Módulo ii. caracterización del discurso científico - Universidad de

Módulo ii. caracterización del discurso científico - Universidad de - Page 1
Módulo ii. caracterización del discurso científico - Universidad de - Page 2
Módulo ii. caracterización del discurso científico - Universidad de - Page 3
Módulo ii. caracterización del discurso científico - Universidad de - Page 4
Módulo ii. caracterización del discurso científico - Universidad de - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 33

MÓDULO II. CARACTERIZACIÓN DEL DISCURSO CIENTÍFICO


Documentos relacionados


Módulo I - Actividad Transcripciones

Introducción al inglés científico Profesorado: Corpas Pastor, Gloria 
  Amaya Galván, M.ª Carmen 
  Bautista Zambrana, Rosario 
  Castillo Rodríguez, Cristina 
  Leiva Rojo, Jorge 
  Seghiri Domínguez, Míriam 
  Toledo Báez, Cristina 
 6 créditos – Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
 
MÓDULO II. CARACTERIZACIÓN DEL DISCURSO CIENTÍFICO 
 
Corpas Pastor, G.; Amaya Galván, M.ª C.; Bautista Zambrana, R.; Castillo Rodríguez, C.; 
Leiva Rojo, J.; Seghiri Domínguez, M.; Toledo Báez, C. 2008. Introducción al discurso 
científico en inglés y en español: rasgos lingüístico-textuales. Documento Técnico. 
Departamento de Traducción e Interpretación. Universidad de Málaga. [HUM-892 JA/TI-
DT-2008-1]. 
 
