El análisis crítico del discurso

El análisis crítico del discurso - Page 1
El análisis crítico del discurso - Page 2
El análisis crítico del discurso - Page 3
El análisis crítico del discurso - Page 4
El análisis crítico del discurso - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 15

El análisis crítico del discurso


Documentos relacionados


El análisis crítico del discurso Transcripciones

El análisis crítico del discurso
Teun A. van Dijk
In: Anthropos (Barcelona), 186, septiembre-octubre 1999, pp. 23-36.
A R G U M E N T O
Cuatro aspectos configuran esta sección: el análisis crítico del discurso,
la semiología como mirada implicada, ideología y dominación simbólica
y la semiótica figurativa de los discursos sociales
El análisis crítico
del discurso*
Teun A. van Dijk
¿Qué es el análisis crítico del discurso?
El análisis crítico del discurso es un tipo de
investigación analítica sobre el discurso que estudia
primariamente el modo en que el abuso del poder
social, el dominio y la desigualdad son practicados,
reproducidos, y ocasionalmente combatidos, por los
textos y el habla en el contexto social y político. El
análisis crítico del discurso, con tan peculiar
investigación, toma explícitamente partido, y espera
contribuir de manera efectiva a la resistencia contra la
desigualdad social.
Ciertos principios del análisis crítico del discurso
pueden rastrearse ya en la teoría crítica de la Escuela
de Frankfurt desde antes de la segunda guerra
mundial (Rasmussen, 1996). Su orientación
característica hacia el lenguaje y el discurso se inició
con la «lingüística crítica» nacida (principalmente en
el Reino Unido y Australia) hacia finales de los años
setenta (Fowler, Hodge, Kress y Trew, 1979; Mey,
1985).
El ACD, tal como se le suele denominar en abre-
viatura, tiene sus correspondientes equivalencias en
los desarrollos «críticos» de la psicología y de las
ciencias sociales, algunos fechados ya en los prime-
ros setenta (Bimbaum, 1971; Calhoun, 1995; Fay,
1987; Fox y Prilleltensky, 1997; Hymes 1972;
Ibáñez e Iñiguez, 1997; Singh, 1996; Thomas, 1993;
Turkel, 1996). Al igual que sucede en esas
disciplinas vecinas, el ACD puede entenderse como
una reacción contra los paradigmas formales (a
menudo «asociales» o «acr ticos») dominantes en los
años sesenta y setenta.
* Traducción: Manuel González de Avila.
El ACD no es tanto una dirección, escuela o es-
pecialidad similar a las numerosas
«aproximaciones» restantes en los estudios del
discurso como un intento de ofrecer una «manera» o
«perspectiva» distintas de teorización, análisis y
aplicación a través de dicho entero campo de
investigación. Cabe encontrar una perspectiva más o
menos crítica en áreas tan diversas como la
pragmática, el análisis de la conversación, el análisis
narrativo, la retórica, la estilística, la sociolingüística
interaccional, la etnografía o el análisis de los media,
entre otras.
Los analistas del discurso y la sociedad
Crucial para los analistas críticos del discurso es la
conciencia explícita de su papel en la sociedad. Pro-
longando una tradición que rechaza la posibilidad de
una ciencia «libre de valores», aquéllos argumentan
que la ciencia, y especialmente el discurso académico,
son inherentemente partes de la estructura social, por
la que están influidos, y que se producen en la
interacción social. En lugar de denegar o de ignorar
las relaciones entre el trabajo académico y la
sociedad, los analistas críticos proponen que tales
relaciones sean estudiadas y tomadas en
consideración, y que las prácticas académicas se
basen en dichas observaciones. La elaboración de
teoría, la descripción y la explicación, también en el
análisis del discurso, están «situadas»
sociopolíticamente, tanto si nos gusta como si no. La
reflexión sobre su papel en la sociedad y en la vida
política se convierte así en constituyente esencial de
la empresa analítica del discurso.
Como todos los investigadores, los analistas críticos
del discurso deberían ante todo ser críticos de sí
mismos y de los demás en su propia disciplina y pro
fesión. La «crítica» a la que se refiere el adjetivo
«crítico» en el ACD va sin embargo más allá de Ias
conocidas vigilancia y autocrítica profesionales. Los
investigadores críticos no se contentan con ser cons-
cientes de la implicación social de su actividad (como
24 ANTHROPOS 186 ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN
cualquier sociólogo de la ciencia lo sería), sino que
asumen posiciones explícitas en los asuntos y comba-
tes sociales y políticos. Y lo hacen no sólo como ciu-
dadanos, sino también en tanto que, precisamente, in-
vestigadores. Aspiran a producir conocimiento y opi-
niones, y a comprometerse en prácticas profesionales
que puedan ser útiles en general dentro de procesos
de cambio político y social, y que apoyen en particu-
lar a la resistencia contra el dominio social y la desi-
gualdad. Lo cual significa que los investigadores crí-
ticos con frecuencia estarán al lado de los distintos
grupos y gentes socialmente dominados en el mundo,
por los que preferirán trabajar y con quienes se decla-
rarán solidarios. El abuso de poder de los grupos e
instituciones dominantes puede en tal caso ser «críti-
camente» analizado desde una perspectiva que es co-
herente con la de los grupos dominados. El ACD es
así una investigación que intenta contribuir a dotar de
poder a quienes carecen de él, con el fm de ampliar
el marco de la justicia y de la igualdad sociales.
Análisis del discurso críticos vs. análisis
del discurso acríticos
A pesar de tan elevados propósitos, el ACD sólo
puede realizar sus objetivos si es, ante todo, (buen)
análisis del discurso. En las disciplinas más avanza-
das, y especialmente en los paradigmas más abstrac-
tos y formales, con frecuencia se descalifica y se
marginaliza a la investigación crítica tachándola de
«política», y por tanto de «acientífica». El ACD re-
chaza tal evaluación: subraya primero que toda in-
vestigación es «política» en sentido lato, incluso si
no toma partido en asuntos y problemas sociales; se
esfuerza después, como lo hacen otros grupos mar-
ginales, por ser mejor que el análisis «ordinario» del
discurso. Sus prácticas sociales y políticas no debe-
rían contribuir solamente al cambio social en gene-
ral, sino también a avances teóricos y analíticos den-
tro de su propio campo.
Hay diversas razones por las cuales el ACD pue-
de superar a otras aproximaciones «acriticas» en el
estudio del discurso. Ante todo, el ACD no se ocupa
exclusivamente de teorías y paradigmas, de modas
pasajeras dentro de la disciplina, sino más bien de
problemas sociales y de asuntos políticos. Ello ga-
rantiza el permanente interés que siente por sus ci-
mientos empíricos y prácticos, que son un necesario
sistema de control, y que constituyen también un de-
safío para la teoría. Las malas teorías, simplemente,
no «funcionan» a la hora de explicar y solucionar
los problemas sociales, ni ayudan al ejercicio de la
crítica y de la resistencia.
Por otra parte, en el mundo real de los problemas
sociales y de la desigualdad la investigación adecuada
no puede ser sino multidisciplinar. El uso del len-
guaje, los discursos y la comunicación entre gentes
reales poseen dimensiones intrínsecamente cogniti-
vas, emocionales, sociales, políticas, culturales e his-
tóricas. Incluso la teorización formal necesita por
tanto insertarse dentro del más vasto contexto teóri-
co de los desarrollos en otras disciplinas. El ACD
estimula muy especialmente dicha multidisciplina-
riedad.
En tercer lugar, muchas tendencias en análisis del
discurso o de la conversación son teóricas o descrip-
tivas, pero resultan escasamente explicativas. La
perspectiva del ACD requiere una aproximación
«funcional» que vaya más allá de los límites de la
frase, y más allá de la acción y de la interacción, y
que intente explicar el uso del lenguaje y del discur-
so también en los términos más extensos de estruc-
turas, procesos y constreñimientos sociales, políticos,
culturales e históricos.
Finalmente, el ACD, aun cuando pretende inspirar y
mejorar otras aproximaciones en los estudios del
discurso, tiene también su foco específico y sus pro
pias contribuciones que hacer. Además de proveer
bases para aplicaciones en varias direcciones de in-
vestigación, tiende singularmente a contribuir a
nuestro entendimiento de las relaciones entre el dis-
curso y la sociedad, en general, y de la reproducción
del poder social y la desigualdad —así como de la
resistencia contra ella—, en particular. ¿Cómo son
capaces los grupos dominantes de establecer, mante-
ner y legitimar su poder, y qué recursos discursivos
se despliegan en dicho dominio?
