El Krausismo en España - division de ciencias sociales y humanidades

El Krausismo en España - division de ciencias sociales y humanidades - Page 1
El Krausismo en España - division de ciencias sociales y humanidades - Page 2
El Krausismo en España - division de ciencias sociales y humanidades - Page 3
El Krausismo en España - division de ciencias sociales y humanidades - Page 4
El Krausismo en España - division de ciencias sociales y humanidades - Page 5

Esto es sólo una vista previa del documento.

Descargar el documento original para ver más páginas

Descargar

1 de 13

~ 1 ~


Documentos relacionados


El Krausismo en España - division de ciencias sociales y humanidades Transcripciones

Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 1 ~ 
 
EL KRAUSISMO EN ESPAÑA*
Por Wenceslao Roces
 
Verdaderamente, en lo que a filosofía se refiere, además de poca vocación y escasa tradición, 
hemos tenido poca fortuna los españoles. Nadie podía imaginarse que, en el momento 
culminante de la gran filosofía clásica alemana, cuando brillaban con esplendor universal los 
nombres de Kant, Fichte, Schelling y Hegel, cuando en torno a la ingente figura de Hegel se 
libraba la ardua batalla ideológica de la izquierda y la derecha hegelianas, del pasado y el 
futuro, y en el horizonte filosófico de Alemania comenzaba a resonar el nombre de Feuerbach, 
pudiera ocurrírsele a un enviado de España, puesto a elegir, optar por el nombre y el sistema 
de un pensador de tercera fila, oscuro adepto de la escuela kantiana, figura que en Alemania 
apenas contaba con seguidores y que, sin embargo, por insospechada opción, estaba llamado 
a convertirse, hasta cierto punto, en el árbitro de los destinos filosóficos de España. 
 Y, sin embargo, así fue. El azar, innegable en la historia, aunque no le reconozcamos 
en modo alguno fuerza determinante, ganó indudablemente esta jugada, que habría de 
acarrear importantes consecuencias en el destino filosófico y en los rumbos políticos y 
culturales de nuestro país. Una filosofía de carácter secundario y poco conocida en Alemania 
adquiría carta de naturaleza en el país de adopción y arrastraría con ella los nombres de 
grandes personalidades de la historia de España, en momentos realmente decisivos para la 
suerte de ésta. Pero, pasemos a enumerar brevemente los hechos más destacados. 
 En 1843, era nombrado profesor de Filosofía de la Universidad Central de Madrid, 
Julián Sanz del Rio, nacido en 1814 en Torre Arévalo, pueblo de la provincia de Soria, y que 
había cursado sus estudios superiores en los centros universitarios de Granada y Madrid. En 
el mismo año 1843, el joven profesor fue pensionado por el ministro de la Gobernación, 
González de la Serna, secuaz del general Espartero, para seguir estudios de filosofía en 
Francia, Bélgica y Alemania. Todo parece indicar que el envío a Europa de Sanz del Río 
obedecía a los planes de aquel ministerio de orientar en un sentido progresivo la enseñanza 
de la filosofía, recogiendo las directrices más importantes de los grandes pensadores, para 
combatir con ellas las corrientes dominantes de la reacción, que prevalecían en la cátedra y 
en los libros de nuestro país. 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 2 ~ 
 
