Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de - SciELO Colombia

Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de - SciELO Colombia - Page 1
Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de - SciELO Colombia - Page 2
Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de - SciELO Colombia - Page 3
Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de - SciELO Colombia - Page 4
Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de - SciELO Colombia - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 14

Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de los ejercicios de Codman


Documentos relacionados


Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de - SciELO Colombia Transcripciones

205
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
Revisión de tema
1  Magíster en Epidemiología. Docente Facultad de Fisioterapia, Universidad CES, nssanabria@ces.edu.co. Grupo de investigación Movimiento y 
salud
2 Fisioterapeuta, Universidad CES, anamileop@gmail.com
 Recibido: junio 21 de 2012. Revisado: abril 1 de 2013. Aceptado: abril 18 de 2013
Biomecánica del hombro y                    
bases fisiológicas de los ejercicios       
de Codman
Shoulder´s biomechanics and physiological basis for the Codman exercise
NATHALIA SUÁREZ-SANABRIA1, ANA MILENA OSORIO-PATIÑO2
Forma de citar: Suárez Sanabria N, Osorio Patiño AM. Biomecánica del hombro y bases fisiológicas
de los ejercicios de Codman. Rev CES Med. 2013; 27(2):205-217
E
RESUMEN
l hombro se considera la articulación más móvil del cuerpo humano, pero también la 
más inestable. Ante la presencia de enfermedades en dicha articulación se han empleado 
técnicas de intervención fisioterapéuticas, entre ellas los ejercicios de Codman, con la finalidad de 
restablecer la integridad del hombro, sustentándose en sus efectos fisiológicos. El objetivo de esta 
revisión de tema es describir la biomecánica del hombro como base fundamental de los ejercicios de 
Codman y sus efectos fisiológicos. 
PALABRAS CLAVES
Articulación del hombro
Dolor de hombro
206
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de los ejercicios de Codman
Síndrome de pinzamiento del hombro
Modalidades de terapia física
Manipulación musculoesquelética
ABSTRACT
Shoulder is considered the most mobile joint in 
the human body, but also the most unstable. In 
the presence of diseases in this joint has been 
used physiotherapy rehabilitation techniques, 
including Codman exercises with the aim of res-
tore the integrity of the shoulder, sustained in 
their physiological effects. The objective of this 
review is to explain the biomechanics of the 
shoulder as the foundation of Codman exercises 
and their physiological effects. 
KEY WORDS
Shoulder joint
Shoulder pain
Shoulder impingement syndrome
Physical therapy modalities
Musculoskeletal manipulations
INTRODUCCIÓN
Las alteraciones del aparato locomotor son unas 
de las condiciones de mayor consulta médica 
en los diferentes niveles de atención en salud, 
y dentro de estas, el dolor de hombro ocupa un 
lugar importante(1), provocando además disca-
pacidad funcional considerable para realizar las 
actividades de la vida diaria. 
La prevalencia de hombro doloroso en la po-
blación colombiana, en general, se ha estimado 
entre el 3 % y el 7 %. Dicha prevalencia aumenta 
con la edad (2) y sus causas pueden ser múlti-
ples, aunque se plantea que la mayoría de los 
casos de hombro doloroso se deben a lesiones 
degenerativas de alguna estructura periarticular, 
debiéndose sólo en el 5 % a una afección del 
hombro de otra naturaleza, como artritis reuma-
toide, enfermedad gotosa, entre otros (2,3). 
En el 70 % de los pacientes el hombro doloroso 
es debido a la lesión del manguito rotador, lo que 
provoca gran impacto a nivel social, incapacida-
des laborales, pérdidas económicas para la fa-
milia y baja productividad laboral, además de los 
costos generados para los sistemas de salud (4).
Comúnmente, el dolor del hombro por lesión 
del manguito rotador, se presenta en mujeres 
entre los 40 y 49 años y en los hombres entre 
los 50 y 59 años de edad. Se ha descrito que en 
Colombia más de un millón de personas acuden 
al médico cada año por este problema (4). 
Por otro lado, se asocian la práctica deportiva 
y el proceso de envejecimiento de la población 
como factores de riesgo, lo cual hace que cada 
vez sean más frecuentes las condiciones dege-
nerativas del hombro, que son provocadas en 
un alto porcentaje por el roce de estructuras del 
manguito rotador contra el margen anterolateral 
del acromion o ligamento coraco-acromial, ade-
más de otros factores intrínsecos importantes 
como la hipovascularización o degeneración del 
propio tendón (2).
ANATOMÍA Y 
BIOMECÁNICA DEL 
HOMBRO
El hombro se considera la articulación más mó-
vil del cuerpo humano, pero también la más 
inestable. Posee tres grados de libertad, permi-
tiendo orientar el miembro superior con relación 
a los tres planos del espacio, en disposición a 
los tres ejes (5).
207
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
Suárez Sanabria N, Osorio Patiño AM. 
El eje transversal incluye el plano frontal, lo 
cual permite al hombro movimientos de flexo-
extensión realizados en el plano sagital; en el eje 
anteroposterior, que incluye el plano sagital, se 
permiten los movimientos de abducción y aduc-
ción los cuales se realizan en el plano frontal; 
finalmente, en el eje vertical, determinado por la 
intersección del plano sagital y del plano fron-
tal, se producen los movimientos de flexión y 
extensión realizados en el plano horizontal, con 
el brazo en abducción de 90° (1,5).