Esas son cuestiones fundamentales concernientes
al papel del discurso en el orden social. En lugar de
ofrecer reflexiones filosóficas globales sobre tal pa-
pel, el ACD proporciona detallados y sistemáticos
análisis de las estructuras y estrategias de texto y ha-
bla, y de sus relaciones con los contextos sociales y
políticos (para más detalles sobre los mentados obje-
tivos de los estudios críticos del discurso y del len-
guaje, véase Caldas-Coulthard y Coulthard, 1996;
Fairclough, 1995; Fairclough y Wodak, 1997; Fow-
ler, Hodge, Dress y Trew, 1979; Van Dijk, 19936).
Fairclough y Wodak (1994: 241-270) resumen
como sigue los principios básicos del ACD:
1. El ACD trata de problemas sociales.
2. Las relaciones de poder son discursivas.
3. El discurso constituye la sociedad y la cultura.
4. El discurso hace un trabajo ideológico.
5. El discurso es histórico.
6. El enlace entre el texto y la sociedad es mediato.
ARGUMENTO 186 ANTHROPOS 25
7. El análisis del discurso es interpretativo y ex-
plicativo.
8. El discurso es una forma de acción social.
Algunos de estos puntos ya se han discutido más
arriba; otros necesitan un estudio más sistemático,
del que presentaremos aquí algunos fragmentos en
cuanto bases más o menos generales para las tesis
esenciales del ACD.
Marcos conceptuales y teóricos
Puesto que no es una dirección específica de investi-
gación, el ACD no posee tampoco un marco teórico
unitario. Dentro de los objetivos susodichos evolu-
cionan muchos tipos de ACD, que pueden ser teóri-
ca y analíticamente bastante diversos. El análisis crí-
tico de la conversación es muy diferente de un análisis
de los reportajes de actualidad en la prensa, o de las
clases y la pedagogía en la escuela. Con todo,
dada la perspectiva común y las miras generales del
ACD, cabe también encontrar para sus variantes
marcos de conjunto, teóricos y conceptuales, estre-
chamente relacionados. Como hemos sugerido, la
mayor parte de los tipos de ACD plantearán cuestio-
nes sobre el modo en el que se despliegan estructu-
ras específicas de discurso en la reproducción del
dominio social, tanto si son parte de una conversa-
ción como si proceden de un reportaje periodístico o
de otros géneros y contextos.
Así, el vocabulario típico de muchos investigadores
de ACD presentará nociones como «poder», «domi-
nio», «hegemonía», «ideología», «clase», «género»,
«discriminación», «intereses», «reproducción», «insti-
tuciones», «estructura social», «orden social», además
de otras más familiares y precisas sobre el discurso.
Antes de revisar algunos de los trabajos de dicha tradi-
ción, y de proporcionar el análisis de un ejemplo con-
creto, intentaremos construir estas y otras nociones a
ellas vinculadas dentro de un entorno teórico tentativo.
Macro vs. Micro
El discurso, y otras interacciones socialmente situadas
cumplidas por actores sociales, pertenecen típicamente
a lo que se suele denominar el «micro-nivel» del or-
den social, mientras que las instituciones, los grupos y
las relaciones de grupos, y por tanto el poder social, se
emplazan usualmente en su «macro-nivel». Puesto
que el ACD pretende estudiar cómo el discurso está
involucrado en la reproducción del poder social, una
teoría de ACD requiere salvar este bien conocido abis-
mo entre lo micro y lo macro.
Con tal fin necesitamos, en principio, comprender
que esa distinción es un constructo sociológico (Ale-
xander, et al., 1987; Knorr-Cetina y Cicourel, 1981).
En la realidad social de la interacción y de la expe-
riencia cotidianas, los fenómenos de los niveles mi-
cro y macro forman un todo unificado. Un discurso
racista de un miembro del Parlamento es un acto
perteneciente al micro-nivel, ejecutado por un político
individual o por el miembro de un partido, pero al
mismo tiempo es parte constitutiva de un acto le-
gislativo de la institución parlamentaria en el macro-
nivel, o de la política de inmigración de una nación-
estado. El distingo, esto es, depende de la focaliza-
ción de nuestro análisis; y existen múltiples niveles
intermedios de análisis (mesoniveles).
Sin embargo, a fin de vincular el discurso con la
sociedad en general, y con la desigualdad social en
particular, necesitamos un marco teórico que nos
haga capaces de enlazar dichos diversos niveles de
descripción. He aquí algunas de las maneras en las
que niveles diferentes del análisis social pueden rela-
cionarse:
a) Miembro de un grupo. Los actores sociales, y por
tanto también los usuarios del lenguaje, se involucran
en el texto y en el habla al mismo tiempo como
individuos y como miembros de variados grupos
sociales, instituciones, gentes, etc. Si actúan en tanto
miembros de un grupo, es entonces el grupo el que
actúa a través de uno de sus miembros. Quien escribe
un reportaje puede escribirlo como periodista, como
mujer, como negra, como perteneciente a la clase
media o como ciudadana de los Estados Unidos,
entre otras «identidades», alguna de las cuales puede
ser más prominente que las otras en un momento
dado.
b) Relaciones entre acción y proceso. Lo anterior no
es sólo cierto para los actores sociales, sino también
para sus mismas acciones. Escribir un reportaje es un
acto constitutivo de la producción un periódico o de
un noticiario de televisión por parte del colectivo de
periodistas de un periódico o de una cadena de
televisión; en un plano más elevado, dichas acciones
colectivas son a su vez constituyentes de las
actividades y procesos de los media en la sociedad,
p.e. en la provisión de informaciones o de entreteni-
mientos, o incluso en la reproducción de la desigual-
dad (o en su crítica). De este modo, las acciones de
los niveles más bajos pueden conformar directa o
indirectamente procesos sociales o relaciones socia-
les globales entre grupos.
c) Contexto y estructura social. Los participantes
actúan en situaciones sociales, y los usuarios del len-
guaje se implican en el discurso dentro de una es-
26 ANTHROPOS 186 ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN
tructura de constreñimientos que ellos consideran o
que hacen relevante en la situación social, esto es, en
el contexto. Pero la situación social (p.e. la de una
sala de redacción) es ella misma parte de un «entor-
no» social más vasto, tal como las instituciones, los
períodos cronológicos, los lugares, Ias circunstancias
sociales, y los sistemas. De ahí que el contexto de
las noticias pueda ser no sólo el trabajo del reportero
o de la sala de redacción, sino también el periódico
al completo, las relaciones entre los media y la polí-
tica, o entre los media y el público, o el entero papel
de los media en la sociedad.
d) Representaciones sociomentales. Además de
estos aspectos sociales de los vínculos micro-macro,
no deberíamos tampoco olvidar la crucial dimensión
cognitiva. En cierto sentido dicha dimensión mental
hace posibles los restantes vínculos. Los actores, las
acciones y los contextos son tanto contractos mentales
como constructos sociales. Las identidades de la gente
en cuanto miembros de grupos sociales las forjan, se
las atribuyen y las aprehenden los otros, y son por tanto
no sólo sociales, sino también mentales. Los contextos
son constructos mentales (modelos) porque
representan lo que los usuarios del lenguaje construyen
como relevante en la situación social. La interacción
social en general, y la implicación en el discurso en
particular, no presuponen únicamente representaciones
individuales tales como modelos (p.e. experiencias,
planes); también exigen representaciones que son
compartidas por un grupo o una cultura, como el
conocimiento, las actitudes y las ideologías. De suerte
que encontramos el nexo faltante entre lo micro y lo
macro allí donde la cognición personal y la social se
reúnen, donde los actores sociales se relacionan ellos
mismos y su acciones (y por consiguiente su discurso)
con los grupos y con la estructura social, y donde
pueden actuar, cuando se lanzan al discurso, en tanto
que miembros de grupos y de culturas.
Considerando más específicamente la dimensión
discursiva de tales niveles diversos o planos de «me-
diación» entre lo macro y lo micro, los mismos prin-
cipios pueden aplicarse a las relaciones entre a) las
instancias específicas del texto y del habla (p.e. un
reportaje); b) los acontecimientos comunicativos de
mayor complejidad (todas las acciones concernientes a
la producción y a la lectura de reportajes); c) los
reportajes en general como género; y d) el orden del
discurso de los medios de masas (véase también
Fairclough y Wodak, 1997: 277-8).