 El año 1844 es muy prominente en la filosofía de Marx y en la trayectoria inicial del 
marxismo. Es el año en que Marx redacta sus llamados Manuscritos económico-filosóficos, los 
ahora famosos Manuscritos de París, cuyo descubrimiento en 1932 produjo una verdadera 
conmoción en los estudios marxistas, consagrando la figura luminosa del llamado “Joven 
Marx”. 
 Fue a finales de los años treinta, al embate de los hechos revolucionarios que se 
gestaban, cuando la escuela de Hegel se escindió en las dos corrientes de los viejos y los 
jóvenes hegelianos, defensores aquéllos del sistema feudal del Estado prusiano y de la 
primacía de la religión y partidarios éstos, los jóvenes, entre los que figuraba Marx, de una 
democracia orientada hacia los intereses de la naciente burguesía, que luego daría paso a la 
acción del proletariado, y adversarios combatientes de las influencias religiosas y del Estado 
absolutista. 
 En 1841 salió a la luz el libro fundamental del gran materialista Ludwig Feuerbach, La 
esencia del cristianismo, cuya influencia removió profundamente el campo del pensamiento 
materialista. “De momento, dice Marx señalando la profunda influencia de este libro, todos 
éramos feuerbachianos”; en 1843 se publicaron las Tesis provisionales para la reforma de la 
filosofía de este autor, y un año después sus Principios de la filosofía del futuro. La obra de 
Feuerbach representó un rudo golpe para las concepciones del idealismo y llegó a ser el 
exponente ideológico de los sectores más avanzados y democráticos de una parte de la 
burguesía alemana. 
 Sanz del Río llegaba, pues, a Alemania en años que serían decisivos para la filosofía. 
En 1843 publicó Bruno Bauer su libro sobre La cuestión judía, que sirvió de tema a uno de los 
dos artículos de Marx publicados en los Anales franco-alemanes, a la par de otro estudio 
fundamental de Marx En torno a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel. En febrero de 
1844 apareció en París el único número que llegó a ver la luz de los Anales franco-alemanes. 
Pocos meses antes, se había producido la ruptura entre Marx y Arnold Ruge, cofundador de 
los Anales. 
 Fueron aquéllos, por consiguiente, días decisivos en la trayectoria filosófica del 
hegelianismo y en la gestación de lo que será poco después la filosofía marxista. No era fácil, 
sin embargo, claro está, que un viajero y estudioso, llegado de España, sin otra preparación, 
pudiera iniciarse de pronto en todos estos problemas llamados a cambiar radicalmente los 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 3 ~ 
 
derroteros de la filosofía alemana. Antes de llegar a Alemania, Sanz del Río había tomado 
contacto en Bruselas con uno de los contados seguidores de Krause, Ahrens, autor de un 
tratado de Derecho natural, traducido al español y que se mantuvo durante largos años como 
libro de texto de esta materia en algunas universidades españolas. Y fue Ahrens, al parecer, 
quien aconsejó al viajero que visitara la universidad alemana de Heidelberg donde enseñaban 
filosofía otros dos maestros, Leonhard y Rover, quienes en definitiva lo encaminaron. 
 Por último, Sanz del Río llegó a Berlín, en cuya universidad profesaba su cátedra de 
filosofía un discípulo de Kant, Carlos Cristian Federico Krause (1781-1832). 
 Sanz del Río regresó a España en 1844, llevando en su equipaje filosófico el sistema 
krausista. Todos los grandes problemas y las grandes figuras y doctrinas que en aquel 
entonces se hallaban sobre el tapete en Alemania y entre las que se ventilaba el futuro del 
mundo habían pasado desapercibidas para el misionero español. 
 Veamos cómo, en su autorizada versión, define muy concisamente el krausismo el 
Diccionario filosófico de marxismo-leninismo, edición alemana de Rowohlt: 
 “Filosofía idealista basada en una concepción religiosa del mundo y orientada hacia un 
movimiento de reforma de la sociedad, filosofía y movimiento adoptados principalmente en 
España desde mediados del siglo XIX. 
 “La fundamental posición religiosa de la que arranca Krause (sigue diciendo el 
mencionado texto) radica en la hipótesis de un Dios perfecto que se manifiesta de un modo 
panteísta en la naturaleza y en todas las manifestaciones de la vida social del hombre, 
orientado hacia la historia de la humanidad”. Su meta final es un orden armónico ideal, el 
famoso “armonicismo” krausista, ideal armónico tanto ético como social, predicado como la 
etapa superior y perfecta de la humanidad y preconizado como la realización del reino de Dios 
sobre la tierra. Esta etapa última y suprema del armonicismo sobre la tierra representaba para 
Krause un final cercano y debería alcanzarse a través de la historia, basada en una especie 
de determinismo, que gravitaba sobre su concepción del hombre y sobre una amalgama de 
elementos ideológico-filosóficos, tomados de las más diversas fuentes: del primitivo 
cristianismo, del humanismo, de la Ilustración, de la francmasonería, etc., mezclado todo ello 
con inspiraciones de la filosofía clásica alemana, principalmente de Kant, y con sugerencias 
tomadas también del socialismo utópico. Todo ello enderezado —como decimos— hacia el 
ideal de la creación de una comunidad social armónica. El camino fundamental del hombre 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 4 ~ 
 