 
INTRODUCCIÓN AL DISCURSO CIENTÍFICO EN INGLÉS Y EN ESPAÑOL: RASGOS LINGÜÍSTICO-
TEXTUALES 
1. EL CONCEPTO DE CIENCIA Y TÉCNICA 
2. CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL DISCURSO CIENTÍFICO-TÉCNICO 
3. LA ORDENACIÓN DEL DISCURSO CIENTÍFICO: EXPOSICIÓN, DESCRIPCIÓN Y 
ARGUMENTACIÓN 
4. RASGOS LINGÜÍSTICOS Y FORMAS TEXTUALES EN LENGUA ESPAÑOLA 
5. RASGOS LINGÜÍSTICOS Y FORMAS TEXTUALES EN LENGUA INGLESA 
6. LA VARIEDAD INTERNACIONAL DEL INGLÉS COMO LINGUA FRANCA 
7. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
INTRODUCCIÓN AL DISCURSO CIENTÍFICO EN INGLÉS Y EN ESPAÑOL: RASGOS 
LINGÜÍSTICO-TEXTUALES 
1. EL CONCEPTO DE CIENCIA Y TÉCNICA 
Antes de comenzar a describir las características del discurso científico-técnico, 
resulta interesante precisar qué entendemos por ciencia y por tecnología. Para ello, 
consultamos el Vocabulario Científico y Técnico de la Real Academia de Ciencias Exactas, 
Físicas y Naturales (1996): 
Ciencia: Descripción y correlación de aspectos de lo real obtenidas mediante la observación, la 
abstracción y la lógica.  
Tecnología: Utilización sistemática del conjunto de conocimientos científicos y empíricos para alcanzar 
un resultado práctico: un producto, un proceso de fabricación, una técnica, un servicio, una 
metodología. Por su extensión, se divide en múltiples ramas: mecánica, eléctrica, química, etc. 
Por tanto, la ciencia se ocupa de la exploración de la naturaleza y de la comprensión 
de los fenómenos naturales, mientras que la tecnología aplica los conocimientos científicos 
con fines prácticos (Sevilla Muñoz y Sevilla Muñoz, 2003: 22). 
Por su parte, Bédard (1986: 101) elabora una clasificación de lo que él denomina 
“campos de especialidad” separando, en primer lugar, las ciencias humanas (filosofía, 
teología, historia, arte, geografía humana, lingüística, literatura...) y sociales (derecho, 
economía, sociología, pedagogía, periodismo...) de las ciencias exactas, fisicoquímicas y 
naturales (matemáticas, biología, geología, física, medicina, química...) y las técnicas 
(arquitectura, ingenierías). La distinción que establece Bédard entre las técnicas y las ciencias 
radica en la naturaleza del objeto de estudio: si es natural (la materia, la vida, los astros...), se 
trata de ciencias experimentales o de la salud, y si es fabricado por el hombre (máquinas, 
instrumentos...), estamos en el ámbito de las técnicas. 
Finalizamos esta tercera matización a la definición del registro científico-técnico dada 
por Gutiérrez Rodilla (1998: 21) concluyendo que el discurso científico-técnico debe versar 
sobre los conocimientos procedentes de la observación y el estudio de la realidad (las 
ciencias) o sobre la aplicación de esos conocimientos (las tecnologías). 
Si clasificamos los textos científico-técnicos en función de la temática, hay una 
primera división entre ciencia (conjunto de disciplinas que estudian la realidad de la 
 2
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
naturaleza) y tecnología (aquellas materias que se dedican a la aplicación práctica de los 
conocimientos científicos), ambas con múltiples subdivisiones.  
En el Vocabulario Científico y Técnico de la Real Academia de Ciencias Exactas, 
Físicas y Naturales se establecen tres grandes bloques en los que se agrupan las ciencias, a los 
que se alude en la designación de la misma: las ciencias exactas (matemáticas), las ciencias 
fisicoquímicas (física y química) y las ciencias naturales (biología, medicina, geología...), y 
cada una de ellas comprende, a su vez, varias materias: 
− Matemáticas (cálculo, álgebra, estadística, geometría, trigonometría, probabilidad...) 
− Física (mecánica, dentro de la cual se engloba a la cinemática, dinámica y estática; 
electricidad, magnetismo, termodinámica, física de partículas, etc.) 
− Química (química inorgánica, química orgánica, bioquímica...) 
− Biología (zoología, botánica, genética, biología molecular, fisiología, anatomía, 
micología...)  
− Medicina (etiología, traumatología, estomatología, psiquiatría, cardiología, cirugía, 
neurología, dermatología...) 
− Geología (petrología, mineralogía, tectónica, sismología, vulcanismo, meteorología, 
climatología, geodinámica, limnología...)  
En cuanto a las tecnologías, incluyen todas las disciplinas relacionadas con la 
arquitectura y la ingeniería (ingeniería civil, naval, aeronáutica, industrial...), conocimientos y 
técnicas que permiten aplicar el saber científico a la utilización de la materia y de las fuentes 
de energía: termotecnia, electrotecnia, luminotecnia, zootecnia, fitotecnia, geotecnia, 
eleotecnia, halotecnia, entre otras. 
2. CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL DISCURSO CIENTÍFICO-TÉCNICO 
Una vez delimitado los conceptos de ciencia y tecnología, analizaremos las 
características del discurso científico-técnico general, comunes a las lenguas española e 
inglesa, que, de acuerdo con Martín et al. (1996: 101-111), son las siguientes:  
Universalidad. Los investigadores pretenden que sus descubrimientos y resultados científicos 
alcancen la mayor difusión. De esta forma, se hace necesario un lenguaje común, de carácter 
universal, que canalice todo el caudal lingüístico procedente de los mensajes 
técnico-científicos. Por lo tanto, el lenguaje científico es internacional, artificial y 
 3
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
terminológico. Además, es idéntico en las diferentes lenguas, puesto que sólo se necesita 
traducir el significante, pero no el significado. 
ESPAÑOL INGLÉS FRANCÉS ITALIANO 
CRONÓMETRO Chronometer Chronomètre Cronometro 
POLINOMIO Polynomial Polynôme Polinomio 
Objetividad. La ciencia emplea un lenguaje de carácter expositivo que persigue la 
objetividad. Por esto, los términos que se utilizan en los textos científico-técnicos son 
monosémicos, puesto que el objetivo primordial es reproducir fielmente la observación y el 
análisis de fenómenos, procesos u objetos. 
Denotación. Los vocablos científicos son denotativos, ya que el lenguaje científico-técnico es 
unívoco y objetivo y evita ante todo las equivalencias laterales de valor estilístico y expresivo: 
protozoo tiene un significado único e invariable en cualquier contexto en el que se integre. 
Verificabilidad. La ciencia necesita que sus investigaciones y los resultados de ella derivados 
aporten pruebas suficientes para justificar su veracidad. 
Arbitrariedad. Se trata de un rasgo característico de los términos científicos que consiste en 
la inexistencia de una relación de necesidad entre el significante y el significado. Así se 
observa el principio del carácter no natural del signo lingüístico, ya que la sociedad 
internacional a través de convenciones arbitra unas correspondencias significante-significado 
universales para este léxico. 
Función lingüística. Hemos de destacar tres funciones lingüísticas predominantes en este tipo 
de discurso: a) la función simbólica o referencial, debido a que los términos científicos tienen 
carácter denotativo; b) la función metalingüística, pues se emplea la lengua para definir los 
términos y conceptos científicos; c) la función conativa, frecuentemente encontrada en textos 
técnicos como los manuales, ya que de lo que se trata es de informar a los receptores. 
Formalización. El lenguaje científico lleva a su extremo la univocidad del lenguaje en el caso 
de la formalización del lenguaje de las matemáticas, donde se establece por medio de 
fórmulas un intento de exactitud en el que no se permite la ambigüedad; casi podríamos 
afirmar que la expresión matemática es más que monosémica. 
Coherencia. El carácter universal de este discurso determina que los términos utilizados al 
principio de un texto científico deben mantenerse con esos valores semánticos a lo largo de 
 4
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
todo el texto, en aras de conseguir la precisión y claridad que requiere el discurso 
científico-técnico. 
3. LA ORDENACIÓN DEL DISCURSO CIENTÍFICO: EXPOSICIÓN, DESCRIPCIÓN Y 
ARGUMENTACIÓN 
La búsqueda de claridad hace necesaria la ordenación adecuada de estos textos para 
que, de este modo, se facilite la comprensión de los mismos. Por ello, los mensajes de las 
ciencias, en los que predomina la operación lógica de la inferencia, por la que se derivan 
nuevas informaciones de datos previamente conocidos, se ordenan de acuerdo con tres tipos 
de ejes: expositivo, descriptivo o argumentativo. 
Textos expositivos. Estos textos tienen la estructura de informe: en primer lugar, se plantea 
una hipótesis; a continuación, se detallan descriptivamente las experiencias y, en último lugar, 
se expresan las conclusiones que afirman y refuerzan la exposición o bien que abren nuevas 
vías de investigación. Suelen abundar en ellos los neologismos1. 
Textos descriptivos. Este tipo de ordenación es más propio de los textos técnicos que de los 
científicos, aunque bien es cierto que la finalidad de estos últimos también es práctica. Suele 
encontrarse mezclado con aspectos positivos. 
Textos argumentativos. En estos textos se discute una teoría o una tesis acerca de una 
experiencia o fenómeno, o la aplicación de una máquina o instrumento. Se ordenan estos 
discursos del modo siguiente: a) planteamiento, en el que se expresa el estado de la cuestión 
de lo que se va a considerar; b) limitación para acotar el campo de investigación; c) 
exposición y demostración de la tesis o idea que ocupa el cuerpo del mensaje, contrastándola 
con las ideas o teorías contrarias; d) conclusión, que ratifica la hipótesis inicial. En este grupo 
se clasifica el artículo de investigación, objeto de estudio de esta asignatura. 
4. RASGOS LINGÜÍSTICOS Y FORMAS TEXTUALES EN LENGUA ESPAÑOLA 
RASGOS LINGÜÍSTICOS 
Los textos científicos reflejan en su discurso la objetividad de la ciencia, de ahí que se 
eviten los elementos expresivos, las referencias al emisor, la presencia del receptor y los 
recursos de persuasión. 
                                                 