Vemos pues que los nexos entre los niveles ma-
cro y micro del análisis pueden ser articulados a partir
de las dimensiones superiores de los acontecimientos
de comunicación: los Actores, sus Acciones
(incluyendo el discurso) y Mentalidades, y sus Con-
textos. Ellas proporcionan el marco que nos permiti-
rá explicar cómo los actores sociales y los usuarios
del lenguaje consiguen ejercer, reproducir o desafiar
el poder social de los grupos y de las instituciones.
El poder como control
Una noción central en la mayor parte del trabajo críti-
co sobre el discurso es la del poder, y más concreta-
mente el poder social de grupos o instituciones. Resu-
miendo un complejo análisis filosófico y social, defi-
niremos el poder social en términos de control. Así,
los grupos tienen (más o menos) poder si son capaces
de controlar (más o menos), en su propio interés, los
actos y las mentes de los (miembros de) otros grupos.
Esta habilidad presupone un poder básico consistente
en el acceso privilegiado a recursos sociales escasos,
tales como la fuerza, el dinero, el estatus, la fama, el
conocimiento, la información, la «cultura», o incluso
varias formas del discurso público y de la comunica-
ción (de entre la vasta literatura sobre el poder, véase
p.e. Lukes, 1986; Wrong, 1979).
Hallamos de entrada entonces, en nuestro análisis de
las relaciones entre el discurso y el poder, que el
acceso a formas específicas de discurso, p.e. las de
la política, los media o la ciencia, es en sí mismo un
recurso de poder. En segundo lugar, como hemos
sugerido antes, nuestras mentes controlan nuestra ac-
ción; luego si somos capaces de influenciar la men-
talidad de la gente, p.e. sus conocimientos o sus opi-
niones, podemos controlar indirectamente (algunas
de) sus acciones. Y, en tercer lugar, puesto que las
mentes de la gente son influidas sobre todo por los
textos y por el habla, descubrimos que el discurso
puede controlar, al menos indirectamente, las accio
nes de la gente, tal y como sabemos por la persua-
sión y la manipulación.
Cerrar el círculo del discurso-poder significa, por
último, que aquellos grupos que controlan los dis-
cursos más influyentes tienen también más posibili-
dades de controlar las mentes y Ias acciones de los
otros. El ACD se centra en la explotación de tal po-
der, y en particular en el dominio, esto es, en los
modos en que se abusa del control sobre el discurso
para controlar las creencias y acciones de la gente en
interés de los grupos dominantes. En este caso cabe
considerar el «abuso», muy latamente, como una
violación de normas que hace daño a otros, dados
ciertos estándares éticos como las reglas (justas), los
acuerdos, las leyes o los derechos humanos. En otras
palabras, el dominio puede ser definido como el
ejercicio ilegítimo del poder.
ARGUMENTO 186 ANTHROPOS 27
Disponemos ahora de una muy general descrip-
ción de la manera en la que el discurso funciona en
la reproducción del poder y del dominio en la socie-
dad. Simplificando incluso aún más tales harto in-
trincadas relaciones, dividiremos el entero proceso
de la reproducción del poder discursivo en dos cues-
tiones básicas para la investigación en ACD:
a) ¿Cómo los grupos (más poderosos) controlan el
discurso?
b) ¿Cómo tal discurso controla la mente y la acción
de los grupos (menos poderosos), y cuáles son
las consecuencias sociales de este control?
La primera pregunta requiere especialmente in-
vestigación interdisciplinar en los límites entre los
estudios del discurso, la sociología y la ciencia polí-
tica, y la segunda involucrará sin duda a la psicolo
gía cognitiva y social. Obviamente, para entender
cómo el discurso contribuye a la desigualdad social
hay que estudiar también las consecuencias de la
pregunta b), en particular cómo el control de la men-
te y de la acción en beneficio de grupos dominantes
constituye la desigualdad social o conduce a ella.
Asimismo, a fin de comprender la disidencia y la
oposición necesitamos saber cómo los grupos domi-
nados son capaces de resistir frente al control dei
discurso, de la mente y de la acción, o de adquirirlo.
El acceso al discurso y su control
Detallemos los dos modos principales de la repro
ducción discursiva del dominio, comenzando por la
relación entre los grupos poderosos y el discurso.
Hemos visto que, entre muchos otros medios que
definen el poder básico de un grupo o de una institu-
ción, también el acceso al discurso público y a la
comunicación, y su control, son un importante recur-
so «simbólico», como sucede con el conocimiento y
la información (Van Dijk, 1996).
La mayoría de la gente únicamente tiene control
activo sobre el habla cotidiana frente a miembros de
su familia, amigos o colegas, disponiendo de un
control sólo pasivo sobre, p.e., el uso de los media.
En muchas situaciones, la gente común es un blanco
más o menos pasivo para el texto o el habla, p.e. de
sus jefes y maestros, o de autoridades tales como los
policías, los jueces, los burócratas estatales o los ins-
pectores de Hacienda, quienes pueden decirles sin
más lo que deben o no creer o hacer.
En cambio, los miembros de grupos o institucio-
nes socialmente más poderosos disponen de un ac-
ceso más o menos exclusivo a uno o más tipos de
discurso público, y del control sobre ellos. Así, los
profesores controlan el discurso académico, los
maestros el discurso educativo institucional, los
periodistas el discurso de los media, los abogados
el discurso legal, y los políticos el discurso de la
planificación y otros discursos de sesgo político.
Aquellos que gozan de mayor control sobre más y
más influyentes discursos (y sobre más propieda-
des discursivas) son también, según esta defini-
ción, más poderosos. Dicho de otro modo,
proponemos aquí una definición discursiva (al
igual que un diagnóstico práctico) de uno de los
constituyentes del poder social.
Estas nociones concernientes al acceso al discurso
y a su control son muy generales, y es una de las
tareas del ACD el esclarecer tales formas del poder.
Por ejemplo, si se define el discurso en términos de
acontecimientos comunicativos complejos, el acceso
al discurso y su control pueden ser definidos a su
vez tanto en relación con el contexto como con las
propias estructuras del texto y del habla.
El control del contexto. El contexto se considera
como la estructura (mentalmente representada) de
aquellas propiedades de la situación social que son
relevantes para la producción y la comprensión del
discurso (Duranti y Goodwin, 1992; Van Dijk,
1998). El contexto consiste en categorías como la
definición global de la situación, su espacio y
tiempo, las acciones en curso (incluyendo los
discursos y sus géneros), los participantes en roles
variados, co municativos, sociales o institucionales,
al igual que sus representaciones mentales: objetivos,
conocimientos, opiniones, actitudes e ideologías.
Controlar el contexto implica controlar una o más de
esas categorías, p.e. determinando el estatuto de la
situación comunicativa, decidiendo sobre el tiempo y
el lugar del acontecimiento comunicativo, o sobre
qué participantes pueden o deben estar presentes en
él, y en qué papeles, o sobre qué conocimientos u
opiniones han de tener o no tener, y sobre qué
acciones sociales pueden o no cumplirse a través del
discurso (Diamond, 1996). Sucede por tanto que el
contexto de un debate parlamentario, de una
comisión, de un juicio, de una conferencia, o de una
consulta con el médico están controlados por
(miembros de) grupos dominantes. Así, sólo
miembros del parlamento tienen acceso al debate
parlamentario, y sólo ellos pueden hablar (con el
permiso del presidente del parlamento, y durante un
tiempo limitado), representar a sus electores, votar un
proyecto de ley, etc. En un juicio, únicamente los
jurados o los jueces tienen acceso a roles y géneros
de habla específicos, como p.e. los veredictos. Y
los secretarios pueden tener acceso a los consejos,
pero sólo en el papel de silenciosos redactores de
actas. El ACD se ocupa especí-
28 ANTHROPOS 186 ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN
ficamente de aquellas formas de control del contexto
que trabajan en favor de los intereses del grupo do-
minante.
