Las formas del discurso - Camila Aliberti

Las formas del discurso - Camila Aliberti - Page 1
Las formas del discurso - Camila Aliberti - Page 2
Las formas del discurso - Camila Aliberti - Page 3
Las formas del discurso - Camila Aliberti - Page 4
Las formas del discurso - Camila Aliberti - Page 5

Descargar

1 de 5

Las formas del discurso


Documentos relacionados


Las formas del discurso - Camila Aliberti Transcripciones

Las formas del discurso 
 
De acuerdo con nuestra intención comunicativa, el mensaje que deseamos transmitir en un 
texto puede adoptar distintos modos de organización interna. Estas son las formas del 
discurso:  
 
 Narración: se relatan hechos reales o ficticios, protagonizados por personajes y dispuestos 
en un tiempo y un espacio.  
 
 Descripción: se presentan las características de seres, objetos, lugares y fenómenos reales o 
ficticios para que el destinatario pueda imaginarlos.  
 
 Diálogo: se intercambia información entre dos o más interlocutores que alternan el turno de 
habla.  
 
 Exposición: se explican ordenadamente ideas o conceptos complejos con la intención de que 
el destinatario aumente su conocimiento sobre el tema.  
 
 Argumentación: se expresa y fundamenta una opinión intentando convencer al destinatario.  
 
Usualmente, en los textos que leemos o escribimos, empleamos formas del discurso 
diferentes, pero siempre una de ellas resulta dominante. En los cuentos o novelas, la forma 
que domina es la narración.  
 
 
 
 
 
 
 
La narración 
 
Tanto los cuentos como las novelas son textos narrativos que presentan una trama u 
organización interna semejante y elementos en común: los personajes y el narrador.  
 
El narrador 
Es quien cuenta los hechos. Aunque a menudo se lo confunda con el autor, el narrador es 
una figura ficticia que ha sido creada con un propósito específico: relatar la historia. Es él 
quien presenta a los personajes, los sitúa en un espacio y un tiempo determinados, 
menciona sus acciones y reacciones, y conduce la acción.  
 
Tipos de narrador:  
 
El narrador externo: no participa en los hechos que narra. Se expresa en tercera persona.  
 
A menudo es un narrador omnisciente, es decir, un narrador que lo sabe todo sobre los 
personajes.   
 
El narrador interno: participa en la historia como un personaje más. Se expresa en primera 
persona. 
 
Puede ser el protaginista de los hechos, o simplemente un testigo.   
 
 
Los personajes 
 
Son quienes llevan a cabo la acción. De acuerdo con el impacto de sus acciones y con el 
grado de presencia que tienen en la historia pueden ser principales o secundarios. Entre los 
principales destacan el protagonista, que lleva el peso de la acción, y el antagonista, que se 
opone a él.  
 
La trama narrativa  
 
Es la serie de hechos reales o ficticios que se vinculan entre sí porque se suceden 
temporalmente y son causa o consecuencia de otros. Estas acciones se sitúan en un tiempo y 
un espacio, que constituyen el marco narrativo, y se disponen según una estructura más o 
menos compleja.  
 
La estructura de los relatos: todos los relatos presentan una sucesión de hechos que se 
vinculan entre sí. Sin embargo, no todas las acciones presentan la misma importancia: 
algunas son imprescindibles para comprender la historia (acciones principales o núcleos 
narrativos), mientras que otras pueden eliminarse sin afectar su desarrollo (acciones 
secundarias o catálisis).  
Los núcleos narrativos son acciones que hacen avanzar la historia y, por lo tanto, no se 
pueden elidir. Reconociendo los núcleos narrativos se reconstruye el argumento del relato.  
Las catálisis son las acciones accesorias que llenan el especio narrativo entre los núcleos. 
Estas acciones pueden elidirse pues no hacen progresar el hilo de la acción.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La descripción:  
 
Según la intención del emisor y el tipo de texto en el que será empleada, la descripción 
puede ser objetiva o subjetiva.  
 
La descripción subjetiva: puede tener tanto una finalidad estética (objetivo de ambientar) 
como una finalidad persuasiva (objetivo de convencer). Se emplea en textos literarios o 
publicitarios. El emisor refleja en la descripción el efecto que le produce aquello que 
describe. Utiliza un lenguaje subjetivo, con adjetivos calificativos, imágenes, comparaciones 
y metáforas.  
 
La descripción objetiva: tiene una finalidad informativa. Se emplea en textos científicos o 
técnicos. El emisor se muestra preciso y minucioso para describir la realidad como es. Utiliza 
un lenguaje objetivo y riguroso, libre de calificativos que transmitan su punto de vista, 
emociones o sentimientos.   
 
La descripción en los textos literarios 
Usos centrales de la descripción en textos literarios:  
1) La descripción de personajes: el retrato 
Cuando un escritor describe un personaje, realiza un retrato verbal; selecciona los rasgos 
que distinguen al personaje que describe de los demás. Y si bien suele comenzar el retrato 
detallando cómo es su aspecto externo, establece una íntima relación con su mundo 
interior. Al escribir el retrato de un personaje es importante considerar sus rasgos 
psicológicos, sus valores, sus gustos y aficiones, sus hábitos y costumbres, su vestimenta, el 
modo en que habla, sus objetos personales…  
2) La descripción del ambiente: la creación de una atmósfera 
Además de describir a los personajes, el escritor puede describir el lugar en donde se lleva a 
cabo la acción (descripción topográfica). Según el género al que pertenezca el relato, los 
lugares variarán; pero también será diferente el léxico escogido para caracterizarlos.  
 
 
 
La selección de un léxico específico permite crear la atmósfera característica de cada género. 
Supone la creación de un campo semántico.  
 
El campo semántico  
Cuando un escritor decide el género al que va a pertenecer su relato, elige las palabras que 
necesita para crear un ambiente propio de este género. Es decir que crea un campo 
semántico o, dicho de otro modo, una serie de palabras relacionadas entre sí por una idea, 
un tema o un referente que el lector pueda reconocer con facilidad.  
Por ejemplo, en la literatura, palabras como detective, caso, pistas, sospechosos, las 
asociamos inmediatamente con el policial; mientras que vampiro, cementerio, catacumbas, 
anochecer, las vinculamos con el terror.  
Por eso decimos que los campos semánticos pueden ayudar a anticipar el género a través de 
la atmósfera que crean.  
 

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.