1 Cuando se crean términos para hablar de nuevas realidades científicas, hablamos de neologismos científicos.
 5
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
Martín et al. (1996) señalan que los rasgos lingüísticos más sobresalientes son:  
Nivel léxico-semántico 
El plano léxico-semántico, a diferencia del morfosintáctico que carece de rasgos específicos, 
caracteriza mejor el lenguaje de las ciencias.  
a) Tecnicismos 
El léxico técnico-científico es monosémico, denotativo y de significado fijo, es decir, 
unívoco. Estas características léxicas se corresponden con rasgos ya enunciados, propios de 
estos textos. Así, la objetividad de este lenguaje genera los términos monosémicos y 
unívocos; y la denotación de los tecnicismos es fiel reflejo de la función referencial. 
Una consecuencia derivada de la objetividad es la terminología específica y, más 
concretamente, los tecnicismos: cilio, heterótrofo, sinclinal, parásito, etc. Los tecnicismos 
tienen validez universal, aunque haya adaptaciones de los significantes a sus respectivas 
lenguas.  
b) Formación y creación de términos científicos 
La formación y generación de términos científicos merecen un tratamiento detenido. 
Entre los mecanismos de formación de tecnicismos más frecuentes destacamos: el préstamo, 
es decir, tomar palabras procedentes del griego (helenismos) o del latín (latinismos), la 
derivación y la composición, los neologismos, el cambio semántico y la acronimia. 
Helenismos y latinismos 
El mayor número de vocablos científicos y técnicos procede de las lenguas latina y 
griega; dichos vocablos son denominados cultismos (Martín Camacho, 2004: 56). La cantidad 
de términos que se ha incorporado por esta vía al vocabulario científico de las principales 
lenguas occidentales resulta espectacular, algo comprensible si se tiene en cuenta que la 
ciencia moderna constituye la continuación de la nacida en la Antigüedad clásica. Sin 
embargo, hemos de advertir que no todos los términos procedentes de las lenguas clásicas 
eran en su origen términos científicos, con lo que se distinguen dos grandes grupos de 
cultismos: los cultismos heredados y los cultismos adaptados 2.  
El grupo de las voces heredadas agrupa a los términos que han llegado al léxico 
científico moderno con el mismo significado que poseían en su origen. Son, por tanto, voces 
que ya en latín o en griego funcionaban como términos en determinados ámbitos científicos y 
                                                 
