Sedación consciente m.ediante benzodiacepinas en cirugía bucal e

Sedación consciente m.ediante benzodiacepinas en cirugía bucal e - Page 1
Sedación consciente m.ediante benzodiacepinas en cirugía bucal e - Page 2
Sedación consciente m.ediante benzodiacepinas en cirugía bucal e - Page 3
Sedación consciente m.ediante benzodiacepinas en cirugía bucal e - Page 4
Sedación consciente m.ediante benzodiacepinas en cirugía bucal e - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 13

Sedación consciente m.ediante benzodiacepinas en cirugía bucal


Documentos relacionados


Sedación consciente m.ediante benzodiacepinas en cirugía bucal e Transcripciones

.llnales de Odontoestomatologia, 2,53-64 (1998) 
Sedación consciente m.ediante 
benzodiacepinas en cirugía bucal 
C. ]aume Riera1, j Gargallo AlbioJZ, j M Herráez Vilail, L. Berini Aytés, C. Gay Escoda4 
RESUMEN 
La sedación consciente durante el tratamiento odontológico y, en especial, durante el quirúrgico proporciona una mayor 
comodidad al paciente y al profesional contribuyendo a una mejor calidad de trabajo. Los fármacos más usados son las 
benzodiacepinas y entre ellos el midazolam está ganando gran aceptación por su rápido inicio de acción y rápida recuperación 
del paciente. Se dispone además del Dumazenil, un antagonista que puede revertir rápidamente una sobresedación. Otra alternativa 
es el uso delpropofol al que se le atribuye la ventaja sobre el midazolam de tener una recuperación más rápida. Será necesario 
una adecuada monitorización durante todo el tratamiento y en el postoperatorio .. 
Palabras clave: Sedación consciente, benzodiacepinas, diazepam, midazolam, propofol, flumazenil. 
SUMMARY 
The conscious sedation used in dentistry treatments and specially in surgical, o!Iers comfortability to the patient and also 
to the profesional. With its use a better quality of work is given. Benzodiacepines are the most commonly used drugs and specially 
midazolam because ofits quick start and quickpatient's recovery. There is also flumazenil, a rapid antagonist that can be used 
when oversedation appears. Another option is propofol use which in comparison with midazolam has an advantage due to its 
faster recovery. A well controlled monitoring must be used during all the treatment and also in the postoperative. 
Key Words: Conscious sedation, benzodiacepines, diazepam, midazolam, propofol, flumazenil. 
Introducción 
L os procedinúentos de cirugía bucal cons.: tituyen uno de los tratamientos más estresantes para el paciente odon-tológico, 
siendo muchas veces imposible su realización 
sin técnicas coadyuvantes, como pueden ser la 
anestesia general o la sedación. También son 
técnicas estresantes para el profesional y la uti-
lización de sedación supone la realización del 
tratamiento con mayor comodidad y relajación. 
El uso de técnicas sedantes en la clinica dental 
es diferente a las utilizadas en un centro hospi-
talario. Los pacientes son ambulatorios y gene-
1 Licenciada en Odontologia. Alurrma del Máster de Cirug!a e Implantolog!a Bucal. Facultad de Odontologia de la Urúversidad de Barcelona. 
2 Licenciado en Odontolog!a. Profesor asociado de Patolog!a Quirúrgica Bucal y Maxilofacial. Profesor del Máster de Cirug!a e Implantolog!a 
Bucal. Facultad de Odontolog!a de la Urúversidad de Barcelona. 
3 Profesor titular de Patolog!a Quirúrgica Bucal y Maxilofacial. Profesor del Máster de Cirug!a e Implantologia Bucal. Facultad de Odontolo-
gía de la Urúversidad de Barcelona. 
• Catedrático de Patologla Bucal y Maxilofacial. Director del Máster de Cirugfa e Implantolog!a Bucal. Facultad de Odontologfa de la Univer-
sidad de Barcelona. Crrujano maxilofacial del Centro Médico Teknon, Barcelona. 
Anales de Odontoestomatolog!a - 2/98 O 53 
.Anales de Odontoestomatología, 2,53-64 (1998) 
Sedación consciente m.ediante 
benzodiacepinas en cirugía bucal 
e jaume Riera1, j Gargallo AlbioF, J M. Herráez Vilas2, L. Berini Aytés, e Gay Escoda4 
RESUMEN 
La sedación consciente durante el tratamiento odontológico y. en especial, durante el quirúrgico proporciona una mayor 
comodidad al paciente y al profesional contribuyendo a una mejor calidad de trabajo. Los fármacos más usados son las 
benzodiacepinas y entre ellos el midazolam está ganando gran aceptación por su rápido inicio de acción y rápida recuperación 
del paciente. Se dispone además del Oumazenil, un antagonista que puede revertir rápidamente una sobresedación. Otra alternativa 
es el uso delpropofol al que se le atribuye la ventaja sobre el midazolam de tener una recuperación más rápida. Será necesario 
una adecuada monitorización durante todo el tratamiento y en el postoperatorio .. 
Palabras clave: Sedación consciente, benzodiacepinas, diazepam, midazolam, propofol, Oumazenil. 
SUMMARY 
The conscious sedation used in dentistry treatments and specially in surgical, offers comfortability to the patient and also 
to the profesional. With its use a better quality of work is given. Benzodiacepines are the most commonly used drugs and specially 
midazolam beca use of its quick start and quick patient's recovery There is also Oumazenil, a rapid antagonist that can be used 
when oversedation appears. Another option is propofol use which in comparison with midazolam has an advantage due to its 
[aster recovery A well controlled monitoring must be used during all the treatment and also in the postoperative. 
Key Words: Conscious sedation, benzodiacepines, diazepam, midazolam, propofol, Oumazenil. 
Introducción 
L os procedimientos de cirugia bucal cons-tituyen uno de los tratamientos más estresantes para el paciente odon-tológico, 
siendo muchas veces imposible su realización 
sin técnicas coadyuvantes, como pueden ser la 
anestesia general o la sedación. También son 
técnicas estresantes para el profesional y la uti-
lización de sedación supone la realización del 
tratamiento con mayor comodidad y relajación. 
El uso de técnicas sedantes en la clínica dental 
es diferente a las utilizadas en un centro hospi-
talario. Los pacientes son ambulatorios y gene-
1 Licenciada en Odontología. Alumna del Máster de Cirugia e Implantología Bucal. Facultad de Odontología de la Univernidad de Barcelona. 
2 Licenciado en Odontologia. Profesor asociado de Patologia Quirúrgica Bucal y Maxilofacial. Profesor del Máster de Cirugia e lmplantologia 
Bucal. Facultad de Odontología de la Univernidad de Barcelona. 
3 Profesor titular de Patologia Quirúrgica Bucal y Maxilofacial. Profesor del Máster de Cirugia e Implantología Bucal. Facultad de Odontolo-
gía de la Univernidad de Barcelona. 
