Prurito y embarazo - Dermatología Argentina

Prurito y embarazo - Dermatología Argentina - Page 1
Prurito y embarazo - Dermatología Argentina - Page 2
Prurito y embarazo - Dermatología Argentina - Page 3
Prurito y embarazo - Dermatología Argentina - Page 4
Prurito y embarazo - Dermatología Argentina - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 8

Prurito y embarazo


Documentos relacionados


Dermatologia revista 20090408.indd Transcripciones

Prurito y embarazo
Pruritus and pregnancy
Viviana Parra1
Introducción
El prurito es el síntoma más frecuente en dermatología. 
Puede ser originado primariamente por dermatosis o ser se-
cundario a trastornos metabólicos, enfermedades hemato-
lógicas, malignidades, SIDA y reacciones adversas a drogas, 
entre otros. 
Inicialmente se presenta sin signos clínicos; posteriormen-
te aparecen lesiones secundarias al rascado, como eritema, 
pápulas, nódulos, erosiones, costras y en ocasiones úlceras.1
El prurito es un síntoma importante durante el embarazo ya 
que, además de provocar malestar a la paciente, en ocasiones 
puede presagiar dermatosis severas, incluso con riesgo fetal. 
Según el trabajo de Sheiner y Ohel, en el cual examinaron a 
159.197 pacientes embarazadas en un período de 15 años, el 
prurito gravídico se presentó en el 0,2% de los casos y estuvo 
principalmente relacionado con embarazos múltiples, trata-
mientos de infertilidad, diabetes mellitus y nuliparidad.2
Conceptos generales
Clásicamente, las causas de prurito del embarazo se dividen en 
tres grupos: las dermatosis pruritogénicas preexistentes, las ad-
quiridas en forma coincidental y las específi cas del embarazo.
Dentro del primer grupo, es de destacar que algunas patologías 
preexistentes sufren modifi caciones durante el embarazo. Por 
ejemplo, el prurito en el liquen escleroso y atrófi co suele mejo-
rar o hasta desaparecer durante la gestación para reestablecerse 
prontamente luego del parto. La dermatitis atópica y la psoria-
sis también suelen mejorar durante este período, pero entre el 
20 y el 25% de las pacientes se mantienen estables o aun empeo-
ran sus síntomas y signos. La dishidrosis es más frecuente du-
rante el embarazo; y de las colagenopatías, la que produce ma-
yor picazón es la dermatomiositis.3-5
Las dermatosis pruriginosas coincidentes con el embarazo que 
se describen con mayor frecuencia son la escabiosis, las enfer-
medades bacterianas, micóticas y virales, la pitiriasis rosada de 
Gibert, el SIDA y las reacciones adversas a drogas.1
El tercer grupo está constituido por cuatro entidades, llamadas 
dermatosis específi cas del embarazo, las cuales se presentan en 
Educación Médica Continua
Fecha de recepción: 7/3/09 | Fecha de aprobación: 23/4/09
1. Profesora Titular. Área Dermatología. Facultad de Ciencias Médicas, Universidad 
Nacional de Cuyo. Jefa del Servicio de Dermatología. Hospital "Luis Lagomaggio-
re". Mendoza. Rep. Argentina.
Correspondencia
Viviana Parra: Guayaquil 115 - (5519) Dorrego - Mendoza - Rep. Argentina.
E-mail: vivianaparra@arnet.com.ar | Tel: 0261-4315618
Palabras clave: prurito, dermatosis específi cas del embarazo. 
Key words: pruritus, specifi c dermatoses of pregnancy.
Dermatol Argent 2009;15(3):178-185.
Prurito y embarazo | 179
forma exclusiva durante este período o asociadas a la presencia 
de mola hidatidiforme o coriocarcinoma6,7 (Cuadro 1).
Estas dermatosis también pueden clasifi carse, según el momen-
to de aparición, en las de comienzo temprano (primer trimes-
tre) o las de comienzo tardío (generalmente tercer trimestre)8 
(Figura 1).