2 Op. cit., pág. 56.   
 6
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
que se han incorporado con idéntico contenido a la lengua científica posterior. Algunos de los 
muchos ejemplos aducibles son: apnea, asma, cirugía, ángulo, hipérbola, aritmética, seísmo, 
embrión, diagrama, etc. Estas voces proceden en su mayoría del griego, aunque su paso a la 
lengua científica suele realizarse a través del latín. Hay, de todas formas, algunas tomadas 
directamente del latín, como es el caso de cáliz, cerebro, círculo, cuadrado, músculo o 
número; no obstante, encontramos voces que no parecen haber pasado por el tamiz latino, 
como edema, embrión, epidemia, lipotimia o seísmo. 
Frente a las formas heredadas, encontramos las adaptadas, que corresponden a 
términos que la ciencia moderna ha habilitado a partir de términos latinos y griegos carentes 
en su origen de relación con el mundo científico. De esto se infiere que la adopción de esta 
clase de voces conlleva, por necesidad, un cambio semántico que tiene su raíz en la analogía o 
en la similitud entre la realidad designada por el término clásico y aquella que la ciencia 
quiere nominar. Como ejemplos, podemos destacar bacteria, del griego bakteria, cuyo 
significado era ‘bastón’, virus, del latín virus, ‘veneno, ponzoña’ o clon, del griego klon, 
‘retoño’.  
Derivación y composición 
Ambos constituyen mecanismos morfológicos (Martín Camacho, 2004: 58), es decir, 
procesos que permiten construir nuevos términos a partir de la combinación de morfemas, 
sean estos afijos o raíces. Tanto en la lengua común como en la científica, dichos procesos se 
dividen en derivación y composición.  
Respecto a la derivación, encontramos dos procesos: sufijación y prefijación. En 
cuanto al primero, permite crear nuevas voces mediante el empleo de sufijos, que pueden ser: 
i) sufijos de la lengua general (absorción, bastoncillo, fonación, metabolismo); ii) sufijos 
grecolatinos (acidosis, alcaloide, adiposis, óvulo) y iii) sufijos que determinadas ramas 
científicas han creado o adaptado de la lengua general para expresar contenidos específicos (el 
sufijo –ina en la química, que da lugar a cafeína, insulina, morfina, etc. o el sufijo-ón, de la 
física: fotón, electrón, neutrón. En cuanto a la prefijación, encontramos en el ámbito científico 
prefijos de la lengua general y prefijos procedentes de las lenguas clásicas que se combinan 
con variedad de raíces: i) prefijos de la lengua general (ultravioleta, subcelular, arritmia, 
ultramicroscopio) y ii) prefijos grecolatinos (hipocentro, infrarrojo, endocardio, trinomio). 
En lo que concierne a la composición, Martín Camacho (2004: 60) apunta que consiste 
en la unión de dos raíces para formar un nuevo término y distingue tres clases de formaciones: 
 7
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
i) compuestos constituidos por elementos tomados del latín y el griego, ya sean las dos raíces 
del griego (andrógeno, nitrógeno, hemólisis, enología), las dos del latín (acuífero, ignífugo, 
herbívoro) o bien cada una de una lengua (audífono, naturópata, lumbalgia); ii) compuestos 
en los que una raíz clásica se une a otra de la lengua general o de la científica, bien una raíz 
clásica combinada con una raíz de la lengua general (calorímetro, centrífugo, seropositivo), 
bien una raíz clásica unida a una raíz de la lengua científica (cancerígeno, psicoanálisis, 
alcalometría) y iii) compuestos en los que se combinan raíces de la lengua general y de la 
científica, aunque esta posibilidad apenas se emplea (gasóleo, inmunodeficiencia) y que 
pueden aparecer yuxtapuestos, en los que los términos se combinan sin ningún elemento 
intermedio (agujero negro, campo magnético, fibra óptico, signo lingüístico) o 
preposicionales, en los que aparece una preposición que actúa como enlace (caldo de cultivo, 
familia de palabras, número de cavitación). 
Neologismos 
La necesidad de dar nombre a los nuevos experimentos, descubrimientos, estudios, 
hipótesis y hechos, lleva a la comunidad científica a crear nuevos términos que denominamos 
neologismos. Estos nuevos términos, tal y como especifican Martín et al (1996: 118), tienen 
vías de penetración distintas: i) procedencia de otro neologismo anterior, por suma de afijos 
(encofrado de encofrar); ii) por combinación de dos sustantivos comunes (máquina-turbina); 
iii) por combinación de sustantivo común y propio (motor Diesel); iv) por aposición3 (ala 
delta) y v) por sustantivación de adjetivos (de máquina locomotora, se forma la locomotora).  
Los anglicismos, que son los préstamos científicos más numerosos, se adoptan según 
distintos procedimientos: i) mantenimiento del extranjerismo en su estructura original (airbag 
o knock out); ii) modificación del neologismo (k.o. por knock out) y iii) traducción al propio 
idioma o al latín (k.o. por fuera de combate o in glass por in vitro. 
Acronimia 
La acronimia constituye otro de los mecanismos de formación de términos técnicos y 
científicos. Cuando las letras o sílabas iniciales de varias palabras dan lugar a un vocablo con 
estructura lexemática castellana, hablamos de acrónimo: rádar (Radio detection and ranging), 
láser (Light amplification by stimulated emission of radiation). Si se constituyen en una forma 
sin lexema, es decir, sin raíz, se trata de siglas: ADN, ATP, PH, etc. 
 