4 Catedrático de Patologia Bucal y Maxilofacial. Director del Máster de Cirugia e Implantologia Bucal. Facultad de Odontologia de la Univer-
sidad de Barcelona. Cirujano maxilofacial del Centro Médico Tek:non, Barcelona. 
Anales de Odontoestomatologia - 2/98 D 53 
C. ]aume Riera y cols. 
ralmente gozan de buena salud; los procedi-
mientos son normalmente cortos; la profundidad 
de la anestesia o el nivel de sedación son meno-
res, y el miedo y la aprensión del paciente son, 
en la mayoría de los casos, el motivo del uso de 
dichas técnicas. 
Los medicamentos que producen depresión 
del Sistema Nervioso Central (SNC) producen 
unos efectos dosis-dependientes; así, pequeñas 
dosis producirán una ligera sedación -paciente 
consciente-; cuando se aumentan las dosis o se 
añaden otros medicamentos se consigue una 
sedación más profunda y, fmalmente, con dosis 
aún ,.mayores se obtiene anestesia general del 
padente -paciente inconsciente- (l). 
La anestesia general puede estar indicada en 
pacientes no cooperadores, pero requiere la 
participación de un médico anestesiólogo y, por 
tanto, un mayor coste económico, además de 
aumentar el riesgo de complicaciones por la 
anestesia y prolongarse el tiempo de recupera-
ción (2). Cabe considerar, pues, la utilización de 
métodos alternativos como la sedación conscien-
te combinada con anestesia local (3). . 
Se defme sedación consciente como el míni-
mo nivel de depresión de la conciencia que pro-
porciona al paciente la capacidad de mantener 
continua y espontáneamente la respiración y de 
responder de forma apropiada a estímulos fisi-
cos y verbales ( 4). 
La sedación ideal debe equilibrar la sobre e 
infrasedación mientras disminuya la tensión ner-
viosa, ayude a obtener alivio del dolor, suprima 
movimientos involuntarios y produzca suficiente 
amnesia durante la intervención (5). Estos efec-
tos deben conseguirse sin deprimir los reflejos 
protectores de las vías respiratorias o el sistema 
cardiovascular. Deberían tener, además, rápido · 
inicio de acción y relativa breve duración con la 
capacidad de ser reversible con un antagonista (6). 
Los medicamentos y procedimientos em-
pleados tienen que tener un margen de seguri-
dad suficientemente alto para no permitir la 
pérdida de conciencia, ya que durante las 
intervenciones en la cavidad bucal puede ser po-
tencialmente peligroso debido a la pérdida de 
reflejos vitales protectores. Debe mantenerse la 
comunicación verbal y no verbal durante el 
transcurso del tratamiento (7). 
Todos estos requerimientos pueden ser difi-
ciles de conseguir a causa de la variabilidad 
farmacocinética y farmacodinámica de cada 
54 O Anales de Odontoestomatologia - 2/98 
medicamento, de los diferentes requerimientos 
entre los pacientes, de las expectativas poco 
defmidas de los pacientes y de las condiciones 
intraoperatorias variables (8, 9). 
Disponemos de un considerable número de 
medicamentos para conseguir la sedación cons-
ciente del paciente: benzodiacepinas, barbitúri-
cos, opiáceos, ketamina, propofol, hidrato de clo-
ral, antihistamínicos, fenotiacinas, óxido nitroso 
y varias combinaciones. Éstos, además, pueden 
administrarse a través de varias vías, tales como: 
oral, rectal, intramuscular, endovenosa, intranasal 
e inhalatoria. 
En este artículo se pretende hacer una revi-
sión de las técnicas que últimamente se consi-
deran más efectivas para la sedación consciente 
del paciente antes del tratamiento dental y, en 
especial, de los procedimientos de cirugía bucal. 
Benzodiacepinas 
Las benzodiacepinas son el tipo de medica-
mento estándar que puede producir ansiolisis 
de manera más efectiva, siendo el de primera 
elección para la sedación previa a los tratamien-
tos odontológicos (1 O). 
Son depresores del SNC que facilitan la trans-
misión mediada por el neurotransmisor inhi-
bidor GABA (ácido gamma-aminobutírico) (ll, 
12) -con un margen de seguridad más amplio 
que los barbitúricos u opiáceos-. Suprimen la 
ansiedad sin producir pérdida de conciencia y 
proporcionan sensación subjetiva de relajación, 
efectos anticonvulsivantes, relajación muscular y 
amnesia de los acontecimientos inmediatos a la 
administración del fármaco (lO, 13). 
Por otra parte, en algunas ocasiones en que 
se han administrado benzodiacepinas en pacien-
tes excesivamente aprensivos han manifestado 
una reacción paradójica: se disocian de la reali-
dad, sobrerreaccionan a los estímulos, cierran 
los ojos y no siguen las instrucciones verbales. 
También pueden lloriquear y reaccionar con re-
tirada, pero después tienen una total amnesia de 
estas reacciones (14). 
Todos estos efectos resultan de las acciones 
sobre el SNC. Sólo dos efectos de estos fármacos 
parecen resultar de acciones sobre los tejidos 
periféricos: la vasodilatación coronaria que se 
observa después de la administración ende-
venosa de ciertas benzodiacepinas, y el bloqueo 
Sedación consciente mediante benzodiacepinas en cirugía bucal 
Fig.l.- Previa colocación del esmarch, se inserta una aguja tipo 
mariposa del n• 23 en una vena del dorso de la mano. 
Fig. 2.- Se retira el esmarch. 
Fig. 3.- Se fija la aguja para proceder a la administración del sedante. 
Fig. 4.- Monitorización mediante un pulsioxímetro. 
Anales de Odontoestomatología - 2/98 O 55 
C. ]aume Riera y cols. 
neuromuscular, que aparece sólo con dosis muy 
elevadas (13). 
Se observan efectos leves sobre la respira-
ción y el sistema cardiovascular. Dosis prea-
nestésicas de midazolam y diazepam deprimen 
ligeramente la ventilación y pueden provocar una 
acidosis respiratoria. En los registros de los casos 
de intoxicación que implican las benzodiace-
pinas, los únicos pacientes que necesitaron 
apoyo ventilatorio fueron aquéllos que también 
habían tomado otra droga depresora del SNC, 
especialmente alcohol. 
Los efectos cardiovasculares son menores, 
excepto en la intoxicación grave. En dosis prea-
nestésiCas, todas las benzodiacepinas disminu-
yen la presión sanguínea y aumentan la frecuencia 
cardíaca (13). 
La primera vía de eliminación de las benzo-
diacepinas es el hígado, por lo que en pacientes 
con alteraciones hepáticas el metabolismo de las 
benzodiacepinas estará disminuido y debere-
mos reducir la dosis administrada (15) . 
Las benzodiacepinas como grupo incluyen 
medicamentos categorizados como sedantes-
hipnóticos y otro grupo de agentes ansioliticos. 