Antes de considerar el tema de dermatosis pruriginosas es-
pecíficas del embarazo, cabe mencionar que un grupo de pa-
cientes presenta prurito gravídico sin colestasis durante el 
primer trimestre del embarazo. El síntoma es generalizado, 
sin lesiones clínicas, y los estudios de laboratorio general-
mente son normales, con excepción de algunos casos con au-
mento leve de ácidos bilires y función hepática normal. Se 
lo relaciona con niveles aumentados de prostaglandina y re-
suelve espontáneamente con tratamiento tópico con cremas 
humectantes.9
Erupción atópica del embarazo (EAE)
Esta denominación, no aceptada por todos los autores, inclu-
ye el prurigo del embarazo, el eccema del embarazo y la folicu-
litis pruriginosa del embarazo.8,10 Esta última, según Cohen y 
Kroumpouzos, por sus características clínicas distintivas debe-
ría ser considerada como un subgrupo dentro de la EAE.11
Epidemiología: puede presentarse como exacerbación de una 
dermatitis atópica preexistente en el 20% de las pacientes o de-
butar durante el embarazo en el 80% restante. Aparece entre la 
semana 20 y 34 de la gestación y afecta a 1/300 embarazadas. Es 
la más frecuente de las dermatosis específi cas del embarazo y la 
responsable de aproximadamente el 50% de los casos de pruri-
to en este período.12
Etiología: se considera al embarazo como un estado de ho-
meostasis inmunológica con la fi nalidad de prevenir el recha-
zo al feto. Durante este período hay una disminución de la acti-
vidad de la inmunidad mediada por células y de la producción 
de citoquinas dominada por una respuesta humoral. Estos cam-
bios en el balance Th 1/Th 2 favorecerían la aparición de lesio-
nes de dermatitis atópica durante el embarazo.13
Manifestaciones clínicas: pápulas eritematosas y vesículas ex-
coriadas, intensamente pruriginosas, localizadas inicialmente 
en la parte proximal de las extremidades y tórax superior, con 
diseminación ulterior (Foto 1). 
Simultáneamente pueden observarse lesiones características de 
dermatitis atópica en los pliegues o xerodermia marcada. Las le-
siones persisten semanas o meses después del parto y general-
mente recidivan en embarazos ulteriores.12
Estudios complementarios: analítica normal. Anatomía pato-
lógica inespecífi ca e inmunofl uorescencia negativa. 
Diagnóstico diferencial: colestasis del embarazo, dermato-
sis polimorfa del embarazo (puede diferenciarse por respetar 
las estrías y el momento de aparición), escabiosis, erupciones a 
drogas y exantemas virales o bacterianos.
Riesgo fetal: sin riesgo materno-fetal.
Tratamiento sintomático: cremas humectantes, medidas gene-
rales destinadas a disminuir los irritantes de contacto y, si es ne-
cesario, corticoides tópicos de potencia media y antihistamínicos 
vía oral. Los inmunomoduladores tópicos derivados de la calci-
neurina no están aprobados para su uso durante el embarazo.
Erupción polimorfa del embarazo (EPE)
Esta entidad, descrita inicialmente como “rash toxémico del 
embarazo”, ha recibido múltiples denominaciones; quizá, la 
más conocida es la de pápulas urticarianas pruriginosas del em-
barazo (PUPE), como se la conoce en EE.UU.14,15 Se trata de 
una dermatosis frecuente que afecta a 1/160 embarazos. Su 
diagnóstico se realiza por exclusión, en base a las característi-
cas clínicas, la falta de anormalidades laboratoriales y la inmu-
nofl uorescencia negativa. 16
Epidemiología: más frecuente en pacientes primíparas, con 
cesárea, embarazos múltiples y fetos varones. Se presenta en el 
último trimestre del embarazo o en el posparto inmediato y re-
suelve espontáneamente pocas semanas luego del parto. Pocas 
veces recurre.
Etiología: es de causa desconocida, pero su tendencia a disponer-
se inicialmente sobre las estrías llevó a pensar que estaría readicio-
CUADRO 1. CLASIFICACIÓN DE LAS DERMATOSIS ESPECÍFICAS DEL EMBARAZO.