                                                 
3 Construcción de dos elementos gramaticales unidos, el segundo de los cuales especifica al primero. 
 8
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
Nivel morfosintáctico 
a) El artículo 
La presencia de artículo, más rara que la ausencia, sólo tiene carácter de actualizador y 
es más frecuente en los textos técnicos que en los científicos. No obstante, es mayor la 
abundancia de sustantivos sin artículo, para dar al texto un carácter genérico, indicativo de la 
expresión de afirmaciones científicas. 
b) El nombre 
Los sustantivos —sobre todo, abstractos— son muy abundantes en cuanto que apelan 
a la esencia de «las cosas»: investigación, sistema, espectro. La adjetivación, cuando aparece, 
es fundamentalmente especificativa, a fin de precisar los conceptos, en el ánimo de mantener 
la comunicación coherente y clara: radiación electromagnética, llave inglesa, rayos 
infrarrojos. 
c) El verbo 
En el lenguaje de las ciencias se emplean los tiempos verbales del presente (canta), 
perfecto compuesto (ha cantado) o futuro de intención (cantará, habrá cantado, va a cantar). 
Además, predomina en posiciones especializadas el tiempo presente, típico de las 
definiciones, y que imprime intemporalidad y universalidad. En las definiciones, la ausencia 
de significado que ofrecen los elementos verbales en las mismas, determinan la presencia del 
verbo ser e, incluso, la omisión del verbo. 
Las construcciones con el futuro hipotético simple y compuesto sirven para expresar 
las suposiciones, las probabilidades y las hipótesis, caracterizadoras del pensamiento 
científico. 
d) La oración simple 
El verbo ser puede expresar una igualdad o una identidad y por ello es el verbo más 
idóneo para la dicción de las fórmulas. Cuando se indican cualidades transitorias del objeto, 
se utiliza el verbo estar.  
La finalidad de ocultación de autoría que se refleja en estas construcciones, que 
pretenden la objetividad, se ve acompañada por otras estructuras morfosintácticas como las 
oraciones pasivas, pasivas reflejas, impersonales con se. Cuando son personales, destaca el 
uso de los plurales de modestia o plural mayestático (el empleo de la forma de la primera 
personal del plural). 
 9
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
e) La oración compuesta 
Junto a las definiciones, estos textos muestran los caminos enrevesados de la 
demostración científica, por lo cual son mensajes en los que abundan las construcciones de 
relación causativa (causales, condicionales y consecutivas, principalmente) para que los 
estudios de investigación sean lo más exhaustivos posibles. De igual modo, se emplea todo 
tipo de subordinadas, repeticiones, aclaraciones, paréntesis… 
f) Conectores 
En la explicación y argumentación de estos textos, los conectores se muestran como 
elementos oracionales y paragráficos de primer orden. La exposición de estos textos es 
especialmente rica en conectores de ordenación (en primer lugar, a continuación de lo 
expuesto, para finalizar, etc.) y consecutivos (por lo tanto, así pues, consecuentemente, etc.). 
A continuación, mostramos unas tablas de recapitulación que muestran los rasgos más 
característicos del discurso científico-técnico en español: 
 