Todas las benzodiacepinas tienen efectos hipnó-
ticos y la incidencia de efectos locales y la du-
ración de acción de algunos de estos medica-
mentos indican su uso en el área odontológica. 
Los sedantes-hipnóticos producen sedación 
o hipnosis dependiendo de la dosis y de la res-
puesta del paciente al fármaco. Dosis bajas pro-
ducen un efecto de calma (sedación), normal-
mente asociado con un grado de somnolencia e 
incoordinación motora, y altas dosis producen 
hipnosis (un estado parecido al sueño fisiológi-
co). Las benzodiacepinas de más interés en este 
grupo son: flurazepam, temazepam, triazolam, 
lorazepam, nitrazepam y midazolam. 
Los ansioliticos son usados para manejar la 
ansiedad y tensión de moderada a severa. 
A dosis terapéuticas producen un grado me-
diano de sedación sin alterar el nivel de concien-
cia o la actividad psicomotora del paciente. Las 
benzodiacepinas de mayor interés en este grupo 
son: diazepam y oxacepam (16). 
En la tabla I se refieren algunos de los 
parámetros a tener en cuenta de cada uno de 
estos medicamentos. 
El diazepam es el sedante más reconocido 
en odontología; no obstante, últimamente el 
midazolam está ganando una gran aceptación 
. debido a algunas ventajas que serán comenta-
das a continuación. 
Midazolam. 
El midazolam es una potente benzodiace-
pina, relativamente nueva, que en los últimos años 
está ganando gran aceptación cuando se utiliza 
para proporcionar sedación consciente en pa-
Tablal 
Parámetros para sedación o control preoperatorio de ansiedad 
Disponibilidad (mg) 
F1urazepam (s.h.) 
Temazepam (s.h) 
Triazolam (s.h.) 
Lorazepam* (s.h.,a.) 
Nitrazepam ( s.h.) 
Midazolam* (s.h.) 
Diazepam* (a.) 
s.h. sedante hipnótico/ a. ansioUtico 
* Comen::ializados en España 
56 O Anales de Odontoestomatología - 2/98 
15,30 
15,30 
0,25-0,5 
0,5-1-2 
5 
15 
2-5-10 
Dosis (mg) Vida media 
(horas) 
30 47-100 
30 10 
0,25-0,5 2,2 
2-4 9-24 
2,5-10 18-28 
15-30 1,7-2.4 
10 20-50 
Pico plasmático 
(horas) 
0,5-1 
2-3 
1,3 
2 
2 
0,5 
2 
dentes no cooperadores o pacientes muy jóve-
nes. No obstante, para modificar la conducta en 
procedimientos que tarden más de 20 minutos 
todavía necesita ser evaluado con mayor profun-
didad, aunque la mayoría de autores exponen 
resultados favorables como agente preanes-
tésico para casos de anestesia general ( 17, 18). 
El midazolam tiene unas propiedades fisico-
químicas que le proporcionan una alta hidro-
solubilidad para la manufactura de una fórmula 
parenteral, mientras que al pH fisiológico de la 
sangre se convierte en altamente lipofilico ( 19). 
Esta alta lipofl.lia explica su rápida absorción y 
metaboliS!JlO por el tracto gastrointestinal, así 
como su eficiente entrada en el cerebro, propor-
cionando illlrápido inicio y recuperación (17, 19, 20) . 
Este medicamento tiene alta afmidad por los 
receptores benzodiacepínicos en el SNC y da 
lugar a una mayor potencia y efectos hipnóticos, 
comparándolo con el diazepam (dos veces me-
nos potente) (21). Diversos autores prefieren el 
midazolam que el diacepam para efectuar 
sedaciones ambulatorias, por tener menor tiem-
po de latencia, menor duración de la sedación, 
más rápida recuperación y mejor amnesia re-
trógrada (22, 23). Es importante considerar el 
hecho de que el principal metabolito del 
midazolam -el4-hidroxi-midazolam- es rápida-
mente inactivado en el hígado, al contrario que 
el metabolito derivado del diazepam, ya que se 
trata de un metabolito activo que prolonga la 
sedación (22) . 
Este fármaco tiene actividad hipnótica, 
anticonvulsivante, relajante muscular, sedante y 
produce amnesia anterógrada y ansiolisis. No tie-
ne efectos analgésicos (3, 15, 18). 
El mayor riesgo relacionado con altas dosis 
de midazolam es la hipoventilación con hipoxe-
mia asociada. Se han descrito casos de depre-
sión respiratoria dosis-dependiente, sobretodo 
al principio del uso de este medicamento, que 
parece ser debido a las dosis iniciales recomen-
dadas, las cuales infravaloraban la relativa po-
tencia del midazolam que ahora se conoce como 
tres o cuatro veces más potente que el diazepam . 
(no dos, como se pensaba originalmente) (18) . 
Será necesario, por tanto, monitorizar al paciente 
durante toda la intervención y el período de re-
cuperación. Matthews y cols. (23) comprueban 
que la administración de midazolam por vía 
endovenosa produce un ligero descenso de la 
saturación de 0 2, pero nunca es inferior al 95%. 
Sedación consciente mediante benzodiacepinas en cirugía bucal 
Los efectos respiratorios dependen de la vía 
de administración, de la técnica sedativa, la anes-
tesia utilizada y de las características individua-
les del paciente. Cuando el midazolam se da a 
dosis sedativas sin ninguna medicación adicio-
nal, no se produce una depresión respiratoria 
clínicamente significativa (24). 
Otros efectos adversos menos comunes in-
cluyen agitación, hiperactividad, combatividad 
y movimientos involuntarios. No obstante, no se 
han observado efectos adversos a largo plazo. 
Los efectos sistémicos en la administración 
parenteral son infrecuentes (24), algunos de los 
descritos incluyen: hipo, tos, náuseas, vómitos, 
sobresedación, dolor de cabeza, somnolencia, 
disminución de la frecuencia respiratoria, apnea, 
alteraciones de la presión sanguínea y del pulso. 
El miazolam estaría contraindicado en pacien-
tes con conocida hipersensibilidad al medica-
mento y en glaucoma de ángulo cerrado. 
Puede administrarse a través de cinco vías 
disponibles: oral, rectal, intranasal, intramuscular 
y endovenosa. 
Midazolam oral 
La vía oral constituye una técnica beneficiosa 
y atraumática, muy útil sobretodo en individuos 
jóvenes, ya que en la mayoría de veces el miedo 
a la inyección es la principal causa de su ansie-
dad (17, 25). 
· El uso más común de la sedación oral es para 
reducir la ansiedad en las horas precedentes al 
tratamiento (reducción de la ansiedad preo-
peratoria). Y el segundo uso sería en aquellos 
pacientes aprensivos con miedo al tratamiento 
odontológico o quirúrgico en el que su ansie-
dad empieza el día antes de la visita; podrá ad-
ministrarse, entonces, un ansiolítico o sedante una 
hora antes de ir a dormir ( 16) . 