Clasifi cación Sinónimos
Penfi goide gestacional • Herpes gestationis
Erupción polimorfa del embarazo
• Pápulas y placas pruriginosas del emba-
razo (PUPPP) 
• Eritema tóxico del embarazo 
• Rash tóxico del embarazo 
• Prurigo tardío del embarazo
Colestasis intrahepática
• Colestasis obstétrica
• Ictericia del embarazo 
• Prurigo gravídico
Erupción atópica del embarazo
• Prurigo del embarazo 
• Prurigo gestationis de Besnier 
• Prurigo temprano del embarazo 
• Foliculitis pruriginosa del embarazo 
• Eccema del embarazo
Prurito en el embarazo
Relacionado con el embarazo No relacionado con el embarazo
Comienzo
temprano
PG
penfigoide
gestacional
EPE
erupción
polimorfa
CIE
colestasis
intrahepática
EAE
erupción
atópica
Comienzo
tardío 
Figura 1. Dermatosis específi cas del embarazo según el momento de aparición.
180 | V. Parra 
nada con una alteración del colágeno producida por la 
distensión abdominal, hecho no comprobado y en oca-
siones refutado.17
Manifestaciones clínicas: las lesiones son muy po-
limorfas; pueden presentarse en más del 90% de los 
casos como pápulas eritematosas o urticarianas y se 
distribuyen principalmente sobre las estrías abdo-
minales, respetando la región periumbilical. En el 
transcurso de la enfermedad pueden observarse ve-
sículas, lesiones en diana, ampollas pequeñas y pús-
tulas que remedan eritema tóxico (Foto 2). Pueden 
diseminarse y afectar todo el abdomen y muslos, sin 
compromiso de la cara, palmas, plantas ni mucosas; 
la evolución aproximada es de seis semanas.12,15,18
Estudios complementarios: analítica normal. 
Anatomía patológica inespecífi ca e inmunofl uores-
cencia negativa. 
Diagnóstico diferencial: dermatitis de contacto, 
exantemas virales; por la presencia ocasional de ve-
sículas, debe diferenciarse del penfi goide gestacional 
mediante la inmunofl uorescencia. 
Riesgo fetal: sin riesgo.
Tratamiento: emolientes, corticoides tópicos de 
mediana potencia y antihistamínicos orales. En los 
casos severos pueden indicarse corticoides orales 30 
mg/día durante 7 a 10 días. 
Penfi goide gestacional (PG)
Se trata de una de una rara enfermedad autoinmune 
que se produce durante el embarazo o el puerpuerio. 
Fue descrita en 1872 por Milton bajo la denomina-
ción de herpes gestationis y cien años después, en 1973, 
por medio de la inmunofl uorescencia se incluyó den-
tro del grupo penfi goide por sus depósitos de C3. 19
Epidemiología: es una enfermedad exclusiva del 
embarazo o asociada a molas hidatiformes o corio-
carcinoma. Afecta a 1/50.000 embarazos y es más 
frecuente en poblaciones con HLA-DR3. Se presen-
ta principalmente en la segunda mitad del embara-
zo, pero en el 18% de los casos lo hace en el primer 
trimestre. En el 14% de las pacientes la enfermedad 
debuta en forma explosiva durante el posparto, prin-
cipalmente en las primeras 48 horas. Recurre con 
frecuencia, especialmente en los casos muy fl oridos. 
Se ha descrito la persistencia de las lesiones por más 
de 10 años.12
Etiología: se produce como una respuesta antigé-
nica contra la zona de la membrana basal placenta-
ria, que actuaría en forma cruzada contra la piel. Se 
presenta al fi nal del embarazo o en el posparto inme-
diato. Ha sido descrita la asociación de PG con otras 
enfermedades autoinmunes, como alopecia areata y 
Foto 1. Erupción atópica del embarazo.
Foto 2. Erupción polimorfa del embarazo.
Prurito y embarazo | 181
enfermedad de Crohn, pero la de mayor prevalencia 
es la enfermedad de Graves, que se ha relacionado en 
el 13,8% de los casos.20
Manifestaciones clínicas: placas urticarianas in-
tensamente pruriginosas localizadas inicialmente 
en el tronco o región umbilical, para luego dise-
minarse respetando palmas, plantas, cara y muco-
sa oral (Fotos 3 y 4). La dermatosis puede presen-
tarse con o sin ampollas, y ocasionalmente pue-
den producirse rebrotes durante el parto, pospar-
to o las menstruaciones. Castro y Lundell, en su 
trabajo retrospectivo, determinaron que la mani-
festación clínica más frecuente fue la de pápulas 
urticarianas seguidas por la presencia de ampollas 
y rash. El prurito fue constante en todas las pa-
cientes. El diagnóstico de certeza debe realizar-
se mediante inmunofluorescencia, ya que en mu-
chos casos no puede diferenciarse esta entidad de 
otras dermatosis papulosas del embarazo. Cura 
sin cicatriz.20,21
Riesgo fetal: afecta al recién nacido en el 10% de los 
casos, con lesiones leves y autorresolutivas. Mayor 
incidencia de parto prematuro y bajo peso. 