El eje longitudinal del húmero permite la rota-
ción externa e interna del brazo en dos formas 
diferentes: la rotación voluntaria y la automáti-
ca. La voluntaria utiliza el tercer grado de liber-
tad y la rotación automática, que se realiza sin 
ninguna acción voluntaria en las articulaciones 
de dos o tres ejes, se explica por la paradoja de 
Codman (1,5).
El miembro superior pende en forma vertical a 
lo largo del cuerpo, de tal forma que el eje lon-
gitudinal del humero coincide con el eje vertical. 
En la posición de abducción a 90°, el eje longi-
tudinal coincide con el eje transversal, y en la 
posición de flexión de 90° coincide con el eje 
anteroposterior; por lo anterior se concluye, 
que el hombro es una articulación que consta 
de tres ejes principales y tres grados de libertad 
permitiendo movimientos de rotación interna y 
externa (1,6). 
Al hablar de estabilidad es adecuado tener en 
cuenta que la articulación glenohumeral es una 
articulación incongruente, ya que sus superfi-
cies articulares son asimétricas, existiendo un 
contacto limitado entre ellas. La gran superficie 
convexa de la cabeza humeral tiene un contacto 
reducido con la pequeña y poco profunda ca-
vidad glenoidea, presentando poca estabilidad 
intrínseca. La capsula articular y sus refuerzos, 
en particular el complejo ligamentoso glenohu-
meral inferior, junto con el rodete glenoideo, son 
los mecanismos estabilizadores primarios o es-
táticos. 
Los estabilizadores secundarios o dinámicos 
son los músculos del manguito rotador: supraes-
pinoso, infraespinoso, redondo menor y subes-
capular (1,6). La contracción de sus fibras mus-
culares crea fuerzas compresivas que estabilizan 
la cabeza glenohumeral en la cavidad glenoidea. 
La cápsula articular tiene múltiples terminacio-
nes nerviosas propioceptivas que captan posi-
ciones extremas de la articulación, y a través de 
un mecanismo reflejo, provoca una contracción 
del manguito de los rotadores, estabilizando la 
articulación glenohumeral (1,6).
La rotación escapular, al producirse la elevación 
del brazo gracias al par de fuerzas generadas 
por la acción combinada del serrato anterior y 
el trapecio, permite orientar la glenoide hacia la 
cabeza humeral, ampliando el área de contac-
to entre ambas superficies articulares, y de esta 
forma mejorando la estabilidad articular. Un fac-
tor importante que le añade firmeza a la articula-
ción del hombro es el mecanismo amortiguador 
o de retroceso de la articulación escapulotorá-
cica. El deslizamiento de la escapula por toda la 
pared torácica absorbe los impactos directos e 
indirectos sobre el hombro (1,6).
Movimientos del hombro
Se conoce que los dos movimientos principa-
les de la cintura escapular son la elevación en 
el plano escapular, que es el consiguiente a la 
elevación máxima y el de mayor utilidad para 
efectuar las actividades de la vida diaria, y los 
movimientos rotatorios (1,6,7).
El ritmo escapulo-humeral consiste en el movi-
miento coordinado y simultaneo de la escápula 
con relación al húmero, permitiendo la eleva-
ción hasta los 180°. Por otra parte, la elevación 
del brazo en pronación pone al tubérculo mayor 
y al tendón del supraespinoso bajo el arco acro-
mial, provocando de esta forma un pinzamiento 
acromial. A la inversa, la elevación del brazo en 
supinación aleja al tubérculo mayor y al supra-
espinoso del arco acromial, disminuyendo así el 
fenómeno de pinzamiento subacromial (1,6,7).
208
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
La movilidad gleno-humeral se produce por la 
acción sinérgica de dos grupos musculares, el 
deltoides y el manguito de los rotadores. El del-
toides genera la palanca del movimiento, ele-
vando la cabeza del humero hacia arriba, lo que 
ocasiona un pinzamiento de los tendones rota-
dores en el espacio subacromial. El manguito 
rotador deprime y estabiliza la cabeza humeral, 
comprimiéndola hacia la glenoides, mejorando 
así la acción del deltoides(1,6,7) (figura 1).
Un manguito rotador potente permite, a través 
de su acción estabilizadora y depresora de la 
cabeza humeral, mejorar el funcionamiento bio-
mecánico de la articulación glenohumeral, dan-
do una mayor congruencia mecánica a la misma 
y disminuyendo de forma secundaria, el posible 
pinzamiento subacromial resultante (1,6,7).
El componente escapulo torácico de la eleva-
ción, se efectúa por la acción sinérgica de varios 
grupos musculares que provocan un giro de la 
escapula hacia arriba. El principal par de fuerzas 
que provocan este movimiento está constituido 
por el trapecio y el serrato mayor. La rotación 
escapular a través de los ligamentos coraco-cla-
viculares provocan una rotación de la clavícula a 
lo largo de su eje, a modo de manivela, de unos 
40°, permitido por las articulaciones acromio-
clavicular y esternocostoclavicular (1,6,7). 
El espacio subacromial posibilita el deslizamien-
to del tubérculo mayor y el manguito rotador 
bajo el arco acromial, pero en la elevación se 
produce algún tipo de pinzamiento de las es-
tructuras. La rotación escapular aleja al acro-
mion del manguito de los rotadores, disminu-
yendo por lo tanto el pinzamiento subacromial, 
de lo que se deduce que un bloqueo o debilidad 
de los músculos periescapulares puede contri-
buir al desarrollo de un síndrome subacromial 
(1,6,7).