Uno de los inconvenientes de esta ruta de 
administración es que, a pesar de que el fármaco 
sea rápidamente absorbido por el tracto 
gastrointestinal, tiene un extenso primer paso he-
pático de extracción. Sólo el 30%-40% de la for-
ma no metabolizada de una dosis oral-el 15%-
30% o el40%-50% para otros autores (18, 24)-
llega a la circulación sistémica. Esto hace nece-
sario unas dosis dos o tres veces superiores a la 
endovenosa para obtener efectos clínicos simi-
lares ( 17). Otro de sus inconvenientes es su mal 
Anales de Odontoestomatología- 2/98 O 57 
C. Jaume Riera y cols. 
sabor cuando se da en forma de jarabe, lo que 
hace que sea rechazado frecuentemente por los 
pacientes más jóvenes (24). 
Como en toda sedación, el paciente debe 
estar en ayunas y, por tanto, no debe ingerir nin-
gún alimento en las 6 horas previas a la sedación. 
La dosis recomendada es de 0,25-0,75 mglkg. 
Otros autores exponen intervalos de 0,3-0,8, 0,4-
0,6 y 0,3-0,75 mglkg (17, 18, 24). No obstante, 
en un estudio comparando dosis de 0,3 y 0,5 mg/ 
kg se observó que la dosis más alta no ofrecía 
beneficios ( 1 7), incluso se ha visto que dosis 
mayo re~ de 0,5 mglkg no siempre producen se-
dación consciente, siendo necesario una recu-
peración y monitorización durante largos perío-
dos de tiempo. 
El tiempo de inicio de acción (desde que se 
administra el medicamento hasta que puede ini-
ciarse el tratamiento) es de 15-40 minutos ( 1 7), 
con una media de 30 minutos (18, 24, 26). 
El pico plasmático se consigue aproxirrlada-
mente al cabo de una hora de la ingestión del 
fármaco (24). 
El tiempo de recuperación es, aproximada-
mente, de 90 minutos. Otros autores (27) consi-
deran un tiempo de recuperación de dos horas 
para dosis de lO mg y cuatro horas para dosis 
de 20mg. · 
Midazolam rectal 
La vía rectal prácticamente no requiere 
cooperación del paciente (18), a diferencia de 
la vía oral, por lo que puede ser apropiada en 
pacientes pediátricos y/o muy aprensivos. Tiene 
la ventaja, además, de que es más fácil repetir la 
administración del medicamento sin interrumpir 
el tratamiento que si éste es administado por vía 
oral (26). 
La mejor técnica consiste en la aplicación de 
midazolam en solución mediante una cánula in-
troducida en el recto (microenema). 
Esta técnica fue preferida por diversos au-
tores por ser rápida, segura y no dolorosa. No 
obstante, otros autores ( 18) obtuvieron pobres 
resultados clínicos, justificándose porque la ab-
sorción rectal es escasa e irregular, siendo la vía 
de administración menos segura. 
Se han relatado, además, casos de dolor rec-
tal, prurito y defecación intraoperatoria ( 18). 
Las ventajas que se atribuyen a esta vía de 
58 D Anales de Odontoestomatologia - 2/98 
administración, comparándola con la vía oral, son 
su mayor rapidez de acción y la utilización de 
dosis menores (26) . 
La dosis recomendada es de 0,35-0,4 mglkg (26). 
Otros autores hablan de 0,25-0,35 o 0,4-l mglkg 
(18, 24). Pueden alcanzarse dosis de l mglkg 
sin producir cambios significativos de la presión 
arterial, frecuencia cardíaca o de la saturación 
de la hemoglobina (18). 
El tiempo de inicio de acción es de 10-15 mi-
nutos (26). Se consigue la máxima sedación (pico 
plasmático) a los 30 minutos (24, 26). 
La duración de la sedación es de 45 minutos 
(79 minutos en la vía oral) (26). 
Midazolam intranasal 
Recientemente, la vía intranasal ha sido con-
siderada como una alternativa muy interesante 
a tener en cuenta. Tiene la ventaja de la rápida 
absorción desde un área altamente vascu-
larizada hacia la circulación sistémica, sin tener 
que pasar por la circulación portal (20, 27, 28). 
Se consigue, pues, un efecto rápido sin adminis-
trar inyección alguna ni requerir gran colabora-
ción por parte del paciente. 
El mecanismo exacto de la absorción intra-
nasal no es bien conocido. Es probable que el 
midazolam intranasal pueda conseguir mayor 
grado de sedación que la que implicaría la con-
centración plasmática conseguida. Parece ser 
· que ciertos medicamentos pueden conseguir 
proporcionalmente concentraciones más altas en 
el cerebro o un inicio de acción más rápido cuan-
do es administrado nasalmente que de forma 
endovenosa, ya que puede ser absorbido direc-
tamente a través de la lámina cribiforme, aun-
que no hay confirmación de estos estudios en 
animales (18, 29). Se tiene que proceder, por 
tanto, tan cautelosamente como en la adminis-
tración endovenosa. 
Como desventajas puede destacarse la de-
pendencia de la mucosa nasal para la absorción 
del medicamento, estando contraindicado en las 
infecciones respiratorias altas con secreción na-
sal copiosa (18, 20) . También se han relatado 
casos de quemaduras en la mucosa nasal por su 
causticidad (5, 20). 
Para su aplicación se coloca el paciente en 
posición supina y, usando jeringas hipodérmicas 
de l rnl sin aguja, se instila el midazolam rápida-
mente en una narina (se prepara a una concen-
tración de 0,25 rnllmg-40 mg/ml-, ya que se ne-
cesita que el volumen total del líquido se reduz-
ca al mínimo; se aconsejan viales multidosis de 
10 rnl a concentración de 5 mg/ml) (24, 28). 
No se debe ingerir nada sólido como nínimo 
seis horas antes y líquidos desde cuatro horas antes. 
La dosis recomendada es de 0,2-0,3 mg/kg 
(20, 24) . A los 10 minutos se puede repetir la 
dosis si es necesario ( 18). Si esta segunda dosis 
no es efectiva, no se recomienda la administra-
ción de una tercera, ya que no hay estudios sobre 
su seguridad y eficacia (24). No parece haber 
diferencias significativas en la sedación obteni-
da con dosis de 0,2 y 0,3 mg/kg. Los pacientes 
se mantienen despiertos o ligeramente somno-
lientos (20) . 
El tiempo de inicio de acción es de 5-15 mi-
nutos. A los 1 O minutos se consigue un nivel es-
table de sedación (18, 24, 27, 28) y a los 15 mi-
nutos se alcanza el pico plasmático (20) . 
La duración de la sedación acostumbra a ser 
de 40-60 minutos (20) . Otros autores hablan de 
unos 30 minutos (18, 24). 
El tiempo de recuperación oscila entre 125 y 
130 minutos (27, 28). 