El control del texto y del habla. Crucial en la reali-
zación o el ejercicio del poder de grupo es el acceso
a las estructuras del texto y del habla, y su control. Si
relacionamos el texto y el contexto, por tanto, vemos
enseguida que los (miembros de) grupos poderosos
pueden decidir sobre los (posibles) géneros del dis-
curso o actos de habla de una ocasión concreta. Un
profesor o un juez puede requerir una respuesta direc-
ta de un estudiante o un sospechoso, y no una histo-
ria personal o un debate (Wodak, 1984a). Cabe exa-
minar, más críticamente, cómo los hablantes podero-
sos pueden abusar de su poder en tales situaciones,
p.e. cuando los policías utilizan la fuerza para obtener
una confesión de un sospechoso (Linell y Johnsson,
1991), o cuando directores masculinos impiden a las
mujeres redactar noticias económicas (Van Zoonen,
1994). Los géneros suelen del mismo modo tener es-
quemas convencionales que consisten en varias cate-
gorías. El acceso a algunos de ellos puede estar pro
hibido o ser obligatorio, como sucede cuando la aper-
tura o el cierre de una sesión parlamentaria es la pre-
rrogativa de un hablante, y algunas formas de saludo
sólo pueden ser utilizadas por hablantes de un grupo
social, de un rango, una edad o un sexo específicos
(Irvine, 1974). Vital para todo discurso y comunica-
ción es quién controla los temas (las macroestructuras
semánticas) y los cambios de tema, como cuando los
editores deciden qué asuntos noticiables serán
cubiertos, los profesores qué materias se tratarán en
clase, o los hombres los tópicos, y sus
transformaciones, de sus conversaciones con mujeres
(Palmer, 1989; Fishman, 1983; Leet-Pellegrini, 1980;
Lindegren-Lerman, 1983). Como ocurre con otras
modalidades de control del discurso, tales decisiones
pueden ser (más o menos) negociables entre los
participantes, y dependen mucho del contexto.
Aunque la mayor parte del control del discurso es
contextual o global, incluso fragmentos locales del
significado, forma o estilo pueden ser controlados,
p.e. detalles de una respuesta en el aula o en el
juzgado, la elección del léxico o la de jerga en
tribunales, clases o salas de redacción (Martín Rojo,
1994). En muchas situaciones el volumen es
susceptible de control, ordenándose a los hablantes
que «bajen la voz» o que «estén tranquilos»; las
mujeres pueden ser «silenciadas» de muchas maneras
(Houston y Kramarae, 1991), y en algunas culturas
se debe «mascullar» como forma de respeto (Albert,
1972). El uso público de determinadas palabras
puede ser prohibido como subversivo en una
dictadura, y los desafíos discursivos a los grupos do-
minantes (p.e. los varones, blancos, occidentales) por
parte de sus oponentes multiculturales pueden ser ri-
diculizados en los media como «políticamente co
rrectos» (Williams, 1995). Y finalmente, las dimen-
siones de acción e interacción del discurso pueden
controlarse prescribiendo o proscribiendo actos de
habla específicos, distribuyendo o interrumpiendo se-
lectivamente los turnos de habla, etc. (véase también
Diamond, 1996).
Lo que puede concluirse del análisis en numero
sos estudios críticos de todos estos niveles es la pre-
eminencia de una estrategia global de autopresenta-
ción positiva por parte del grupo dominante, y de
heteropresentación negativa de los grupos domina-
dos (Van Dijk, 1993a, 1998b). La polarización del
Nosotros y del Ellos que caracteriza las representa-
ciones sociales compartidas y sus ideologías subya-
centes se expresa y se reproduce entonces en todos
los planos del texto y del habla, p.e. en temas con-
trastados, en significados locales, en metáforas e hi-
pérboles, y en las formulaciones variables de los es-
quemas textuales, en formas sintácticas, en la lexica-
lización, las estructuras profundas y las imágenes.
En suma, virtualmente todos los niveles de la es-
tructura del texto y del habla pueden en principio ser
más o menos controlados por hablantes poderosos, y
puede abusarse de dicho poder en detrimento de
otros participantes. Debería subrayarse, sin embargo,
que el habla y el texto no asumen o envuelven di-
rectamente en todas las ocasiones la totalidad de las
relaciones de poder entre grupos: el contexto siem-
pre puede interferir, reforzar, o por el contrario
transformar, tales relaciones. Es obvio que no todos
los hombres dominan siempre todas las conversacio
nes (Tannen, 1994a), ni todos los blancos o todos
los profesores, etc.
El control del texto y del contexto es el primer
tipo de poder asentado en el discurso. Examinemos
ahora el segundo tipo: el control de la mente.
El control de la mente
Si controlar el discurso es una primera forma de po-
der mayor, controlar las mentes de la gente es el
otro medio fundamental para reproducir el dominio
y la hegemonía. Nótese no obstante que «control
de la mente» es poco más que una cómoda apela-
ción. La psicología cognitiva y las investigaciones
sobre la comunicación de masas han mostrado que
influenciar la mente no es un proceso tan directo
como las ideas simplificadoras sobre el control a ve-
ces sugieren (Britton y Graesser, 1996; Glasser y
Salmon, 1995; Klapper, 1960; Van Dijk y Kintsch,
1983). Los receptores pueden ser bastante autóno-
ARGUMENTO 186 ANTHROPOS 29
mos y variables en su interpretación y uso del texto
y del habla, que son también una función de la cla-
se, del género o de la cultura (Liebes y Katz, 1990).
Pero aunque los receptores raramente aceptarán de
modo pasivo las opiniones recibidas o los discursos
específicos, no deberíamos olvidar, por otro lado,
que la mayor parte de nuestras creencias sobre el
mundo las adquirimos a través dei discurso.
En un marco de ACD, por lo tanto, «el control de la
mente» implica más que la simple adquisición de
creencias sobre el mundo por medio del discurso y
de la comunicación. Los elementos del poder y del
dominio, en este caso, entran en la descripción de
varias maneras:
a) A menos que sean inconsistentes con sus
creencias y experiencias personales, los receptores
tienden a aceptar las creencias (conocimientos y opi-
niones) transmitidas por el discurso de las fuentes
que consideran autorizadas, fidedignas o creíbles, ta-
les como los académicos, los expertos, los profesio-
nales o los media de confianza (Nesler et al., 1993).
En este sentido, el discurso poderoso se define (con-
textualmente) en términos del poder manifiesto de
sus autores; por las mismas razones, las minorías y
las mujeres pueden con frecuencia ser percibidos
como menos creíbles (Andsager, 1990; Khatib,
1989; Verrillo, 1996).
b) En algunas ocasiones, los participantes están
obligados a ser receptores del discurso, p.e. en la
educación y en muchas situaciones laborales. Las
lecciones, los materiales de aprendizaje, las instruc-
ciones de trabajo, y otros tipos de discurso necesitan
en tal caso ser atendidos, interpretados y aprendidos
como lo pretenden sus autores organizativos o insti-
tucionales (Giroux, 1981).
c) En muchos casos no existen otros discursos o
media que provean informaciones de las cuales que-
pa derivar creencias alternativas (Downing, 1984).
d) Y, en directa relación con los puntos previos:
los receptores pueden no poseer el conocimiento y
las creencias necesarias para desafiar los discursos o
la información a que están expuestos (Wodak, 1987).
Estos cuatro puntos sugieren que el control dis-
cursivo de la mente es una forma de poder y de do-
minio si tal control se realiza en interés de los pode-
rosos, y si los receptores no tienen «alternativas»,
p.e. otras fuentes (habladas o escritas), otros discur-
sos, ni otra opción que escuchar o leer, ni otras
creencias para evaluar tales discursos. Si por libertad
se entiende la oportunidad de pensar y de hacer lo
que uno quiere, entonces tal falta de alternativas es
una limitación de la libertad de los receptores. Y li-
mitar la libertad de otros, especialmente en el propio
interés, resulta ser una de las definiciones del poder
y del dominio.
Mientras tales condiciones del control de la mente
son ampliamente contextuales (dicen algo acerca de
los participantes en el acontecimiento comunicativo),
otras condiciones son discursivas, esto es, son una
función de la estructura y de Ias estrategias del texto
o del habla en sí mismos. Dicho de otro modo: dado
un contexto específico, ciertos significados y formas
del discurso ejercen más influencia sobre las mentes
de la gente que otros, tal como la noción misma de
«persuasión» y una tradición de dos mil años de re-
tórica pueden mostrarnos.
Analizar la mente
La noción de control de la mente es vaga también
porque con frecuencia se utiliza sin explicar con
exactitud lo que «mente» significa. Es decir, no es
imaginable una teoría del control discursivo de la
mente sin una detallada teoría cognitiva de la mente, y
una teoría de cómo el discurso influencia la mente.
Al igual que el texto y el habla, la mente (o la
memoria, o la cognición) tiene muchos niveles, es-
tructuras, estrategias y representaciones.