Figura 1. Articulación del hombro* 
* Todas las figuras son propiedad del autor
Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de los ejercicios de Codman
209
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
Los movimientos de rotación son fundamenta-
les para poder efectuar actividades por debajo 
de la horizontal y ejecutar de forma coordina-
da con la mano movimientos para ubicarse en 
cualquier punto del espacio. La rotación externa 
se produce gracias a la acción de los músculos 
rotadores externos, infraespinoso, redondo me-
nor y redondo mayor. La rotación interna más 
potente, se efectúa a través de los músculos 
subescapular, pectoral mayor y dorsal ancho 
(1,6,7).
La combinación simultanea de los movimientos 
elementales realizados alrededor de cada uno 
de los tres ejes, da lugar al llamado movimiento 
de circunducción del hombro, que se represen-
ta en el hombro por un cono, cuyo vértice está 
ocupado por el centro de la articulación escapu-
lo-humeral y que es llamado cono de circunduc-
ción (1,6,7). 
Cuando se realiza la circunducción, la articu-
lación glenohumeral transiciona de manera 
progresiva por cada uno de los movimientos 
a una máxima amplitud de: flexión, extensión, 
aducción, abducción, rotación interna y exter-
na. Lo cual se describe como base del cono de 
circunducción, que se expresa en una curvatura 
alabeada y sinuosa que recorre cada uno de los 
segmentos en los cuales se divide el espacio por 
la intersección de los tres planos y los tres ejes 
de movimiento (8). 
Causas del hombro doloroso
La principal causa de dolor de hombro es la en-
fermedad degenerativa del manguito rotador, 
que puede ser responsable de hasta un 65 % de 
los casos de hombro doloroso del adulto (2). 
El dolor de hombro por tendinosis del mangui-
to rotador tiene una prevalencia del 20 %. Se 
describen como factores de riesgo para el de-
sarrollo de la lesión de estas estructuras, as-
pectos como la sobre carga de trabajo (9), el 
haber trabajado durante 13 años consecutivos 
desempeñando actividades como la conducción 
automovilística, realizar labores con elevación 
de los brazos frecuentemente, ejecutar trabajos 
que impliquen la aplicación de fuerza desde los 
miembros superiores o el manejo de elementos 
vibratorios (10).
Aunque se considera que la causa principal de 
la degeneración del manguito es el roce con el 
espacio coraco-acromial a nivel anterosuperior, 
como lo plantea Neer (11), se han descrito tam-
bién otras causas como: el roce postero-supe-
rior que afecta a deportistas, el roce con la apó-
fisis coracoides que repercute sobre el tendón 
subescapular, o la compresión del nervio su-
praescapular a nivel de la fosa espino-glenoidea 
que conduce a inflamación y atrofia del músculo 
infraespinoso (1,10). 
En definitiva, se puede concluir que dicha de-
generación es de origen multifactorial ya que se 
ha demostrado que los desgarros tendinosos no 
son más frecuentes en el lado bursal del man-
guito, como sería lógico pensar, en caso que el 
rozamiento extrínseco fuese la causa principal 
(1,12).
Diagnóstico del hombro doloroso
Para corroborar el diagnóstico del síndrome del 
manguito rotador, existen pruebas y maniobras 
específicas, tales como la maniobra de Jobe, en 
la que el examinador se coloca atrás o miran-
do al paciente, quien coloca sus brazos en 90° 
de abducción y 30° de aducción horizontal en el 
plano de la escapula, con los pulgares mirando 
hacia abajo, con el propósito de provocar una 
rotación medial de los hombros. El explorador 
empuja los brazos del paciente hacia abajo 
mientras le pide que trate de resistir la presión. 
También se puede realizar la exploración para un 
solo miembro. Esta maniobra se realiza para mi-
rar la integridad del musculo supraespinoso (11).
Otras pruebas semiológicas son la maniobra de 
Patte, en la que el explorador sostiene el codo 
del paciente a 90° de flexión, con 90° de protrac-
ción, mientras el paciente gira el brazo externa-
mente con el objetivo de comprobar la fuerza de 
Suárez Sanabria N, Osorio Patiño AM. 
210
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
esas rotaciones. Esta maniobra evalúa la inte-
gridad de los músculos infraespinoso y redondo 
menor (11).
La maniobra de Gerber consiste en solicitarle al 
paciente que coloque el dorso de la mano de la 
extremidad afectada en la región glúteo-lumbar 
con el codo a 90° de flexión y se le pide que la 
separe de dicha zona hacia atrás. El explorador 
puede valorar la competencia muscular opo-
niendo contra resistencia, con su mano. Esta 
maniobra mira la integridad de los músculos in-
fraespinoso y redondo menor (11).
En las maniobras de Jobe, Putte y Gerber pue-
den producirse tres tipos de respuesta. La pri-
mera es que no produzca dolor, considerando 
que el tendón está normal; la segunda es que el 
paciente tenga la capacidad de resistir, a pesar 
del dolor, indicativa de tendinitis; y la tercera es 
que sea incapaz de resistir el movimiento, lo que 
sugiere ruptura tendinosa, lesión compresiva o 
lesión nerviosa, que afecta tanto la fuerza como 
la capacidad de rotación (11,13). 
Por otra parte, existe el test de Neer, utilizado 
para evaluar el pinzamiento. Un resultado positi-
vo indicaría la existencia de alteración del man-
guito rotador. Se realiza con el paciente sentado 
y el evaluador de pie a un costado de este. El 
evaluador lleva el brazo del paciente hacia una 
flexión anterior forzada con el codo extendido y 
el antebrazo en pronación, mientras que con la 
otra mano fija la escápula del paciente. Esta ma-
niobra causa dolor a los pacientes con síndrome 
de pinzamiento del manguito rotador (11).