para alcanzar este tipo de sociedad era la educación, puesto que todos los grandes males 
imperantes se atribuían a la ignorancia y al atraso mental del hombre. 
 Así, pues, una concepción radicalmente idealista y utópica de la historia, basada en el 
perfeccionamiento gradual del hombre y de la sociedad por medio de la pedagogía. Todo ello 
orientado hacia el armonicismo, hacia la conciliación y el equilibrio de intereses y de metas, 
sancionados por la razón y por la educación. 
 Para Krause y sus adeptos, la real imperfección del mundo y la falta de concordia y 
entendimiento entre los hombres, las guerras, las luchas, los conflictos, constituyen el 
resultado final del estado de ignorancia en que se halla la humanidad frente a la perfección 
divina y frente al estado potencial, idealizado de perfección, como meta de la humanidad. 
“Racionalismo armonicista” es, por tanto, la denominación propia de esta filosofía, cuyas 
verdaderas raíces deben buscarse, consecuentemente, según este modo de ver, en el 
idealismo filosófico, en la primacía de la conciencia sobre el ser, de la idea sobre la realidad. 
 La aguja de la historia, magnetizada por esta filosofía, apunta, pues, hacia la 
conciliación, hacia la paz idílica, y no hacia la contradicción y hacia la lucha. Es el reverso 
completo de la dialéctica de Hegel y de la filosofía revolucionaria del marxismo. 
 Conocida es la versión apasionadamente juvenil, arrolladoramente sectaria, que en su 
portentosa Historia de los heterodoxos españoles, Marcelino Menéndez y Pelayo nos ofrece 
en varios lugares del tomo VII y final de la obra. He aquí lo que leemos en la página 405 de la 
edición EMC, de Buenos Aires: 
 “Era Sanz del Río hombre de ninguna libertad de espíritu y de entendimiento estrecho y 
confuso, en quien cabían muy pocas ideas, adhiriéndose estas pocas con tenacidad de 
clavos. Sólo un hombre de madera de sectario, nacido para el iluminismo misterioso y 
fantástico, para la iniciación a sombra de tejado y para las fórmulas taumatúrgicas de 
exorcismo, podía ocurrírsele cerrar los ojos a toda la prodigiosa variedad de la cultura 
alemana y, puesto a elegir errores, prescindir de la poética teosófica de Schelling y del 
portentoso edificio dialéctico de Hegel, y prendarse del primer sofista oscuro, con cuyos 
discípulos le hizo tropezar su suerte. En España (concluye Menéndez y Pelayo) hemos sido 
krausistas por casualidad, gracias a la lobreguez y a la pereza intelectual de Sanz del Río”. 
 Más interesantes que estos argumentos y estas pedradas ad hominem sería poder 
estudiar el panorama político y filosófico de la España de aquel tiempo y analizar realmente si 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 5 ~ 
 