Rasgos 
lingüísticos 
 Artículo con valor generalizador 
 Presente atemporal 
 Nombres abstractos 
 Tecnicismos 
El guepardo constituye un modelo de ingeniería
aerodinámica. 
Si los fuegos son muy recurrentes, la fauna queda 
considerablemente mermada. 
De no admitir la deriva de los continentes, no queda 
otra solución que rastrear las migraciones marítimas. 
Rasgos no 
lingüísticos 
Gráficos, símbolos, fórmulas, 
demostraciones matemáticas… 
 
Tabla 1. Rasgos lingüísticos y rasgos no lingüísticos del discurso científico-técnico en español. 
Marcadores del discurso 
Conectores  Vinculan las partes del texto 
Aditivos: además, incluso… 
Consecutivos: por tanto, en consecuencia… 
Contraargumentativos: en cambio, sin embargo… 
Estructuradores de 
la información 
Señalan la organización 
informativa de los textos 
Ordenadores: en primer lugar, en segundo lugar… 
Reformuladotes Presentan de una manera más Explicativos: o sea, esto es, es decir… 
 10
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
adecuada lo ya expuesto 
Marcadores 
argumentativos 
Refuerzan una argumentación o 
introducen un ejemplo 
De refuerzo: en realidad, de hecho… 
De concreción: en particular, por ejemplo… 
Tabla 2. Marcadores del discurso en el lenguaje científico-técnico en español 
Características morfosintácticas de los textos científicos 
C
la
se
s d
e 
or
ac
io
ne
s 
 Predominio de oraciones enunciativas en 
función referencial 
 Empleo de oraciones interrogativas con 
finalidad didáctica 
 Se diluye la importancia del agente mediante 
oraciones impersonales y pasivas reflejas 
 Subordinadas adverbiales y sustantivas con 
formas verbales no personales 
Se pretende que una sonda científica atraviese la cola del 
cometa Halley. 
Al mezclar S y Fe no se forma SF si previamente no se 
calienta la mezcla. 
Sabiendo que α = 0’390º, 180º calcular cos α. 
N
om
in
al
iz
ac
io
ne
s  Se prefiere la nominalización a nombrar la 
acción 
 Nominalización de las cualidades 
El estudio de los resultados… 
El enlatado de los espárragos… 
T
ie
m
po
s y
 m
od
os
 v
er
ba
le
s 
 Uso del indicativo, como modo de la 
realidad, y del presente atemporal, para 
conseguir la universalidad 
 Uso del condicional para expresar hipótesis 
 Empleo de formas verbales de obligación 
cuando el texto especifica prescripciones, 
resultado de ensayos, etc. y de expresiones 
verbales atenuadas 
La célula es una unidad microscópica constituida por 
protoplasma y dotada de vida propia. 
 