El test de Hawkins es un test alternativo descri-
to por Neer para el síndrome de pinzamiento, 
sin embargo es más específico para la porción 
posterior del manguito rotador. La posición del 
paciente es sentado y el evaluador debe llevar 
pasivamente el brazo a flexión anterior de 90° y 
luego realizar una rotación interna forzada. Esta 
maniobra permite que la tuberosidad mayor se 
ubique bajo el ligamento coraco-acromial, re-
produciendo la sintomatología dolorosa de pin-
zamiento (11,13). 
Finalmente, el test de Speed corresponde a un 
test de provocación, que tiene como objetivo 
producir dolor en el tendón bicipital, lo que indi-
caría tendinitis del bíceps braquial. Esta prueba 
se realiza con el paciente sentado y la extremi-
dad superior a evaluar en posición anatómica. El 
paciente debe realizar una elevación anterior de 
hombro con codo extendido y mano en supina-
ción, mientras el evaluador resiste el movimien-
to: el test es positivo si existe dolor a nivel del 
tendón bicipital (11,13).
Otras ayudas diagnósticos son: la radiología 
convencional que permite ver los cambios hi-
pertróficos acromio-claviculares, las erosiones y 
esclerosis en el troquiter o las calcificaciones de 
partes blandas; la ecografía de alta frecuencia 
admite detectar lesiones tendinosas y de la bur-
sa subacromiodeltoidea, facilitando el diagnós-
tico diferencial (14); por otra parte la artrografía 
simple y el artroTAC son técnicas invasivas que 
permiten detectar desgarros y roturas tendino-
sas, y cuentan con una alta sensibilidad y espe-
cificidad. Finalmente, la resonancia magnética 
permite hacer la valoración articular más especí-
fica en diferentes proyecciones (13,15).
TRATAMIENTO
FISIOTERAPÉUTICO
El abordaje fisioterapéutico incluye varias estra-
tegias, las cuales se pueden combinar dentro del 
plan de tratamiento (10,16-18).
• Reposo articular temporal: sólo indicado en 
caso de hombro hiperálgico agudo, donde 
los ejercicios terapéuticos están contraindi-
cados a corto plazo, dado que la afección 
origina un dolor intenso que impide cualquier 
movimiento (19).
• Crioterapia: consiste en la aplicación de frío 
de 7 a 10 minutos en los músculos periar-
ticulares del hombro doloroso. El frío es un 
medio muy utilizado para el tratamiento del 
Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de los ejercicios de Codman
211
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
dolor en afecciones musculo-esqueléticas, 
tanto en lesiones traumáticas recientes como 
en inflamación y contractura muscular (19). 
• Termoterapia: consiste en la aplicación de 
calor húmedo en la región dolorosa durante 
20 minutos, siempre y cuando no presente 
inflamación o edema. Se trata de un aporte 
de energía externa a los tejidos corporales 
con el fin de aumentar la cinética propia, el 
movimiento molécular y, por tanto, su tem-
peratura (19).
• Masaje: definido como “el conjunto de mo-
vimientos manuales rítmicos que se practi-
can sobre la superficie y los tejidos blandos 
del cuerpo”, o como la “manipulación de los 
tejidos blandos del cuerpo con finalidad te-
rapéutica, higiénica o deportiva, mediante 
compresiones rítmicas y estiramientos”. Se 
utiliza para generar analgesia en la región pe-
riarticular (19,20). 
• Cinesiterapia: entendida como el conjunto 
de modalidades utilizadas para la prevención 
y tratamiento de diversas enfermedades, que 
utiliza como elemento fundamental el movi-
miento (21). Comprende las distintas técni-
cas encaminadas a mejorar la movilidad arti-
cular por estiramiento capsulo-ligamentoso y 
muscular (22,23).
• Modalidades alternativas: aplicación de 
T.E.N.S. y la laserterapia (24). 
EJERCICIOS PENDULARES 
DE CODMAN
Dentro del tratamiento cinesiterapéutico se en-
cuentran los muy conocidos y utilizados ejer-
cicios de Codman, los cuales fueron descritos 
por Ernest Amory Codman, quien es reconoci-
do como el hombre precursor del triángulo del 
osteosarcoma y los ejercicios pendulares del 
hombro. 
Estos ejercicios consisten en realizar movimien-
tos pendulares de los miembros superiores, los 
cuales están pendiendo libremente, sin generar-
se ninguna acción muscular en el hombro dado 
que el desplazamiento de la extremidad es el re-
sultado del balanceo suave y rítmico del tronco, 
estos ejercicios son utilizados como estrategia 
principal en pacientes que presentan hombro 
doloroso y que cursan por una etapa aguda 
(25,26).
Al realizar la búsqueda bibliográfica, es poco 
el estudio y profundidad que se le ha dado a 
la efectividad de estos ejercicios. Cabe resaltar 
que algunos estudios como el realizado por Bra-
vo et al., en 2005, demuestra los efectos de los 
ejercicios de Codman cuando son utilizados en 
combinación con otras técnicas, pero no pro-
fundiza en los resultados obtenidos después de 
la intervención (26).
Dentro de los principios de esta técnica se en-
cuentra el posicionamiento del paciente, la po-
sición del fisioterapeuta, la confianza por parte 
del usuario, el respeto por el dolor y los criterios 
de progresión (22).
Con respecto al dolor, debe considerarse que 
todo acto terapéutico que sistemáticamente 
produzca un fenómeno doloroso debe interrum-
pirse inmediatamente; de ningún modo puede 
perseverarse en la aplicación de técnicas que 
exacerben dicha sensación, dado que el dolor 
provoca fenómenos reflejos de defensa que 
perturban la eficacia del tratamiento, pues el 
paciente ya no estará confiado ni disponible; a 
esto se agregan reacciones de rechazo que con-
llevan a tensiones musculares que a su vez dan 
origen a fuertes compensaciones que se oponen 
al objetivo buscado (22).