la filosofía introducida en España por Sanz del Río respondía a las exigencias históricas de 
aquel país y de aquel tiempo. Lo verdaderamente importante no es el hecho más o menos 
fortuito de que su introductor se dejara cautivar en Alemania por aquella filosofía, sino el surco 
tan profundo y tan auténtico que el krausismo españolizado llegó a producir en España a lo 
largo de diversos periodos de su historia, en momentos de alta coyuntura política. 
 Por otra parte, a muchos de los españoles que más tarde llegaron a abrazar con 
variantes esenciales aquella filosofía, no podrían aplicarse de modo alguno, por su relieve y la 
fuerza de su personalidad, los juicios tan despectivos y tan sectarios que Menéndez y Pelayo 
esgrime contra el introductor del krausismo. 
 Entre las obras, por cierto no muy leídas, de Sanz del Rio, escritas años más tarde, 
después de una especie de periodo de vigilia profesoral durante el cual no quiso ocupar la 
cátedra, figuran el Ideal de la humanidad para la vida (1860), las Lecciones para el sistema de 
filosofía analista de C.F. Krause y el Idealismo absoluto (1904). 
 Muchos y muy diversos puntos de vista se han manifestado tratando de explicar la 
primacía del krausismo en España. Citaré solamente dos opiniones, entre las más recientes. 
 W. Krauss, prestigioso hispanista alemán, atribuye la opción de Sanz del Río a la 
influencia decisiva de Ahrens. Lo que según él, prevaleció, fue la optimista teoría racionalista 
del conocimiento de Krause, la alentadora promesa de un pronto mejoramiento de la 
sociedad, su activismo social y el pathos de sus esfuerzos por la renovación de la acción 
intelectual y de la fe en el progreso. Son todas ellas características que habrán de destacarse 
en la filosofía adoptada por Giner de los Ríos y la escuela liberal española. 
 Para López Morillas, en su obra El krausismo español, perfil de una aventura intelectual 
(1956), los españoles buscaban en el krausismo un punto de reposo para su atormentada 
conciencia ética y un camino para las profundas reformas sociales que la situación de atraso 
de España exigía. Morillas invoca, además, en apoyo de la introducción del krausismo, el 
probable atraso filosófico de Sanz del Río en aquel tiempo, el carácter autodidáctico de la 
intelectualidad española en general y el bajo nivel de desarrollo filosófico de España, que se 
reflejaba claramente en la Universidad española de entonces. 
 Como es bien sabido, tras la muerte de Fernando VII en 1833, las guerras carlistas 
levantaron frente al gobierno de Isabel II y de la regente María Cristina a las fuerzas 
tradicionalistas más fanáticas de una parte de España (Navarra, Cataluña y Aragón), 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 6 ~ 
 
aglutinándolas en torno a la persona del pretendiente al trono, Carlos de Borbón. Se abrió en 
España un largo periodo funesto de profunda guerra civil. Entre los generales del bando 
llamado progresista se destacó la figura de Espartero, muy atentamente estudiada por Carlos 
Marx, en sus ensayos sobre la revolución española. 
 Las guerras carlistas, como la épica guerra de España contra Napoleón dieron base a 
Carlos Marx, en su estudio sobre La España revolucionaria, para afirmar que, si bien en 
España el Estado se hallaba podrido, la sociedad encerraba, en cambio, profundas fuerzas de 
resistencia y de ímpetu revolucionario. 
 En 1848, el año de la gran revolución europea, se levantaron contra el gobierno, en 
España, una serie de ciudades. El movimiento fue rápidamente reprimido. Años más tarde, en 
1854, se produjo el llamado pronunciamiento de Manzanares, en el que algunos generales 
reclamaban una serie de medidas democráticas, entre ellas la formación y el armamento de la 
milicia nacional. 
 España seguía siendo, fundamentalmente, un país atrasado, en lo económico y en lo 
cultural; un país de economía agraria, en el que imperaban, sobre todo, los intereses de los 
señores de la tierra. Las aspiraciones del liberalismo, profundamente agitadas desde las 
Cortes de Cádiz, veíanse contrarrestadas por los intereses de los grandes terratenientes. 
Comenzaba a desarrollarse en modestas proporciones la industria, principalmente la textil en 
Cataluña, y en torno a ella se iniciaba, desorientado y dividido, el movimiento obrero. En 1848 
fue construido en España el primer ferrocarril. 
 En medio de los tremendos problemas y las grandes dificultades que planteaba el 
empuje del obrerismo anarquista, principalmente en Andalucía y Cataluña, fue creado en 1870 
el Partido Socialista, adherido a la Primera Internacional y con un programa claramente 
marxista. Pablo Iglesias, su fundador, mantenía estrechas relaciones políticas con Marx y 
Engels y asistió a varios congresos de la Internacional. 
 En septiembre de 1868 estalló la revolución llamada “Gloriosa”, encabezada por el 
general Prim. La reina Isabel huyó a Francia abandonando el trono. En 1873, tras el breve 
intervalo de la monarquía postiza de Amadeo de Saboya, al que Engels llama “el primer rey 
huelguista”, se implantó en España la Primera República, cuyos destinos fueron muy breves, 
pues sólo duró diez meses en el poder. 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 7 ~ 
 