En la mayoría de estudios referidos (5, 20, 
24, 27, 28), la administración nasal de midazolam 
se acompaña de la inhalación de óxido nitroso 
(30% de N2 0170% de 0 2) durante todo el trata-
miento, aunque en ninguno de ellos refiere que 
sea necesario. 
Midazolam endovenoso 
La técnica endovenosa ha adquirido mucha 
popularidad por la capacidad de ir incre-
mentando las dosis de acuerdo con la respuesta 
del paciente, permitiendo una sedación más con-
trolada en contraste a la administración de una 
cantidad fija (10, 14). 
El midazolam es uno de los sedantes más 
interesantes para la administración endovenosa, 
ya que proporciona buena sedación con mini-
ma interferencia con los signos vitales, profunda 
amnesia y corta duración de la acción. 
Bremerich y cols. (30) comparaban un gru-
po de pacientes tratado con midazolam endo.,. 
venoso y otro que recibía únicamente la aneste-
sia local, previo a la extracción quirúrgica del 
tercer molar. Los pacientes sedados valoraban 
la cirugía como más agradable que cuando re-
Sedación consciente mediante benzodiacepinas en cirugía bucal 
cibían únicamente la anestesia local, aunque no 
se encontraron diferencias en el post operatorio (30). 
Uno de sus inconvenientes es que, a pesar 
de ser la vía más efectiva, no es la preferida por 
los pacientes, especialmente los niños, ya que la 
administración parenteral constituye una causa 
de ansiedad, malestar y trauma psíquico ( 18). 
Pueden utilizarse dos técnicas de aplicación: 
la administración controlada por el paciente o 
por el profesional. En la primera es el paciente 
quien solicita los incrementos de sedante según 
sus necesidades (siempre con un margen de 
seguridad establecido) y en la segunda el ope-
rador administra incrementos de medicamento 
a un intervalo determinado (aproximadamente 
un minuto) hasta un punto fmal predeterminado 
(como puede ser el signo de Verrill-ptosis cu-
briendo parcialmente las pupilas-) o una dosis 
calculada en relación a la edad y el peso (14) . 
En el estudio efectuado por Zacharias y cols. (31) 
en 1994, en el cual compararon ambos métodos 
de administración endovenosa de midazolam, 
valorando las variaciones en el pulso, la tensión 
arterial, la saturación de oxígeno, el grado de 
amnesia, y la aceptación y preferencia por parte 
de los pacientes, no hallaron diferencias signifi-
cativas entre los dos métodos de administración. 
En las dos técnicas se inserta una aguja tipo 
mariposa de 23 en la vena del dorso de la mano 
y se conecta a la cánula de infusión (14, 32) (Fi-
guras 1-3). 
No se debe comer ni beber durante las seis 
horas anteriores a la sedación. 
La dosis recomendada es de 0,05-0,1 mg/kg 
dependiendo de: la naturaleza del procedimiento 
(premedicación, sedación o anestesia general), 
si se han dado otros medicamentos ( 18), y la sen-
sibilidad individual de cada paciente a la droga (22) ~ 
Inicialmente, se administran 2 mg y después 
se van administrando los incrementos requeri-
dos. En la técnica controlada por el operador, 
después de 2 minutos se hacen repetidos «bo-
los» de 1 mg cada 45 segundos (5, 32) hasta que 
aparece el signo de Verrill. La dosis media osci-
la entre 4,8 y 5,6 mg (14, 23, 32). La dosis máxi-
ma es de .8 mg en total (33) o de 0,15 mg/kg 
para otros autores (17, 18). 
El tiempo de inicio de acción está entre 4,7 y 
5 minutos (14, 32). 
El tiempo de recuperación es de 90-120 mi-
nutos (27, 28) o 60 minutos (5, 24), dependiendo 
de los diferentes autores. 
Anales de Odontoestomatologia - 2/98 O 59 
C. }aurne Riera y cols. 
Diazepam 
El diazepam es un sedante muy utilizado en 
odontología que últimamente está siendo des-
plazado por el rnidazolam, ya que éste posee 
algunas ventajas que comentaremos a con-
tinuación. 
Las benzodiacepinas se clasifican según su 
larga, media y corta duración, basándose en la 
vida media de eliminación. Mientras el rnida-
zolam tiene una vida media ultracorta de 2 a 8 
horas, la del diazeparn es de 20 a 50-72 horas 
(10, 18-20) y la de su rnetabolito (desrnetildia-
zepam) ,~~ de 30-60 horas. 
Así, -· la primera desventaja del diazepam 
sería una vida media más larga y la formación 
de rnetabolitos activos con un segundo efecto 
adicional (26). No obstante, algunos autores (17, 
19) consideran que, a pesar de la diferencia en 
la vida media de eliminación, la recuperación no 
es más rápida con el rnidazolam. Argumentan 
que las concentraciones plasmáticas de las 
benzodiacepinas no se corresponden con los 
efectos clínicos observados y que la farrnaco-
cinética de eliminación de las vidas medias no 
se correlaciona con la duración de su efecto 
sedativo. Parece ser que los efectos farrnacodi-
nárnicos sedativos dependen más de la lipofllia 
del fármaco que de su vida media de elimina-
ción (19). 
Otra ventaja del rnidazolam es que al ser so-
luble en agua facilita la administración ende-
venosa e intramuscular con una mínima irritación 
( 18, 19); mientras que el diazeparn necesita ser 
combinado con alguna substancia que aumente 
su solubilidad para fórmulas parenterales, pro-
duciendo un mayor dolor a la inyección y mayor 
incidencia de trombosis y tromboflebitis cuan-
do se administra endovenoso (32). 
Las distintas vías de administración propor-
cionan las mismas ventajas e inconvenientes an-
teriormente explicados en el rnidazolam, por lo 
que a continuación solamente se expondrán las 
dosis recomendadas, el tiempo de latencia y el 
tiempo de recuperación. 
Diazepalll oral: 
Dosis: 5-l O rng una hora antes ( 16). 
Tiempo de inicio de acción: 45-90 minutos (24). 
Tiempo de recuperación: 2-4 horas (24). 
60 O Anales de Odontoestomatología - 2/98 
Diazepam rectal: 
Dosis: 5o 10 rng en 2,5 rnl de solución (0,3-
0,7 rnglkg). 
Tiempo de inicio de acción: 10-25 minutos 
(aproximadamente 15 minutos). 
Tiempo de recuperación: l ,5-2 horas. 
Knudsen (25) refiere que 5 rng de diazepam 
en solución consigue un nivel plasmático adecua-
do a los 4 minutos y en forma de supositorio a 
los 20-30 minutos. El pico plasmático se alcanza 
a los 8-25 minutos. 
Diazepam endovenoso: 
Dosis: 0,25 rnglkg (33), con un máximo de 
20 rng. 