No es éste el lugar para presentar una teoría de la
mente, de modo que nos contentaremos con introducir
unas pocas nociones capitales en una teoría crítica
del control discursivo de la mente (para más detalles
sobre la teoría cognitiva y el papel del discurso en la
cognición y en el «cambio del modo propio de
pensar», véase p.e. Graesser y Bower, 1990; Van
Dijk y Kintsch, 1983; Van Oostendorp y Zwaan,
1994; Weaver, Mannes y Fletcher, 1995).
Una distinción útil es la que suele establecerse entre
la memoria episódica y la semántica, que deno-
minaremos respectivamente memoria personal (sub-
jetiva) y social (intersubjetiva).
La memoria personal (Tulving, 1983) consiste en
la totalidad de nuestras creencias personales (conoci-
miento y opiniones). Es ampliamente autobiográfica
y ha sido acumulada durante nuestra vida a través de
nuestras experiencias, incluyendo los acontecimien-
tos comunicativos en los que hemos participado.
Además de conocimiento personal sobre nosotros
mismos, sobre otras gentes, objetos o lugares, la me-
moria personal también presenta creencias sobre he-
chos específicos en los que hemos participado o so-
bre los que hemos leído, incluyendo las opiniones
personales que tenemos sobre ellos. Estas represen-
taciones memorísticas subjetivas de acontecimientos
específicos se denominan modelos (mentales) (John-
son-Laird, 1983; Van Dijk y Kintsch, 1983). Así, si
30 ANTHROPOS 186 ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN
leemos o miramos las noticias construimos o ponemos
al día modelos (personales) sobre los sucesos.
Entender o interpretar un texto es (re)construir tales
modelos.
Del mismo modo, también construimos un modelo
de la propia situación comunicativa, p.e. de la lectura
de un periódico, que incluye conocimiento y saberes
sobre el periódico o sobre un concreto periodista o
escritor. Es este modelo mental lo que hemos definido
como el contexto: la construcción subjetiva de las
propiedades de la situación social que son relevantes
para el discurso en marcha. Por ejemplo, la
credibilidad que concedemos a los expertos, como
se ha discutido más arriba, es una de las propiedades
de dicho contexto (Van Dijk, 1998).
Puesto que los contextos (los modelos contextua-les)
influencian el modo en el que entendemos los
discursos y los acontecimientos representados, tam-
bién influencian nuestros modelos de acontecimien-
tos. Luego hemos definido ya un modo de control
discursivo de la mente: influenciar los modelos de
contexto y los modelos de acontecimiento construidos
por receptores en un acontecimiento comunicativo.
Desde una perspectiva más crítica, tal control de
modelos involucra la construcción de «modelos pre-
ferenciales», es decir, modelos escogidos por quie-
nes hablan o escriben, que son consistentes con sus
intereses y con su interpretación de los aconteci-
mientos.
La memoria social (tradicionalmente llamada
«memoria semántica») consiste en las creencias que
poseemos en común con otros miembros del mismo
grupo o cultura, y que en ocasiones se denominan «re-
presentaciones sociales» (Farr y Moscovici, 1984).
Porque tales creencias sociales se comparten con
otros, son presupuestas habitualmente en el discur-
so (o enseñadas por el discurso pedagógico). Unas
cuantas distinciones son útiles aquí. Como sucede
con la memoria personal, también las creencias so
ciales pueden ser de tipo más específico o más general
y abstracto. Así, la gente puede compartir cono-
cimiento sobre hechos históricos concretos, como
guerras, sobre la base p.e. de lo que aprenden en los
libros de texto o de los medios de masas. La Segun-
da Guerra Mundial o el Holocausto pueden ser objeto
de alusiones en los media sin mayor explicación sobre
lo que fueron estos hechos capitales de la hist3ria.
Pero gran parte de nuestro conocimiento so
cialmente compartido es general y abstracto, p.e. el
que poseemos sobre las guerras y el genocidio en
general. Lo mismo vale para nuestro conocimiento
sociocultural relativo a muchas otras cosas de nues-
tro grupo o cultura, a Ia gente y los objetos, o a la
organización de la sociedad (Wilkes, 1997).
Por otra parte, cabe distinguir entre el conoci-
miento social y las opiniones sociales, tal y como lo
hacen los propios sujetos sociales, aunque el
distingo entre dichas creencias pueda ser impreciso.
El co nocimiento social lo componen aquellas
creencias que los miembros de un grupo o cultura
consideran verdaderas, de acuerdo con los criterios
de verdad (históricamente cambiantes). Tales
creencias se presuponen habitualmente en el discurso
y no necesitan ser afirmadas. Las opiniones son
creencias evaluativas, es decir, creencias que están
basadas en normas y valores. Grupos diferentes
pueden estar en desacuerdo sobre opiniones, y a
diferencia del conocimiento compartido, éstas no se
presuponen, sino que se afirman y defienden, p.e. en
discusiones. Por tanto, las actitudes de grupo sobre
el aborto, la energía nuclear o la inmigración
consisten por lo general en racimos de opiniones
esquemáticamente organizadas que pueden diferir de
un grupo social a otro, dependiendo de sus
respectivas ideologías (Van Dijk, 1998).
Obsérvese no obstante que tales diferencias de
opinión suelen presuponer un conocimiento com-
partido: podemos estar en desacuerdo sobre si el
aborto, la energía nuclear o la inmigración son bue-
nos o malos, pero todos nosotros sabemos más o
menos lo que son.
Porque se comparten socialmente, las creencias
sociales son igualmente patrimonio de la mayoría de
los miembros individuales de grupos y culturas, y
por tanto influencian también sus creencias persona-
les sobre los acontecimientos del mundo, es decir,
sus modelos. De hecho, somos incapaces de
construir un modelo (de entender un acontecimiento
específico), y por ello de comprender un discurso,
si no disponemos de un conocimiento social
abstracto y general. Y viceversa, podemos
adquirir conocimiento social general por
abstracción de los modelos personales, esto es,
aprendiendo de nuestras experiencias, incluidas
nuestras lecturas de textos específicos, y comparando
y normalizando tales creencias generales con las de
otros miembros de nuestro grupo o cultura.
Estamos ahora en disposición, gracias a estas pocas
distinciones, de definir el segundo modo de control
discursivo de la mente: influenciar las creencias
socialmente compartidas (conocimiento, actitudes)
de un grupo. Dado que dichas creencias son mucho
más generales, y pueden ser utilizadas por mucha
gente en muchas situaciones con el fin de entender
acontecimientos o discursos concretos, este tipo de
control de la mente es, por supuesto, mucho más
influyente. Al interesarse el ACD especialmente por
cómo el poder y el dominio se reproducen en la sa
ciedad, es tal modalidad de control social de la men-
ARGUMENTO 186 ANTHROPOS 31
te el objeto central de su atención: una vez que so
mos capaces de influenciar las creencias sociales de
un grupo, podemos controlar indirectamente las ac-
ciones de sus miembros. Este es el núcleo de la re-
producción del poder y la base de la definición de la
hegemonía.
Las estrategias discursivas del control
de la mente
Disponemos ahora de una comprensión elemental de
algunas de las representaciones de la mente, y de lo
que significa controlarlas. La cuestión crucial es en-
tonces: ¿cómo son el discurso y sus estructuras ca-
paces de ejercer tal control? Según lo visto más arri-
ba, en el análisis del control sobre el discurso, dicha
influencia discursiva puede deberse tanto al contexto
como a las propias estructuras del texto y del habla.
La influencia del contexto
Hemos afirmado que una dimensión significativa del
control de la mente es contextuai, p.e. la que se fun-
damenta en las características de los participantes.
En realidad, los hablantes poderosos, autorizados,
creíbles, expertos o atractivos, serán más influyentes,
digan lo que digan, que quienes no poseen esas pra
piedades. Recuérdese, con todo, que el contexto se
define en términos de modelos contextuales: no es la
situación social (incluyendo a sus participantes) en sí
misma la que «objetivamente» influencia nuestra in-
terpretación del discurso, sino la construcción subje-
tiva de su rasgos relevantes en un modelo mental de
contexto (Giles y Coupland, 1991; Van Dijk, 1998).