 Era, en cierto modo, por el perfil de sus más altos exponentes, el triunfo de una 
república de filósofos. Sus resultados fueron, desde luego, muy exiguos. Empuñaron el mando 
durante algunos meses hombres caracterizados por sus ideas filosóficas como Piy Margall, 
Nicolás Salmerón y Emilio Castelar. Al primero, federalista y traductor de Proudhon, lo llama 
Engels “el único socialista de la república”, bastante iniciado en el sistema hegeliano. El 
tercero, orador elocuente, que simpatizaba también, más superficialmente, con la filosofía de 
Hegel, aunque realmente profesaba el pensamiento de Krause. He aquí una de sus 
elocuentes evocaciones del hegelianismo según una cita de Menéndez y Pelayo: 
 “Río sin ribera, movimiento sin término, sucesión indefinida, serie lógica, especie de 
serpiente, que desde la oscuridad de la nada se levanta al ser, y del ser a la naturaleza, y del 
espíritu a Dios, enroscándose en el árbol de la vida universal”. 
 En la transculturación de la filosofía krausista a España, las condiciones sociales de la 
revolución y la gran personalidad del hombre que con mayor ímpetu tremoló en nuestro país 
la exótica filosofía, españolizándola, despojaron al krausismo de sus perfiles teológicos e 
hicieron de él una ideología atea, en condiciones de luchar democráticamente contra las 
predicaciones retardatarias difundidas desde la cátedra y el libro, por los seguidores de 
Tomás de Aquino y los teócratas franceses Bonald y De Maistre, figuras como Jaime Balmes 
y Donoso Cortés. 
 La concepción cultural de los krausistas era, sin duda alguna, una concepción elitista y 
populista. Recuerdo la llamada Extensión universitaria de Oviedo, en los años culminantes de 
aquella universidad, en que se reunieron en ella figuras muy eminentes adscritas al krausismo 
o simpatizantes con él, entre las que se destacaba con gran relieve Leopoldo Alas (Clarín), 
personalidad insigne de nuestra filosofía y cultura, y a su lado, los profesores Buylla, Posada, 
Melquíades Alvarez, Aniceto Sela y otros. Había qué llevar la universidad al pueblo, se decía. 
Periódicamente, cada semana, los universitarios de Oviedo sostenían conferencias de 
difusión de la cultura en la zona minera de Asturias. No se comprendía, en aquel intento 
generoso, que el pueblo, fundamentalmente la clase obrera, debe generar su propia cultura, 
apoyándose para ello, naturalmente, en las corrientes más positivas y revolucionarias de la 
cultura burguesa. No cayendo en el extremismo sectario del llamado Proletkult, que la 
Revolución Rusa, en sus comienzos, sufrió y que condena muy justamente Lenin, sino 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 8 ~ 
 
