban Modernity: The First Museums of Contemporary Art,
1800-1930. Aldershot-Brookfield-Singapur-Sydney: Ashgate Press, 1998.
MENA, J.M.: Sevilla, estatuas y jardines. Sevilla, Editorial Castillejo, 1993.
MOLEÓN GAVILANES, P.: Proyectos y obras para el Museo del Prado. Fuentes documentales
para su historia. Madrid, Museo del Prado, 1996.
JESÚS PEDRO LORENTE LORENTE
[ 158 ]

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.