El fisioterapeuta debe controlar los parámetros 
de las maniobras que ejecuta, la intensidad, la 
fuerza, la frecuencia de las sesiones y la adapta-
ción permanente del tratamiento a cada usuario 
en cada sesión, según las necesidades identifi-
cadas. Una precipitación excesiva lleva a descui-
Suárez Sanabria N, Osorio Patiño AM. 
212
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
dar ciertos puntos y puede causar inconvenien-
tes para ambos (22). 
Todo tratamiento fisioterapéutico debe estar 
definido por el tiempo de trabajo que en cada 
maniobra de movilización pasiva se utiliza, com-
prende la iniciación, el mantenimiento de la po-
sición y el retorno a la situación inicial, la velo-
cidad de ejercicio o el tiempo de las diferentes 
fases y el tiempo de reposo o de relajamiento, 
entre dos maniobras sucesivas (22). 
Fisiológicamente se conoce que los ejercicios 
de Codman constituyen una técnica que utiliza 
la fuerza de gravedad para distraer el húmero 
de la fosa glenoidea y ayuda, a su vez, a dismi-
nuir el dolor por medio de una tracción suave 
y movimientos oscilantes (23), proporcionando 
el movimiento de las estructuras articulares y el 
liquido sinovial. Es importante saber que no se 
utiliza peso en la intervención de primera fase, 
con el fin de evitar una exacerbación del dolor o 
mayores daños periarticulares (25,27).
Dentro de los efectos de esta modalidad tera-
péutica se encuentran los resultados sobre el te-
jido muscular, que provocan modificaciones de 
longitud, permitiendo mantener a la vez las ca-
racterísticas mecánicas y la función neuromus-
cular. La movilización pasiva de una articulación 
pone en estado de acortamiento los músculos 
agonistas e impone un estiramiento de los mús-
culos antagonistas (22).
Esta movilización alternada de acortamiento-
alargamiento impuesta al aparato muscular per-
mite mantener los diferentes planos de desliza-
miento que ponen en contacto los huesos, los 
músculos, las aponeurosis, los tabiques inter-
musculares y las bolsas serosas, junto con las 
propiedades pasivas musculares como la elasti-
cidad y extensibilidad (22).
A nivel articular, la movilización articular activa 
los receptores, a través de la información que 
proviene de la articulación, ayudando a man-
tener las propiedades mecánicas de la capsula 
articular y los ligamentos. Además, estas estruc-
turas se comportan entre ellas y respecto de los 
otros elementos como planos de deslizamiento 
que son indispensables mantener gracias al jue-
go articular (22).
A nivel del sistema nervioso, la sensibilidad pro-
pioceptiva informa sobre las posiciones y los 
movimientos de los múltiples eslabones corpo-
rales, unos respecto de los otros. Este conjunto 
de informaciones diferenciadas contribuye a la 
elaboración del esquema corporal y del esque-
ma espacial. Las movilizaciones pasivas articu-
lares permiten mantener y a veces hasta afinar 
estas propiedades por la inclusión de las diver-
sas estructuras como la piel, los músculos y los 
elementos osteoarticulares (22).
En el sistema integumentario se produce acción 
directa en la piel del paciente. La movilización 
pasiva articular, para efectuarse en toda la ampli-
tud, no puede estar limitada por un tejido cutá-
neo sin unas optimas propiedades elásticas, así 
que estos movimientos pueden contribuir, de for-
ma profiláctica, a mantener las flexibilidad y mo-
vilidad de la piel de la zona comprometida (22).
En el aspecto psicológico permite establecer 
una interacción directa entre el terapeuta y el 
paciente. Esta relación, basada en la confianza 
mutua, determina la aceptación de las recomen-
daciones para mejorar la realización de las activi-
dades de la vida diaria y prevenir futuras disfuncio-
nes, lo cual puede impactar en la calidad de vida 
relacionada con la salud del individuo, teniendo en 
cuenta las necesidades particulares (22).
Finalmente, la movilización pasiva se ejecuta con 
fines preventivos, para mantener las superficies 
articulares, el juego de los diferentes elementos 
capsulo-ligamentosos, la secreción de líquido 
sinovial y la participación en el conocimiento del 
esquema corporal; o con fines terapéuticos para 
tratar enfermedades osteoarticulares, reumato-
lógicas o por trauma (22).
Durante la realización de los ejercicios de Cod-
man, se produce un deslizamiento y rodamiento 
de las superficies articulares. Se exponen enton-
Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de los ejercicios de Codman
213
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
ces los movimientos articulares íntimos ligados 
a la forma de las superficies articulares. La im-
portancia de estas nociones esenciales para la 
fisiología articular no ha sido aun plenamente 
reconocida; sin embargo, este mecanismo está 
siempre presente cuando las superficies articu-
lares de forma ovoide son móviles una respecto 
de la otra (22). 
Estos movimientos, asociados normalmente en 
la movilización activa articular, deben ser repro-
ducidos en las técnicas de movilización pasiva 
analítica específica, evitando el deterioro articu-
lar. Cuando una articulación presenta una super-
ficie convexa y una superficie cóncava, el des-
plazamiento angular no se hace respecto de un 
eje fijo sino a una sucesión de ejes que forman 
la voluta o hélice de los centros. Este fenómeno 
contribuye también a la existencia de los movi-
mientos de deslizamiento y de rodamiento (22).