Así, la credibilidad es algo que los receptores asig-
nan a los hablantes o a los escritores, sobre la base
de conocimiento socialmente compartido y de acti-
tudes acerca de grupos y roles sociales. Del mismo
modo también los otros rasgos de los modelos sub-
jetivos de contexto controlan la influencia del dis-
curso, p.e. la definición de la situación, los papeles
comunicativos y sociales de los participantes, las re-
laciones entre participantes (de conflicto, dominio o
cooperación), los actos sociales que se están cum-
pliendo, el escenario (tiempo y lugar), y las creen-
cias de los participantes (intenciones, objetivos, co
nocimiento, opiniones, etc.).
El análisis crítico del discurso se centra en aque-
llas propiedades de las situaciones sociales, y en sus
efectos sobre los modelos preferenciales de contexto,
que contribuyen al control ilegítimo de la mente,
como hemos dicho antes. Un caso típico de control
de la mente basado en el contexto es el abuso de
poder y de sus recursos sociales (fuerza, ingresos,
estatus, conocimiento, competencia, etc.) destinado a
realzar las propias credibilidad y legitimidad (Martin
Rojo y Van Dijk, 1997). Así, los profesores tienen la
posibilidad de presentar sus prejuicios étnicos en
tanto «hechos científicos», tal como lo han mostrado
numerosos ejemplos de racismo científico (Down-
ing, 1984). En términos generales, el control de la
situación social por los grupos dominantes puede en-
tonces conducir a modelos de contexto que hacen
aparecer su discurso como más creíble, p.e. median-
te la eliminación o el desprestigio de fuentes alterna-
tivas de información y de opinión.
Cómo el discurso controla la mente
Los usuarios del lenguaje leen textos o escuchan el
habla, usan sus informaciones y estructuras con el
fin de construir modelos mentales personales de los
acontecimientos, e infieren (o confirman) creencias
sociales compartidas más generales, dentro del mar-
co de la representación del contexto. Resumamos el
modo en que algunas propiedades del discurso son
capaces entonces de controlar el proceso:
1. Los temas (macroestructuras semánticas) orga-
nizan globalmente el significado del discurso. Puesto
que tales temas con frecuencia representan la infor-
mación más importante, pueden influenciar la orga-
nización de un modelo: las proposiciones relevantes
serán colocadas en una posición más alta, en la je-
rarquía del modelo, que las proposiciones menos im-
portantes. Lo mismo sucede con la organización de
las representaciones sociales más generales. Así, si
los refugiados son caracterizados en el discurso polí-
tico o en un editorial de periódico en términos esen-
cialmente socioeconómicos, y por tanto como im-
postores, como gente que sólo viene aquí para vivir
a costa de nuestro bienestar, entonces una opinión
genérica como esa puede también definir la repre-
sentación social (el esquema de grupo) que la gente
construye (o confirma) sobre ellos (Van Dijk, 1991).
2. Los esquemas discursivos (superestructuras, es-
quemas textuales) organizan primariamente las cate-
gorías convencionales que definen la entera «forma»
canónica de un discurso, y por tanto parecen menos
relevantes para la construcción de modelos. Sin em-
bargo, como sucede con todas las estructuras forma-
les, las categorías esquemáticas pueden enfatizar o
subrayar información específica. El simple hecho de
que una información sea transmitida en un titular o
en una conclusión consigue asignar a tal proposición
32 ANTHROPOS 186 ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN
una posición más conspicua en los modelos de acon-
tecimiento o en las representaciones semánticas, y
hacer que sea información mejor memorizable, y en
consecuencia más persuasiva (Duin, et al., 1988; Van
Dijk, 1988a; Van Dijk y Kintsch, 1983).
3. El significado local. Los significados locales del
discurso influencian información local en los es-
quemas mentales (modelos, representaciones semán-
ticas). La coherencia, p.e., está basada en relaciones
funcionales o condicionales entre las proposiciones y
los hechos a los que se refieren (en un modelo men-
tal). Lo cual significa que el conocimiento presu-
puesto o establecido en el discurso puede requerir
que los receptores establezcan «hechos» o relaciones
similares entre ellos en sus modelos. Eso vale tam-
bién para las presuposiciones, las implicaciones y
otra información no expresada, sugiriéndose así
fuertemente que tal información se considera incon-
trovertida o dada por sentado, aunque en realidad no
lo sea o no lo esté. Al mismo tiempo, lo implícito
puede servir para esconder a la formación de la opi-
nión pública creencias específicas. Proporcionar mu-
chos detalles sobre un aspecto de un acontecimiento,
y no proporcionarlos sobre otros, es otra manera se-
mántica de orientar los modelos mentales de los
usuarios del lenguaje.
4. El estilo. Las estructuras léxicas y sintácticas de
superficie son susceptibles de variar en función del
contexto (Giles y Coupland, 1991; Scherer y Giles,
1979). Y dado el modelo de contexto de los re-
ceptores, aquéllas pueden ser capaces de unir tales
variaciones de estilo con la estructura del contexto.
Un rasgo global del estilo es no sólo el señalar pro-
piedades del contexto (p.e. las relaciones entre parti-
cipantes, etc.), sino también el subrayar significados
apropiados.
5. Los recursos retóricos como los símiles, las
metáforas, los eufemismos, etc., al igual que los es-
quemas globales, no influencian directamente el sig-
nificado. Más bien lo hacen resaltar o lo difuminan,
y con ello también la importancia de los aconteci-
mientos en un modelo de acontecimientos.
6. Los actos de habla son ampliamente definidos
en función de los modelos de contexto, pero el que
un enunciado sea o no interpretado como una ame-
naza o como un buen consejo puede determinar vi-
talmente el procesamiento del texto (Colebrook y
McHoul, 1996; Graesser, et al., 1996).
7. Finalmente, las múltiples dimensiones inter-
accionales del discurso, como p.e. la distribución
de turnos, la división en secuencias, etc., están
igualmente fundadas en el contexto y en los mode-
los de acontecimientos, e influencian su puesta al
día. El poder y la autoridad de los hablantes, tal y
como los presenta el control de los turnos, pueden
al mismo tiempo reforzar la credibilidad de aqué-
llos, y por eso mismo la construcción de modelos
como «verdaderos».
La complejidad de las relaciones entre
el discurso y el poder
Hemos adelantado que uno de los objetivos
principales del ACD es entender y analizar la
reproducción del dominio y la desigualdad social
que surge del discurso, y resistir contra ella. Más
concretamente, el ACD estudia su papel en dichos
procesos: los grupos poderosos tienen acceso
preferente al discurso público y lo controlan, y a
través del discurso controlan las mentes del
público, en el sentido amplio más arriba explicado.
Esto no sólo significa que mucha gente interpretará
el mundo del modo en que los poderosos o las élites
se lo presentan, sino también que actuará (más)
en consonancia con los deseos y los intereses de los
poderosos. Parte de tales acciones del público son
también discursivas, y éstas tendrán de nuevo las
propiedades, y las consecuencias entre otros
públicos, previstas, con lo cual se reforzarán los
discursos de los poderosos. Debido a que el control
de la mente y de la acción es lo que define el poder,
el control del discurso confirma y extiende el poder
de los grupos dominantes, al igual que su abuso de
éste. Y finalmente, puesto que el abuso del poder
o el dominio se caracterizan en los términos de los
intereses de los poderosos, el discurso puede
también contribuir a la confirmación, o incluso al
incremento, del desequilibrio en la igualdad social, y
por consiguiente a la reproducción de la desigualdad
social.
Aun cuando este razonamiento parece impecable, y
aunque en términos muy generales es empíricamente
verdadero, el poder, el dominio y el papel del discurso
en ellos no resultan tan evidentes. Existen algunos
frenos y compensaciones, especialmente en las
sociedades más o menos democráticas, donde diversos
grupos compiten por el poder (Dahl, 1985). Cabe
esperar contracorrientes en el proceso descrito,
comprendidas muchas formas de lucha y de resisten-
cia. No hay un único grupo que controle todo el dis-
curso público por completo; e incluso si lo hubiera, el
discurso puede con frecuencia controlar sólo mar-
ginalmente la mente de los grupos dominados, y en
menor grado aún sus acciones. Después de todo,
también los grupos dominados tienen, conocen y si-
guen sus propios intereses, en ocasiones contra todo
pronóstico. Y no sólo existen varios grupos poderosos
(tal como los definen el género, la clase, la casta,
ARGUMENTO 186 ANTHROPOS 33
la etnia, la «raza», Ia edad, las profesiones, o el con-
trol sobre los recursos materiales y simbólicos), que
pueden tener intereses enfrentados; también es posi-
ble que algunos sectores de los grupos de poder
sientan y muestren solidaridad con los grupos domi-
nados, y que los apoyen en su lucha contra la desi-
gualdad. Tan pronto como esos «disidentes», del
mismo modo que los grupos dominados, logran ase-
gurarse una influencia creciente sobre el discurso
público, Ia misma lógica explica cómo se erigen en
un contrapoder, también gracias a su influencia ge-
neral en las mentes del público. Y dicha influencia
tenderá a disminuir la influencia, y por tanto el po-
der, de los grupos dominantes.