Tratamiento: las formas leves pueden controlarse 
con corticoides tópicos. Durante la fase vesicoam-
pollar se indica prednisona 0,5 mg/kg/día, y rara vez 
se exceden los 80 mg/día. En el parto y posparto in-
mediato se puede producir un aumento transitorio 
de la dosis para evitar exacerbaciones. 
En casos excepcionales puede usarse plasmaféresis (útil 
sólo en la fase temprana de los casos muy severos), ga-
mmaglobulina, la cual es efectiva a corto plazo, parto 
temprano en los casos intratables o fototerapia.22
Colestasis intrahepática
Son sinónimos colestasis obstétrica, ictericia recu-
rrente del embarazo, prurito gravídico, ictericia gra-
vídica, ictericia idiopática del embarazo. 
Fue descrita por Ahlfeld en 1883 y se trata de un 
trastorno colestásico caracterizado por prurito y ni-
veles elevados de ácidos biliares. Por no presentar 
inicialmente lesiones cutáneas, recién fue incluida 
en 1998 dentro de la categoría de dermatosis especí-
fi cas del embarazo.23
Epidemiología: de distribución mundial, es más 
frecuente en América del Sur, especialmente en 
Chile y Bolivia (14% de los embarazos antes de 
1975), entre los indios araucanos y aimará. Se descri-
be incidencia familiar en el 50% de los casos. 
Se presenta en la segunda mitad del embarazo, re-
suelve rápidamente después del parto y recurre en el 
60-70% de los casos.
Etiología: es multifactorial; intervienen factores genéticos y alteración 
en el metabolismo de estrógenos y progesterona y en la secreción de áci-
dos biliares. Los factores hormonales se sospechan debido a la mayor in-
cidencia de colestasis en embarazos múltiples y a la alta frecuencia de pru-
rito asociado a la ingesta de pastillas anticonceptivas. Se ha detectado en 
pacientes con CIH niveles plasmáticos aumentados de metabolitos de la 
progesterona.
La mutación del gen ABCB4 (transportador fosfolipídico hepato-
celular) ha sido identificada en un grupo de pacientes y podría es-
tar relacionada con la alteración en el transporte canalicular que se 
pondría de manifiesto durante el embarazo, cuando la capacidad de 
transporte de substratos está excedida. También se postulan facto-
res ambientales que determinarían mayor incidencia en algunas épo-
cas del año.
Recientemente también se ha descrito que un aumento en la permeabi-
lidad intestinal, descrito en algunas pacientes, podría intervenir en la 
patogenia.24
Foto 3. Penfi goide gestacional. Gentileza Dr. C. Parra.
182 | V. Parra 
Manifestaciones clínicas: se caracteriza por presentar inicialmente prurito 
severo en palmas y plantas que invariablemente empeora durante la noche y 
se disemina paulatinamente. En forma secundaria aparecen lesiones de ras-
cado, y algunos de los sitios más afectados son las crestas tibiales y los brazos 
(Foto 5). En el 9 al 15% de los casos se observa además ictericia, que se acom-
paña de esteatorrea y défi cit de vitamina K, lo que determina un tiempo de 
protrombina prolongado y riesgo de hemorragia en el parto o posparto.12
Estudios de laboratorio: se detecta colestasis bioquímica sin causa iden-
tifi cable. Los ácidos biliares pueden aumentar entre 10 y 100 veces de 
su valor normal, y en el 10 a 20% de los casos se observa aumento de las 
aminotransferasas.