Las superficies cóncavas y convexas pueden ser 
móviles simultáneamente. Esta situación corres-
ponde a la realidad funcional de los movimien-
tos articulares para los cuales nunca hay, estric-
tamente hablando, un segmento corporal fijo y 
otro móvil. Cuando una articulación que enfren-
ta piezas ovoides se moviliza respectivamente 
por sus dos polos, la pieza cóncava realiza un 
movimiento lineal de deslizamiento que le per-
mite seguir en contacto. El interés del desliza-
miento es reducir el desplazamiento fisiológico 
articular y disminuir las presiones impuestas al 
cartílago (22).
La paradoja de Codman plantea que se debe 
iniciar desde la posición anatómica, el miembro 
superior vertical a lo largo del cuerpo, la palma 
de la mano hacia dentro, el pulgar dirigiéndose 
hacia delante, y se le pide al paciente que reali-
ce con su miembro superior un movimiento de 
abducción de más de 180° en el plano frontal, 
seguido de un movimiento de extensión relativa 
de menos de 180° en el plano sagital, el miem-
bro se ubica nuevamente en forma vertical a lo 
largo del cuerpo pero con la palma de la mano 
hacia fuera y el pulgar dirigido hacia atrás (6).
Es fácil constatar que la palma de la mano ha 
cambiado de orientación y que se ha producido 
un movimiento de rotación longitudinal de 180°. 
Este doble movimiento de abducción, seguido 
de una extensión, produce automáticamente 
una rotación interna de 180° y un movimiento 
sucesivo en torno a dos de los ejes, el hombro 
dirige mecánicamente y sin voluntad alguna, un 
movimiento alrededor del eje longitudinal del 
miembro superior. Mc Conaill lo denominó una 
rotación conjunta que aparece en un movimien-
to diadocal, es decir, desarrollado sucesivamen-
te en torno a los dos ejes de una articulación, 
con dos grados de libertad, razón por la que se 
utiliza como una articulación de dos ejes (6).
Si se utiliza el tercer eje para efectuar, volunta-
ria y simultáneamente, una rotación inversa de 
180°, esta vez la mano vuelve a la posición de 
partida, el pulgar hacia delante, habiendo des-
crito un ciclo ergonómico; tales ciclos se em-
plean con frecuencia en los gestos profesionales 
o deportivos repetitivos, como por ejemplo la 
natación. Esta rotación longitudinal voluntaria 
que Mc Conaill denomina rotación adjunta solo 
es factible en una articulación con tres grados 
de libertad (6).
Otros autores mencionan que los ejercicios de 
Codman se incorpora en tres patrones de movi-
miento los cuales son rotación, avance, retroce-
so y movimientos a lado y lado (6,27).
Luego de revisar el funcionamiento, los efectos 
biomecánicos y fisiológicos que generan los ejer-
cicios de Codman en la articulación del hombro, 
es importante describir la forma correcta como 
se realizan.
Para la ejecución de estos ejercicios el usuario 
debe estar en posición bípeda, con el tronco 
flexionado a 90°, el miembro superior afectado 
pende hacia abajo en una posición entre los 60 
y 90 grados de flexión. El movimiento pendu-
lar o balanceo del brazo se inicia haciendo que 
el paciente mueva el tronco ligeramente hacia 
atrás y hacia delante, y consecutivamente hacia 
los lados (6,27) (figuras 2 y 3). 
Suárez Sanabria N, Osorio Patiño AM. 
214
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
Se pueden hacer movimientos de flexión, exten-
sión, abducción horizontal, aducción y circun-
ducción para así aumentar el arco de movilidad 
a tolerancia (6,27) (figura 4). 
Es importante saber que la ejecución de esta 
técnica no debe causar exacerbación del dolor 
y si lo causa se debe suspender su ejecución, ya 
que es un indicativo de mala práctica (6,27).
 Cuando el paciente no es capaz de mantener 
el equilibrio inclinado hacia adelante, se puede 
aferrar a un objeto sólido o acostarse boca aba-
jo. Si el paciente experimenta dolor de espalda 
la mejor opción es ubicarlo en decúbito prono. 
Figura 2. Representación gráfica de los 
movimientos pendulares de Codman. 
Flexión y extensión
Figura 3. Representación gráfica de los 
movimientos pendulares de Codman. 
Abducción y aducción
A medida que avanza la fase de intervención se 
puede adicionar un peso a la mano, de forma 
que se provoque mayor fuerza de tracción de la 
articulación gleno-humeral (6,27) (figura 5). 
Solo se debe utilizar carga cuando las maniobras 
conjuntas de estiramiento se indican al final de 
la fase aguda y crónica, y solo si la escápula es 
fijada por el fisioterapeuta o un cinturón colo-
cado alrededor del tórax y la escápula(28,29). 
Cuando se decide agregar peso se debe tener 
en cuenta no sobrepasar un peso mayor a cinco 
libras con el fin de generar una tracción que no 
cause daño, lesión en el hombro o exacerbación 
del dolor (6,27).
Figura 4. Representación gráfica de los 
movimientos pendulares de Codman. 
Circunducción
Figura 5. Representación gráfica de los 
movimientos pendulares de Codman. 
Con peso
Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de los ejercicios de Codman
215
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
Investigaciones realizadas
Dentro del tratamiento convencional para la 
lesión del manguito rotador se reconoce el tra-
tamiento fisioterapéutico como componente 
esencial en la recuperación de esta lesión, lo cual 
se evidencia en diferentes estudios que mues-
tran su efectividad. Dentro de ellos se encuentra 
el estudio Efectividad de la crioterapia y ejercicios de 
Codman en la bursitis aguda de hombro realizado por 
Bravo et al., en el que se concluye que la crio-
terapia y los ejercicios de Codman constituyen 
un tratamiento efectivo en la bursitis aguda de 
hombro (26).