 
 
Pe
rs
on
a 
ve
rb
al
 
 Predominio de la tercera persona para 
expresar impersonalidad 
 La primera persona del plural puede tener 
un fin didáctico, ser un plural de modestia o 
implicar al lector 
 La tendencia a la impersonalidad no hace 
desaparecer las modalizaciones o elementos 
que expresen el punto de vista del hablante 
 
 
 
 11
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
A
dj
et
iv
ac
ió
n 
y 
re
cu
rs
os
 
de
 
m
od
ifi
ca
ci
ón
 
 Adjetivos especificativos, descriptivos y de 
relación o pertenencia 
 Adyacentes preposicionales y 
proposiciones subordinadas adjetivas 
especificativas y explicativas 
 Aposiciones 
 Acumulación de modificadores 
Buitre negro / Buitre leonado 
 
Así se forma el enlace covalente, que conocemos con el 
nombre de coordinado. 
 
El guepardo, verdadera máquina de correr,… 
Tabla 3. Características morfosintácticas de los textos científico-técnicos en lengua española 
Tipos de tecnicismos 
Po
r 
su
 p
ro
ce
de
nc
ia
 
 Términos del lenguaje ordinario con significado 
preciso en la ciencia 
 Latinismos 
 Términos de origen griego o latino 
 Términos formados con raíces griegas y latinas 
 Neologismos 
- Anglicismos 
- Galicismos 
- Neologismos a partir de lexemas antiguos 
Fuerza, presión, inercia, poder, red, materia, ala 
Drosophila melanogaster, Quercus robur 
Anacoluto, seísmo, amorfo, glosa, anatomía, 
anorexia, hipopótamo, átomo, pústula, fístula, 
colombicultura, descalcificar, somnífero… 
Bígamo, deicida, pluviómetro, biosfera, 
cosmonauta… 
Estándar, electrochoque, travelín… 
Ordenador, casete, refrigerador… 
Fotón 
Po
r 
su
 fo
rm
ac
ió
n 
 Derivados con prefijos multiplicadores 
 Derivados con sufijos especializados: 
- -oso, -ico, -ito, -ato, en química 
- -osis / -asis, -itis, -oma, en medicina 
 Compuestos con elementos del latín y griego 
 Compuestos con términos del léxico general 
 Compuestos sintagmáticos 
 Epónimos (sustantivos que deriva del nombre propio 
de una persona) 
 Acrónimos y siglas 
Biconvexo, tetraóxido de nitrógeno… 
 
Ácido sulfuroso, sulfato sódico. 
Psicosis, otitis, carcinoma… 
Microscopio, hidrocefalia, filología… 
Inmunodeficiencia 
Grupo sanguíneo, masa molecular… 
Polonio, rutenio, vatio, julio… 
 