Diagnóstico diferencial: se realiza con la dermatosis atópica del emba-
razo, escabiosis, prurigo, eccema de contacto e ictericia de otras etiolo-
gías como hepatitis viral, hiperemesis gravídica, estados hiperbilirrubi-
némicos, ictericia por drogas, obstrucción biliar, enfermedades hemato-
lógicas y síndrome HELLP (Hemolysis, Elevated Liver enzyme levels and 
Low Platelet count).23
Riesgo fetal: embarazos prematuros en el 19 al 
60%, sufrimiento fetal en el 22 a 33% de los partos, 
presencia de meconio en el fl uido amniótico en el 
27%, bradicardia fetal hasta en el 5% y muerte fetal 
en el 1 a 2 % de los casos. Si bien la causa de muer-
te fetal aún no ha sido totalmente aclarada, se presu-
me que la anoxia aguda placentaria, producida por 
anormalidades en la contractilidad uterina y la dis-
minución de la función miocárdica fetal por aumen-
to directo de los ácidos biliares serían los factores 
determinantes.24,25
Tratamiento: se basa en medidas higiénico-dietéti-
cas, como la dieta con bajo contenido de ácidos gra-
sos saturados, y acciones farmacológicas.
• Clorfeniramina (Categoría B): bloquea la acción 
de la histamina por antagonismo competitivo re-
versible en el receptor H1. Dosis: 10 cc cada 6-8 
horas o 1 comprimido cada 12-24 horas. Es poco 
efi caz.
• Colestiramina (Categoría B): es una resina de in-
tercambio iónico que se fi ja a los ácidos biliares 
en la luz intestinal, impide su absorción y blo-
quea la circulación enterohepática de éstos. Do-
sis: 12-16 g/día. Resultados variables.
• Ácido ursodesoxicólico (Clase B): es la droga de 
elección. Se trata de un ácido biliar hidrofílico 
natural que estabiliza la membrana canalicular 
del hepatocito y estimula la excreción de ácidos 
biliares hidrofóbicos y de otras sustancias tóxi-
cas. Mejora el prurito, las anomalías bioquími-
cas y disminuye el transporte de ácidos biliares al 
feto. Dosis:15 mg/kg/día (300 mg/8 horas), do-
sis máxima 1.200 mg/día hasta el parto.26-27
• S-adenosil-L-metionina (SAME): es un estabili-
zador de la membrana del hepatocito. Intervie-
ne en la detoxifi cación hepática de sales biliares 
y metabolitos hormonales mediante transmetila-
ción. Dosis: 900 mg/día IM o EV. Es un trata-
miento muy caro.
• Corticoides orales (Clase B): algunos autores han 
tenido éxito.
• Plasmaféresis. 28
Prurito y antihistamínicos
En la paciente embarazada debe evitarse el uso de 
todo tipo de medicamentos, especialmente durante 
las 10 primeras semanas de la gestación. 
En el caso de ser necesaria la administración de 
antihistamínicos por vía oral, es muy escasa la li-
teratura que relaciona el uso de estas drogas con 
malformaciones fetales. A pesar de ello, dada la 
mayor experiencia clínica, se considera que los 
Foto 4. Penfi goide gestacional. Gentileza Dr. C. Parra.
Prurito y embarazo | 183
antihistamínicos de primera generación representan la terapia de pri-
mera línea. La droga de elección es la clorfeniramina (clase B: dro-
gas que no han demostrado riesgo de malformaciones, pero no exis-
ten estudios controlados en mujeres gestantes o aquellas que siendo 
riesgosas en animales no se las confirmó en embarazadas), sobre la 
base de su disponibilidad, resultados en estudios animales y la vasta 
información sobre su uso en pacientes embarazadas. La difenhidra-
mina (clase B), si bien ha sido usada ampliamente, no es recomenda-
da como antihistamínico de primera línea por existir comunicacio-
nes de malformaciones fetales en animales. 
Dentro de los antihistamínicos de segunda generación, la loratadina y la 
cetirizina son clasifi cados por la FDA también como B, por lo cual po-
drían ser indicados en la paciente embarazada; pero 
teniendo en cuenta la literatura médico-legal, que 
recomienda durante el embarazo el uso de drogas de 
vasta experiencia por sobre las más nuevas, debería 
preferirse el uso de clorfeniramina.29,30
La intención fi nal de conocer las causas de prurito en 
el embarazo es poder detectar aquellas dermatosis que 
puedan ocasionar riesgo materno o fetal (Cuadro 2). 