En otro estudio experimental titulado “Posibi-
lidades de tratamiento con fisioterapia para la 
calcificación en la bursitis del supraespinoso” 
realizado en año 2006, se mencionan los ejerci-
cios de Codman como parte de la intervención 
kinesiológica, sin hacer gran énfasis en ellos, 
pero demuestra como su utilización, en conjun-
to con diferentes tipos de intervención, mejoran 
la capacidad funcional de los pacientes (9). 
El artículo titulado “Rehabilitación de la movili-
dad por medio del ejercicio en lesiones músculo 
esqueléticas de hombro en el adulto” de Zuñi-
ga et al., en 2010, demuestra que al efectuar un 
diagnóstico temprano y oportuno de las lesio-
nes de hombro, se puede realizar un tratamien-
to que busque rehabilitar la parte funcional del 
hombro permitiendo la realización de las acti-
vidades de la vida diaria y utilizando múltiples 
técnicas de ejercicios de hombro para mejorar el 
desempeño e independencia de la persona (30). 
Siguiendo la misma perspectiva, en el mismo 
año se publica el articulo “Consejos para los pa-
cientes después de la cirugía del manguito ro-
tador: activación de la musculatura del hombro 
durante los ejercicios de péndulo y ligeras acti-
vidades” quienes pretendían buscar la causa por 
la cual los ejercicios no siempre eran efectivos 
después de la cirugía de hombro y conocer si la 
razón era la inadecuada prescripción. Por medio 
de un software pudieron mostrar la adecuada 
realización de los ejercicios de Codman (31).
Un estudio llamado “La terapia de manipulación 
para el dolor de espalda y otros trastornos: ex-
pansión de una revisión sistemática” realizado 
por Brantingham et al., en 2011, demuestra que 
hay un nivel razonable de evidencia, en que la 
terapia manual manipulativa mejora el dolor del 
hombro, la disfunción y los diferentes trastor-
nos que este puede ocasionar (32).
Finalmente, en el artículo “Abordaje fisiotera-
péutico del síndrome subacromial”, se demos-
tró que los ejercicios terapéuticos son de gran 
beneficio para el tratamiento conservador y re-
habilitador del síndrome subacromial. Algunos 
de los medios o técnicas a aplicar fueron la ci-
nesiterapia pasiva y activa, ejercicios resistidos y 
técnicas de ejercicio terapéutico especifico (33). 
CONCLUSIÓN
El hombro doloroso es una de las causas comu-
nes de consulta en los servicios de fisioterapia, 
para lo cual se aplica una amplia variedad de 
estrategias terapéuticas, entre ellas la cinesite-
rapia, que contempla la utilización de los ejer-
cicios de Codman, los cuales tienen una sólida 
fundamentación biomecánica y unos efectos fi-
siológicos sistémicos que deben ser conocidos y 
estudiados, con el fin de comprender su acción 
en las enfermedades del hombro y motivar a los 
profesionales para que realicen una correcta 
aplicación de la técnica. Por otra parte, se bus-
ca promover la generación de evidencia acerca 
de la efectividad de los mismos, en poblaciones 
específicas, a través de la ejecución de estudios 
experimentales, que así lo demuestren.
BIBLIOGRAFÍA 
1.  Lumley JSP. Surface anatomy : the anatomi-
cal basis of clinical examination. Edinburgh; 
New York: Churchill Livingstone; 2002. 
2.  Francisco R, Fernando R, Domingo P. Diag-
nóstico y tratamiento en la patología del 
Suárez Sanabria N, Osorio Patiño AM. 
216
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
manguito rotador. [Internet]. 2011. Recu-
perado a partir de: http://www.felipeisidro.
com/recursos/diagnostico_tratamiento_pa-
tologia_manguito_rotador.pdf
3.  Anderson BC. Guide to arthrocentesis and 
soft tissue injection. Philadelphia, Pa.: Else-
vier Saunders Co.; 2005. 
4.  Pacheco C. Comparación de efectividad 
analgésica en tendinosis de hombro entre 
pacientes tratados en casa o en el C.R.E.E. 
[Internet]. 2006. Recuperado a partir de: 
http://www.efisioterapia.net/articulos/com-
paracion-efectividad-analgesica-tendinosis-
hombro-pacientes-tratados-casa-o-el-cree
5.  Vilar Orellana E, Sureda Sabaté S. Fisiotera-
pia del aparato locomotor. Madrid: McGraw-
Hill, Interamericana de España; 2005. 
6.  Kapandji AI, Torres Lacomba M. Fisiología ar-
ticular: esquemas comentados de mecánica 
humana. Madrid: Médica Panamericana; 1999. 
7.  Drake RL, Vogl W, Mitchell AWM. Gray’s ana-
tomy for students. Philadelphia, Pa.: Else-
vier; 2010. 
8.  Smith-Agreda V, Ferres Torres E, Montesinos 
Castro-Girona M. Manual de embriología y 
anatomía general. Valencia: Servei de Publi-
cacions, Universitat; 1992. 
9.  González E, Abreu T, Oliva D. Posibilidades 
de tratamiento con fisioterapia para la calci-
ficación en la bursitis del supraespinoso [In-
ternet]. Habana, Cuba. 2011. Recuperado a 
partir de: http://www.monografias.com/traba-
jos-pdf/fisioterapia-bursitis-supraespinoso/
fisioterapia-bursitis-supraespinoso.pdf
10.  Ministerio de la Protección Social. Guía de 
atención integral basada en la evidencia 
para hombro doloroso (GATI- HD) relacio-
nado con factores de riesgo en el trabajo. 