respetando la ley dialéctica de la negación de la negación, que ordena, para marchar hacia 
adelante, recoger lo positivo y rechazar solamente lo negativo. 
 La cátedra universitaria española, desde el reinado de Isabel II, se halló siempre 
sometida a la disciplina represiva del poder público. El juramento de fidelidad impuesto por los 
gobernantes reaccionarios a quienes enseñaban en la universidad, revela la pobreza de 
espíritu crítico de los gobernantes y de sus portavoces ideológicos. La primera “purga” de 
universitarios, para aplicarle el término actual, se produjo en 1863, cuando el krausismo, en su 
versión liberal, se proyectaba ya ampliamente en la Universidad y en el Ateneo de Madrid, 
entre los ataques brutales que contra la nueva filosofía desplegaban los depositarios y 
adalides de la ideología católica. 
 Los primeros represaliados con la pérdida de sus cátedras en 1865 fueron 
encabezadas por el republicano Emilio Castelar. En 1867 siguieron la misma suerte Sanz del 
Río, Federico de Castro y Nicolás Salmerón, por su negativa a firmar el juramento de fidelidad 
al régimen político imperante. Más tarde, sufrió la misma suerte e incluso padeció cárcel por 
sus ideas, el hombre a quien podemos considerar como el más alto representante en España 
de la nueva filosofía krausista acomodada a los imperativos de una ideología liberal. 
 El krausismo fue convirtiéndose, así, en un movimiento ideológico empujado hacia la 
clandestinidad, hasta llegar a la revolución de 1868, en la que muchos de sus sostenedores 
pasaron a ocupar importantes puestos en el Estado. 
 El krausismo español entraba, con ello, en una nueva etapa, la de su compromiso 
abierto con la política avanzada, rompiendo las tradiciones del abstencionismo político 
predicadas por Sanz del Río y, consecuentemente practicadas por él. Era éste un punto de 
coincidencia muy negativa entre los krausistas y los anarquistas. 
 Se destacaban como rasgos fundamentales del krausismo, en esta época, derivados 
algunos de su propia filosofía y otros adquiridos en el contacto vivo con la lucha, la tolerancia 
hacia las ideas y la conducta de otros, el ateísmo, sobrepuesto a la concepción deísta inicial 
del fundador, los contactos y confluencias con el proletariado, con el movimiento obrero 
socialista y con la pequeña burguesía radical. Hombres como el médico Suñer y Capdevila, 
Fernando Garrido, García Ruiz y los sostenedores de la causa de la Internacional en las 
Cortes, Lostau y Salmerón, desarrollaron una consecuente propaganda de sus ideas, 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 9 ~ 
 
aprovechando, entre otras tribunas, la alta plataforma nacional que les ofrecían las Cortes 
constituyentes de 1879. 
 El dogma religioso veíase desplazado en estas ideas por la tolerancia y la libertad de 
cultos. Para la filosofía krausista difundida en España, el dogma era incompatible con la 
libertad y dignidad del hombre, con la personalidad humana. Al amparo de esta filosofía se 
desplegó un gran movimiento de secularización de la cultura y del Estado. Y, en medio de los 
embates de la reacción mundial, fue reivindicado, en España, en algunos de sus aspectos, la 
significación de la Comuna de París. 
 Es obligado destacar aquí la posición vacilante o reversiva de algunos de los 
gobernantes republicanos influidos sobre las ideas krausistas ante los excesos y desmanes 
del movimiento cantonal, provocados principalmente por el terrorismo anarquista y que Engels 
señala y condena en su conocido escrito sobre “Los bakuninistas en acción”. La complicada 
situación revolucionaria planteaba profundos conflictos de conciencia ante el liberalismo. Y 
condujo, a fin de cuentas, a lo que alguien, epigramáticamente, ha llamado “el suicidio de la 
Primera República”: huida a París del primer Presidente, divisiones por negarse a firmar 
sentencias de muerte, incapacidad para mirar cara a cara a la realidad española. 
 Esta posición revelaba a todas luces las difíciles condiciones que su filosofía 
provocaba, frente a los conflictos de clases, a políticos cuya filosofía era la de la armonía y el 
amor humanos. Lo que representaba, en realidad, dejar las manos libres a la reacción. Una 
actitud estoica, determinada por la creencia de que la realidad del hombre triunfará pese a 
todo y en medio de las mayores dificultades. 
 Bondad humana mal interpretada, filantropía. Fe invulnerable en la superioridad del 
estado de la razón, en la convicción de que la fuerza, como tal, se halla condenada por el 
intelecto humano y se estrellará por sí sola. 
 Para los hombres imbuidos en esta filosofía, el papel de la violencia en la historia era 
totalmente negativo. No veían que las leyes sociales, para imponer y mantener su vigencia, 
necesitan ser impulsadas por la acción de los hombres. La violencia no tiene, para nosotros, 
un valor creador en la historia, pero, en determinadas circunstancias y puesta al servicio de la 
historia, no puede ser condenada en abstracto. Las ideas, nos dice Marx, hacen cambiar otras 
ideas, pero no crean por sí solas una nueva realidad social. Era, en rigor, aunque ello no se 
pregonara abiertamente, la concesión de las leyes históricas como leyes racionales y 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 10 ~ 
 