El estudio clínico minucioso, acompañado por exá-
menes de laboratorio e inmunofl uorescencia, nos 
permitirá discernir entre las distintas entidades y 
realizar las acciones terapéuticas necesarias acordes a 
cada patología. 
Referencias
1. Weisshaar E, Diepgen T, Luger T, Seeliger S, et al. Pruri-
tus in pregnancy and childhood - do we really consi-
der all relevant differential diagnoses. Eur J Dermatol 
2005;15:320-331.
2. Sheiner E, Ohel I. Pregnancy outcome in women with pru-
ritus gravidarum. J Reprod Med 2006;51:394-398.
3. Raychaudhuri SP, Navare T, Gross J, Raychaudhuri SK. Cli-
nical course of psoriasis during pregnancy. Int J Dermatol 
2003;42;518-520. 
4. Tauscher AE, Fleischer AB, Phelps KC, Feldman SR. Psoriasis 
and pregnancy. J Cutan Med Surg 2001;6:561-570. 
5. Vaughan SA, Black MM. Pregnancy-related conditions. In: 
Parish LC, Brenner S, Ramos-e-Silva M. Women’s dermato-
logy. From infancy to madurity. New York: Panthenon Pu-
blishing; 2001:397-413. 
6. Holmes RC, Black MM. The specifi c dermatoses of pregnan-
cy. J Am Acad Dermatol 1983;8:405-412.
7. Shornick JK. Dermatoses of pregnancy. Semen Cutan Med 
Surg 1998;17:172-181.
8. Ambros-Rudolph C, Black M. From prurigo gestationis Bes-
nier to atopic eruption of pregnancy: the confusing nosolo-
gy of less well-defi ned dermatoses of pregnancy has been 
largely clarifi ed. Clin Dermatol 2006;24:545-547.
9. Al-Fares SI, Vaughan J, Black MM. The specifi c dermato-
ses of pregnancy: a re-appraisal. J Eur Dermatol Venereol 
2001;15:197-206.
10. Ambros-Rudolph C, Müllegger R, Vaughan J, Kerl H, et al. 
The specifi c dermatoses of pregnancy revisited an reclas-
sifi ed: results of a retrospective two-center study on 505 
pregnant patients. J Am Acad Dermatol 2006;54:395-404.
11. Cohen L, Kroumpouzos G. Pruritic dermatoses of pregnan-
cy. To lump or to split?. J Am Acad Dermatol 2007;56:708-
709.
12. Ambros-Rudolph CA, Black M. Systematic Approach to de 
Dermatosis of Pregnancy. Ambros-Rudolph C, Edwards L, 
Linch P. Obstetric and Gynecologic Dermatology. MOSBY, 
Elsevier, China, 2008:31-77.
13. Weatherhead S, Robson S, Reynolds N. Eczema in pregnan-
cy. Brit Med J 2007;21:152-154.
14. Bourne G. Toxaemic rash of pregnancy. Proc R Soc Med 
1962;55:462-464.
Foto 5. Colestasis Intrahepática.
CUADRO 2. DERMATOSIS DEL EMBARAZO. RIESGO FETAL.
Dermatosis Riesgo fetal Afectación piel del RN
Penfi goide gestacional
Prematuridad 
Fetos pequeños
10% lesiones de penfi goide
Erupción polimorfa del embarazo Ninguno Un solo caso
Erupción atópica del embarazo Ninguno Ninguna
Colestasis del embarazo
Prematuridad 
Tinción de meconio 
Sufrimiento fetal 
Muerte fetal
Ninguna
184 | V. Parra 
15. Matz H, Orion E, Wolf R. Pruritic urticarial papules and plaques of preg-
nancy: polymorphic eruption of pregnancy (PUPPP). Clin Dermatol 
2006;24:105-108.
16. Vaughan Jones SA, Hern S, Nelson-Piercy C, Seed PT, et al. A prospective 
study of 200 women with dermatoses of pregnancy correlating clinical 
fi ndings with hormonal and immunopathological profi les. Br J Derma-
tol 1999;141:71-81. 
17. Regnier S, Fermand V, Levy P, Uzan S, et al. A case-control study of po-
lymorphic eruption of pregnancy. J Am Acad Dermatol 2008;58:63-67.
18. Rudolph CM, Al-Fares S, Vaughan-Jones DC, Müllegger R, et al. Polymor-
phic eruption of pregnancy: clinicopathology and potential trigger fac-
tors in 181 patients. Br J Dermatol 2006;154:54-60.