Se administran 6 rng iniciales, se deja un pe-
ríodo de 2 minutos y a continuación se adminis-
tran incrementos de 2 rng cada 45 segundos 
hasta que aparece el signo de Verill (32). La do-
sis media requerida (16,4 rng) es aproximada-
mente el triple de la del rnidazolam (5,6 rng). 
Tiempo de inicio de acción: 6,8 minutos (32) 
a 8 minutos (34). 
Tiempo de recuperación: 89,6 minutos (simi-
lar al rnidazolam, de 89,2 minutos) (32) . 
Flumazenil. Antagonista de las 
benzodiacepinas 
El flurnazenil es una imidazobenzodiacepina 
que cornpetitivamente bloquea la actuación de 
las benzodiacepinas en las sinapsis inhibidoras 
cerebrales mediadas por el neurotransmisor 
. GABA ( 12, 35). Es un antagonista específico 
benzodiacepínico que tendría que mejorar la 
rapidez de recuperación después del rnidazolarn 
mediante la rápida reversión de sus efectos se-
dantes y amnésicos (22, 36) , así corno revertir la 
posible sobredosis de benzodiacepinas. 
La mayoría de pacientes experimentan lato-
tal reversión de los efectos sedativos, ansioliticos, 
amnésicos y psicornotores en menos de 5 minu-
tos. Es importante recordar que los efectos del 
flurnazenil están influenciados por las dosis del 
agonista (36). 
Su principal inconveniente es su corta vida 
media, ya que al ser menor que la de las 
benzodiacepinas puede producirse una rese-
dación (10, 15, 35, 36). Este hecho reduce el va-
lor de la administración rutinaria del flumazenil 
para mejorar la recuperación del paciente 
sedado con benzodiacepinas. En caso de tener 
que utilizar el flumazenil, el paciente tendrá que 
ser monitorizado durante 2 o 3 horas postope-
ratoriamente debido a esta potencial resedación 
(24, 35) . 
Otros efectos secundarios incluyen: náuseas, 
vómitos, visión borrosa, sudoración, vértigo, con-
vulsiones, dolor de cabeza, dolor a la inyección, 
fatiga y labilidad emocional. No se observan 
efectos cardiovasculares (15, 21 , 35, 36) . 
El flumazenil estará contraindicado en pa-
cientes con hipersensibilidad a las benzo-
diacepinas y en los sometidos a terapias de larga 
duración con benzodiacepinas (15). 
Se administra, por vía endovenosa, una do-
sis inicial de 0,2 mg en 15 segundos. Si a los 45-
60 segundos no se ha conseguido el nivel de con-
ciencia deseado se puede repetir una segunda 
dosis. La dosis de 0,2 mg puede ser repetidas 
cada 60 segundos hasta un límite de 1 mg en 
total (lO, 15, 21, 24). 
En caso de sobredosis de benzodiacepinas 
pueden requerirse dosis tan altas como 3 mg de 
flumazenil . Si ocurre resedación se pueden dar 
repetidas dosis cada 20 minutos no excediendo 
de 1 mgcada vez y no más de 3 mgen una hora (35). 
Para la mayoría de autores, el flumazenil su-
pone una droga de emergencia indispensable 
de tener cuando se practica sedación con 
benzodiacepinas, la cual se utiliza para estabili-
zar pacientes profundamente sedados, con de-
presión respiratoria o con sedación más prolon-
gada de lo habitual. En cambio, se recomienda 
poco su empleo de forma rutinaria por su corta 
duración con los efectos resedantes anteriormen-
te comentados y por su elevado coste ( 15, 21) . 
Propofol 
El propofol es un anestésico endovenoso que 
puede ser administrado en bolos intermitentes 
o mediante infusión continua, caracterizado por 
un rápido inicio, redistribución, metabolismo y 
recuperación (7 -9). Proporciona una excelente 
sedación en pacientes quirúrgicos bajo aneste-
sia regional, con una baja incidencia de efectos 
locales. 
Constituye una alternativa interesante a con-
Sedación consciente mediante benzodiacepinas en cirugía bucal 
siderar, ya que se le atribuyen algunas ventajas 
sobre el midazolam tales como una más rápida 
recuperación post operatoria no dependiente de 
la dosis de sedante, amnesia más selectiva para 
los acontecimientos intraoperatorios y pocos 
efectos residuales en la función cognitiva (8, 9, 
37, 38). 
La profundidad de sedación es rápida y fá-
cilmente controlada ajustando el porcentaje de 
infusión. Debe evitarse el uso de grandes dosis 
para minimizar el pico plasmático de propofol 
que puede dar lugar a niveles inseguros de se-
dación (7). Al igual que el midazolam, puede 
administrarse de forma continua por el profesio-
nal, o bien en forma de bolos controlados por el 
paciente (38). 
Su precio es mayor al del midazolam, pero la 
mayor rapidez de recuperación postoperatoria 
del paciente puede llegar a disminuir el coste 
total del tratamiento, además de apreciarse una 
mayor eficacia clínica (39) . 
Uno de sus inconvenientes es el dolor a la 
inyección, por lo que puede administrarse junto 
a 0,2 mg/kg de lidocaína all% para evitarlo en 
lo posible ( 40). 
Se recomienda una infusión inicial a una re-
lación de 3 mglkglh -4 mg/kg/h para otros auto-
res ( 40)- ajustada a intervalos de 5 minutos has-
ta conseguir y mantener un adecuado nivel de 
sedación (7). 
En la técnica controlada por el paciente se 
administra una dosis inicial de O, 7 mglkg durante 
15 . segundos. A continuación, según los re-
querimientos del paciente, se van administran-
do bolos de 0,7 mglkg distribuidos a razón de 
16,7 mg/min. (8, 9). 
La dosis media es de 5,29 mglkg. 
El tiempo de inicio de acción es de, aproxi-
madamente, 9 minutos (40) . 
El tiempo de recuperación descrito es de 22 
minutos 58 segundos ( 40) . 
Monitorización 
Para la práctica de la odontología, y · espe-
cialmente de la cirugía bucal con técnicas de se-
dación consciente, es imprescindible disponer 
del material apropiado con el fm de tener el con-
trol permanente de las constantes vitales del 
paciente. 
El nivel de sedación y conciencia debe ser 
Anales de Odontoestomatología- 2/98 D 61 
C. Jaume Riera y cols. 
monitorizado durante toda la intervención y pe-
ríodo de recuperación; el paciente debe de es-
tar relajado, cooperador y capaz de responder 
al contacto verbal. 
Las constantes vitales que deben ser contro-
ladas son: la frecuencia cardíaca, la presión san-
guínea, la frecuencia respiratoria y la saturación 
de oxígeno. 
De particular importancia es la necesidad de 
monitorizar constantemente la saturación de oxí-
geno con un pulsioxímetro (28) (Fig. 4). Este 
monitor no invasivo proporciona una rápida y 
exacta información sobre la saturación de oxí-
geno arterial y del pulso, permitiendo la valora-
ción de-'la función respiratoria y cardiovascular. 