Radar, sonar, láser, ADN, HIFI… 
Tabla 4. Tipos de tecnicismos científico-técnicos. 
FORMAS TEXTUALES 
 12
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
Tal y como señalan Marimón Llorca y Santamaría Pérez (2007: 127), «una lengua 
debe servir como vehículo de comunicación de una comunidad», pero además debe garantizar 
esa comunicación, y para ello debe disponer de los recursos necesarios para expresar y 
comunicar todas las temáticas, en todas las situaciones y en todos los canales. La mayor parte 
de las actividades humanas se desarrollan en ámbitos profesionales y académicos, lo que 
implica un aumento del conocimiento especializado y, en consecuencia, la necesidad de unos 
recursos expresivos adecuados para transmitir ese conocimiento. Actualmente, el 
conocimiento especializado no pertenece sólo a especialistas y profesionales, al igual que el 
discurso especializado no sólo se da en los ámbitos tradicionales sino que debe adecuarse a 
las distintas situaciones comunicativas que van surgiendo. Por eso es necesario que los 
miembros de una comunidad académica o profesional estén familiarizados con los propósitos 
comunicativos de su ámbito y con la estructura, el uso y las convenciones de los géneros 
textuales empleados en su actividad diaria. 
Si bien se tiende a pensar que el lenguaje científico es un lenguaje superespecializado 
que elaboran los profesionales científicos para informar a otros colegas de sus 
descubrimientos o avances, el lenguaje de la ciencia es mucho más, porque dentro del uso que 
hacen de él los propios profesionales existen diferentes situaciones comunicativas en las que 
ese discurso va cambiando. De manera que, de acuerdo con Marimón Llorca y Santamaría 
Pérez (2007: 129), el discurso científico se puede caracterizar en función de dos variables:  
a) El eje de la variación horizontal se refiere a la temática y a la perspectiva con la que 
se aborda el tema. En primer lugar, la temática especializada es una característica que 
define estos lenguajes, pero habrá que tener en cuenta la perspectiva desde la que se 
aborda, ya que, por ejemplo, un tema como la reproducción asistida se considera más 
especializado que el de la restauración, pero según cómo se trate puede ser más 
especializado el texto que aborda el tema de la restauración que el de reproducción 
asistida. 
b) El eje de la variación vertical se refiere a la intención y al nivel de especialización, 
fundamentalmente determinados por el emisor. Un mismo tema especializado puede 
ser tratado de diferente forma según las condiciones pragmáticas y el nivel de 
especialización del texto. Atendiendo a ello, cabe distinguir el discurso altamente 
especializado (con distintos grados de especialización) dirigido a especialistas; el 
discurso medianamente especializado o didáctico, destinado al personal en formación; 
 13
Introducción al inglés científico: redacción, traducción y revisión de artículos de investigación 
Campus Andaluz Virtual – 2.º cuatrimestre – 2007/08 
y el discurso con bajo nivel de especialización o divulgativo, cuyo destinatario es el 
público general. 
Además, hay que tener en cuenta que los textos científicos pueden tener diferentes 
niveles de especialización dependiendo de quiénes sean los participantes en el acto de la 
comunicación y las distintas situaciones comunicativas que pueden darse. Así, Gutiérrez 
Rodilla (2005: 20) distingue: 
a) La comunicación de especialista a especialista a través de publicaciones científicas 
(lenguaje escrito) o de conferencias, coloquios, sesiones clínicas, seminarios (lenguaje 
oral) producidas en un contexto de formalidad. 
b) La comunicación entre científicos y técnicos en un contexto informal como, por 
ejemplo, en los diarios de laboratorios, cartas, correos electrónicos (lenguaje escrito) y 
discusiones informales (lenguaje oral). 
c) La comunicación entre especialistas y el público general en publicaciones divulgativas 
(lenguaje escrito) o en programas divulgativos (lenguaje escrito) o en programas 
divulgativos de radio y televisión (lenguaje oral). 
En cuanto a las formas textuales de la ciencia, cabe destacar que no resulta sencillo 
establecer una clasificación exhaustiva, ya que un mismo tema como, por ejemplo, un 
producto industrial, puede generar diversos tipos de textos, tal y como apunta Gomero Pérez 
(2001: 41-42):  
[…] desde una patente que la empresa fabricante tuvo que emplear para asegurarse los derechos 
jurídicos frente a posibles plagios, un anuncio o folleto publicitario que incita a los consumidores a 
comprar dicho frigorífico hasta un manual de instrucciones que nos explica cómo utilizarlo y sacarle el 
máximo rendimiento (Gamero Pérez, 2001: 41-42).  
En general, desde una perspectiva tradicional, se distinguen, por un parte, los géneros 
que sirven para hablar de otros textos, entre ellos se incluirían el resumen o abstract y la 
reseña; por otro lado, estarían los textos que sirven para comunicar el resultado de 
investigaciones científicas, dentro de los cuales se incluiría el ensayo científico, el artículo 
científico, el informe técnico-científico y la monografía de investigación —que incluiría 
desde el paper o trabajo de clase a la tesis—. Entre estos géneros orientados a la investigación 
podrían incluirse algunos de los que Daniel Cassany4, desde el Centro de redacción de la 
                                                 
4 Consúltese la URL http://mutis.upf.es/cr/index.html [Fecha de consulta: 14-03-2008]. 
 14

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.