19. Jenkins R, Shornick J, Black M. Pemphigoid gestationis. J Eur Acad Der-
matol Venereol 1993;2:163-173.
20. Jenkins R, Hern S, Black M. Clinical features and management of 87 pa-
tients with pemphigoid gestationis. Clin Exp Dermatol 1999;24:255-259.
21. Castro LA, Lundell RB. Clinical experience in pemphigoid gestationis: re-
port of 10 cases. J Am Acad Dermatol 2006;55:823-828.
22. Rivard J, Lim HW. Ultraviolet phototherapy for pruritus. Dermatol Ther 
2005;18:344-354. 
23. Pusl T, Beuers U. Intrahepatic cholestasis of pregnancy. Orphanet J Rare 
Dis 2007;2:2-8.
24. Lorente S, Montoro MA. Cholestasis of pregnancy. Gastroenterol Hepa-
tol 2007;30:541-547.
25. Weisshaar E, Witteler R, Diepgen TL, Luger TA, et al. Pruritus in pregnancy. 
A frequent diagnostic and therapeutic challenge. Hautarzt 2005;56:48-57.
26. Glantz A, Reilly SJ, Benthin L. Intrahepatic cholestasis of pregnancy: Ame-
lioration of pruritus by UDCA is associated with decreased progesterone 
disulphates in urine. Hepatology 2008;47:544-551.
27. Ambros-Rudolph C, Glatz M. The Importance of Serum Bile Acid Level 
Analysis and Treatment With Ursodeoxycholic Acid in Intrahepatic Cho-
lestasis of Pregnancy. Arch Dermatol 2007;143:757-762. 
28. Alallam A, Barth D, Heathcote EJ. Role of plasmapheresis in the treatment 
of severe pruritus in pregnant patients with primary biliary cirrhosis: case 
reports. Can J Gastroenterol 2008;22:505-507.
29. Buitendijk S, Bracken MB. Medication in early pregnancy. Prevalence of use and 
relationship to maternal characteristics. Am J Obstet Gynecol 1991;165:33-40.
30. Gilboa SM, Strickland MJ, Olshan AF, Werler MM, et al. Use of antihista-
mine medications during early pregnancy and isolated major malforma-
tions. Birth Defects Res A Clin Mol Teratol. 2009;85:137-50.
Los peluqueros tendrían mayor riesgo de 
contraer cáncer.
Un reciente informe de la Agencia Internacional 
para la Investigación en el Cáncer (International 
Agency for Research on Cancer) (IARC) encuen-
tra que la exposición habitual a los químicos que 
se usan en peluquerías pueden aumentar el cán-
cer de vejiga; la IARC es un panel de la OMS que 
mantiene el sistema comúnmente usado para la 
clasifi cación de carcinógenos.
Algunos estudios se han enfocado en si el uso per-
sonal de tinturas se asocia con riesgo aumenta-
do de cáncer de vejiga, leucemia, mieloma múl-
tiple, enfermedad de Hodgkin, linfoma no Hodg-
kin, cáncer de pulmón, cáncer de mama, cáncer 
oral y cáncer cervical.
IARC monographs.
Vol 99. 2008/03/26.
Alejandro Campos Carlés
Autoanticuerpos y episodios neuropsiquiá-
tricos en el momento del diagnóstico del LES. 
Para examinar, en una cohorte de pacientes con 
LES, la asociación entre episodios neuropsiquiá-
tricos y antirribosoma P (anti-P), antifosfolípi-
dos (anticoagulante lúpico [ACL], anticardiolipi-
na, anti-β2-glicoproteína 1 y anticuerpos recep-
tores del anti-NR2 glutamato), se realizó un estu-
dio con 400 pacientes. La conclusión fue que los 
distintos episodios neuropsiquiátricos atribuibles 
al LES y que se producían alrededor del tiempo 
del diagnóstico estaban asociados con anticuer-
pos anti-P y ACL. 
Hanly JG, et al.
Arthritis Rheum 2008;58:843-853.
León Jaimovich
El liquen amiloide no es amiloide.