Es capaz de detectar cambios en la oxigenación 
antes de que puedan apreciarse clínicamente. 
Por debajo de una saturación del 90% es 
necesario su correlación para prevenir la hipoxia 
subsecuente ( 41). 
Algunos estudios refieren un incremento en 
la incidencia de hipoxemia durante la sedación 
consciente en pacientes de edad, en los que se 
aprecian déficits en la función cardiovascular o 
respiratoria, y en los obesos. No ha sido demos-
trado, en cambio, su relación con el tabaco, sexo 
o el tipo y dosis de medicación usada ( 4): 
Según las recomendaciones de la EFAAD 
(European Federation for the Advancement of 
Anaesthesia in Dentistry) ( 42), cuando el 
paciente recibe sedación consciente es obliga-
toria la presencia continua del odontólogo y 
ayudante debidamente entrenados hasta la com-
pleta recuperación del paciente. Debe monitori-
zarse el paciente mediante un pulsioxímetro y 
cuando el tratamiento que se debe realizar es 
dificil o extenso, o cuando el paciente está clasi-
ficado como ASA III, se necesitará una persona 
adicional apropiadamente entrenada para admi-
nistrar el fármaco y monitorizar el paciente. · · 
Se requiere un equipo de resucitación y los 
medicamentos de soporte adecuados. En algu-
nos países, los fármacos endovenosos para se-
dación consciente pueden ser usados solamente 
por un profesional médico especializado y acre-
ditado para ello. 
Conclusiones 
- El uso de sedación consciente en cirugía 
bucal es un procedimiento que aporta una ma-
62 D Anales de Odontoestomatología- 2/98 
yor comodidad durante el tratamiento, tanto para 
el paciente como para el profesional, y contri-
buye a una mayor aceptación por parte del pa-
ciente. 
-El diazepam es el sedante que más se ha 
utilizado en odontología; no obstante, últimamen-
te está siendo desplazado por el midazolam por 
sus ventajas en cuanto a rápida absorción y me-
tabolismo, facilidad de entrada en el cerebro y 
ausencia de metabolitos activos lo que propor-
ciona un rápido inicio y recuperación. 
- Durante la sedación debe disponerse de 
flumazenil, un antagonista de las benzodiace-
pinas que se utilizará en caso de sobresedación. 
-Otra alternativa a considerar es el propofol, 
cuya principal ventaja es la rápida recuperación 
del paciente no dependiente de la dosis de se-
dante, amnesia más selectiva y pocos efectos 
residuales en la función cognitiva. 
- Durante el uso de sedación es indispen-
sable una correcta monitorización mediante un 
pulsioxímetro durante todo el tratamiento y 
postoperatorio, así como el control de la tensión 
arterial. 
Bibliografía 
l. CONSENSUS CONFERENCE: Anesthesia and sedation 
in the dental ofiice.JAMA, 1985; 254: 1073-1076. 
2. CHYE,E.P.Y;YOUNG, I. G.; OSBORNE, G.A.; RUDKIN. G. 
E.: Out comes after same-day oral surgery: a review of 
1180 cases at a major teaching hospital. J. Oral 
Maxillofac. Surg., 1993; 51: 846-847. 
3. LbKKEN, P.; BAKSTAD, O. J.; FONNELOP,E.; SKOGEDAL, 
N.; HELI.STEN, K.; BJERKELUND, C. E.; STORHAUG, K.; 
OYE, I.: Conscious sedation by rectal administration of 
midazolam or midazolam plus ketamine as alternatives 
to general anesthesia for dental treatment of unco-
operative children. Scand J. Dent. Res., 1994; 102: 27 4-280. 
4. COUNCIL ON SCIENTIFIC AFFAIRS: The use of pulse 
oximetry during conscious sedation. JAMA, 1993; 270: 
1463-1467. 
5. KAUFMAN, E. ; DAVIDSON, E.; SHEINKMAN, Z.; MA-
GORA, E: Comparison between intranasal and intra-
venous midazolam sedation (with or without patient 
control) in a dental phobia clinic. J. Oral Maxillofac. Surg., 
1994;52:840-843. 
6. PRUITT, J. W.; GOLDWASSER, M. S.; SABOL, S. R.'; 
PRSTO]EVICH, S. J.: Intramuscular ketamine, midazolam, 
and glycopyrrolate for pediatric sedation in the 
emergency department. J. Oral Maxillofac. Surg., 1995; 
53: 13-17. 
7. OEI-LIM, L. B.;VERMEULEN-CRANCH, D. M. E.; BOUVY-
BERENDS, E. C. M. : Concious sedation with propofol Íl'l 
dentistry Br. Dent. J., 1991; 170: 340-342. 
8. RUDKIN, G. E.; OSBORNE, G. A.; CURTIS, N. J.: Intra-
operative patient -controlled sedation. Anaesthesia, 1991; 
46:90-92. 
9. OSBORNE, G.A.;RUDKIN, G. E.; CURTIS,N.J. ;VICKERS, 
D.; CRAKER, A. J.: Intra-operative patient controlled 
sedation. Anaesthesia, 1991; 46: 553-556. 
lO. HENDERSON, B. N.; TRIPLETT, R. G.; CAGE, T. W.: 
Anxiolytic theraphy Oral and intravenous sedation. Dent. 
Clin. NorthAm., 1994; 38: 603-617. 
ll . ANDRÉS-TRELLES, E: Sedantes/hipnóticos y ansiolíticos. 
Sedación en odontología. En: Esplugues, J.; Morcillo, 
E. J.; Andrés-Trelles, E Farmacología en clínica dental. 
Barcelona: Prous editores, 1993: 181-208. 
12. CLARK, W. G.; CRAIG, D.; JOHNSON, A. R.; GOTH: 
Farmacología clínica. 12 ed. México: Panamericana, 
1990: 201-206. 
13. RAIJ.., T. W. : Hipnóticos y sedantes. En: Goodman Gilman, 
A.; Rall, T. W.; Nies, A. S.; Taylor, P.: Las bases farma-
cológicas de la terapéutica. México, D. E: Médica Pana-
mericana, 1991: 345-356. 
14. RODRIGO, CH.; CHOW, K. CH.:Acomparison of 1- and 
3-minute lockout periods during patient-controlled 
sedation with midazolam. J. Oral Maxillofac. Surg., 1995; 
53: 406-410. 
15. WATSON, D. S.: The use of the benzodiazepine 
antagonist flumazenil. AORN,J.; 1993; 57: 497-502. 
16. MALAMED, S. E: Oral sedation. en: Malamed, S. E: · 
Sedation. A guide to patient management. St. Louis: CV 
Mosby; 1989: 89-118. 
17. SlLVER, T.; WINSON, C.; WEBB, M: Evaluation of two 
dosages of oral midazolam as a conscious sedation for 
physically and neurologically compromised pediatric 
dental patients. Pediatr. Dent., 16: 350-359. 