Es este análisis el que mejor parece dar cuenta de
muchas de las formas del conflicto del poder en la
sociedad democrática. Así, resulta innegable que los
hombres disponen, en detrimento de las mujeres, del
control sobre la mayor parte de las formas del dis-
curso público, y que tal control contribuye indirecta-
mente al machismo y al sexismo. Sin embargo, las
pasadas décadas han visto un significativo incremento
en el acceso de las mujeres al discurso público y a las
mentes de otras mujeres, lo mismo que a las de los
hombres; de ahí el aumento de su poder, y una
disminución de Ia desigualdad entre los sexos. Idén-
tico proceso había tenido lugar antes respecto de la
clase trabajadora, en paralelo con el de los grupos de
etnias minoritarias, de los homosexuales, y de otros
grupos dominados o marginados en la sociedad
(véase p.e. Hill, 1992). Es por tanto una necesidad
imperativa que el ACD estudie la compleja interac-
ción de los grupos dominantes, disidentes y oposi-
tores y sus discursos dentro de la sociedad, con el
fin de esclarecer las variantes contemporáneas de la
desigualdad social.
El discurso y la reproducción del racismo
Podemos examinar, a título de ejemplo de las rela-
ciones entre el discurso y el dominio, el papel del
texto y del habla en la reproducción, hoy día, del
racismo y de la desigualdad étnica o «racial» en la
mayor parte de los países occidentales (o dominados
por los europeos). Debida mayormente a la inmigra-
ción laboral y postcolonial en Europa, y a la escla-
vitud y a Ia inmigración en Norteamérica, la presencia
de varios grupos de minorías lia ido incrementándose
con regularidad (Castles y Miller, 1993).
Virtualmente en todos los casos, y según casi todos
los indicadores sociales, tales grupos viven en una
situación de agudo contraste con Ia de la población
autóctona de Europa occidental y de Norteamérica.
Esta situación se debe en parte y sin duda a su estatuto
de recién llegados o de forasteros que, al menos
durante una generación o dos, tendrán que abrirse un
camino en sus nuevas tierras de adopción.
Su desigualdad, no obstante, está también asentada
en un más o menos sutil sistema de racismo, que
agrava la desigualdad social y la redefine como desi-
gualdad étnica. Es posible analizar dicho racismo en
dos niveles. El primero es el de las estructuras, ac-
ciones y arreglos cotidianos caracterizados en térmi-
nos del tratamiento discriminatorio de los Otros por
la población original. El segundo nivel concierne a
las representaciones mentales compartidas por am-
plias capas de la población dominante, tales como
creencias erróneas, estereotipos, prejuicios e ideolo
gías racistas y etnocéntricas (y eurocéntricas). Es
este nivel simbólico socialmente compartido el que
sustenta el primero: las acciones discriminatorias es-
tán (intencionalmente o no) basadas en representa-
ciones negativas de los otros y de su posición en la
sociedad (de entre los numerosos estudios del racis-
mo, hechos desde distintas perspectivas, véase p.e.
Barker, 1981; Dovidio y Gaertner, 1986; Essed,
1991; Katz y Taylor, 1988; Miles, 1989; Solomos y
Wrench, 1993; Wellman, 1993).
La cuestión aquí es que esas representaciones nega-
tivas son básicamente (si bien no únicamente) adquiri-
das y reproducidas a través del habla, y del texto, de y
entre el grupo dominante (blanco, occidental, europeo).
Una de las tareas mayores del ACD consiste en exami-
nar cómo sucede exactamente tal cosa, esto es, cómo el
discurso de la mayoría contribuye a las creencias etno
céntrica y racista, y las reproduce, entre los miembros
del grupo dominante. Siguiendo el marco teórico arriba
expuesto, resumiremos algunos de los resultados de
nuestros trabajos anteriores sobre las relaciones entre el
discurso y la reproducción del dominio étnico o «ra-
cial». Aunque hay, por supuesto, amplias variaciones
relativas a los diferentes grupos minoritarios en los di-
ferentes países, cabe hacer generalizaciones aproxima-
damente fiables (para detalles, véase Van Dijk, 1984,
1987, 1991, 1993).
1. Las formas del discurso público que dominan
en la mayor parte de las sociedades occidentales son
las de la política, los media, la enseñanza, los nego-
cios, los juzgados, las profesiones y la(s) iglesia(s).
Denominaremos a éstos los discursos de las élites.
Como hemos visto antes, la gente ordinaria sólo tie-
ne un acceso marginal y esencialmente pasivo a
ellos, acceso sobre todo en cuanto ciudadanos (al
discurso político), audiencias (para los medios), con-
sumidores o empleados (en los negocios corporati-
vos), sujetos (en la enseñanza), clientes (de las pro-
34 ANTHROPOS 186 ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN
fesiones), víctimas o sospechosos (en el juzgado), o
creyentes (en la iglesia).
2. La minorías (los aborígenes, inmigrantes del
Sur, refugiados, descendientes de esclavos, etc.) sólo
disponen de un acceso reducidísimo a tales formas
del discurso público de élite. Excepto en los USA,
las minorías cuentan con muy pocos políticos im-
portantes, no controlan ningún medio, ni ningún ne-
gocio mayor; pocos de sus miembros son periodis-
tas, académicos o jueces prestigiosos, y están escasa-
mente representadas en las profesiones liberales. A
los cruciales campos simbólicos de la política, de los
media, de la educación y de la ciencia, que forman
el núcleo de la gestión por la élite de la mentalidad
social, las minorías poseen reducido acceso, y vir-
tualmente ningún control sobre ellos.
3. Así, en los media las rutinas de la elaboración
de noticias caracterizan a los grupos minoritarios
como de menores importancia y credibilidad. Se los
ve poco «noticiables», salvo si son percibidos como
causas de problemas o como responsables de críme-
nes, violencias o desviaciones. Se los invita, entre-
vista y cita menos, incluso en las noticias sobre ellos
mismos. La prensa descuida sus organizaciones (si
existen), tiende a desplazarlas hacia las «páginas de
la basura» en lugar de ponerlas en las primeras, y
sus conferencias de prensa (si se dan) son ignoradas
por la corriente principal de los periodistas blancos.
4. La minorías no sólo gozan de menor acceso a
los discursos de élite en tanto actores o expertos,
sino que también son discriminadas cuando intentan
entrar en instituciones de élite, cuando intentan en-
contrar un trabajo. Y si entran o lo encuentran, tie-
nen dificultades para obtener promoción. Es decir,
también desde el interior son incapaces de cambiar
las rutinas, actitudes y criterios dominantes (blancos,
de clase media, occidentales).
5. También a causa del limitado acceso de los
grupos minoritarios al discurso de élite en general, y
al de los media en particular, tal discurso puede ser
más o menos tendencioso, etno- o eurocéntrico, este-
reotipado, cargado de prejuicios o racista. Es decir,
las creencias étnicas prevalecientes entre el grupo
dominante influencian sus modelos mentales de las
relaciones y de los acontecimientos étnicos. De
acuerdo con nuestra teoría, ello puede producir dis-
cursos similarmente tendenciosos en todos los nive-
les de las estructuras y estrategias del texto y el ha-
bla: selección de temas estereotipados (crimen, des-
viación, drogas, problemas, dificultades culturales,
etc.), historias negativas, citas parciales, estilo léxico,
titulares sesgados, etc.
6. Dado que la población blanca dispone en ge-
neral de poca información alternativa sobre grupos
minoritarios, y no tiene interés en practicar la origi-
nalidad de pensamiento, propende a adoptar, y posi-
blemente a adaptar, el discurso de la élite dominante
blanca. Se ha mostrado que ello conduce a resenti-
mientos crecientes, a prejuicios y a racismo entre los
usuarios de los media, que con frecuencia se mani-
fiestan abiertamente en actos de discriminación, y en
el racismo cotidiano.