naturales. Lo que equivale, en rigor, a sostener la permanencia y perennidad de un régimen 
social. Otra vez las profundas enseñanzas de la Comuna de París caían en la incomprensión. 
 Daba aquí sus frutos negativos la teoría evolutiva y reformista de la sociedad predicada 
por el krausismo, según el cual el progreso humano debe realizarse y se realiza 
indefectiblemente por obra de la razón del hombre, impulsada por la educación y la cultura. El 
reformismo krausista inspiraba en el fondo el intento fallido de Melquíades Alvarez y su partido 
reformista, el gran fiasco de los últimos tiempos de la monarquía. Como si el problema de la 
revolución española radicara, digámoslo así, en la reeducación del monarca y de su camarilla 
para convertirlos del despotismo al liberalismo. La respuesta histórica a estas puerilidades fue, 
poco después, la instauración del Directorio militar, por el rey; es decir, la entrega descarada 
del gobierno a la dictadura del sable de Primo de Rivera, antecedente reconocido de la 
hecatombe franquista. 
 Para el reformismo krausista, el triunfo de lo nuevo sobre lo viejo descansa 
exclusivamente sobre la creencia absoluta e incondicional del progreso humano. Las ciencias 
y las artes, en que el hombre, según esta filosofía, debe refugiarse en los momentos sombríos 
de la historia, son la garantía de que el mal triunfará sobre el bien. La historia de la humanidad 
concebida como una historia de lucha de clases, como la primacía de la realidad sobre la 
conciencia, es, para los krausistas, monstruosa e inconcebible. El panorama negativo, según 
ellos, sólo puede cambiar mediante reformas y transformando el espíritu del hombre por la 
educación. Bartolomé Cosío, explicando a sus alumnos de la Institución, las bellezas y 
características de los cuadros del Museo del Prado, contribuía poderosamente, según esta 
manera de ver, a la revolución española. 
 Gumersindo de Azcárate, el fundador del Instituto de Reformas Sociales, define y 
mantiene en alto este modo de ver cuando en su obra Minuta de un Testamento, publicada en 
1876, sostiene que la equiparación jurídica y económica del “cuarto estado”, es decir del 
proletariado, “se impondrá por la solidaridad social, que postula la cooperación de los 
individuos en una sociedad armónica”. 
 Todo esto era evidente y fundamental para la mentalidad de los krausistas, apóstoles 
del progreso pacífico y de la evolución razonable del hombre. Lo grave era que este mismo 
modo de pensar, que mataba en su raíz la dialéctica revolucionaria, tratando de desplazar la 
filosofía de Hegel por la de Kant, fuese llevado también al movimiento obrero por los 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 11 ~ 
 
socialistas afectos al krausismo, discípulos predilectos de Giner de los Ríos, como Julián 
Besteiro, trágicamente muerto en las cárceles del franquismo, y Fernando de los Ríos Urruti. 
Desgraciadamente, la simiente reformista y revisionista de estos discípulos del krausismo 
cayó en terreno abonado. No hace mucho que el Partido Socialista Obrero Español, de clara 
progenie marxista, en sus orígenes, ha declarado en un Congreso, legalizando con ello su 
obra ecléctica de gobierno, la renuncia al programa y al ideario del marxismo. 
 A esta manera de ver respondía también, todavía en nuestra segunda República, la 
deformación de su signo y de su programa, al presentarla como “una República de 
trabajadores de todas clases”, según la fórmula saint-simoniana, llevada a la Constitución a 
propuesta del socialista-krausista Luis Araquistain. Bajo esta bandera, la República podía 
gobernar lo mismo para los magnates de la banca que para los peones jornaleros. Todos, 
según Saint Simón, eran trabajadores “de distintas clases” en cooperación con hombres de 
otras ideologías como Damaso, Alonso Martínez y Laureano Figuerola. 
 La personalidad de don Francisco Giner de los Ríos como guía máximo del krausismo 
español, en la época de sus grandes realizaciones, es innegable y reconocida por todos. La 
Institución Libre de Enseñanza, creada por él en 1875 y que corresponde a lo que algunos 
llaman el tercer periodo de esta filosofía en nuestro país, con el concurso de otros profesores, 
para transformar en un sentido progresista la educación y arrancarla al predominio de las 
corrientes confesionales, fue durante algún tiempo, bajo el brazo firme de Giner, el derrotero 
para el progreso intelectual de España. En torno a ella y con el concurso de hombres muy 
destacados en las nuevas corrientes, surgieron instituciones llamadas a transformar 
radicalmente la universidad española, sacándola de su atraso. Entre estas nuevas 
instituciones, que desempeñaron un papel tan destacado, la Junta para Ampliación de 
Estudios, dirigida por José Castillejo; la Residencia de Estudiantes, a cuyo frente se hallaba 
Jiménez Frau; la Residencia de Señoritas, dirigida por María de Maeztu; el Centro de Estudios 
Históricos, en el que tanto se destacó Clemente de Diego; y el Colegio Plurilingüe, fueron las 
más importantes. 
 Entre las obras escritas más importantes de Giner de los Ríos citaremos las siguientes: 
Estudios literarios (1866); Principios de Derecho Natural (1871); Estudios jurídicos y políticos 
(1865); Estudios de literatura y arte (1876). 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 12 ~ 
 