En los años 1930, el liquen amiloide (LA) era consi-
derado una variante de amiloidosis de causa des-
conocida. Se detacaba la semejanza con el pruri-
go nodular y el liquen simple crónico (neuroder-
mitis). En la histopatología se caracteriza por hi-
perplasia epitelial, hipergranulosis y ortoquerato-
sis compacta. El depósito amiloide encontrado no 
deriva, en algunos casos, de inmunoglobulinas o 
proteínas séricas como en la amiloidosis sistémica, 
sino de péptidos de queratina de queratinocitos 
necróticos o apoptóticos. La apoptosis de los que-
ratinocitos se produce por el rascado prolongado. 
La amiloidosis no causa prurito, sino que el prurito 
y el rascado ocasionan el mal llamado liquen “ami-
loide”. El tratamiento es difícil y debe ser dirigido 
a aliviar el prurito y las causas que lo ocasionan.
Weyers W, et al.
J Am Acad Dermatol 1997;37:923-928.
Alberto Woscoff 
Prurito y embarazo
Pruritus and pregnancy
Viviana Parra
(Señale las opciones correctas)
1. ¿Cuál de los siguientes antecedentes podría relacionarse con 
prurito gravídico?
a. Multiparidad 
b. Embarazo múltiple 
c. Enolismo 
d. Lupus eritematoso sistémico 
2. El prurito de cuál de las siguientes dermatosis mejora durante el 
embarazo
a. Liquen escleroso 
b. Liquen rojo 
c. Escabiosis 
d. Pitiriasis rosada de Gibert 
3. ¿Cuál de las siguientes dermatosis es más frecuente en la mujer 
embarazada que en la no embarazada?
a. Psoriasis 
b. Pitiriasis rosada de Gibert 
c. Dishidrosis 
d. Tiña pedis 
4. La erupción atópica del embarazo (marque la incorrecta)
a. Se asocia a fetos prematuros 
b. Se asocia en algunos casos a antecedente de atopía 
c. Se caracteriza por pápulas y vesículas pruriginosas 
d. Anteriormente era conocida como prurigo del embarazo 
5. La erupción polimorfa del embarazo
a. Se caracteriza por pápulas pruriginosas 
b. Se presenta con más frecuencia en primíparas o embarazos múltiples
c. La inmunofl uorescencia es negativa  
d. Se presenta en el primer trimestre del embarazo 
6. El penfi goide gestacional
a. Se asocia con parto prematuro y recién nacido de bajo peso 
b. Se presenta antes de las 20 semanas de embarazo 
c. Generalmente presenta antecedentes familiares 
d. El recién nacido presenta lesiones ampollares en un 45% de los casos
7. ¿Qué asociación debe descartar ante una paciente con penfi goi-
de gestacional? 
a. Lupus eritematoso sistémico 
b. Psoriasis 
c. Esclerosis múltiple 
d. Enfermedad de Graves 
8. La colestasis del embarazo
a. Se caracteriza por pápulas y vesículas en el inicio de la enfermedad
b. Las lesiones escoriadas se localizan principalmente en las crestas tibiales
c. El prurito comienza en abdomen para luego generalizarse  
d. Se acompaña de ictericia 
9. El tratamiento de elección para la colestasis del embarazo es: 
a. Corticoides tópicos 
b. Corticoides orales 
c. Plamaféresis 
d. Ácido ursodesoxicólico 
10. Señale lo falso
a. El diagnóstico de certeza del penfi goide gestacional es la inmu-
nofl uorescencia 
b. La colestasis del embarazo se asocia a sufrimiento y muerte fetal
c. La erupción polimorfa del embarazo se desencadena en ocasio-
nes por exposición al virus herpes 
d. Las pacientes con CE deben ingerir escasos ácidos grasos saturados
Cuestionario de autoevaluación
Apellido y nombre: ..............................................................................................................................................................................................................................................................................................
Matrícula profesional: ...................................................................................Fecha última inscripción al PRONADERM - DPC:...................................................................................................
Puntos crédito: 18
Requisito: 80% de respuestas correctas
Remitir copia a: Av. Callao 852 2º piso (1023) - Buenos Aires o vía Tel/fax: (54 11) 4814-4916 / 4815-4649
La recepción de la respuesta al presente cuestionario deberá ingresar, a más tardar, el día 31 de julio de 2009. 
Respuestas correctas Volumen XV - Nº 2 - 2009
 

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.