8. Un análisis similar es aplicable al acceso y al
control sobre el discurso político, el discurso educa-
tivo, el discurso académico, el discurso corporativo,
etc. A pesar de la competencia ocasional entre gru-
pos de élite, no existe virtualmente conflicto entre
ellos en lo que concierne a las minorias y a su repre-
sentación. Por lo tanto, los discursos políticos o aca-
démicos sesgados pueden adoptarse con facilidad,
reforzándose así el retrato negativo de las minorías
en los media, los cuales a su vez confirman o in-
fluencian otros discursos de élite.
De este modo se establece una relación general
entre el poder de la mayoría y sus discursos en la
reproducción del status quo étnico. Los estereotipos
y los prejuicios étnicos, dirigidos por ideologías sub-
yacentes, etnocéntricas o nacionalistas, se expresan
entonces, y se reproducen, en los discursos de élite y
en sus versiones populares, dentro del grupo domi-
nante en sentido amplio. Y tales representaciones so-
ciales a su vez constituyen la base de la acción y de
la interacción social, contribuyendo entonces a la re-
producción de la discriminación y del racismo coti-
dianos. Existe, por supuesto, oposición a ello, tanto
por parte de los mismos grupos minoritarios como
también de fracciones disidentes del grupo dominante.
Sin embargo, el discurso de oposición, y en especial
sus versiones «radicales», tiende a ser marginalizado,
y sólo posee un acceso activo muy limitado a los
media, y por tanto a la mentalidad pública.
Lo mismo vale para el discurso y las desigualda-
des de clase, género, orientación sexual, regiones del
mundo, etc. Es decir, además de la desigualdad de
acceso y de control sobre los recursos materiales, los
grupos dominantes también tienen acceso y control
privilegiados sobre los recursos simbólicos, tales
como el conocimiento, la especialización, la cultura,
el estatus y, sobre todo, el discurso público. Obsér-
vese con todo que el discurso no es sólo un recurso
más entre otros: como hemos argumentado más arri-
ba, quienes controlan el discurso público controlan
ampliamente la mentalidad social, e indirectamente
la acción pública; y, por consiguiente, controlan
también la estructura social, a despecho de los desa-
fíos, de la oposición y de la disidencia.
He aquí, para concluir, una sucinta enumeración
ARGUMENTO 186 ANTHROPOS 35
de los principales campos de investigación en el
ACD: el discurso del poder, el discurso político; los
discursos de los media; los estudios feministas; el
análisis del etnocentrismo del antisemitismo, del na-
cionalismo y del racismo
Otros campos adyacentes: las relaciones de poder
entre doctores y pacientes, entre implicados en la
institución jurídica, en las instituciones educativas y
en sus textos oficiales, en el mundo de los negocios
y de las corporaciones, etc.
Evaluación
Tomado en sentido amplio, el ACD ha producido
una gran cantidad de obras. Muchos de los estudios
sociales y políticos sobre el lenguaje, su uso o el
discurso también tratan cuestiones concernientes al
poder y a la desigualdad. Así sucede explícitamente
con Ia mayoría de los trabajos feministas sobre el
lenguaje y el discurso, al igual que con los análisis
del racismo y del antisemitismo. Las investigaciones
de géneros o de dominios sociales enteros del dis-
curso (como el discurso de los media) son más o
menos descriptivas o más o menos críticas depen-
diendo de los géneros que se consideren. Numerosos
estudios del discurso en los medios, en la política y
en la educación tienden a ser críticos, mientras que
no ocurre lo mismo en el caso del habla médica o de
la comunicación corporativa, por ejemplo.
Aunque las nociones cruciales del poder, el dominio
y la desigualdad se usan a menudo, la mayor parte de
las perspectivas lingüísticas sobre el discurso rara vez
analizan esas nociones con mucho detalle, descuido
que perjudica también a la indagación sistemática del
contexto social en general. A causa del papel
preponderante de la gramática en la lingüística,
muchos estudios tempranos se limitaron al análisis
del uso de Ias palabras, de la sintaxis, y de aspectos
de la semántica y la pragmática del enunciado. Sólo
en un momento posterior también otras estructuras
conversacionales y textuales recibieron atención, una
vez que la tarea crítica se hubo desplazado explícita-
mente hacia una perspectiva discursiva.
Debido precisamente a que el paradigma crítico
se centra en los lazos entre el lenguaje, el discurso y
el poder, las dimensiones sociales y políticas han re-
cibido en él una atención casi exclusiva. Sin embargo,
el nexo cognitivo entre Ias estructuras del discurso y
las estructuras del contexto social pocas veces se
hace explícito, y usualmente aparece sólo bajo forma
de nociones sobre el conocimiento y Ia ideología
(Van Dijk, 1998). Así pues, a pesar de un largo
número de estudios empíricos sobre el discurso y
el poder, los detalles de la teoría multidisciplinar del
ACD que debieran relacionar el discurso y la acción
con la cognición y la sociedad están todavía en la
agenda.
REFERENCIAS
ALBERT, E.M. (1972), «Culture patterning of speech behavior in
Burundi», en J.J. Gumperz y D. Hymes (eds.), Directions in
sociolinguistics: The ethnography of communication, Nueva
York: Holt, Rinehart and Winston, 72-105.
ALEXANDER, J.C., GIESEN, B., MUNCH, R., y
SMELSER, N.J. (Eds.) (1987), The micro-macro link,
Berkeley, CA: Univ. of California Press.
ANDSAGER, J.L. (1990), «Perceptions of Credibility of Male
and Female Syndicated Political Columnists», Journalism
Quarterly, 67(3), 485-491.
BARKER, A.J. (1978), The African link: British attitudes to the
Negro in the era of the Atlantic slave trade, 1550-1807, Londres:
Frank Cass.
BIMBAUM, N. (1971), Towards a critical sociology, Nueva
York: Oxford Univ. Press.
BRITTON, B.K. y GRAESSER, A.C. (Eds.) (1996),
«Language Style on Trial: Effects of "Powerful" and
"Powerless" Speech upon Judgements of Victims and
Villains», Western Journal of Speech Communication, 45(4), 327-
341.
CALDAS-COULTHARD, C.R. y COULTHARD, M.
(Eds.) (1996), Texts and Practices: Readings in Critical Discourse
Analysis, Londres: Routledge.
CALHOUN, C. (1995), Critical social theory, Oxford: Blackwell.
CASTLES, S. y MILLER, M.J. (1993), The age of migration. In-
ternational population movements in the modern world, Lon-
dres: MacMillan.
COLEBROOK, C. y MCHOUL, A. (1966), «Interpreting Under-
standing Context», Journal of Pragmatics, 25(3), 431-440.
DAHL, R.A. (1985), Polyarchy: Participation and Opposition,
New Haven, CN: Yale Univ. Press.
DIAMOND, J. (1996), Status and power in verbal interaction. A study
of discourse in a close-knit social network, Amsterdam: Benjamins.
DOVIDIO, J.F. y GAERTNER, S.L. (Eds.) (1986), Prejudice, dis-
crimination, and racism, Orlando, FL: Academic Press.
DOWNING, J. (1984), Racial Media: the political experience of
alternative comunication, Boston: South End Press.
DUIN, A.H., ROEN, D.H. y GRAVES, M.F. (1988), «Excellence
or malpractice: the effects of headlines on readers' recall and
biases», National Reading Conference (1987, St. Petersburg,
Florida), National Reading Conference Yearbook, 37, 245-250.
DURANT!, A. y GOODWIN, C. (Eds.) (1992), Rethinking Context:
Langage as an interactive Phenomenon, Cambridge: Univ. Press. ESSED,
P.J.M. (1991), Understanding everyday racism: An interdisciplinary
theory, Newbury Park, CA: Sage Publications, Inc.
FAIRCLOUGH, N.L. (1995), Critical Discourse Analysis: The
Critical Study of Language, Harlow: Longman.
— y WODAK, R. (1997), «Critical discourse analysis», en
T.A. van Dijk (ed.), Discourse Studies. A multidisciplinary introduc-
tion. Vol. 2, Discourse as social interaction, Londres: Sage,
258-284.
FARR, R.M. y MOSCOVICI, S. (Eds.) (1984), Social representa-
tions, Cambridge: Univ. Press.
FAY, B. (1987), Critical Social Science, Cambridge: Polity Press.
FISHMAN, P. (1983), «Interaction: The work women do», en B.
Thome, C. Kramarae y N. Henley (eds.), Language, gender and
society, Nueva York: Pergamon Press, 89-101.

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.