 Como correspondía a la esencia misma de su concepción filosófica, la obra 
importantísima de Giner de los Ríos no podía trascender del campo de una minoría 
intelectual, de la cátedra universitaria y del terreno pedagógico. 
 Sin embargo, hay que decir que, al desencadenarse sobre España la catástrofe del 
franquismo, que reclamaba para la defensa de la independencia y la democracia de la nación, 
el concurso de las grandes masas del pueblo y, principalmente, de la clase obrera, en aquella 
movilización de lo más profundo y auténtico de España, muchos y muy destacados hombres, 
formados en la Institución Libre de Enseñanza y en sus actividades intelectuales, se 
mantuvieron fieles al llamado de España, y muchos de ellos, muy ilustres, salieron al destierro 
y enriquecieron con su labor la obra eminente de los refugiados españoles en México. 
 Citaré, entre muchísimos nombres, solamente algunos: Rafael Altamira, Ignacio y 
Cándido Bolívar, Bernaldo de Quiroz, Joaquín Xirau, el Dr. José Puche, Enrique Rioja, Juan 
Bonet. Todos ellos han quedado asociados con gran relieve a la obra cultural de este país de 
adopción, en cuya tierra descansan sus restos. 
 A la obra intelectual de Giner de los Ríos y el krausismo hay que asociar también, en 
otras épocas de la historia de España, a figuras tan descollantes como las de Joaquín Costa y 
Miguel Unamuno y el más grande poeta de nuestro tiempo, Antonio Machado. Coincidiendo 
en sus postulados fundamentales con Giner de los Ríos, aunque en una visión muy personal, 
Unamuno combate el falseamiento de la ideología liberal, proclama la transformación del 
liberalismo en un movimiento cultural-espiritual y en un poderoso dinamismo ético, 
desplazándolo de la práctica vulgar, de la vida del Estado y de su pragmatismo mecanicista. 
 Y para terminar, en su introducción a La guerra de los campesinos alemanes, Engels 
dice que el socialismo científico no habría podido concebirse sin la existencia de la filosofía 
clásica, principalmente la de Hegel. 
 La carencia de una filosofía adecuada a los grandes hechos del pueblo español desde 
1812 ha sido, sin duda, la causa fundamental de la política y el atraso de nuestro movimiento 
obrero y de su ideología revolucionaria. Por eso, el gran problema de hoy, para nosotros, 
españoles, es esforzarse por recuperar el tiempo perdido, enriqueciendo y esclareciendo el 
camino de nuestra revolución, cultivando la filosofía crítica y científica que nuestro pueblo 
necesita y que tiene un valioso exponente en este cultivador del auténtico marxismo en la 
Universidad, a quien aquí rendimos homenaje. 
Enciclopedia de la filosofía mexicana. Siglo XX. 
~ 13 ~ 
 
                                                 
*
 Procedencia del texto: González, Juliana; Pereyra, Carlos; Vargas Lozano, Gabriel [Editores], Praxis y filosofía. Ensayos en 
homenaje a Adolfo Sánchez Vázquez, Grijalbo, Colección Enlace, México, D. F., 1985, pp. 397-412. 

© 2016 - 2017 Docmia. Todos los derechos reservados.