[Internet]. 2006. Recuperado a partir de: 
978-958-98067-1-5
11.  De Alvear M. Manual de cirugía ortopédica 
y traumatología 2. Buenos Aires, Argentina: 
Editorial Médica Panamericana S.A; 2010. 
12.  Rebelatto JR, Morelli JG. Fisioterapia geriátri-
ca: Practica asistencial en el anciano. Madrid, 
España: Mcgraw-Hill Interamericana; 2005. 
13.  Jurado Bueno A. Manual de pruebas diag-
nósticas: traumatología y ortopedia. Barce-
lona: Editorial Paidotribo; 2007. 
14.  Alonso A. Técnicas de diagnóstico y trata-
miento en reumatología. Madrid: Sociedad 
Española de Reumatología: Médica Pana-
mericana; 2004. 
15.  Cadogan A, Laslett M, Hing WA, McNair PJ, 
Coates MH. A prospective study of shoulder 
pain in primary care: prevalence of imaged 
pathology and response to guided diagnos-
tic blocks. BMC Musculoskelet Disord 2011; 
12:119. 
16.  Gulick DT, Borger A, McNamee L. Effect of 
analgesic nerve block electrical stimulation 
in a patient with adhesive capsulitis. Phy-
siother Theory Pract 2007; 23(1):57-63. 
17.  Kalterborn. Fisioterapia Manual: extremida-
des. 11.a ed. Madrid, España: Mcgraw-Hill 
Interamericana; 2004. 
18.  Kisner C, Allen L. Ejercicio terapéutico, fun-
damentos y técnicas. 5ta ed. Buenos Aires, 
Argentina: Editorial Médica Panamericana; 
2010. 
19.  Plaja J. Analgesia por medios físicos. Madrid: 
McGraw-Hill/Interamericana; 2003. 
20.  Beck MF, Friederichs M. Masaje terapéutico: 
teoría y práctica. Madrid: Paraninfo; 2000. 
Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de los ejercicios de Codman
217
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013
21.  Arcas MA, Gálvez DM, León JC, Paniagua S, 
Pellicer M. Manual de Fisioterapia. Generali-
dades. España: MAD Eduforma; 2004. 
22.  Gé not C. Kinesioterapia: evaluaciones, téc-
nicas pasivas y activas del aparato locomo-
tor. Buenos Aires: Panamericana; 2005. 
23.  Moreno J. Conceptos de terapia manual or-
topédica [Internet]. 2009. Recuperado a par-
tir de: http://www.efisioterapia.net/articulos/
conceptos-terapia-manual-ortopedica.
24.  Díaz AM. Fisioterapia en patologías neuroló-
gicas del hombro [Internet]. 2011. Recupe-
rado a partir de: www.fuden.es/FICHEROS_
ADMINISTRADOR/Aula/hombro.pdf.
25.  Aubrey S. Codman’s exercises, otherwise 
known as the Pendulum or Tic-Toc Exerci-
ses [Internet]. 2009. Recuperado a partir 
de: http://www.draubreysmith.com/pdf/cod-
man.pdf.
26.  Bravo T, López Y. Efectividad de la criote-
rapia y ejercicios de Codman en la bursitis 
aguda de hombro [Internet]. 2005. Recupe-
rado a partir de: http://www.efisioterapia.
net/articulos/abordaje-fisioterapeutico-del-
sindrome-subacromial.
27.  Hughes M. Codman Shoulder Exercises [In-
ternet]. 2011. Recuperado a partir de: http://
www.livestrong.com/article/104250-cod-
man-shoulder-exercises/
28.  Lorenzo MA. Rehabilitación en la patología 
del hombro [Internet]. 2011. Recuperado 
a partir de: www.ibermutuamur.es/revista_
bip_antigua/39/pdf/bip39_triMedica_2.pdf.
29.  Kisner C. Therapeutic Exercise. Davis Com-
pany; 2002. 
30.  Zúñiga A. Rehabilitación de la movilidad por 
medio del ejercicio en lesiones músculo es-
queléticas de hombro en adulto [Internet]. 
2010. Recuperado a partir de: /www.efisiote-
rapia.net/articulos/rehabilitacion-la-movili-
dad-medio-del-ejercicio-lesiones-musculo-
esqueleticas-hombro-adult.
31.  Long JL, Ruberte Thiele RA, Skendzel JG, 
Jeon J, Hughes RE, Miller BS, et al. Activation 
of the shoulder musculature during pendu-
lum exercises and light activities. J Orthop 
Sports Phys Ther. 2010;40(4):230-7. 
32.  Brantingham JW, Cassa TK, Bonnefin D, Jen-
sen M, Globe G, Hicks M, et al. Manipulative 
therapy for shoulder pain and disorders: ex-
pansion of a systematic review. J Manipulati-
ve Physiol Ther. junio de 2011;34(5):314-46. 
33.  Ortiz J. Abordaje fisioterapéutico del síndro-
me subacromial [Internet]. 2009. Recupera-
do a partir de: http://www.magazinekinesico.
com.ar/articulo/200/efectividad-de-la-crio-
terapia-y-ejercicios-de-codman-en-la-bursi-
tis-aguda-de-hombro
Suárez Sanabria N, Osorio Patiño AM. 
218
Revista CES MEDICINA  Volumen 27 No. 2  Julio - Diciembre / 2013

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.