18. KUPIETZKY, A.; HOUPT, M. I.: Midazolam: a review of its 
use for conscious sedation of children. Peoiatr. Dent., 
1993; 15: 237-241. 
l9.ARIANO, R. E.; KASSUM, D. A.; ARONSON, K. J.: 
Comparison of sedative recovery time after midazolam 
versus diazepam administration. Crit. Care Med., 1994; 
22: 1492-1496. 
20. FUKS, A. B.; KAUFMAN, E.; RAM, D.; HOVAV, S.; SHAPIRA, 
J. : Assessment of two doses of intranasal midazolam for 
sedation of young pediatric dental patients. Pediatr. 
Dent., 1994; 16: 301-305. 
21. THOMSON, P. J.: COULTHARD, P.; SNOWDON, A. T.; 
MITCHELL, K. : Recovery from intravenous sedation with 
midazolam- the value of flumazenil. Br. J. Oral Maxillofac. 
Surg., 1993; 31: 101-103. 
22. RICHARDS, A.; GRIFFITHS, M.; SCULLY, C.: Wide 
variation in patient response to midazolam sedation for 
outpatient oral surgery Oral Surg. Oral Med. Oral Pathol. , 
1993; 76: 408-411. 
23. MATTHEWS, R. W.; MALKAWI, Z. ; GRIFFITHS, M. J.; 
SCULLY, C.: Pulse oximetry during minor oral surgery 
with and without intravenous sedation. Oral Surg. Oral 
Med. Oral Pathol., 1992; 7 4: 537-543. 
24. HARTGRAVES, P. M.; PRIMOSCH, R. E.: An evaluation of 
oral and nasal midazolam for pediatric dental sedation. 
J.Dent. Child., 1994; 61 : 175-180. · 
25. LOWEY, M. N.; HALFPENNY,W.: Observations on the use 
ofrectally administered diazepam for sedating children 
befare treatment ofmaxillofacial injuries: report ofnine 
cases. In t. J. Paediatr. Dent., 1993; 3: 89-93. 
Sedación consciente mediante benzodiacepinas en cirugía bucal 
26. KRAFFT, T. C.; KRAMER, N.; KUNZELMANN, K. H. ; HICKEL, 
R. : Experience with midazolam as sedative in the den-
tal treatrnent of uncooperative children. J. Dent. Child., 
1993; 60: 295-299. 
27. FUKUTA, 0.; BRAHAM, R. L.; YANASE, H.; KUROSU, K.: 
The sedative effects of intranasal midazolam admi-
nistration in the dental treatrnent ofpatients with mental 
disabilities. Part 2: optimal concentration of intranasal 
midazolam.J. Clin. Pediatr. Dent., 1994; 18:259-265. 
28. FUKUTA, 0.; BRAHAM, R. L.;YANASE, H.; ATSUMI, N.; 
KUROSU, K. : The sedative effect of intranasal midazolam 
administration in the dental treatment of patients with 
mental disabilities. Part I: The effect of a 0,2 mglkg dose. 
J. Clin. Pediatr. Dent., 1993; 17:231-237. 
29.WALBERGH, E. J.; WILLS, R. J.; ECKHERT, J. : Plasma 
concentrations ofmidazolam in children following intra-
nasal administration. Anesthesiology; 1991; 7 4: 233-235. 
30. BREMERICH, A.; HIERL, T. H.: Concious midazolam 
sedation in third molar surgery Aspects of post -operative 
patient evaluation. Acta Stomat. Belg., 1995; 92: lO l-1 03. 
31. ZACHARIAS, M.; HUNTER, K. M.; LUYK, N. H.: Patient-
controlled sedation using midazolam. Br. J. Oral 
Maxillofac. Surg., 1994; 32: 168-173. 
32. CLARK,R.N.W.; RODRIGO, M. R. C.:Acomparativestudy 
of intravenous diazepam and midazolam for oral surgery. 
J. Oral Maxillofac. Surg., 1986; 44: 860-863. 
33. ROELOFSE, J. A.;VAN DER BIJL, P.: Cardiac dysrhytmias 
associated with intravenous lorazepam, diazepam, and 
midazolam during oral surgery. J. Oral Maxillofac. Surg., 
1994;52:247-250. 
34. KAUFMAN, E.; HARGREAVES, K. M.; DIONNE, R. A.: 
Comparison of oral triazolam and nitrous oxide with 
placebo and intravenous diazepam for outpatient 
premedication. Oral Surg. Oral Me d . Oral Pathol., 1993; 
75: 156-164. 
35. MOSIER, D. M.; MOSIER, N. E: Flumazenil: a new 
benzodiacepine antagonist. Plast. Reconstr. Surg., 1993; 
91: 194-195. 
36. GHOURI, A. E; RAMÍREZ, M. A.; WHITE, P. E: Effect of 
flumazenil on recovery after midazolam and propofol 
sedation. Anesthesiology; 1994; 81 : 333-339. 
37. VESELIS, R. A.; REINSEL, R.A.;WRONSKI, M.; MARINO, 
P.; TONG, W. P.; BEDFORD, R. E: EEG and memory effects 
oflow-dose infusions ofpropofol. Br. J. Anaest., 1992; 69: 
246-254. 
38. OSBORNE, G. A.; RUDKIN, G. E.; JARVIS, D. A.; YOUNG, L 
G.; BARLOW. J.; LEPPARD, P. 1.: Intra-operative patient-
controlled sedation and patient attitude to control. A 
crossover comparison ofpatient preference for patient-
controlled propofol by continuous infusion. Anaesth, 
1994; 49: 287-292. 
39. CARRASCO, G.; MOLINA, R.; COSTA, J.; SOLER, J. M.; 
CABRÉ, 11.: Propofol vs midazo1am in shoi't-, medium-, 
and long-term sedation of critically III patients. A cost-
benefit analysis. Chest, 1993; 103: 557-564. 
40. STEPHENS, A. J.; SAPSFORD, D. J.; CURZON, M. E. J.: 
Intravenous sedation for handicapped dental patients: a 
clinical trial of midazolam and propofol. BR. DENT. J., 
1993; 175: 20-25. 
41. COULTHARD, P.; boyle, C. A.: Conscious sedation for 
dentistry. Manchester: clinical academic group of Oral 
. and Maxillofacial Surgery. Department of Dental 
Anales de Odontoestomatología- 2/98 O 63 
C. Jaume Riera y cols. 
Medecine and Surgery The University of Manchester, 
1996. 
42. Recommendations by the Council of the European 
Federation for the advancement of anaesthesia in 
dentistry concerning European standards for anaes-
thesia, analgesia and sedation in dentistry; EFAAD. Trier, 
1994. 
64 O Anales de Odontoestomatologia - 2198 
Correspondencia: 
Dr. Cosme Gay Escoda 
C/ Ganduxer, 140,4° 
08022 Barcelona 

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.